VI­DRIE­RA HA­CIA EL MAR

Las au­to­mo­to­ras, que du­ran­te va­rios años do­mi­na­ron es­te es­pa­cio de la cos­ta­ne­ra mon­te­vi­dea­na, ce­die­ron su lu­gar a ne­go­cios de ru­bros va­ria­dos; hoy pue­den ver­se des­de con­fi­te­rías a tien­das de ves­ti­men­ta, ju­gue­tes y tu­ris­mo

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Mª Inés Fior­del­mon­do Twit­ter.com/Ma­ne­fior

La ram­bla de Po­ci­tos se re­no­vó en cues­tión de me­ses a ni­vel co­mer­cial con la sus­ti­tu­ción de au­to­mo­to­ras por otros ne­go­cios de diversos ru­bros. ¿Qué hay de­trás de es­tos cam­bios y por qué las em­pre­sas apues­tan a esta zo­na?

Zuc­chino Mo­tors por ca­fe­te­ría Por­to Va­ni­la; Pin­tu­ras Ren­ner por con­fi­te­ría Röss­ler, con­se­cio­na­ria de Au­di por ju­gue­te­ría Stic­kers, Mo­tor Haus por tien­da de ro­pa Ur­ban Haus, con­ce­sio­na­ria de Peu­geot por gim­na­sio On Club; ca­sa de al­fom­bras y pi­sos Kal­pa­kian por agen­cia de viajes es­tu­dian­ti­les Co­lle­ge; au­to­mo­to­ra de Geely por he­la­de­ría Fred­do.

A ni­vel co­mer­cial, la ram­bla de Po­ci­tos (ram­bla Re­pú­bli­ca del Pe­rú) atra­ve­só en 2018 una re­no­va­ción ca­si com­ple­ta. Los au­tos que apun­ta­ban ha­cia el Río de la Pla­ta en ca­da es­qui­na de su ki­ló­me­tro y me­dio ce­die­ron su lu­gar a ne­go­cios de to­do ti­po y ru­bros que por pri­me­ra vez se asen­ta­ron con vis­ta al es­tua­rio.

Pa­ra quie­nes co­no­cen de pri­me­ra mano la zo­na, no se tra­ta de un cam­bio cual­quie­ra, sino que es “el cam­bio” con ma­yús­cu­las. Así lo en­tien­de Isi­do­ro Ko­sak, di­rec­tor de la inmobiliaria que lle­va su ape­lli­do. “Cam­bió y de for­ma in­no­va­do­ra. Se no­ta un cam­bio de men­ta­li­dad del co­mer­cio en la ram­bla de Po­ci­tos”, apun­tó. ¿Por qué era an­tes el lu­gar pre­fe­ri­do por au­to­mo­to­ras? ¿Qué hay de­trás de es­te cam­bio y por qué nue­vos ne­go­cios de­ci­die­ron ins­ta­lar­se allí?

Lu­ces y som­bras

Co­mer­cial­men­te, la ram­bla de Po­ci­tos es­tá le­jos de ser uno de los pun­tos más fuer­tes, co­mo pue­den ser 18 de Ju­lio o La Unión. En ge­ne­ral, se­gún el con­sul­tor in­mo­bi­lia­rio Ju­lio Vi­lla­mi­de, los co­mer­cios no eli­gen ubi­car­se en la pri­me­ra lí­nea de edi­fi­ca­cio­nes ha­cia el mar. Es­to se de­be a que tra­ba­jan con la po­bla­ción ubi­ca­da a 500 me­tros a la re­don­da y, en la ram­bla, hay una mi­tad que se pier­de con el Río de la Pla­ta. En la mis­ma lí­nea opi­nó Ko­sak: “La ram­bla es una ca­lle cor­ta­da. En cual­quier otra ca­lle co­mer­cial te­nés ne­go­cios y pú­bli­co de los dos la­dos. Y el la­do de la ca­mi­na­ta es el la­do de la ram­bla, no el de los lo­ca­les”, se­ña­ló. Es­to, sin em­bar­go, se com­pen­sa con la al­ta den­si­dad de po­bla­ción del ba­rrio.

Pa­ra Vi­lla­mi­de, la prin­ci­pal for­ta­le­za de ins­ta­lar un co­mer­cio en la ram­bla de Po­ci­tos es la vi­si­bi­li­dad.

