En bus­ca del ca­len­da­rio de va­ca­cio­nes ideal pa­ra los em­plea­dos

La pla­ni­lla de va­ca­cio­nes de la ofi­ci­na ge­ne­ra una gran can­ti­dad de re­sen­ti­mien­to y ma­los en­ten­di­dos

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Pi­li­ta Clark Fi­nan­cial Ti­mes

Ha si­do di­fí­cil con­cen­trar­se en Na­vi­dad es­te año. Mi pri­me­ra fies­ta na­vi­de­ña de tra­ba­jo se ce­le­bró jus­to cuan­do The­re­sa May de­ci­dió can­ce­lar una gran vo­ta­ción par­la­men­ta­ria so­bre su plan pa­ra el Bre­xit. La se­gun­da se lle­vó a ca­bo la mis­ma no­che en que los par­la­men­ta­rios de su par­ti­do vo­ta­ron pa­ra de­ci­dir si la desecha­rían co­mo su lí­der.

La pri­me­ra vez que co­men­cé a sen­tir un po­co de es­pí­ri­tu na­vi­de­ño fue en una fies­ta de mu­je­res en Fleet Street, cuan­do es­cu­ché a una editora prin­ci­pal ex­pre­san­do su an­gus­tia so­bre una de las gran­des tra­di­cio­nes de la tem­po­ra­da fes­ti­va: el ca­len­da­rio de va­ca­cio­nes pa­ra los em­plea­dos.

Por pri­me­ra vez en años, ella iba a to­mar va­ca­cio­nes du­ran­te to­dos los días des­de Na­vi­dad has­ta el Año Nue­vo, de­jan­do a un equi­po de su­bor­di­na­dos pa­ra se­guir ade­lan­te sin ella. Ella nun­ca lo ha­bía he­cho an­tes y se sen­tía mal de ha­ber­lo he­cho. Pe­ro el di­le­ma de or­ga­ni­zar sus va­ca­cio­nes cuan­do la mi­tad de su fa­mi­lia vi­ve en otro con­ti­nen­te no le ha­bía de­ja­do otra op­ción.

Los pe­rio­dis­tas, co­mo las en­fer­me­ras y los con­duc­to­res de au­to­bu­ses, tra­ba­jan du­ran­te to­do ti­po de días fes­ti­vos, lo cual nos ha con­ver­ti­do en ex­per­tos en ma­ne­jar la pla­ni­lla de los em­plea­dos du­ran­te las va­ca­cio­nes.

Sin em­bar­go, mien­tras char­la­ba con la editora, tu­ve un pen­sa­mien­to in­quie­tan­te.

He es­cu­cha­do a mu­chos ge­ren­tes, den­tro y fue­ra del sec­tor del

Hay preo­cu­pa­ción por com­par­tir el do­lor de tra­ba­jar en va­ca­cio­nes

pe­rio­dis­mo, preo­cu­par­se por su de­ber de com­par­tir el do­lor de tra­ba­jar en va­ca­cio­nes con sus equi­pos y ca­da uno de ellos ha si­do una mu­jer, in­clu­yén­do­me a mí en una vi­da an­te­rior.

Tal vez los hom­bres sien­ten las mis­mas pun­za­das de cul­pa­bi­li­dad por es­tas co­sas, pe­ro no lo ex­pre­san. ¿O es és­te otro ejem­plo te­dio­so de la ne­ce­si­dad que sien­ten las mu­je­res de pro­bar­se a sí mis­mas en la ofi­ci­na?

Fe­liz­men­te, no creo que lo sea. Cuan­do co­men­cé a pre­gun­tar, pron­to des­cu­brí una lar­ga lis­ta de crí­me­nes co­me­ti­dos por mu­je­res y hom­bres por igual.

El peor re­la­to pro­vino de un hom­bre que una vez tu­vo una je­fa en Lon­dres que siem­pre re­ser­va­ba las me­jo­res va­ca­cio­nes pa­ra ella, y lue­go lle­na­ba el ca­len­da­rio de em­plea­dos pa­ra tra­ba­jar en esas fe­chas pa­ra ase­gu­rar­se de que pu­die­ra re­la­jar­se sin in­te­rrup­cio­nes.

Un año, su equi­po in­cluía a un jo­ven re­cién ca­sa­do que no te­nía co­che, quien es­ta­ba su­pues­to a pa­sar el día de Na­vi­dad con la fa­mi­lia de su nue­va es­po­sa a cien­tos de mi­llas de dis­tan­cia.

