Vue­los de au­tor

Juan Sal­va­dor bus­ca brin­dar ex­pe­rien­cias tu­rís­ti­cas úni­cas

El Observador - Café y Negocios - - PORTADA - Ka­ren Pa­ren­te­lli Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Ma­riano Pe­rret­ta es pi­lo­to co­mer­cial, pe­ro ade­más se for­mó co­mo ana­lis­ta de sis­te­mas. Su úl­ti­mo tra­ba­jo pi­lo­tan­do avio­nes fue en Plu­na, y es­tu­vo apun­to de for­mar par­te del equi­po de BQB lí­neas aé­reas. An­tes ha­bía tra­ba­ja­do du­ran­te va­rios años co­mo pi­lo­to de ta­xis aé­reos, y allí fue que no­tó có­mo se usa­ba el avión siem­pre co­mo un me­dio de trans­por­te y no co­mo un acon­te­ci­mien­to en sí mis­mo. Pe­rret­ta tu­vo en­ton­ces una idea, y re­cuer­da que la primera de­vo­lu­ción po­si­ti­va la tu­vo de su je­fe en ese mo­men­to en el ho­tel So­fi­tel Mon­te­vi­deo. Fue así que, ha­ce dos años, tó­mo vue­lo el pro­yec­to ae­ro­náu­ti­co y tu­rís­ti­co Juan Sal­va­dor, una pro­pues­ta que per­mi­te dis­fru­tar de una ex­pe­rien­cia úni­ca: for­mar par­te de un vue­lo ín­ti­mo del que se com­par­ten to­dos los de­ta­lles, y des­cu­brir có­mo es Uru­guay des­de las al­tu­ras y lle­gar a lu­ga­res que ofre­cen una ex­pe­rien­cia dis­tin­ta.

Los vue­los que se ofre­cen na­da tie­nen de co­mer­cia­les. Pe­rret­ta ex­pli­có que en to­do mo­men­to se tra­ta de in­te­grar al pa­sa­je­ro al via­je: “los pilotos ex­pli­can to­do. Si es en he­li­cóp­te­ro el via­je se pue­de in­clu­si­ve de­te­ner en una zo­na, pa­ra po­der ob­ser­var por un mo­men­to el pai­sa­je”.

La gran di­fe­ren­cia es­tá en los tiem­pos de es­pe­ra: acá no hay “check-in”, se lle­ga a la pis­ta, se abor­da la ae­ro­na­ve y co­mien­za el paseo. “Juan Sal­va­dor” se en­car­ga de to­dos los tras­la­dos. Los pa­sa­je­ros son re­co­gi­dos en los ho­te­les y tras­la­da­dos a la pis­ta de despegue. Lo mis­mo ocu­rre cuan­do se lle­ga a des­tino, los ate­rri­za­jes se ha­cen a po­ca dis­tan­cia del lu­gar que se re­co­rre­rá: “te ba­jas del he­li­cóp­te­ro y a los 10 mi­nu­tos ya es­tás en una bo­de­ga de­gus­tan­do un tan­nat”, di­ce Pe­rret­ta.

Juan Sal­va­dor pro­po­ne vue­los a unos 300 me­tros de al­tu­ra, dis­tan­cia que per­mi­te ver de for­ma ideal to­do el pai­sa­je. Pa­ra Pe­rret­ta es­te uno ele­men­to cla­ve en su emprendimiento: “Siem­pre tu­ve la in­quie­tud de ha­cer al­go pa­ra que los via­jes no sean sim­ple­men­te un tras­la­do. La gen­te se sube en un pun­to y via­ja a más de 13 mil me­tros -en un vue­lo co­mer­cial co­mún- de al­tu­ra, y se pier­de una di­ver­si­dad enor­me pai­sa­jes”.

De primera mano

Lo in­tere­san­te en es­te emprendimiento no es so­la­men­te la pro­pues­ta de pa­sear por los cie­los de Uru­guay, so­bre­vo­lar ríos, pla­yas, sie­rras, vi­ñe­dos y la­gu­nas, sino el lle­gar a lu­ga­res que ofre­cen una ex­pe­rien­cia dis­tin­ta. Es un com­bo: vo­lar a po­cos me­tros de la tie­rra, más la no­ve­dad de co­no­cer nue­vas his­to­rias en lu­ga­res pri­vi­le­gia­dos. “No nos orien­ta­mos a ven­der lu­jo, sino a com­par­tir ex­pe­rien­cias ori­gi­na­les y úni­cas. Hay per­so­nas que ya se re­co­rrie­ron to­do el mun­do, y lo que es­tán bus­can­do es otra co­sa: ver un atar­de­cer, pro­bar un buen vino. Quie­ren al­go hu­mano y cer­cano, y de he­cho mu­chos de los tu­ris­tas eli­gen Uru­guay por eso”, de­ta­lla Pe­rret­ta.