Es que por esta por­ción de la cos­ta­ne­ra ac­tual­men­te pa­san de 3.000 a 4.000 au­tos en ho­ras pi­co, mien­tras que lle­gan a pa­sar unos 70 mil au­tos ca­da se­ma­na, se­ña­la­ron en las in­mo­bi­lia­rias con­sul­ta­das. Ade­más, hay que te­ner en cuen­ta que en ho­ras pi­co los au­tos van des­pa­cio o di­rec­ta­men­te se de­tie­nen por unos mi­nu­tos. “Ob­via­men­te se mi­ra y se apre­cia, y de re­pen­te que­da ahí la po­si­bi­li­dad de vi­si­tar el lo­cal si re­sul­ta atrac­ti­vo”, di­jo Vi­lla­mi­de. Por es­to, cree que ubi­car­se en esta ram­bla mon­te­vi­dea­na es una cues­tión de po­si­cio­na­mien­to de mar­ca. En ese sen­ti­do, Ko­sak fue cla­ro: “Los lo­ca­les de la ram­bla más que ven­de­do­res son mar­que­ti­ne­ros. Son ne­go­cios más pen­sa­dos, hay una ecua­ción de ne­go­cios que va más allá de la ven­ta di­rec­ta al pú­bli­co”.

Por otra par­te, en la ram­bla Re­pú­bli­ca del Pe­rú no es­tá per­mi­ti­da la car­te­le­ría pu­bli­ci­ta­ria. En la ram­bla, la pu­bli­ci­dad de vía pú­bli­ca es­tá so­lo per­mi­ti­da en­tre las ca­lles So­lano Ló­pez y Ga­lli­nal. Pe­ro quie­nes ins­ta­lan un lo­cal en la de Po­ci­tos pue­den apro­ve­char sus vi­drie­ras y es­pa­cios tam­bién con ese fin. “Cual­quier car­te­le­ría ubi­ca­da allí va­le la pe­na y com­pen­sa par­te del cos­to del arren­da­mien­to del lo­cal”, se­ña­ló Vi­lla­mi­de.

No obs­tan­te, pa­ra ins­ta­lar un lo­cal en la ram­bla de Po­ci­tos hay que te­ner en cuen­ta otros as­pec­tos no tan ven­ta­jo­sos.

Ha­ce al­gu­nas dé­ca­das, la ram­bla de Po­ci­tos era zo­na de res­tau­ran­tes y con­fi­te­rías que per­ma­ne­cie­ron du­ran­te años: El Atlán­ti­co, Co­na­pro­le, Ca­fé de la Paix, El Ga­león, por nom­brar al­gu­nos. Con los años, fue­ron ce­rran­do por va­rias ra­zo­nes. Se­gún Vi­lla­mi­de, por­que du­ran­te la ma­yor par­te del año es una zo­na in­hós­pi­ta pa­ra ca­mi­nar, en com­pa­ra­ción con los po­cos me­ses cá­li­dos. Los es­pa­cios abier­tos de es­tos res­tau­ran­tes, en­ton­ces, po­dían apro­ve­char­se a pleno so­lo du­ran­te po­cos me­ses. Otro fac­tor que in­ci­de es la fal­ta de lu­ga­res pa­ra es­ta­cio­nar. Dé­ca­das atrás, el can­te­ro cen­tral de la ram­bla era pre­ce­di­do por un par­king y, ade­más, ha­bía me­nos vehícu­los cir­cu­lan­do.

Años más tarde esas con­fi­te­rías fue­ron sus­ti­tui­das por las au­to­mo­to­ras, has­ta el re­cam­bio del úl­ti­mo año. Se­gún Ko­sak, fue una zo­na ele­gi­da pa­ra ex­hi­bir au­tos cuan­do se dis­pa­ró su con­su­mo: “Lo vie­ron co­mo un lu­gar ideal pa­ra mos­trar sus mar­cas y vender por otro la­do des­pués, co­mo en la su­cur­sal prin­ci­pal o por in­ter­net. Es­tar ahí les da­ba una ima­gen cor­po­ra­ti­va muy gran­de”. Ex­pli­có que a partir de 2016 es­tos ne­go­cios em­pe­za­ron a ver­se afec­ta­dos por la dis­mi­nu-

De 3.000 a 4.000 au­tos pa­san por la ram­bla de Po­ci­tos en ho­ra pi­co Pa­ra Vi­lla­mi­de, la ma­yor for­ta­le­za co­mer­cial de la ram­bla es la vi­si­bi­li­dad

ción del va­lor de los au­tos, por lo que de­jó de ame­ri­tar el pa­gar un al­qui­ler que ya re­sul­ta­ba cos­to­so.

