Por fa­vor, no trai­gas “to­do tu ser” al tra­ba­jo

Es ri­dícu­lo pe­dir­le al per­so­nal que se com­por­te de la mis­ma ma­ne­ra en la ofi­ci­na que en su ca­sa

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Pi­li­ta Clark

De­jé de ver The Ap­pren­ti­ce ha­ce un par de años, pe­ro la otra no­che en­cen­dí la te­le­vi­sión y des­cu­brí que es­to ha­bía si­do un error. Ahí es­ta­ba Alan Su­gar, el mal­hu­mo­ra­do mag­na­te de ne­go­cios, re­cor­dán­do­le al úl­ti­mo gru­po de con­cur­san­tes so­bre las dos cua­li­da­des que él siem­pre bus­ca en un asis­ten­te de tra­ba­jo: “Haz­me di­ne­ro y no me mo­les­tes”.

In­me­dia­ta­men­te sen­tí una ex­tra­ña ola de ad­mi­ra­ción por Lord Su­gar. En seis pa­la­bras ha­bía re­su­mi­do una ver­dad fun­da­men­tal so­bre lo que las em­pre­sas siem­pre han bus­ca­do en sus tra­ba­ja­do­res, pe­ro que ca­da vez más se rehú­san a ad­mi­tir.

Pen­sé en es­to unos días des­pués cuan­do un ami­go me en­vió un co­rreo elec­tró­ni­co so­bre un anun­cio de tra­ba­jo que aca­ba­ba de ver. Ha­bía si­do pu­bli­ca­do por un ban­co don­de él ha­bía tra­ba­ja­do, que ale­ga­ba ser el ti­po de lu­gar don­de los em­plea­dos po­dían traer “to­do su ser al tra­ba­jo.”

Mi ami­go me di­jo que nun­ca ha­bía es­cu­cha­do ta­les ton­te­rías. Tris­te­men­te, yo sí. Es­ta ri­dí­cu­la fra­se ha sur­gi­do ca­da vez más en ofi­ci­nas al­re­de­dor del mun­do, in­ten­tan­do su­ge­rir que las em­pre­sas son ad­mi­nis­tra­das por el po­lo opues­to de Lord Su­gar y es­tán tan an­sio­sas por agra­dar a sus tra­ba­ja­do­res que desean que se com­por­ten en el tra­ba­jo co­mo lo ha­rían en su ca­sa.

Es­to es evi­den­te­men­te fal­so. Las em­pre­sas quie­ren tra­ba­ja­do­res que sean in­dus­trio­sos y fá­ci­les de ma­ne­jar. Los tra­ba­ja­do­res, di­cho sea de pa­so, ge­ne­ral­men­te quie­ren co­le­gas so­cia­bles y bien edu­ca­dos que se de­di­quen a su tra­ba­jo. Sin em­bar­go, un rá­pi­do ras­treo de Lin­ke­dIn la se­ma­na pa­sa­da me con­fir­mó cuán le­jos se ha­bía di­se­mi­na­do la idea.

North­rop Grum­man, el im­por­tan­te ven­de­dor de ar­mas, es­ta­ba anun­cian­do un pues­to de edi­tor de ma­nua­les de ar­mas pa­ra unir­se a una cul­tu­ra que, se­gún la com­pa­ñía, “se nu­tre de cu­rio­si­dad in­te­lec­tual, de di­ver­si­dad cog­ni­ti­va y de em­plea­dos que traen to­do su ser al tra­ba­jo”.

El anun­cio de KPMG pa­ra un ana­lis­ta eco­nó­mi­co in­sis­tía en que “que­re­mos que trai­gas to­do tu ser al tra­ba­jo y que ver­da­de­ra­men­te ma­xi­mi­ces tu po­ten­cial”. En Aus­tra­lia el gru­po de ra­dio­di­fu­sión Sout­hern Cross Aus­te­reo es­tá a la ca­za de un pe­rio­dis­ta con la pro­me­sa de dar­le “to­do lo que ne­ce­si­tas pa­ra traer tu me­jor ser al tra­ba­jo”.

Es­to pre­sen­ta va­rios pro­ble­mas, co­men­zan­do con que na­die en reali­dad tie­ne la me­nor idea de lo que sig­ni­fi­ca tra­ba­jar con to­do tu ser.