Pa­ra es­te em­pren­de­dor vo­lar no es so­lo su­bir­se a un avión. Eso se nota en su ca­ra y en el en­tu­sias­mo con el que ex­pli­ca lo in­tere­san­te que pue­de ser re­co­rrer las cos­tas uru­gua­yas, ir del Río de la Pla­ta a las sie­rras de Mi­nas, pa­sar por las du­nas de Ca­bo Po­lo­nio y ate­rri­zar en Car­me­lo pa­ra que­dar­se pa­ra siem­pre con un atar­de­cer úni­co.

Son va­rios los pa­que­tes que se ofre­cen, pe­ro son me­ra­men­te una guía pa­ra los via­je­ros, por­que la idea es que ca­da vue­lo sea de in­te­rés pa­ra el pa­sa­je­ro. Uno de lo más des­ta­ca­dos es Pun­ta del Es­te/Ca­bo Po­lo­nio. El año pa­sa­do, cuan­do co­men­zó a fun­cio­nar el pro­yec­to, vo­la­ron más de diez per­so­nas. Es­te es un pa­que­te pre­mium con un via­je de to­do un día, con dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des -co­mo in­gre­so pri­va­do a Ca­bo Po­lo­nio y co­mi­das- don­de se so­bre­vue­la to­da la cos­ta de Ro­cha y Mal­do­na­do, y tie­ne un cos­to apro­xi­ma­do de U$S 800 por per­so­na.

Pe­ro hay via­jes de otros va­lo­res, co­mo Mon­te­vi­deo/Co­lo­nia que tie­nen un cos­to de US$ 200 por per­so­na. Se rea­li­za con tres per­so­nas en he­li­cóp­te­ro, y tam­bién hay vue­los con has­ta seis per­so­nas que son en pe­que­ñas avio­nes.

Las ae­ro­na­ves usa­das en el pro­yec­to son de em­pre­sas lo­ca­les. Juan Sal­va­dor las alquila, y ve­ri­fi­ca que tan­to los vehícu­los, co­mo los pilotos es­tén en con­di­cio­nes óp­ti­mas pa­ra vo­lar.

Apo­yos

A tra­vés de un pro­gra­ma de apo­yo em­pren­de­dor del Mi­nis­te­rio de In­dus­tria, Energía y Mi­ne­ría, el pro­yec­to se ba­jó a tie­rra, y to­mó for­ma.

“Juan Sal­va­dor” fue acom­pa­ña­do y re­ci­bió tam­bién la apo­yo de Em­pre­tec, la Agen­cia Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­ción e In­no­va­ción (ANII) y la Agen­cia Na­cio­nal de De­sa­rro­llo (AND)E. Pa­ra Pe­rret­ta, Uru­guay tie­ne un dis­tin­ti­vo res­pec­to a la re­gión, y es que el con­tar con he­rra­mien­tas pa­ra guiar a quien co­mien­za con un nue­vo pro­yec­to em­pre­sa­rial.

El pro­yec­to fue de­cla­ra­do de in­te­rés cul­tu­ral por el Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción y Cul­tu­ra, ya que imi­tan­do el mo­de­lo de la ru­ta del vino, se es­tá pen­san­do en un via­je que per­mi­ta co­no­cer los dis­tin­tos tea­tros del país.

Ade­más es­tá aso­cia­do con El Co­rre­dor de los Pá­ja­ros Pin­ta­dos.

El via­je en he­li­cóp­te­ro en­tre Mon­te­vi­deo y Co­lo­nia cues­ta US$ 200 Uno de las pro­pues­tas des­ta­ca­das es un día en Ca­bo Po­lo­nio

Los vue­los de au­tor son a unos 300 me­tros de al­tu­ra

C. DOS SAN­TOS

Ma­riano Pe­rret­ta es­tá al fren­te de Juan Sal­va­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.