BAN­DA GLO­BAL

Los gi­gan­tes tec­no­ló­gi­cos quie­ren ex­ten­der in­ter­net al mun­do en­te­ro; ¿es po­si­ble una co­ne­xión pa­ra to­dos?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - MERLINA MA­CHA­DO @Mer­li­na­ma­cha­do

Al­gu­nas dé­ca­das atrás era im­pen­sa­ble que las per­so­nas se co­nec­ta­ran con tan­ta fa­ci­li­dad. Sin em­bar­go, hoy exis­ten mu­chas for­mas de ha­cer­lo y evo­lu­cio­nan a dia­rio. Una de ellas, y la más am­plia, es a tra­vés de in­ter­net, un ser­vi­cio con el que cuen­ta más del 50% de la po­bla­ción mun­dial, pe­ro ¿qué pa­sa con la otra mi­tad?

En la ac­tua­li­dad, más de 4.000 mi­llo­nes de per­so­nas no es­tán co­nec­ta­das a in­ter­net. Mu­chas de ellas vi­ven en zo­nas ru­ra­les, ale­ja­das de la ur­ba­ni­za­ción, o en paí­ses en desa­rro­llo.

Em­pre­sas co­mo Goo­gle, Fa­ce­book, Mi­cro­soft y Spa­cex de­mues­tran una vez más que son lí­de­res en in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca. Se co­mien­zan a cues­tio­nar la in­te­rro­gan­te de mu­chos ex­per­tos del área: ¿có­mo lle­var in­ter­net a zo­nas ale­ja­das o des­fa­vo­re­ci­das?

Por glo­bo

Goo­gle po­ne el ojo en glo­bos de he­lio pa­ra pro­por­cio­nar in­ter­net. Es una pro­pues­ta ex­pe­ri­men­tal des­ti­na­da a zo­nas ru­ra­les y re­mo­tas, en las que un glo­bo si­tua­do en la es­tra­tós­fe­ra –a una al­tu­ra de 20 ki­ló­me­tros– crea una red inalám­bri­ca aé­rea de ve­lo­ci­dad 5G.

El glo­bo, que via­ja so­bre el lí­mi­te con el es­pa­cio ex­te­rior, cuen­ta con una co­ne­xión de al­ta ve­lo­ci­dad que se trans­mi­te al so­cio de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes en el sue­lo más cer­cano. La in­for­ma­ción se trans­mi­te a la red de glo­bos y lue­go a los usua­rios.

“Nues­tro ob­je­ti­vo es lan­zar y man­te­ner una flo­ta de glo­bos pa­ra pro­por­cio­nar co­ber­tu­ra de in­ter­net a los usua­rios en el sue­lo con nues­tros lan­za­do­res au­to­má­ti­cos que pue­den lan­zar un glo­bo de ma­ne­ra se­gu­ra y cons­tan­te ca­da 30 mi­nu­tos”, se ex­pli­ca en la pá­gi­na ofi­cial.

En una de sus prue­bas ini­cia­les, se pro­ba­ron glo­bos a más de 100 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia, y se re­co­rrie­ron más de 25 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros. Uno de ellos al­can­zó el ré­cord al per­ma­ne­cer en la es­tra­tós­fe­ra por 190 días.

Pa­ra la rea­li­za­ción del pro­yec­to Loon se to­ma­ron com­po­nen­tes de las to­rres de te­le­fo­nía ce­lu­lar y fue­ron re­di­se­ña­dos pa­ra que fue­ran li­via­nos y re­sis­ten­tes. Los re­cur­sos son to­tal­men­te re­no­va­bles y se cuen­ta con efi­cien­cia ener­gé­ti­ca. El glo­bo se car­ga du­ran­te el día con pa­ne­les so­la­res y es su­fi­cien­te pa­ra uti­li­zar en la no­che.

Pa­ra que Loon fun­cio­ne se ne­ce­si­ta con­tar con el apo­yo de em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­ción que per­mi­ti­rían que lle­ga­ra in­ter­net a los ce­lu­la­res LTE en zo­nas ru­ra­les o ale­ja­das.

Mien­tras tan­to, el equi­po del pro­yec­to con­tro­la el es­ta­do de trá­fi­co me­dian­te un GPS.

Por dron

La pro­pues­ta de Fa­ce­book tra­ta de un dron gi­gan­te di­se­ña­do pa­ra fun­cio­nar a ba­se de ener­gía so­lar du­ran­te vue­los lar­gos. Lo ge­ne­ra­do por la ener­gía so­lar equi­va­le a 5.000 va­tios, lo que se apro­xi­ma al con­su­mo de tres se­ca­do­res de pe­lo.

