“Nos es­ta­mos acos­tum­bran­do al es­trés y nos ma­ta”

Ex­per­to es­pa­ñol ase­gu­ra que es más per­ju­di­cial que el al­cohol o el ta­ba­co y se in­ves­ti­ga su in­fluen­cia en el desa­rro­llo de al­gu­nas en­fer­me­da­des. ¿Có­mo se com­ba­te?

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA -

El dis­cur­so de Víc­tor Vidal asus­ta, pe­ro es pre­ci­sa­men­te eso lo que pre­ten­de es­te mé­di­co del Tra­ba­jo e inspector de la Se­gu­ri­dad So­cial de Es­pa­ña, que lle­va años de­di­ca­do a es­tu­diar el es­trés y su in­fluen­cia en la apa­ri­ción de mu­chas en­fer­me­da­des.

“El 70% de las en­fer­me­da­des es­tán re­la­cio­na­das con el es­trés y si no lo es­tán, las agra­va. El es­trés es cin­co ve­ces más per­ju­di­cial que el al­cohol o el ta­ba­co”, aña­de.

Pe­ro ¿qué po­de­mos ha­cer pa­ra com­ba­tir­lo?

Di­fe­ren­ciar el po­si­ti­vo del ne­ga­ti­vo

Lo pri­me­ro que ha­ce Vidal es di­fe­ren­ciar en­tre el es­trés po­si­ti­vo o eus­trés, que es ne­ce­sa­rio pa­ra man­te­ner­nos vi­vos, y el dis­trés, que es el que pro­vo­ca en­fer­me­da­des. Vidal sos­tie­ne que es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos crear ca­na­les de fu­ga del es­trés.

Ali­men­ta­ción y con­di­cio­nes de tra­ba­jo

“La me­jor he­rra­mien­ta fren­te al es­trés es el pen­sa­mien­to, pe­ro no só­lo eso. Una ma­la ali­men­ta­ción, ba­sa­da en gra­sas sa­tu­ra­das o al­cohol, lo agra­va. Sin em­bar­go, ali­men­tos co­mo los fru­tos ro­jos, el es­pá­rra­go o las cas­ta­ñas de ca­jú ayu­dan a ba­jar los ni­ve­les de dis­trés”, afir­ma Vidal, que con­ti­núa: “Es fun­da­men­tal que la po­bla­ción en­tien­da que una vi­da sa­na, que in­clu­ya un mí­ni­mo de de­por­te, con­tri­bu­ye a ba­jar los ni­ve­les de es­trés, pe­ro tam­bién es ne­ce­sa­rio que lo en­tien­dan las em­pre­sas y los or­ga­nis­mos pú­bli­cos que de­ben po­ner en prác­ti­ca me­di­das pa­ra re­du­cir los ni­ve­les de es­trés”.

Vidal se­ña­la que in­ci­den fac­to­res co­mo la ilu­mi­na­ción, la tem­pe­ra­tu­ra, los olo­res: “Hay edi­fi­cios en­fer­mos don­de tra­ba­da­des

jan cien­tos de per­so­nas, que ven co­mo se agra­van sus ni­ve­les de es­trés por no te­ner una cli­ma­ti­za­ción ade­cua­da o por no po­der ver la luz del sol en nin­gún mo­men­to del día”.

Pro­vo­ca en­fer­me­da­des gra­ves

Pe­ro el pro­ble­ma no se so­lu­cio­na só­lo me­jo­ran­do las con­di­cio­nes de tra­ba­jo de los em­plea­dos. “No po­de­mos vi­vir en per­ma­nen­te es­ta­do de aler­ta. Hay mu­chos pro­fe­sio­na­les que es­tán to­do el día, du­ran­te to­do el año, con al­tí­si­mos ni­ve­les de es­trés, que se en­fren­tan a los pro­ble­mas del día a día des­de la ex­ci­ta­ción. Es es­to lo que pro­vo­ca gra­ves pro­ble­mas de sa­lud y no me re­fie­ro só­lo a in­far­tos. Es­ta­mos es­tu­dian­do la re­la­ción que hay en­tre el dis­trés y el cán­cer, in­clu­so de en­fer­me­da­des co­mo el ELA, el alz­héi­mer, el Par­kin­son o la de­men­cia. Es­ta­mos se­gu­ros de que el es­trés con­ti­nua­do las des­en­ca­de­na”, ex­pli­ca Vidal, que cree que aún hay cier­to te­mor a ha­blar de es­te te­ma por los efec­tos que pue­de te­ner en­tre los tra­ba­ja­do­res.

