¿Qué ha­cer si la ba­te­ría del ip­ho­ne an­da mal y el ser­vi­cio de­mo­ra en cam­biar­la?

El re­em­pla­zo de la ba­te­ría del ip­ho­ne en el ser­vi­ce ofi­cial pue­de de­mo­rar me­ses; qué otras op­cio­nes tie­ne el usua­rio si la ba­te­ría de su ip­ho­ne ya no sir­ve y quie­re evi­tar­se com­prar un apa­ra­to nue­vo

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - BRIAN X. CHEN New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Cuan­do Kathryn Schip­per des­cu­brió en di­ciem­bre que su ip­ho­ne se ha­bía vuel­to len­to por­que ne­ce­si­ta­ba una ba­te­ría nue­va, sin sa­ber­lo se hi­zo par­te de una con­tro­ver­sia cre­cien­te de Ap­ple.

A fi­na­les del año pa­sa­do, Ap­ple di­jo que una ca­rac­te­rís­ti­ca de su soft­wa­re es­ta­ba len­ti­fi­can­do los ip­ho­ne que te­nían ba­te­rías que han en­ve­je­ci­do quí­mi­ca­men­te, por lo que de in­me­dia­to fue ob­je­to de acu­sa­cio­nes de que la em­pre­sa in­ten­ta­ba obli­gar a la gen­te a com­prar sus ip­ho­ne más nue­vos. En res­pues­ta, Ap­ple di­jo que los clien­tes po­drían con­se­guir un rem­pla­zo pa­ra la ba­te­ría en sus tien­das con un des­cuen­to (de US$ 79 a US$ 29).

Sin em­bar­go, cuan­do Schip­per, quien vi­ve en Seattle, lle­vó su ip­ho­ne 6 Plus, que com­pró en 2014, a una tien­da Ap­ple a prin­ci­pios de enero, le di­je­ron que la tien­da ya no te­nía ba­te­rías de rem­pla­zo dis­po­ni­bles por lo me­nos du­ran­te dos se­ma­nas. Más tar­de, un re­pre­sen­tan­te de Ap­ple le de­jó un men­sa­je en su bu­zón de voz con un nue­vo tiem­po es­ti­ma­do de es­pe­ra: has­ta cua­tro me­ses.

La em­pre­sa pu­bli­có un lar­go in­for­me en di­ciem­bre en el que men­cio­nó que las ba­te­rías de los te­lé­fo­nos se ha­cían me­nos efi­ca­ces con el pa­so del tiem­po y que su soft­wa­re es­ta­ba pro­gra­ma­do pa­ra pre­ve­nir que los ip­ho­ne con ba­te­rías más vie­jas de pron­to de­ja­ran de fun­cio­nar. Ap­ple tam­bién se dis­cul­pó con sus clien­tes por las des­ace­le­ra­cio­nes, ofre­ció des­cuen­tos pa­ra su pro­gra­ma de rem­pla­zo de ba­te­rías y di­jo que pro­por­cio­na­ría soft­wa­re pa­ra que fue­ra fá­cil dar­le se­gui­mien­to al es­ta­do de la ba­te­ría de los te­lé­fo­nos.

Pues­to que Ap­ple pa­re­ce te­ner pro­ble­mas pa­ra man­te­ner el rit­mo de los clien­tes que pi­den ba­te­rías nue­vas, hay otras ma­ne­ras de ase­gu­rar­se de que su ip­ho­ne aún es­té fun­cio­nan­do bien. Aquí hay una guía con otras so­lu­cio­nes pa­ra que su te­lé­fono si­ga fun­cio­nan­do a pe­sar de no te­ner una nue­va ba­te­ría.

Po­si­bles so­lu­cio­nes

Mu­chos clien­tes de Ap­ple enoja­dos es­tán re­cu­rrien­do a ta­lle­res ex­ter­nos pa­ra que rem­pla­cen las ba­te­rías de sus ip­ho­ne.

Las re­pa­ra­cio­nes por par­te de ter­ce­ros son una so­lu­ción de­cen­te, pe­ro im­per­fec­ta. Una des­ven­ta­ja es que va­rían en cuan­to a la ca­li­dad; al­gu­nos ta­lle­res de re­pa­ra­cio­nes com­pran ba­te­rías de me­nor ca­li­dad que no du­ran. Así que, pa­ra en­con­trar un buen ta­ller, to­me no­ta de las re­co­men­da­cio­nes de otras per­so­nas y las re­se­ñas en in­ter­net, así co­mo bus­ca­ría un buen ta­ller me­cá­ni­co.

Otro pro­ble­ma es que, si le po­ne a su ce­lu­lar una ba­te­ría de ter­ce­ros y des­pués lo lle­va a Ap­ple pa­ra re­pa­rar­lo, la em­pre­sa po­dría rehu­sar­se a dar­le ser­vi­cio. Así que, si se de­ci­de por la op­ción ex­ter­na, lo más pro­ba­ble es que ten­ga que se­guir acu­dien­do a ta­lle­res de ter­ce­ros du­ran­te la vi­da útil de su dis­po­si­ti­vo.

