CELULARES CA­DA VEZ MÁS “VIVOS”

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se afian­za en es­tos dis­po­si­ti­vos .¿ Có­mo in flu­ye en el fun­cio­na­mien­to?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA -

Ca­si to­dos los prin­ci­pa­les ac­to­res de la in­dus­tria de la te­le­fo­nía mó­vil di­cen que sus dis­po­si­ti­vos usan el po­der de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial o, más es­pe­cí­fi­ca­men­te, los al­go­rit­mos de apren­di­za­je au­to­má­ti­co ( ma­chi­ne lear­ning). Po­cos dis­po­si­ti­vos, sin em­bar­go, eje­cu­tan su pro­pio soft­wa­re de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Pe­ro eso po­dría cam­biar pron­to: gra­cias a un pro­ce­sa­dor de­di­ca­do en smartp­ho­nes y otros dis­po­si­ti­vos, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) po­dría ser es­tán­dar al­gún día.

En pa­la­bras del pro­pio CEO de Hua­wei: “Al en­trar en la era de la in­te­li­gen­cia, la IA ya no es un con­cep­to vir­tual sino al­go que se en­tre­la­za con nues­tra vi­da co­ti­dia­na”.

La IA pue­de au­men­tar la ex­pe­rien­cia del usua­rio y me­jo­rar el ren­di­mien­to del dis­po­si­ti­vo”.

En la ac­tua­li­dad, los celulares que eje­cu­tan al­go­rit­mos de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de­pen­den de ser­vi­do­res en la nu­be. Es una con­fi­gu­ra­ción li­mi­ta­da, con co­nec­ti­vi­dad en lí­nea que afec­ta la ma­ne­ra en que se en­vía y re­ci­be la información.

Que los smartp­ho­nes pue­dan eje­cu­tar su pro­pio soft­wa­re de IA im­pli­ca va­rias ven­ta­jas: que los da­tos se pro­ce­sen a ma­yor ve­lo­ci­dad, que el hard­wa­re se pue­da eje­cu­tar sin co­ne­xión y la información es­ta­ría me­jor res­guar­da­da. El lla­ma­do Pro­yec­to Tri­llium, de la em­pre­sa de di­se­ño de chips ARM, apues­ta a es­te ti­po de pro­ce­so más efi­cien­te. Se es­pe­ra que a prin­ci­pios de 2019 ya es­tén dis­po­ni­bles dis­po­si­ti­vos que in­clu­yan es­te com­po­nen­te.

Por su­pues­to, ARM no es la úni­ca que es­tá tra­ba­jan­do en la cons­truc­ción de chips con in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra mó­vi­les. El ip­ho­ne X con­tie­ne un “mo­tor neu­ro­nal” en el chip Bio­nic A11, es­pe­cia­li­za­do en ta­reas de apren­di­za­je au­to­má­ti­co y apren­di­za­je en pro­fun­di­dad: por eso pue­de re­co­no­cer su ros­tro y su voz, gra­bar ani­mo­jis y re­co­no­cer lo que es­tá en­fo­can­do la cá­ma­ra. Tam­bién pue­de ma­ne­jar al­re­de­dor de 600 mil mi­llo­nes de ope­ra­cio­nes por se­gun­do, se­gún la em­pre­sa.

El Ma­te 10 de Hua­wei con­tie­ne un chip si­mi­lar de fa­bri­ca­ción pro­pia, al que han lla­ma­do “uni­dad de pro­ce­sa­mien­to neu­ro­nal”. Por ejem­plo, el pro­ce­sa­dor Ki­rin 970 in­clu­ye, se­gún Hua­wei, 5.500 mi­llo­nes de tran­sis­to­res en un área de un cen­tí­me­tro cua­dra­do, 2.500 mi­llo­nes más que un pro­ce­sa­dor Snap­dra­gon 835, el mis­mo de Sony Xpe­ria XZ, Goo­gle Pi­xel 2 o Mo­to Z2. Es ca­paz de pro­ce­sar 200 fo­tos en seis se­gun­dos, mien­tras que si tu­vie­ra que cum­plir la mis­ma ta­rea con una CPU tar­da­ría 120 se­gun­dos.

Lo que cam­bia­rá

Gart­ner pro­nos­ti­có que, pa­ra el año 2022, el 80% de los smartp­ho­nes ten­drán ca­pa­ci­da­des de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. En 2017, ese por­cen­ta­je fue so­lo del 10%. Se­gún la con­sul­to­ra, la cla­ve es­tá en que los celulares po­drán “apren­der” del com­por­ta­mien­to del usua­rio en for­ma gra­dual, me­jo­ran­do sus fun­cio­nes a dia­rio.

“Los smartp­ho­nes se­rán una ex­ten­sión del usua­rio, ca­paz de re­co­no­cer­lo y pre­de­cir su pró­xi­mo mo­vi­mien­to. Ellos en­ten­de­rán quién es us­ted, qué quie­re, cuán­do lo quie­re, có­mo lo quie­re ha­cer y eje­cu­ta­rá ta-

Pa­ra 2022, el 80% de los smartp­ho­nes ten­drán ca­pa­ci­da­des de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

reas ba­jo su au­to­ri­dad”, se­ña­ló An­gie Wang, ana­lis­ta prin­ci­pal de in­ves­ti­ga­ción en Gart­ner. Y agre­gó: “Lo ras­trea­rán du­ran­te to­do el día pa­ra apren­der, pla­ni­fi­car y re­sol­ver pro­ble­mas por us­ted”.