Na­ce co­mo una ini­cia­ti­va de In­ter­net.org, con la que Fa­ce­book bus­ca fa­ci­li­tar el ac­ce­so web a paí­ses en desa­rro­llo. Se ca­rac­te­ri­za por su ren­di­mien­to hi­per­efi­cien­te, por su du­ra­ción de vue­lo de tres me­ses con­se­cu­ti­vos y por su al­can­ce de al­tu­ras de 60 mil pies.

Las prue­bas co­men­za­ron en 2016 y se rea­li­za­ron con to­tal éxi­to, se­gún ex­pre­só su fun­da­dor Mark Zuc­ker­berg en su mo­men­to. El dron tie­ne una en­ver­ga­du­ra de más de 35 me­tros (su­pe­rior a la de un Boeing 737) y se­rá ca­paz de al­can­zar una ve­lo­ci­dad de 129 ki­ló­me­tros por ho­ra.

Por sa­té­li­te

Ha­ce tres años, el CEO de Spa­cex, Elon Musk, no­ti­fi­có so­bre su plan de in­ter­net sa­te­li­tal con al­ta ve­lo­ci­dad y la­ten­cia re­du­ci­da. En febrero de es­te año se lan­za­ron las pri­me­ras prue­bas con dos sa­té­li­tes de un to­tal de 4.425: Mi­cro­sat-2a y Mi­cro­sat2b. Cuen­tan con la pla­ta­for­ma que pro­por­cio­na co­ne­xio­nes de in­ter­net ban­da an­cha con has­ta 25 me­tros de la­ten­cia.

Du­ran­te la prue­ba, los sa­té­li­tes es­ta­rán seis me­ses a una al­tu­ra de 1.125 ki­ló­me­tros. Lo ha­bi­tual es que or­bi­ten a 35 mil ki­ló­me­tros de al­tu­ra.

Tam­bién vo­ló Paz, un sa­té­li­te de ob­ser­va­ción de ra­dar que per­te­ne­ce al go­bierno de Es­pa­ña. El fin es cap­tu­rar imá­ge­nes de la Tie­rra a es­ca­la de un me­tro, por se­gu­ri­dad.

Spa­cex es­pe­ra que su ser­vi­cio de in­ter­net glo­bal en­tre en fun­cio­na­mien­to a me­dia­dos de 2020, aun­que su ple­na ca­pa­ci­dad la al­can­za­ría en 2029.

Asi­mis­mo, se es­ti­ma que to­do el sis­te­ma ten­ga un cos­to de US$ 10.000 mi­llo­nes y que sus ganancias se des­ti­nen pa­ra el prin­ci­pal pro­pó­si­to de Musk: co­lo­ni­zar Mar­te.

Es­ta mar­ca de ser­vi­cios de co­mu­ni­ca­cio­nes inalám­bri­cas de ban­da an­cha y ac­ce­so a in­ter­net inalám­bri­co de al­ta ve­lo­ci­dad po­dría de­no­mi­nar­se Startlink.

Por avión

Mi­cro­soft no qui­so que­dar­se atrás y pro­pu­so una al­ter­na­ti­va pa­ra brin­dar ser­vi­cio de in­ter­net a lu­ga­res que su­frie­ron un desas­tre na­tu­ral que les cor­te la co­mu­ni­ca­ción. A di­fe­ren­cia de los mo­de­los an­te­rior­men­te nom­bra­dos, se bus­ca lle­var­lo a ca­bo a un ba­jo cos­to. El se­cre­to, se­gún ex­pli­ca el por­tal Smart Li­fe, es uti­li­zar in­fraes­truc­tu­ras ya exis­ten­tes.

Has­ta el mo­men­to se es­tán rea­li­zan­do prue­bas co­lo­can­do un rou­ter de wi­fi en aviones co­mer­cia­les de to­do el mun­do.

Se apun­ta a pro­por­cio­nar un ma­yor al­can­ce de in­ter­net, por ejem­plo en Áfri­ca, don­de se ase­gu­ran que se po­drá dar un al­can­ce de in­ter­net a más del 80% del te­rri­to­rio.

Ya se cuen­ta con los dis­po­si­ti­vos, so­lo se es­tá a la es­pe­ra de que los ope­ra­do­res pres­ten sus equi­pos.

¿Cuá­les son los ob­je­ti­vos?

Si bien es­tas for­mas al­ter­na­ti­vas de brin­dar in­ter­net son pro­pues­tas in­tere­san­tes, no son ca­pa­ces de com­pe­tir con las tec­no­lo­gías ac­tua­les, al me­nos por el mo­men­to.