Ella in­sis­tió en que tra­ba­ja­ra en Nochebuena, a pe­sar de que no ha­bía tre­nes al día si­guien­te. El jo­ven em­plea­do aca­bó pa­san­do el día de Na­vi­dad so­lo en su apar­ta­men­to en Lon­dres.

Na­die ha­bía pa­sa­do por al­go si­mi­lar al desas­tre del año pa­sa­do en Rya­nair, que de re­pen­te anun­ció que es­ta­ba can­ce­lan­do cien­tos de vue­los de­bi­do a pro­ble­mas con la lis­ta de pi­lo­tos dis­po­ni­bles.

Sin em­bar­go, las his­to­rias que es­cu­ché me hi­cie­ron pre­gun­tar­me por qué no hay más in­ves­ti­ga­ción de ges­tión so­bre el te­ma de la pro­gra­ma­ción de va­ca­cio­nes. Es di­fí­cil pen­sar en al­go que pue­de ex­po­ner la bre­cha en­tre los con­cien­zu­dos y los ma­ni­pu­la­do­res tan há­bil­men­te.

To­dos con los que ha­blé te- nían un do­lo­ro­so re­cuer­do de ha­ber si­do en­ga­ña­dos por co­le­gas más as­tu­tos. Ha­bía per­so­nas que vi­gi­la­ban los nue­vos ca­len­da­rios de va­ca­cio­nes co­mo hal­co­nes ham­brien­tos y se ade­lan­ta­ban a los de­más pa­ra re­ser­var los me­jo­res días.

Ha­bía his­to­rias so­bre em­plea­dos con fa­mi­lias en paí­ses le­ja­nos que in­sis­tían en to­mar­se to­das las va­ca­cio­nes de Na­vi­dad, pe­ro que

¿Por qué no hay más in­ves­ti­ga­ción so­bre pro­gra­mar va­ca­cio­nes?

se ne­ga­ban a com­pen­sar­lo tra­ba­jan­do más en Se­ma­na San­ta o en ve­rano.

Ha­bía al­gu­nos je­fes que siem­pre se to­ma­ban los me­jo­res días pa­ra ellos o que se tar­da­ban tan­to pa­ra fi­na­li­zar sus pla­nes, que sus mo­les­tos equi­pos siem­pre te­nían pro­ble­mas pa­ra pla­near sus pro­pias va­ca­cio­nes, una ofen­sa que yo creo que co­me­tí la úl­ti­ma vez que es­tu­ve a car­go del ca­len­da­rio de va­ca­cio­nes.

Las his­to­rias con­ti­nua­ron, pe­ro no to­das eran mi­se­ra­bles. Al­gu­nas per­so­nas ha­bían tra­ba­ja­do pa­ra je­fes que di­li­gen­te­men­te co­men­za­ban a pla­ni­fi­car las va- ca­cio­nes de la ofi­ci­na con me­ses d an­ti­ci­pa­ción.

Los me­jo­res ge­ren­tes pri­mer pe­dían vo­lun­ta­rios dis­pues­tos par tra­tar de en­con­trar un re­par­to má equi­ta­ti­vo de las va­ca­cio­nes.

Al­gu­nas em­pre­sas uti­li­za­ba apli­ca­cio­nes co­mo Goo­gle Docs qu man­tie­nen un re­gis­tro agra­da­ble men­te trans­pa­ren­te de quién h tra­ba­ja­do, y cuán­do, du­ran­te tod el año.

Una per­so­na me con­tó so­bre un com­pa­ñía don­de los je­fes pla­ni­fi ca­ban el ca­len­da­rio de va­ca­cio­ne dos Na­vi­da­des por ade­lan­ta­do, par que cual­quie­ra que no ha­bía po­di do to­mar­se esos días un año po­drí es­tar se­gu­ro de triun­far el pró­xi­mo No creo que es­to fun­cio­na­ría en un ofi­ci­na don­de la ro­ta­ción de per­so­na es al­ta, pe­ro ad­mi­ro el es­fuer­zo.

Sin du­da hay mu­chas es­tra­te gias in­te­li­gen­tes y me gus­ta­ría co no­cer­las.

Mien­tras tan­to, cual­quie­ra qu ha­ya en­con­tra­do una ma­ne­ra ver da­de­ra­men­te se­gu­ra de li­diar co los pro­ble­mas de crear un ca­len da­rio de va­ca­cio­nes ideal pa­ra su em­plea­dos, de­be ir de in­me­dia­to West­mins­ter.

Si pu­die­ron des­cu­brir có­mo re sol­ver una si­tua­ción tan com­pli­cad ca­da año, re­sol­ver la far­sa del Bre­xi no se­ría di­fí­cil pa­ra ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.