Mu­chas em­pre­sas uti­li­zan la fra­se pa­ra su­ge­rir que es­tán a fa­vor de una fuer­za la­bo­ral di­ver­sa e in­clu­si­va, dos co­sas que yo fa­vo­rez­co. Sin em­bar­go, pa­ra otras, sig­ni­fi­ca al­go to­tal­men­te dis­tin­to.

Los pri­me­ros en abo­gar por to­do el ser, co­mo Sheryl Sand­berg de Fa­ce­book, su­ge­rían que es­to que­ría de­cir no te­ner mie­do a com­par­tir tu vi­da pri­va­da con tus co­le­gas, o “co­mu­ni­ca­ción au­tén­ti­ca”, co­mo ella lo ex­pli­có en 2013 en Va­mos ade­lan­te, su li­bro de ma­yor ven­ta.

No sé có­mo es­to cua­dra con el des­afor­tu­na­do re­tra­to de Sand­berg que sur­gió en un re­cien­te ar­tícu­lo del New York Ti­mes que ale­ga­ba que ella arre­me­tió con­tra su per­so­nal des­pués de caer ba­jo pre­sión so­bre la sos­pe­cho­sa ac­ti­vi­dad ru­sa en la red.

Pe­ro tie­ne po­co que ver con la des­crip­ción que ofre­ció la di­rec­to­ra de Pep­siCo, In­dra Noo­yi. Co­mo ex­pli­có ella una vez, su em­pre­sa quie­re ser un lu­gar “don­de ca­da em­plea­do pue­de traer to­do su ser al tra­ba­jo y no so­lo ga­nar­se la vi­da sino tam­bién te­ner una vi­da”. Con es­te fin, ella im­ple­men­tó ho­ra­rios fle­xi­bles, guar­de­rías y otras me­di­das pa­ra ha­cer­les la vi­da más fá­cil a la mu­je­res que tra­ba­jan.

La idea pa­re­ce sig­ni­fi­car al­go to­tal­men­te di­fe­ren­te en Nue­va Ze­lan­da, don­de el con­se­jo de Auc­kland re­cién pro­bó un día pa­ra traer un pe­rro al tra­ba­jo. Es­to es­ti­mu­la­ría la in­te­gra­ción, ex­pli­có un con­ce­jal, “ya que los em­plea­dos pue­den traer to­do su ser al tra­ba­jo”.

Uno de los as­pec­tos más mo­les­tos de la idea es la creen­cia de que su au­sen­cia sig­ni­fi­ca un pro­ble­ma.

Es­te es el te­ma de un li­bro so­bre el asun­to, pu­bli­ca­do es­te año por Mi­ke Rob­bins, au­to­des­cri­to lí­der del pen­sa­mien­to y co­ti­za­do con­fe­ren­cian­te.

Ale­ga que su­fri­mos cuan­do no trae­mos to­do nues­tro ser al tra­ba­jo por­que per­de­mos mu­cho tiem­po tra­tan­do de ajus­tar­nos y no po­de­mos ha­cer “nues­tro me­jor y más in­no­va­dor tra­ba­jo”.

¿Pe­ro es eso lo que ha­ce­mos? He tra­ba­ja­do con mu­chas per­so­nas in­te­li­gen­tes e in­no­va­do­ras a quie­nes no les gus­ta­ba ha­blar mu­cho so­bre su vi­da pri­va­da. Yo es­ta­ba per­fec­ta­men­te con­ten­ta pen­san­do que se com­por­ta­ban de mo­do di­fe­ren­te en ca­sa que en el tra­ba­jo. Sos­pe­cho que pen­sa­ban lo mis­mo de mí, lo cual me lle­va a mi úl­ti­ma ob­je­ción. Las per­so­nas pa­ra quie­nes es más fá­cil ser ellas mis­mas son las que di­ri­gen las co­sas. Es­to pue­de no ser jus­to. Pue­de no ser agra­da­ble. Pe­ro du­do que nun­ca ha­brá un me­jor ejem­plo de lo que ver­da­de­ra­men­te sig­ni­fi­ca traer to­do tu ser al tra­ba­jo que Do­nald Trump.

Es­ta ri­dí­cu­la fra­se ha sur­gi­do ca­da vez más en las ofi­ci­nas del mun­do Na­die tie­ne la me­nor idea de lo que sig­ni­fi­ca tra­ba­jar con to­do tu ser

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.