Clau­dio Ris­so, in­ge­nie­ro in­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría del Di­se­ño de Re­des, ex­pli­có a Cro­mo que en Uru­guay no son ne­ce­sa­rias es­tas al­ter­na­ti­vas, ya que “la ca­li­dad de in­ter­net re­si­den­cial es­tá a un ni­vel muy al­to, com­pa­ra­ble con el pri­mer mun­do”. La fi­bra óp­ti­ca al­can­za la ma­yo­ría de los ho­ga­res, con ex­cep­ción de al­gu­nas zo­nas ru­ra­les muy ale­ja­das.

“La fi­bra co­mo me­dio de ac­ce­so es ca­si que el me­dio ideal por­que tie­ne una ta­sa de pér­di­da muy ba­ja, no tie­ne in­ter­fe­ren­cia elec­tro­mag­né­ti­ca y so­por­ta un an­cho de ban­da enor­me”, apun­tó.

Ris­so sos­tu­vo que tan­to la pro­pues­ta de Goo­gle co­mo la de Spa­cex se ba­san en co­ne­xio­nes ra­dio­eléc­tri­cas, lo que al con­tra­rio de la fi­bra óp­ti­ca es un me­dio su­ma­men­te aco­ta­do por su an­cho de ban­da com­par­ti­do. Por tan­to, no po­dría com­pe­tir con las mo­da­li­da­des de hoy. Sí pue­den ser una al­ter­na­ti­va pa­ra los ser­vi­cios inalám­bri­cos y pa­ra al­can­zar zo­nas ru­ra­les.

Aqui­la de Fa­ce­book es di­fe­ren­te, por­que usa co­ne­xio­nes de pun­to a pun­to óp­ti­cas que per­mi­ten un buen ni­vel de ca­li­dad. Sin em­bar­go, hay un fac­tor que le jue­ga en con­tra: al te­ner vi­si­bi­li­dad óp­ti­ca con el trans­mi­sor cual­quier pro­ble­ma at­mos­fé­ri­co pue­de de­gra­dar la co­mu­ni­ca­ción.

De­pen­de del uso de in­ter­net que la per­so­na le dé, pe­ro las tec­no­lo­gías evo­lu­cio­nan y las op­cio­nes ra­dio­eléc­tri­cas tie­nen un lí­mi­te.

Por otro la­do, el in­ge­nie­ro con­fe­só que lo que le lla­ma la aten­ción es la in­ten­ción que hay de­trás de lo­grar un ma­yor al­can­ce de in­ter­net en el mun­do. To­das es­tas com­pa­ñías han de­mos­tra­do te­ner un gran rol he­ge­mó­ni­co. “Si se quie­re, son due­ños de los usua­rios en el mun­do a ni­vel glo­bal. Los con­te­ni­dos que los usua­rios con­su­men son, en ge­ne­ral, de al­gu­nas de ellas tres, en vo­lu­men y en can­ti­dad de da­tos”, agre­gó.

Es­to quie­re de­cir que las em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de­be­rían ver­lo co­mo una ame­na­za a me­diano o lar­go pla­zo. “Pue­de ser de ayu­da pa­ra los paí­ses po­bres pe­ro de­trás hay un plan de ne­go­cios. Lle­gar a los usua­rios pue­de ser una for­ma de me­ter­se en mer­ca­dos que es­ta­ban fue­ra del al­can­ce”, aña­dió Ris­so.

En la ac­tua­li­dad, las com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les in­gre­san de for­ma gra­tui­ta al país y son las em­pre­sas de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes las que les brin­dan ser­vi­do­res sin cos­tos. “Es­tas ac­cio­nes de las em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les son una ame­na­za pa­ra los pro­vee­do­res de co­mu­ni­ca­ción y de ac­ce­so”, afir­mó. Has­ta el mo­men­to no lo eran por­que brin­da­ban un ser­vi­cio di­fe­ren­te, pe­ro a me­di­da que bus­quen desa­rro­llar tec­no­lo­gías pa­ra lle­gar di­rec­ta­men­te a los usua­rios se con­ver­ti­rán en un ries­go pa­ra las em­pre­sas de tec­no­lo­gía.

“To­da­vía dis­ta de com­pe­tir, sal­vo en zo­nas ru­ra­les (...) Qui­zá en 10 años pon­ga a mu­chas em­pre­sas en una si­tua­ción com­pli­ca­da, si no se adap­tan rá­pi­da­men­te”, con­clu­yó. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.