Mu­cha prác­ti­ca e ins­pi­ra­ción

Tres ex­per­tos de­ba­tie­ron lo que se ne­ce­si­ta pa­ra lo­grar equi­pos de al­to desem­pe­ño

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Fa­bia­na Culs­haw Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

El 70% de los lo­gros de los equi­pos pro­vie­ne del há­bi­to de prác­ti­ca bien he­cha. Tam­bién es fun­da­men­tal que los in­te­gran­tes dis­fru­ten lo que ha­cen y que se desa­rro­llen pa­ra pa­sar a otro ni­vel”, se­ña­ló Fa­bián Coi­to, téc­ni­co de la Se­lec­ción Uru­gua­ya de Fút­bol Sub 20.

Es­tos y otros con­cep­tos, que apli­can a cual­quier equi­po ya sea de­por­ti­vo o em­pre­sa­rial, se ma­ne­ja­ron en el even­to “Ma­yo­res desafíos, me­jo­res equi­pos”, en el mar­co del ci­clo de Diá­lo­gos so­bre Li­de­raz­go, or­ga­ni­za­do por Xn Part­ners y El Ob­ser­va­dor en el WTC. Gon­za­lo No­ya, so­cio de la con­sul­to­ra Xn, fue el mo­de­ra­dor; ade­más de Fa­bián Coi­to, par­ti­ci­pó Ma­ría Do­lo­res Be­na­ven­te, ge­ren­te ge­ne­ral de Unión Ca­pi­tal AFAP.

Man­te­ner el hi­lo con­duc­tor

Coi­to se ini­ció tra­ba­jan­do con clu­bes de­por­ti­vos y des­de el año 2007 con las Se­lec­cio­nes Sub 15, lue­go la Sub 17 y aho­ra la Sub 20.

“Ser téc­ni­co de es­tos jó­ve­nes es un pri­vi­le­gio. Mi rol es que apor­ten va­lor y que en ellos que­de la hue­lla de ha­ber pa­sa­do por la Se­lec­ción. Que sean me­jo­res per­so­nas, ge­ne­ro­sos y con ad­mi­ra­ción por los gran­des. Ese es el men­sa­je que des­de el li­de­raz­go les pue­do ofre­cer”, co­men­tó Coi­to.

Uno de los prin­ci­pa­les desafíos del en­tre­na­dor es man­te­ner el “hi­lo con­duc­tor” de un equi­po cu­yos in­te­gran­tes se re­nue­van cuan­do cum­plen 20 años de edad. “¿Có­mo con­ti­nuar con lo lo­gra­do en un equi­po cuan­do sus in­te­gran­tes cam­bian?”, se pre­gun­tó Coi­to. Allí en­tra en jue­go la ex­pe­rien­cia del lí­der pa­ra ma­ne­jar esas va­ria­bles.

El en­tre­na­dor tam­bién en­fren­ta el desafío de ma­ne­jar cri­sis per­ma­nen­te­men­te, por­que “hay días de eu­fo­ria y días de fra­ca­so en for­ma cons­tan­te, en ca­da par­ti­do”.

“Es im­por­tan­te la au­ten­ti­ci­dad del li­de­raz­go, lo­grar que los ado­les­cen­tes se com­ple­men­ten, se com­pro­me­tan, se man­ten­gan mo­ti­va­dos, que quie­ran dar ‘ese po­co más’ que ha­ce al equi­po úni­co y de al­to desem­pe­ño”, agre­gó.

Otro de sus men­sa­jes fue: “A ma­yor con­fian­za en el equi­po, me­nos mie­dos. Y cuan­to me­nos mie­dos, más se atre­ven en la can­cha y así apa­re­cen ju­ga­das ma­ra­vi­llo­sas”.

A prin­ci­pios de su ca­rre­ra, Coi­to ten­día a con­tro­lar a los ju­ga­do­res dan­do in­di­ca­cio­nes en ca­da mo­vi­mien­to. “Lue­go apren­dí que hay que dar­les li­ber­tad pa­ra que desa­rro­llen su pro­pio es­ti­lo, que me­jo­ren equi­vo­cán­do­se. Los gran­des ta­len­tos ne­ce­si­tan au­to­no­mía”, di­jo.

Res­pe­tar la di­ver­si­dad

“En Unión AFAP te­ne­mos dos par­ti­cu­la­ri­da­des es­pe­cia­les: so­mos un gran equi­po de 87 per­so­nas don­de la fuer­za de ven­tas es muy im­por­tan­te, y so­mos una com­pa­ñía que ofre­ce un so­lo pro­duc­to: las ju­bi­la­cio­nes”, ex­pli­có Ma­ría Do­lo­res Be­na­ven­te.

La com­pa­ñía per­te­ne­ce al Ban­co Itaú y ma­ne­ja US$ 3.000 mi­llo­nes pa­ra las ju­bi­la­cio­nes. Su mi­sión es, pre­ci­sa­men­te, au­men­tar el aho­rro pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de la gen­te lue­go del re­ti­ro la­bo­ral.

“Cuan­do los va­lo­res, es­tra­te­gias, pla­nes de ne­go­cio, li­de­raz­go y me­tas es­tán ali­nea­dos en fun­ción de la mi­sión, to­do tie­ne más sen­ti­do”, di­jo Be­na­ven­te.

En su opi­nión, una de las cla­ves del éxi­to de los equi­pos es res­pe­tar la di­ver­si­dad. “En ge­ne­ral, en las em­pre­sas uru­gua­yas se res­pe­ta bas­tan­te la di­ver­si­dad en cuan­to a se­xo, edad, ra­za, re­li­gión y cla­se so­cial, pe­ro no siem­pre la di­ver­si­dad de las per­so­na­li­da­des”, opi­nó.

