El im­pac­to de Airbnb en los al­qui­le­res tem­po­ra­rios de Uru­guay

Al­gu­nos pro­pie­ta­rios al­qui­lan sus vi­vien­das ex­clu­si­va­men­te a tra­vés de la pla­ta­for­ma, sin re­cu­rrir a una in­mo­bi­lia­ria

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Vic­to­ria Mu­ji­ca vmu­ji­[email protected]­ser­va­dor.com.uy

Ve­ró­ni­ca com­pró ha­ce un año y me­dio un mo­no­am­bien­te en un edi­fi­cio an­ti­guo y re­fac­cio­na­do de la Ciu­dad Vie­ja. Lo com­pró con el ob­je­ti­vo de al­qui­lar­lo a tra­vés de la pla­ta­for­ma Airbnb, y se con­vir­tió des­de ese mo­men­to en an­fi­trio­na de la pla­ta­for­ma. Los que al­qui­lan su apar­ta­men­to son, en su ma­yo­ría, eu­ro­peos, ame­ri­ca­nos, bra­si­le­ños y al­gu­nos aus­tra­lia­nos. En pro­me­dio se hos­pe­dan en el apar­ta­men­to cua­tro días, aun­que al­gu­nos se que­dan 20 días o un mes.

Fer­nan­da tam­bién es an­fi­trio­na de Airbnb y, ade­más, due­ña de una in­mo­bi­lia­ria. Ac­tual­men­te tie­ne dos apar­ta­men­tos pu­bli­ca­dos en la pla­ta­for­ma, ubi­ca­dos en el Cen­tro de Mon­te­vi­deo. Los al­qui­lan ex­tran­je­ros y la ma­yo­ría de ellos vie­nen a Uru­guay a es­tu­diar. Fer­nan­da no al­qui­la esos apar­ta­men­tos en su in­mo­bi­lia­ria, sino de for­ma ex­clu­si­va en Airbnb.

Lo que tie­nen en co­mún Ve­ró­ni­ca y Fer­nan­da, al igual que otros an­fi­trio­nes, es que tie­nen pro­pie­da­des que al­qui­lan ex­clu­si­va­men­te a tra­vés de la pla­ta­for­ma crea­da por los es­ta­dou­ni­den­ses Brian Chesky y Joe Geb­bia ha­ce 10 años.

En Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, es­ta si­tua­ción ha ge­ne­ra­do in­con­ve­nien­tes por­que es­ta for­ma de al­qui­ler se ma­si­fi­có más que en Mon­te­vi­deo, y los días de la es­ta­día lle­gan a su­pe­rar en oca­sio­nes los tres me­ses. En el ba­rrio Lo­wer East Si­de de Man­hat­tan, por ejem­plo, un es­tu­dio pu­bli­ca­do por BBC en agos­to con­clu­yó que las pro­pie­da­des al­qui­la­das a tiem­po com­ple­to a tra­vés de Airbnb ge­ne­ra­ban, en pro­me­dio, en­tre dos y tres ve­ces más la ren­ta anual me­dia de un al­qui­ler nor­mal.

Aun­que Airbnb re­pre­sen­ta un por­cen­ta­je re­du­ci­do del to­tal de vi­vien­das dis­po­ni­bles en una ciu­dad, pue­de su­po­ner un por­cen­ta­je muy im­por­tan­te en al­gu­nos ba­rrios, co­mo pa­sa en el cas­co an­ti­guo de Bar­ce­lo­na. Un es­tu­dio de 2015 tam­bién pu­bli­ca­do por BBC in­di­có que el 9,6% de las vi­vien­das en el cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad es­ta­ban en Airbnb, y en la zo­na del ba­rrio Gó­ti­co, den­tro del ba­rrio an­ti­guo, el por­cen­ta­je al­can­za­ba el 16,8%.

Pa­ra rea­li­zar el es­tu­dio se en­tre­vis­tó a 42 ve­ci­nos, 40 de los cua­les des­ta­ca­ron los pro­ble­mas oca­sio­na­dos por el trán­si­to cons­tan­te de gen­te en los edi­fi­cios.

Por es­ta ra­zón, en la ciu­dad se de­ja­ron de pro­por­cio­nar nue­vas li­cen­cias pa­ra el al­qui­ler tu­rís­ti­co, sin las cua­les cual­quier al­qui­ler de cor­ta du­ra­ción es ile­gal. Por otra par­te, el Ayun­ta­mien­to de Ma­drid creó un plan cen­tra­do en los al­qui­le­res tu­rís­ti­cos de más de 90 días al año y los prohi­bi­rá en el cen­tro y el cen­tro his­tó­ri­co de la ciu­dad.

Se­gún da­tos pro­por­cio­na­dos por Airbnb a Ca­fé & Ne­go­cios, en Mon­te­vi­deo hay 3.000 es­pa­cios pu­bli­ca­dos en la pla­ta­for­ma, 46% de los cua­les son ha­bi­ta­cio­nes pri­va­das o com­par­ti­das en las ca­sas de los an­fi­trio­nes, ho­te­les bou­ti­que o bed & break­fast. El res­tan­te 54% co­rres­pon­de a apar­ta­men­tos o ca­sas que se al­qui­lan en su to­ta­li­dad.

