Es­cu­char mú­si­ca mien­tras tra­ba­jas re­du­ce la ca­pa­ci­dad pa­ra apre­ciar­la

Las lis­tas de can­cio­nes pre­se­lec­cio­na­das eli­mi­nan el es­fuer­zo de es­co­ger nues­tra mú­si­ca, pe­ro tam­bién nos vuel­ven pe­re­zo­sos

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Em­ma Ja­cobs

Inevi­ta­ble­men­te in­clu­yen el te­ma de la pe­lí­cu­la Rocky III

¿Es­tas lis­tas real­men­te nos ayu­dan a ha­cer nues­tro tra­ba­jo?.

Sen­tí un re­pen­tino mo­men­to de irri­ta­ción mien­tras es­ta­ba tra­tan­do de ter­mi­nar mis ar­tícu­los an­tes de Na­vi­dad. Mi con­cen­tra­ción fue in­te­rrum­pi­da por los re­cuer­dos de un vie­jo ami­go. No ha­bía vis­to ni sa­bi­do na­da de es­ta per­so­na en mu­cho tiem­po. Sin em­bar­go, só­lo po­día pen­sar en una se­rie de pe­que­ñas in­jus­ti­cias que yo ha­bía su­fri­do ha­ce 30 años.

Cu­lpo a Ama­zon y a mí mis­ma. Pe­ro so­bre to­do a Ama­zon. La me­mo­ria fue ac­ti­va­da por una lis­ta de re­pro­duc­ción crea­da por el ser­vi­cio de mú­si­ca del gru­po tec­no­ló­gi­co. Las mag­da­le­nas evo­ca­ron el pa­sa­do pa­ra Proust. El so­ni­do de Ian Brown de The Sto­ne Ro­ses can­tan­do “Quie­ro ser ado­ra­do” pro­vo­có la mis­ma sen­sa­ción pa­ra mí, re­cor­dán­do­me so­bre esa amis­tad, esa épo­ca de jeans hol­ga­dos y fle­qui­llo cor­ti­na.

En el úl­ti­mo año, me he vuel­to adic­ta a las lis­tas de re­pro­duc­ción pro­du­ci­das por Ama­zon (hay otros ser­vi­cios de trans­mi­sión de mú­si­ca dis­po­ni­bles). Son muy com­pa­ti­bles con mi pro­fun­da in­cli­na­ción ha­cia la pro­duc­ti­vi­dad por­que eli­mi­nan el tiem­po y el es­fuer­zo que se re­quie­ren pa­ra se­lec­cio­nar mi pro­pia mú­si­ca.

No sé có­mo me con­ver­tí en es­ta per­so­na. En el pa­sa­do vi­si­ta­ba tien­das de dis­cos y crea­ba mis pro­pias mez­clas de mú­si­ca, con los de­dos co­lo­ca­dos en los bo­to­nes de pau­sa. Eso fue an­tes de desa­rro­llar una de­pen­den­cia apren­di­da con­for­me fui sub­con­tra­tan­do va­rios as­pec­tos de mi vi­da, co­mo leer ma­pas o ir a tien­das.

Me he con­ver­ti­do, en el len­gua­je de Spo­tify, en un clien­te “re­cli­na­do” (un tér­mino cor­tés pa­ra pe­re­zo­so), que per­mi­te que el ser­vi­cio de trans­mi­sión de mú­si­ca se en­car­gue de con­du­cir; a di­fe­ren­cia de un usua­rio “in­cli­na­do” que pro­du­ce sus pro­pias lis­tas de re­pro­duc­ción.

Un pro­ble­ma que oca­sio­na mi ac­ti­tud efi­cien­te con res­pec­to a las lis­tas de re­pro­duc­ción es la ten­ta­ción de con­ver­tir­las en otra fuen­te de pro­cras­ti­na­ción.

Una vez que em­pie­zas a bus­car, pue­des en­con­trar una lis­ta de re­pro­duc­ción pa­ra ca­da ti­po de ac­ti­vi­dad. La “ta­za del cho­co­la­te de la tar­de”, por ejem­plo, “can­cio­nes pa­ra el ba­ño” o “éxi­tos de pop pa­ra las ta­reas do­més­ti­cas”.

Hay lis­tas de re­pro­duc­ción pa­ra ir al tra­ba­jo: el baile elec­tró­ni­co o los rit­mos ener­gi­za­do­res del rock clá­si­co. Es­te úl­ti­mo in­clu­ye inevi­ta­ble­men­te el te­ma de la pe­lí­cu­la Rocky III, “El ojo del ti­gre”. Des­pués de to­do, de­ba­jo de nues­tros tra­jes, to­dos so­mos bo­xea­do­res que sue­ñan con una vic­to­ria.