Una vi­drie­ra

Ho­gaz­ze, ubi­ca­do en la ram­bla Re­pú­bli­ca del Pe­rú y Gua­ya­quí ha­ce 11 años, es una tien­da de ar­tícu­los pa­ra el des­can­so. En su am­plia vi­drie­ra se des­ta­ca la mar­ca de col­cho­nes Sim­mons ca­si tan­to co­mo el nom­bre de la tien­da, y se apro­ve­cha pa­ra anun­ciar la pro­mo­ción del mo­men­to. Des­de allí co­men­ta­ron que ha­cer pu­bli­ci­dad sal­dría más ca­ro que el al­qui­ler del lo­cal en la ram­bla, don­de mi­les de per­so­nas lo ven por día.

La empresa te­nía 11 lo­ca­les en va­rios ba­rrios de Mon­te­vi­deo, co­mo Pa­so Mo­lino, la Unión y Cor­dón. Aho­ra, tie­ne so­lo dos: uno en ave­ni­ta Italia y el otro en la ram­bla de Po­ci­tos. “Es­tá­ba­mos en zo­nas co­mer­cia­les pe­ro que apun­ta­ban a otro pú­bli­co. Nos fui­mos ag­gior­nan­do y cam­bian­do el ni­vel. En esos lo­ca­les ven­día­mos po­co de Sim­mons – re­co­no­ci­da mar­ca es­ta­dou­ni­den­se de col­cho­nes– por el pú­bli­co”, se­ña­la­ron en la empresa.

La ca­fe­te­ría Oro del Rhin lle­gó a la ram­bla de Po­ci­tos (es­qui­na bu­le­var Es­pa­ña) ha­ce nue­ve años, en el lu­gar de Ca­fé de la Paix. La opor­tu­ni­dad sur­gió de la mano de la li­bre­ría Yenny, que al­qui­ló el lo­cal y sub­arren­dó una par­te a la ca­fe­te­ría. Es­te año, la li­bre­ría de­ci­dió de­jar el país, lo que po­si­bi­li­tó a Oro del Rhin ser el in­qui­lino prin­ci­pal. Fue así que la ca­fe­te­ría ter­mi­nó ofre­cien­do a Stic­kers –ju­gue­te­ría uru­gua­ya ubi­ca­da en la ram­bla y Mar­tí– un sub­con­tra­to de al­qui­ler.

“Man­te­ner un lo­cal de es­tos con una úni­ca pro­pues­ta se vuel­ve bas­tan­te tra­ba­jo­so. Com­bi­nan­do con dos pro­pues­tras que se com­ple­men­tan, se di­vi­de el cos­to en­tre dos”, co­men­tó el di­rec­tor de Oro del Rhin, Ch­ris­tian Stahl.

Stic­kers, por su par­te, lan­zó en es­te es­pa­cio una nue­va lí­nea de ne­go­cios: Stic­kers Art, una pa­pe­le­ría que a su vez ofre­ce es­pa­cios de ta­lle­res pa­ra adul­tos y ni­ños. “No te­ne­mos nin­gún ju­gue­te. Es un es­pa­cio don­de la gen­te va, se to­ma un ca­fé. Los ni­ños pa­san al ta­ller que es­tá abier­to y jue­gan, pin­tan con tém­pe­ras, hay li­bros y ma­sas. Es un con­cep­to di­fe­ren­te”, se­ña­ló una eje­cu­ti­va de la empresa. Aña­dió que apun­tan a que vuel­va el pú­bli­co de en­tre 35 y 40 años, que ha­bía de­ja­do de ir por el con­cep­to “más con­ser­va­dor” que te­nía la li­bre­ría.

Por su par­te, Stahl in­di­có que la pa­pe­le­ría “era una pro­pues­ta que traía un po­co más de vi­da”.

El he­cho de que se ha­ya ins­ta­la­do Por­to Va­ni­la, se­gún Stahl, aun­que im­pli­ca com­pe­tir de cer­ca, tam­bién in­cen­ti­va que las per­so­nas va­yan a la ram­bla a con­su­mir ese ti­po de pro­duc­tos. “Cuan­do se jun­tan ru­bros en un área, se po­ten­cian”, in­di­có. Por otro la­do, con­si­de­ra que la lle­ga­da de ne­go­cios de otros ru­bros apor­ta di­ver­si­dad a la zo­na y atrae pú­bli­co. “Era mo­nó­tono. Aho­ra tie­ne otro co­lor”, se­ña­ló.

El eje­cu­ti­vo co­men­tó que es­tán pre­pa­ran­do al­gu­nos cam­bios tan­to pa­ra el sa­lón co­mo pa­ra la fa­cha­da del lo­cal. “Aho­ra es­ta­mos con más li­ber­tad de ha­cer pro­mo­cio­nes, de ha­cer car­te­le­ría y ex­po­ner pro­duc­tos. Cuan­do que­de la nue­va car­te­le­ría va­mos a te­ner una pre­sen­cia de mar­ca im­por­tan­te, por­que la ex­po­si­ción de esa es­qui­na es bru­tal y no es­ta­ba apro­ve­cha­da, se­ña­ló”.