“Si no to­ma­mos me­di­das, en diez años se­rá un pro­ble­ma in­abor­da­ble. Pa­re­ce que hay cier­to mie­do a de­cir que el es­trés es­tá de­trás de mu­chas de las en­fer­me- más fre­cuen­tes. Es la cau­sa de mu­chas muer­tes”, insiste Vidal, que po­ne un ejem­plo: “Nos ha cos­ta­do mu­chos años sa­ber que el ta­ba­co pro­vo­ca­ba en­fer­me­da­des que re­sul­ta­ban mor­ta­les. Cuan­do al­guien mue­re de cán­cer de pul­món, pen­sa­mos en el ta­ba­co co­mo po­si­ble cau­sa. ¿Por qué no pen­sa­mos lo mis­mo del es­trés cuan­do al­guien mue­re de un in­far­to o se le diag­nos­ti­ca la en­fer­me­dad de Alz­hei­mer?”.

Sa­ber de­le­gar

Sa­ber de­le­gar, apren­der a res­pi­rar, ali­men­tar­nos de for­ma sa­lu­da­ble, con­tro­lar la ilu­mi­na­ción, po­ner hi­lo mu­si­cal, ha­cer de­por­te, prac­ti­car téc­ni­cas co­mo el mind­ful­ness o la ri­so­te­ra­pia... “En de­fi­ni­ti­va, te­ner mo­men­tos de ocio, bus­car tiem­po pa­ra es­tar con la fa­mi­lia y los ami­gos... La oxi­to­ci­na, que es la hor­mo­na de la fe­li­ci­dad, dis­mi­nu­ye el cor­ti­sol, que es la del es­trés. Cuan­do nos reí­mos o es­ta­mos con­ten­tos re­du­ci­mos nues­tros ni­ve­les de es­trés”, se­ña­la Vidal, que ase­gu­ra que “nos es­ta­mos acos­tum­bran­do al es­trés y len­ta­men­te nos es­tá ma­tan­do. Es el ar­ma le­tal más de­vas­ta­do­ra de nues­tra so­cie­dad”.

Far­ma­co­lo­gía

Pe­ro, ¿son los fár­ma­cos unos alia­dos? “Es­toy en un gru­po de in­ves­ti­ga­ción pa­ra lan­zar un fár­ma­co que per­mi­ta tra­tar el es­trés, pe­ro no se­rá nin­gún an­sio­lí­ti­co o re­la­jan­te. Tra­ba­ja­mos en una lí­nea de in­ves­ti­ga­ción que per­mi­ti­ría po­ten­ciar la pro­duc­ción de la oxi­to­ci­na”, ade­lan­ta Vidal, que cree que es­te ti­po de pro­duc­tos far­ma­co­ló­gi­cos po­drían ayu­dar a re­du­cir el es­trés, pe­ro no son la so­lu­ción de­fi­ni­ti­va: “En­tre to­dos te­ne­mos que con­se­guir cam­biar cier­tos há­bi­tos”, con­clu­ye. (Ex­pan­sión - RIPE)

Es­ta­mos es­tu­dian­do la re­la­ción que hay en­tre el dis­trés y el cán­cer, in­clu­so con en­fer­me­da­des co­mo la ELA, el alz­héi­mer, el pár­kin­son o la de­men­cia Víc­tor Vidal Mé­di­co del Tra­ba­jo de Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.