El fu­tu­ro de las en­tre­vis­tas de tra­ba­jo ya lle­gó.

Las com­pa­ñías es­tán cam­bian­do drás­ti­ca­men­te la for­ma en que mi­den las ha­bi­li­da­des de las per­so­nas

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Pi­li­ta Clark

McKin­sey prue­ba un jue­go de compu­tado­ra pa­ra me­dir ha­bi­li­da­des El jue­go de la is­la fue crea­do por una star­tup lla­ma­da Im­be­llus

En los úl­ti­mos cua­tro me­ses, 2,000 per­so­nas bus­can­do ser con­tra­ta­das por McKin­sey se sen­ta­ron fren­te a una pan­ta­lla de compu­tado­ra mos­tran­do una ima­gen de una is­la y es­tas pa­la­bras: “Us­ted es el guar­dián de una is­la don­de las plan­tas y los ani­ma­les vi­ven en una va­rie­dad de eco­sis­te­mas di­ver­sos”.

És­te es el co­mien­zo de un jue­go de compu­tado­ra que la con­sul­to­ra es­tá pro­ban­do, con­for­me in­ten­ta atraer a per­so­nas in­te­li­gen­tes y co­no­ce­do­ras de tec­no­lo­gía más allá de sus tra­di­cio­na­les bús­que­das en las es­cue­las de ne­go­cios Ivy Lea­gue.

Me en­te­ré de es­to ha­ce un par de se­ma­nas cuan­do me en­con­tré con un con­sul­tor que co­no­cía el mé­to­do.

Qué ex­tra­ño, pen­sé, pre­gun­tán­do­me si McKin­sey al­gu­na vez me de­ja­ría ju­gar. El otro día lo hi­cie­ron, aun­que pron­to es­ta­ba desean­do que no lo hu­bie­ran he­cho.

Al prin­ci­pio to­do iba bien. En la ofi­ci­na de la fir­ma en Lon­dres, me acom­pa­ña­ron a una ha­bi­ta­ción que con­te­nía una compu­tado­ra por­tá­til y un par de em­plea­dos de McKin­sey que me ex­pli­ca­ron por qué es­ta­ban pro­ban­do el jue­go. Re­sul­ta que in­clu­so una em­pre­sa que re­ci­be al­re­de­dor de 750,000 so­li­ci­tan­tes de em­pleo al año, y que con­tra­ta a me­nos de 1 por cien­to de ellos, no es in­mu­ne a la dis­rup­ción cau­sa­da por la tec­no­lo­gía.

Los clien­tes de McKin­sey es­tán bus­can­do ase­so­ría pa­ra na­ve­gar un mun­do de gran­des da­tos y otros avan­ces di­gi­ta­les, por lo que McKin­sey ne­ce­si­ta con­tra­tar a más per­so­nas que pue­dan pro­por­cio­nar es­ta ayu­da tec­no­ló­gi­ca, pre­fe­ri­ble­men­te an­tes de que Goo­gle o Fa­ce­book se apo­de­ren de ellos.

El pro­ble­ma es que su pro­ce­so de en­tre­vis­ta es análo­go y ar­duo. Glass­door, el si­tio web de re­vi­sión de tra­ba­jos, una vez lo cla­si­fi­có du­ran­te tres años con­se­cu­ti­vos co­mo el pro­ce­so más di­fí­cil del mun­do.

Eso po­dría es­tar alie­nan­do a las mis­mas per­so­nas que quie­ren con­tra­tar, o di­fi­cul­tar el pro­ce­so de lo­ca­li­zar­los. Así que la em­pre­sa de­ci­dió agre­gar el jue­go de la is­la a la se­rie de obs­tácu­los en su en­tre­vis­ta pa­ra ver si la ayu­da­ría a des­cu­brir a los can­di­da­tos ade­cua­dos.

Pe­ro a me­di­da que la compu­tado­ra por­tá­til co­bra­ba vi­da pa­ra que pu­die­ra pro­bar el jue­go por mí mis­ma, re­co­no­cí una sen­sa­ción fa­mi­liar de hun­di­mien­to. Era una sen­sa­ción que no ha­bía sen­ti­do des­de la úl­ti­ma vez que so­li­ci­té un tra­ba­jo en una nue­va em­pre­sa ha­ce más de 15 años: el te­mor a las en­tre­vis­tas.

Los re­cuer­dos dis­tan­tes y pro­fun­da­men­te re­pri­mi­dos de mi ca­mino a tra­vés de una do­lo­ro­sa en­tre­vis­ta del pe­rió­di­co se des­bor­da­ron mien­tras la gen­te de McKin­sey me ob­ser­va­ba en si­len­cio mien­tras pi­ca­ba el te­cla­do.