En AFAF exis­ten va­lo­res que orien­tan el rum­bo em­pre­sa­rial e ins­pi­ran al per­so­nal. Uno de ellos es va­lo­rar la hu­mil­dad. Otro es “el me­jor ar­gu­men­to es el que va­le”, es de­cir, no ne­ce­sa­ria­men­te es me­jor lo que di­ce el je­fe. Tam­bién se trans­mi­te la im­por­tan­cia de tra­ba­jar con ac­ti­tud de due­ño, con ce­ro bu­ro­cra­cia y sim­pli­ci­dad.

Ade­más, hay que sa­ber “ras­gar la sam­ba”, agre­gó la ge­ren­te. Se re­fie­re a que en Bra­sil, en las com­par­sas se eli­ge la me­jor par­ti­tu­ra, y las que fue­ron des­car­ta­das se rom­pen, una a una. “To­dos los es­fuer­zos se amal­ga­man en la par­ti­tu­ra ga­na­do­ra pa­ra que el re­sul­ta­do sea ex­ce­len­te. Na­die se que­da ape­ga­do a sus pro­pues­tas ini­cia­les, por eso son des­trui­das”, ex­pli­có.

Lo cier­to es que en los equi­pos de al­to desem­pe­ño los in­te­gran­tes es­tán uni­dos en torno a un fin co­mún y las de­bi­li­da­des in­di­vi­dua­les pa­san des­aper­ci­bi­das o se com­pen­san en el con­jun­to. Be­na­ven­te ob­ser­vó que hoy en día el per­so­nal se pre­gun­ta más “¿pa­ra qué es­toy tra­ba­jan­do”. Se plan­tean el pro­pó­si­to de la em­pre­sa y evalúan has­ta qué pun­to lo com­par­ten o no.

“Ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res so­lían ir y ve­nir de tra­ba­jar co­mo cum­plien­do una res­pon­sa­bi­li­dad, pe­ro los jó­ve­nes de aho­ra, se cues­tio­nan más los va­lo­res, el pro­pó­si­to, el im­pac­to de la ac­ti­vi­dad en el co­lec­ti­vo. Por eso, hay que fi­jar­se si el pro­pó­si­to de la em­pre­sa y del in­di­vi­duo es­tán o no ali­nea­dos y acla­rar ese pun­to des­de el prin­ci­pio de la re­la­ción la­bo­ral”, re­co­men­dó.

Coi­to y Be­na­ven­te coin­ci­die­ron en que otra fun­ción vi­tal del lí­der es iden­ti­fi­car las cua­li­da­des que dis­tin­guen a ca­da in­te­gran­te, sa­ber dón­de la per­so­na bri­lla más, qué ne­ce­si­ta pa­ra fun­cio­nar me­jor y có­mo di­ri­gir­se a ca­da uno se­gún sus mo­da­li­da­des.

Mi­ra­da glo­bal

Gon­za­lo No­ya des­ta­có que las ex­pe­rien­cias de los ex­po­si­to­res son apli­ca­bles a cual­quier ám­bi­to de tra­ba­jo. Con­clu­yó que en un con­tex­to al­ta­men­te cam­bian­te y de gran in­cer­ti­dum­bre co­mo el ac­tual, las em­pre­sas que des­ta­can son aque­llas en las que pre­do­mi­nan las de­ci­sio­nes de equi­pos bien en­tre­na­dos y cons­cien­tes de sus res­pon­sa­bi­li­da­des.

Ge­ne­ral­men­te los ge­ren­tes de­di­can 90% de su tiem­po a ta­reas ope­ra­ti­vas y muy po­co a pen­sar real­men­te en el equi­po de tra­ba­jo, o in­clu­so en sí mis­mos. Pe­ro es­to pue­de ser re­ver­ti­do. Cuan­to más los lí­de­res se vuel­quen a la pre­pa­ra­ción de sí mis­mos, me­jo­res lí­de­res se­rán y más po­drán re­for­zar los as­pec­tos po­si­ti­vos de la cul­tu­ra de la or­ga­ni­za­ción.

Cuan­do los equi­pos se for­man de ma­ne­ra ade­cua­da, pre­do­mi­na ini­cial­men­te una “épi­ca ins­pi­ra­do­ra” y el re­to es­tá en re­no­var­la a me­di­da que pa­sa el tiem­po, con pro­yec­tos desafian­tes.

Pa­ra Coi­to, es ne­ce­sa­rio brin­dar li­ber­tad pa­ra for­jar es­ti­los pro­pios Te­ne­mos que dar­les se­gu­ri­dad psi­co­ló­gi­ca a los jó­ve­nes pa­ra que desa­rro­llen su po­ten­cial Fa­bián Coi­to Téc­ni­co de la Se­lec­ción Uru­gua­ya de Fút­bol sub 20 Cuan­do el equi­po es bueno, la ma­gia ocu­rre Ma­ría Do­lo­res Be­na­ven­te Ge­ren­te ge­ne­ral de Unión Ca­pi­tal AFAP La adre­na­li­na que se sien­te en el fút­bol hay que ge­ne­rar­la en las em­pre­sas Gon­za­lo No­ya So­cio de la Con­sul­to­ra Xn

Fa­bian Coi­to, Gon­za­lo No­ya y Ma­ría Do­lo­res Be­na­ven­te du­ran­te la con­fe­ren­cia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.