Fer­nan­da di­jo que par­te de los hués­pe­des que re­ci­be en sus apar­ta­men­tos son per­so­nas que ne­ce­si­tan al­qui­le­res tem­po­ra­rios, de­ben que­dar­se en la ciu­dad unos me­ses y no cum­plen con los re­qui­si­tos pa­ra al­qui­lar de for­ma con­ven­cio­nal por uno o dos años, ya que ca­re­cen de ga­ran­tía, el di­ne­ro pa­ra un de­pó­si­to, an­ti­güe­dad de re­fe­ren­cia, en­tre otros. “Te da mie­do al­qui­lar si la per­so­na no tie­ne na­da de eso, pe­ro al­qui­lan­do por la pla­ta­for­ma te­nés el res­pal­do y las eva­lua­cio­nes que te per­mi­ten sa­ber có­mo se com­por­tó ese hués­ped en otros hos­pe­da­jes”, ex­pli­có. Pa­ra Ve­ró­ni­ca, no siem­pre es ren­ta­ble al­qui­lar su apar­ta­men­to por Airbnb, ya que “au­men­tó mu­cho la ofer­ta”, y en su ca­so, no dis­mi­nu­yó el pre­cio de al­qui­ler. “A ve­ces no lo al­qui­lo por­que me sa­le más ca­ro que ven­ga gen­te y te­ner que dar los ser­vi­cios de lim­pie­za”. Cuan­do se le pre­gun­tó si re­ci­bió al­gu­na que­ja de los ve­ci­nos del edi­fi­cio, la an­fi­trio­na di­jo que por el mo­men­to no fue así. “Uno po­ne re­glas de con­vi­ven­cia, y ge­ne­ral­men­te la gen­te las cum­ple”, di­jo.

¿Al­qui­le­res ame­na­za­dos?

El con­sul­tor in­mo­bi­lia­rio Ju­lio Vi­lla­mi­de di­jo que el im­pac­to de Airbnb en Uru­guay es, fun­da­men­tal­men­te, en los al­qui­le­res tem­po­ra­rios de ve­rano. Ci­tó un ejem­plo de un co­le­ga que en la tem­po­ra­da de ve­rano 2017-2018 ce­rró cin­co con­tra­tos de al­qui­ler, mien­tras que años an­te­rio­res esa ci­fra era de 200. “No sé si el im­pac­to en to­dos los ca­sos tie­ne una mag­ni­tud co­mo esa, pe­ro es bas­tan­te”, ex­pli­có.

Pa­ra Vi­lla­mi­de, pue­den con­vi­vir en el mer­ca­do las pla­ta­for­mas tec­no­ló­gi­cas con las in­mo­bi­lia­rias, en tan­to “jue­guen ba­jo las mis­mas re­glas”. “Es­tán apa­re­cien­do mo­dos de con­vi­ven­cia que tien­den a fa­ci­li­tar­le la vi­da al pro­pie­ta­rio e in­qui­lino. Si eso se cum­ple y to­dos po­de­mos ga­nar al­go, mag­ní­fi­co. Pe­ro si al­guno de esos sec­to­res que­da des­pro­te­gi­do es un pro­ble­ma”, sos­tu­vo.

En la mis­ma lí­nea, el pre­si­den­te de la Cá­ma­ra In­mo­bi­lia­ria Uru­gua­ya, Wil­der Ana­ni­kian, en­tien­de que Airbnb es­tá di­ri­gi­do al pú­bli­co de la cos­ta y en la tem­po­ra­da. “En Mon­te­vi­deo pun­tual­men­te, al igual que en Bue­nos Ai­res, no te­ne­mos la idio­sin­cra­sia de no te­ner tra­to con la gen­te an­tes de al­qui­lar”.

El por­tal Ca­sas en el Es­te pu­bli­ca la ofer­ta de al­qui­le­res tem­po­ra­les. La ge­ren­ta de Ope­ra­cio­nes, Pía Ste­glich ex­pli­có que el im­pac­to de Airbnb se vio en la dis­mi­nu­ción de los días en que se al­qui­lan las pro­pie­da­des. “An­tes, en la tem­po­ra­da al­ta se al­qui­la­ba por quin­ce­na. Con la lle­ga­da de Airbnb em­pe­zó a ba­jar el pro­me­dio de días, por ejem­plo por diez u ocho”, sos­tu­vo. En cam­bio, quie­nes al­qui­lan por Airbnb, “bus­can al­qui­le­res de dos a tres no­ches. Es un pro­me­dio muy ba­jo pa­ra lo que el uru­gua­yo es­tá bus­can­do con­cre­tar en un al­qui­ler”, sos­tu­vo.

En pro­me­dio los al­qui­le­res a tra­vés de Airbnb en Mon­te­vi­deo son de en­tre cua­tro y seis días

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.