Los nue­vos

Ur­ban Haus, mar­ca uru­gua­ya de ro­pa, abrió en abril un lo­cal de 380 me­tros cua­dra­dos en la ram­bla y Mas­si­ni. El ta­ma­ño, la vis­ta al mar, es­ta­cio­na­mien­to –a una cua­dra–, un li­ving con ca­fé y té, mue­bles de es­ti­lo vin­ta­ge, una te­rra­za de 120 me­tros cua­dra­dos con me­sas, clien­tes que pue­den en­trar con mas­co­tas y de­jar sus bi­ci­cle­tas son al­gu­nos de los de­ta­lles que diferencian es­te lo­cal de cual­quier otro de la mar­ca.

Se­gún su fun­da­dor, Fer­nan­do Ló­pez, el nue­vo lo­cal no bus­ca ven­tas, sino que apun­ta a la “ex­pe­rien­cia del clien­te”. “Cuan­do em­pe­za­mos a bus­car el lu­gar con es­te con­cep­to em­pe­za­mos a evaluar las po­si­bi­li­da­des y la ram­bla reunía to­do”. Se­gún Ló­pez, la vi­si­bi­li­dad es una va­ria­ble que fa­vo­re­ce pe­ro no fue la que de­ter­mi­nó la de­ci­sión. “Nues­tra ba­se era un lo­cal que lo­gra­ra que el clien­te se sin­tie­ra más dis­ten­di­do, con es­pa­cio, lo que no po­de­mos dar en los shop­pings”, se­ña­ló.

A una cua­dra se ins­ta­ló en ju­nio la ju­gue­te­ría Stic­kers. Se­gún la empresa, se ne­ce­si­ta­ba una su­per­fi­cie gran­de y cuan­do se en­con­tró el lo­cal de la ram­bla, no hu­bo du­das. “Si bien la mar­ca es co­no­ci­da, es­tá­ba­mos ins­ta­la­dos so­lo en el es­te. Es­te lo­cal es vi­drie­ra, es su­per­fi­cie gran­de y nos ti­ra­mos de ca­be­za cuan­do lo vi­mos, pe­se a que es una in­ver­sión”. A Stic­kers tam­bién se pue­de en­trar con mas­co­tas y, co­mer­cial­men­te, ase­gu­ra­ron que rin­de.

En la es­qui­na de ave­ni­da Bra­sil abrió ha­ce me­nos de un mes Co­lle­ge, agen­cia de viajes es­tu­dian­ti­les. Su due­ño, Ma­rio Asa­ra­vi­cius, co­men­tó que se tra­ta de un lu­gar es­tra­té­gi­co: “Pa­ra al­go co­mo el tu­ris­mo nos pa­re­ció que era un lu­gar apro­pia­do. El lo­cal ofre­cía ven­ta­jas y be­ne­fi­cios pa­ra re­ci­bir gen­te y que se sien­ta muy có­mo­da y a gus­to”.

Tam­bién se op­tó por es­te lo­cal por la ca­li­dad de vi­da de los tra­ba­ja­do­res. “Se tra­ba­ja mi­ran­do un día her­mo­so, el mar, la pla­ya, gen­te que ha­ce ki­te surf”, se­ña­ló. Agre­gó que su ne­go­cio no de­pen­de de la en­tra­da cons­tan­te de gen­te, por lo que al ins­ta­lar­se en la ram­bla se bus­có “mar­ca”: “Que mu­cha más gen­te nos co­noz­ca y nos ten­ga pre­sen­tes”.

Ha­li­na Röss­ler lle­gó des­pués de 17 años de vivir en Ale­ma­nia y Ar­gen­ti­na, con la idea de abrir un lo­cal gas­tro­nó­mi­co en la ram­bla. Al en­con­trar un lo­cal va­cío, se en­ca­pri­chó y en se­tiem­bre inau­gu­ró Röss­ler. En ve­rano pla­nea ge­ne­rar al­gún ti­po de in­ter­ac­ción con el pú­bli­co de la pla­ya.

Tan­to Ur­ban Haus co­mo Stic­kers tam­bién apun­tan a ge­ne­rar ex­pe­rien­cias en sus lo­ca­les. Ur­ban Haus rea­li­za sun­sets con djs y tra­gos ca­da 15 días, mien­tras que Stic­kers rea­li­za ta­lle­res pa­ra ni­ños, pien­sa en ofre­cer cla­ses de zum­ba y an­tes de No­che­bue­na ten­drá a un Pa­pá Noel es­pe­ran­do a los ni­ños.

C. DOS SAN­TOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.