No obs­tan­te, tam­bién hay una al­ter­na­ti­va me­nos ries­go­sa. En el si­tio web de so­por­te téc­ni­co de Ap­ple, pue­de bus­car ta­lle­res ex­ter­nos que cuen­tan con una au­to­ri­za­ción pa­ra pro­vee­do­res de ser­vi­cio de Ap­ple. Se tra­ta de es­pe­cia­lis­tas que han si­do ca­pa­ci­ta­dos por Ap­ple y tie­nen com­po­nen­tes ori­gi­na­les. Sin em­bar­go, la lis­ta es cor­ta.

Si en­cuen­tra un buen ta­ller lo­cal, ten­drá mu­chos be­ne­fi­cios en ca­so de que se que­des con él a lar­go pla­zo. En pri­me­ra, los ta­lle­res ex­ter­nos sue­len te­ner tiem­pos de es­pe­ra más bre­ves. Ade­más, los ta­lle­res lo­ca­les tie­nen pre­cios com­pe­ti­ti­vos en com­pa­ra­ción con el fa­bri­can­te.

Siem­pre exis­te la po­si­bi­li­dad de rem­pla­zar la ba­te­ría del ip­ho­ne us­ted mis­mo. La ven­ta­ja: pue­de ele­gir los me­jo­res com­po­nen­tes pa­ra la re­pa­ra­ción y mi­ni­mi­zar cos­tos. La des­ven­ta­ja: apren­der a re­pa­rar el dis­po­si­ti­vo pue­de to­mar­le tiem­po y, si se equi­vo­cas, so­lo us­ted se­rá res­pon­sa­ble. Des­de lue­go, las tien­das de Ap­ple po­drían rehu­sar­se a dar­le ser­vi­cio a su ce­lu­lar si ven que lo re­pa­ró con com­po­nen­tes de ter­ce­ros.

Un buen lu­gar pa­ra co­men­zar con las re­pa­ra­cio­nes ca­se­ras es ifi­xit, una em­pre­sa que pro­por­cio­na ma­nua­les de ins­truc­cio­nes y com­po­nen­tes pa­ra re­pa­rar dis­po­si­ti­vos. Ofre­ce des­cuen­tos en los kits de rem­pla­zo de ba­te­rías pa­ra ip­ho­ne vie­jos, que cues­tan en­tre US$ 17 y US$ 29. Ca­da kit in­clu­ye una ba­te­ría nue­va y las he­rra­mien­tas ne­ce­sa­rias pa­ra des­ar­mar el ip­ho­ne.

Ins­ta­lar una nue­va ba­te­ría pa­ra su ce­lu­lar pue­de ser in­ti­mi­dan­te. Rem­pla­zar una ba­te­ría de ip­ho­ne 7, por ejem­plo, re­quie­re de ocho he­rra­mien­tas y 28 pa­sos. Ky­le Wiens, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo de ifi­xit, di­jo que al­gu­nos clien­tes tam­bién op­ta­ron por com­prar una ba­te­ría de ifi­xit y des­pués lle­var­la a un ta­ller de re­pa­ra­ción lo­cal pa­ra que la ins­ta­la­ran.

Si no se sien­te se­gu­ro con­tra­tan­do a un es­pe­cia­lis­ta ex­terno ni ins­ta­lan­do su pro­pia ba­te­ría, siem­pre pue­de es­pe­rar a que Ap­ple la re­em­pla­ce, pe­ro pues­to que eso pue­de to­mar se­ma­nas o me­ses, no su­fra con la vie­ja ba­te­ría de su ce­lu­lar mien­tras eso ocu­rre.

Una me­jor so­lu­ción tem­po­ral es in­ver­tir en una ba­te­ría por­tá­til que pue­de lle­var con­ti­go has­ta que las ba­te­rías de rem­pla­zo lle­guen a la tien­da de Ap­ple.

Schip­per, la re­si­den­te de Seattle, es­tá con­si­de­ran­do com­prar una ba­te­ría por­tá­til. Mien­tras tan­to, a ca­da ra­to co­nec­ta su ip­ho­ne a la co­rrien­te eléc­tri­ca por­que su ba­te­ría so­lo du­ra dos ho­ras al día. Sin em­bar­go, se ha re­sis­ti­do a lo que cree que Ap­ple desea: que ella com­pre un ce­lu­lar nue­vo.

“Es­tu­ve ten­ta­da a desechar es­te ce­lu­lar, re­sig­nar­me y gas­tar más de US$ 1.000 pa­ra com­prar el ip­ho­ne X”, co­men­tó. “Pe­ro di­je: ‘Mal­di­ta sea, ten­go un pre­su­pues­to que cui­dar’. No de­ja­ré que Ap­ple me man­do­nee”. l

NYTIMES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.