El jue­go no era Grand Theft Au­to. Pri­me­ro, tu­ve que des­cu­brir có­mo cons­truir un arre­ci­fe de co­ral sa­lu­da­ble, que es más di­fí­cil de lo que pa­re­ce, in­clu­so cuan­do te di­cen qué pe­ces y co­ra­les fun­cio­nan me­jor en las di­fe­ren­tes pro­fun­di­da­des del agua. Lue­go tu­ve que sal­var una ban­da­da de pá­ja­ros de al­gún vi­rus ho­rri­ble.

No creo que mi arre­ci­fe fue­ra una ver­güen­za to­tal. Pe­ro a me­di­da que pa­sa­ban los mi­nu­tos, mien­tras tra­ta­ba de cal­cu­lar las me­jo­res mi­cro­do­sis de va­cu­na pa­ra las aves afec­ta­das, to­do lo que pa­re­cía es­tar crean­do era una pi­la de di­mi­nu­tos ca­dá­ve­res.

Al­guien cor­tés­men­te mur­mu­ró que el jue­go no eli­mi­na a nin­gún can­di­da­to. An­tes de que pu­die­ra de­mos­trar am­plia­men­te que yo no era una bue­na can­di­da­ta pa­ra McKin­sey, de­ci­dí po­ner­le fin a la en­tre­vis­ta.

Te­nien­do en cuen­ta que no soy el pú­bli­co ob­je­ti­vo, no es­toy se­gu­ra qué pen­sa­ría un can­di­da­to pro­me­dio del jue­go. Sos­pe­cho que mu­chos lo dis­fru­ta­rían.

Sin em­bar­go, plan­tea una pre­gun­ta más am­plia so­bre la for­ma en que los tra­ba­ja­do­res pron­to po­drían ser con­tra­ta­dos.

Ya han pa­sa­do dos años des­de que dos aca­dé­mi­cos de la Lon­don Bu­si­ness School, Lyn­da Grat­ton y Andrew Scott, gal­va­ni­za­ron el pen­sa­mien­to so­bre el fu­tu­ro del tra­ba­jo en su li­bro, “La vi­da de 100 años”.

Ellos su­gi­rie­ron que las vi­das de las per­so­nas ya no es­ta­rían go­ber­na­das por las tres eta­pas de edu­ca­ción, tra­ba­jo y ju­bi­la­ción. Más bien, las per­so­nas en­fren­ta­rían la ne­ce­si­dad de se­guir tra­ba­jan­do has­ta los 80 años de edad en una épo­ca de cre­cien­tes dis­rup­cio­nes, y pro­ba­ble­men­te ten­drían que to­mar­se un des­can­so pa­ra vol­ver a en­tre­nar­se y rein­ven­tar­se.

Me gus­ta la idea de que tam­bién po­drían par­ti­ci­par un ti­po de en­tre­vis­ta de tra­ba­jo muy di­fe­ren­te.

El jue­go de la is­la de McKin­sey fue crea­do es­pe­cial­men­te pa­ra la com­pa­ñía por una em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se lla­ma­da Im­be­llus, cu­ya fun­da­do­ra de 20 años, Re­bec­ca Kan­tar, quie­re re­for­mar drás­ti­ca­men­te la for­ma en que me­di­mos las ha­bi­li­da­des de las per­so­nas.

Kan­tar, quién no ter­mi­nó sus es­tu­dios en Harvard, pien­sa que en una era de au­to­ma­ti­za­ción cre­cien­te, las per­so­nas de­ben ser eva­lua­das so­bre có­mo pien­san, no só­lo por lo que sa­ben; y que los em­plea­do­res de­ben en­ten­der las ha­bi­li­da­des que de­fi­nen la in­te­li­gen­cia hu­ma­na. Mu­chas per­so­nas in­flu­yen­tes la res­pal­dan. For­bes aca­ba de ca­li­fi­car a su com­pa­ñía co­mo una de las em­pre­sas de nue­va crea­ción de un fun­da­dor me­nor de 30 años con ma­yor fi­nan­cia­ción pa­ra 2019.

McKin­sey tie­ne razón al po­ner a prue­ba sus ideas, pe­ro no de­be­ría de­te­ner­se allí. To­dos ne­ce­si­ta­mos sa­ber có­mo es­tas teo­rías real­men­te fun­cio­nan en la prác­ti­ca.

MCKIN­SEY

Cap­tu­ra del jue­go de Im­be­llus don­de se pro­po­ne cons­truir un arre­ci­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.