Tam­bién “Don’t Stop” (No pa­res) de Fleet­wood Mac, una can­ción so­bre có­mo re­cu­pe­rar­se del fi­nal de una re­la­ción es muy po­pu­lar. La le­tra de la can­ción es per­fec­ta pa­ra aque­llos que van de ca­mino al tra­ba­jo: “Si te des­pier­tas y no quie­res son­reír. . . Verás las co­sas de una ma­ne­ra di­fe­ren­te / No de­jes de pen­sar en ma­ña­na”. Los aman­tes con el co­ra­zón ro­to (o los con­ta­do­res) sim­ple­men­te si­guen ade­lan­te a tra­vés del do­lor (o las ho­jas de cálcu­lo).

Pe­ro la lis­ta de re­pro­duc­ción pa­ra el tra­ba­jo se ha con­ver­ti­do en mi ‘obra mu­si­cal’.

Hay al­go pa­ra to­dos: “Eli­mi­na el es­trés”, “Rit­mos de fon­do pa­ra el tra­ba­jo”, “Hard Rock pa­ra el tra­ba­jo”.

Se­gún Spo­tify, sus lis­tas de re- pro­duc­ción pa­ra el tra­ba­jo más po­pu­la­res son “piano pa­cí­fi­co” y “rit­mo lo-fi”. Ja­mes Fo­ley, je­fe de es­pec­tácu­los y edi­to­rial de Spo­tify en el Reino Uni­do, di­ce que aque­llos que crean las lis­tas de re­pro­duc­ción bus­can “con­te­ni­do lí­ri­co que no sea de­ma­sia­do per­tur­ba­dor o abra­si­vo” y un rit­mo cons­tan­te. Ama­zon di­ce que las ban­das so­no­ras pa­ra pe­lí­cu­las y vi­deo­jue­gos tam­bién son po­pu­la­res, ya que re­tro­ce­den a un se­gun­do plano. El com­po­si­tor ale­mán Hans Zim­mer, que ha crea­do ban­das so­no­ras pa­ra de­ce­nas de pe­lí­cu­las de Holly­wood, co­mo El Rey León y El hom­bre de la llu­via, es un éxi­to en­tre es­tu­dian­tes y tra­ba­ja­do­res en to­do el mun­do.

Sin em­bar­go, ¿la mú­si­ca crea­da pa­ra el tra­ba­jo real­men­te nos ayu­da a ha­cer nues­tro tra­ba­jo? Nick Per­ham, un psi­có­lo­go cog­ni­ti­vo y me­ta­le­ro au­to­de­cla­ra­do, di­ce que de­pen­de com­ple­ta­men­te de qué ti­po de ta­rea es­tés rea­li­zan­do. La mú­si­ca con le­tra di­fi­cul­ta cual­quier tra­ba­jo que re­quie­re lec­tu­ra o es­cri­tu­ra. “Si es­tás ha­cien­do al­go que re­quie­re me­mo­ri­zar in­for­ma­ción pa­ra re­cor­dar su or­den o al­gu­nos de­ta­lles es­pe­cí­fi­cos, en­ton­ces cual­quier so­ni­do que ten­ga una va­ria­ción acús­ti­ca re­du­ci­rá tu ren­di­mien­to”.

Uno de sus es­tu­dios mos­tró que la mú­si­ca con me­nos va­ria­cio­nes acús­ti­cas (por ejem­plo, Re­pul­sion, una ban­da de rock me­tá­li­co) era me­jor pa­ra el tra­ba­jo que la mú­si­ca pop.

Na­da de es­to sue­na par­ti­cu­lar­men­te pro­pi­cio pa­ra la pro­duc­ti­vi­dad. Pe­ro el prin­ci­pal atrac­ti­vo pa­ra mí es que can­ce­la el rui­do de mi ofi­ci­na de plan abier­to. Los au­dí­fo­nos tam­bién in­di­can que no es­toy dis­po­ni­ble pa­ra con­ver­sar; a ve­ces los uso pa­ra evi­tar que las per­so­nas me ha­blen. Los que tra­ba­jan en su ca­sa sien­ten que la mú­si­ca los acom­pa­ña mien­tras rea­li­zan sus la­bo­res.

Sin em­bar­go, hay un pro­ble­ma con la mú­si­ca pa­ra el tra­ba­jo que no tie­ne na­da que ver con la pro­duc­ti­vi­dad: el da­ño que cau­sa a la apre­cia­ción mu­si­cal.

La primera vez que es­cu­ché a Ian Brown exi­gien­do ser ado­ra­do, me in­va­dió la nos­tal­gia y la irri­ta­ción. Pe­ro des­pués de un tiem­po ese sen­ti­mien­to se des­apa­re­ció. Una can­ción que una vez tu­vo el po­der pa­ra con­mo­ver­me, ya no evo­ca nin­gún sen­ti­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.