Lo di­cho sue­na bas­tan­te in­va­si­vo. Pe­ro hay mu­chos ejem­plos sin caer en el pe­si­mis­mo de un mun­do do­mi­na­do por la tec­no­lo­gía de Black Mi­rror. Por ejem­plo, el ce­lu­lar apro­ve­cha­rá sus sen­so­res, cá­ma­ras y da­tos pa­ra or­de­nar a la as­pi­ra­do­ra ro­bó­ti­ca que lim­pie la ca­sa

cuan­do es­tá va­cía o en­cen­de­rá el ca­le­fón 30 mi­nu­tos an­tes de que us­ted en­tre por la puer­ta. O tam­bién po­drá po­ner­se en si­len­cio cuan­do lle­gue a la ofi­ci­na, ac­ti­ve Blue­tooth en su ca­sa o cie­rre las apli­ca­cio­nes en se­gun­do plano ca­da po­cas ho­ras.

Otra ven­ta­ja se­ña­la­da por Gart­ner es la me­jo­ra en las fun­cio­nes de au­ten­ti­ca­ción de usua­rio.

La tec­no­lo­gía de se­gu­ri­dad com­bi­na­da con la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, la bio­me­tría y el com­por­ta­mien­to del usua­rio me­jo­ra­rán las ca­pa­ci­da­des de uso. Por ejem­plo, los celulares po­drán iden­ti­fi­car los pa­tro­nes de có­mo ca­mi­na el usua­rio, có­mo des­li­za la pan­ta­lla o có­mo apli­ca pre­sión so­bre ella pa­ra que no ten­ga ne­ce­si­dad de es­cri­bir con­tra­se­ñas.

Por otra par­te, los sis­te­mas de de­tec­ción de emo­cio­nes per­mi­ten que los smartp­ho­nes de­tec­ten, ana­li­cen, pro­ce­sen y res­pon­dan a los es­ta­dos emo­cio­na­les y de áni­mo de los usua­rios. La pro­li­fe­ra­ción de asis­ten­tes per­so­na­les vir­tua­les y tec­no­lo­gía ba­sa­da en in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial pa­ra sis­te­mas con­ver­sa­cio­na­les es­tán im­pul­san­do la ne­ce­si­dad de agre­gar in­te­li­gen­cia emo­cio­nal pa­ra una me­jor ex­pe­rien­cia. Los fa­bri­can­tes de au­to­mó­vi­les, por ejem­plo, pue­den usar la cá­ma­ra fron­tal de un te­lé­fono pa­ra com­pren­der la con­di­ción fí­si­ca del con­duc­tor y me­dir sus ni­ve­les de fa­ti­ga.

El apren­di­za­je pro­fun­do en smartp­ho­nes me­jo­ra­rá la pre­ci­sión del re­co­no­ci­mien­to de voz, lo que ha­rá me­jor la com­pren­sión de lo que di­ce el usua­rio. Si, por ejem­plo, di­ce “ha­ce frío”, el ce­lu­lar de­be­rá en­ten­der que quie­re que suba la ca­le­fac­ción y no que bus­que un par de guan­tes en Ama­zon. La com­pren­sión del len­gua­je na­tu­ral po­dría uti­li­zar­se co­mo un tra­duc­tor de voz ca­si en tiem­po real.

¿Y qué pa­sa con la reali­dad au­men­ta­da? IOS 11 in­clu­yó una ca­rac­te­rís­ti­ca de ARKIT que pro­por­cio­na nue­vas he­rra­mien­tas a los desa­rro­lla­do­res pa­ra fa­ci­li­tar la in­cor­po­ra­ción de es­ta tec­no­lo­gía a las apli­ca­cio­nes; Goo­gle, por su par­te, lan­zó Ar­co­re AR y pla­nea ha­bi­li­tar la reali­dad au­men­ta­da en apro­xi­ma­da­men­te 100 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos An­droid pa­ra fi­nes de 2019.

Un ejem­plo de có­mo se po­drá uti­li­zar es la re­co­pi­la­ción de da­tos mé­di­cos y la de­tec­ción de en­fer­me­da­des co­mo el cán­cer de piel (aun­que es pro­ba­ble que la ma­yo­ría de las apli­ca­cio­nes de reali­dad au­men­ta­da sean mu­cho más frí­vo­las).

La in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial apli­ca­da a un smartp­ho­ne tam­bién po­drá de­tec­tar con­te­ni­do res­trin­gi­do de for­ma au­to­má­ti­ca. Pue­de iden­ti­fi­car imá­ge­nes, vi­deos o tex­tos no apro­pia­dos y pue­de ha­bi­li­tar alar­mas de no­ti­fi­ca­ción.

¿ Es es­te el fu­tu­ro? ¿To­dos los smartp­ho­nes inevi­ta­ble­men­te ven­drán con chips de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial de­di­ca­dos en el fu­tu­ro? A me­di­da que cre­ce el pa­pel de es­ta tec­no­lo­gía avan­za­da en nues­tros te­lé­fo­nos, la res­pues­ta es sí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.