POR QUÉ TIN­DER ES “AMOR” POR UN RA­TO

Las apps pa­ra en­con­trar pa­re­ja son cues­tio­na­das por su se­gu­ri­dad y por el ti­po de víncu­lo que pro­mue­ve en­tre sus usua­rios

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - BE­LÉN ECHE­GO­YEN Es­pe­cial pa­ra CRO­MO

Qué tie­nen Mary Cio­li, Le­van­tart y Tin­der en co­mún? El mis­mo ob­je­ti­vo: unir per­so­nas pa­ra for­mar pa­re­jas.

Hoy en día, las re­des so­cia­les han to­ma­do gran par­ti­do en nues­tras re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les. Com­par­ti­mos fo­tos, par­ti­ci­pa­mos de jue­gos on­li­ne, cha­tea­mos con nues­tros ami­gos, lee­mos ar­tícu­los que nos in­tere­san, e in­clu­so, si se aca­ba de mo­rir un ser que­ri­do, po­de­mos for­mar par­te de Due­lia y com­par­tir nues­tros pe­sa­res con per­so­nas que es­tán pa­san­do por la mis­ma si­tua­ción. Así vi­vi­mos, con apli­ca­cio­nes de to­do ti­po y co­lor que se aco­mo­dan a nues­tra ne­ce­si­dad. ¿Có­mo no iba a exis­tir en­ton­ces una que in­ten­ta­se so­lu­cio­nar el trau­ma o la im­pa­cien­cia de al­gu­nos sol­te­ros?

Cuan­do apli­ca­cio­nes co­mo Tin­der, Ba­doo y Happn, en­tre otras, se plan­tean co­mo me­dios efec­ti­vos pa­ra co­no­cer a una per­so­na, las pa­la­bras au­ten­ti­ci­dad y pro­fun­di­dad se po­nen en cues­tión. “Es un me­dio to­tal­men­te pe­li­gro­so que no apor­ta na­da”, di­jo Mary Cio­li, la for­ma­do­ra de pa­re­jas des­de 1984 en una en­tre­vis­ta con Cro­mo. La ce­les­ti­na con­fir­mó que tie­ne “mu­cho más clien­tes que an­tes por­que la gen­te se can­só de eso de las re­des so­cia­les por­que tie­ne mu­cho en­ga­ño”. Ade­más, tras más de 30 años em­pa­re­jan­do hom­bres y mu­je­res, Cio­li di­jo que las re­des so­cia­les ca­re­cen de se­gu­ri­dad. “¿Quién te res­pal­da a ti en las re­des so­cia­les que la per­so­na que es­cri­be es una per­so­na bien? Na­die”, afir­mó. “Pue­de ser un hom­bre o una mu­jer bue­ní­si­ma, co­mo tam­bién un ase­sino o un psi­có­pa­ta”, con­clu­yó la mu­jer que unió más de 7.000 pa­re­jas se­gún sus pro­pios re­gis­tros.

Por otro la­do, el es­pe­cia­lis­ta en se­duc­ción que so­lo se iden­ti­fi­có co­mo Bla­ken­sen, en­tre­na­dor de Le­van­tart, es­cue­la pa­ra se­du­cir chi­cas, es­tá con­ven­ci­do del éxi­to de es­tas he­rra­mien­tas de acer­ca­mien­to. “Les per­mi­te a las per­so­nas ser mu­cho más ex­tro­ver­ti­das en si­tua­cio­nes don­de tal vez no lo se­rían y, ade­más, les per­mi­te ac­ce­der a la per­so­na que quie­ren con­quis­tar con mu­cho más in­for­ma­ción de an­te­mano, ya que po­dés es­tu­diar prác­ti­ca­men­te su vi­da an­tes de sa­lir con ella”, di­jo.

Pa­re­ce que las re­des so­cia­les son una ayu­da pa­ra las per­so­nas tí­mi­das, con fal­ta de per­so­na­li­dad o pa­ra aque­llas “que tal vez no tie­nen ha­bi­li­da­des na­tu­ra­les pa­ra ha­cer­lo de ma­ne­ra es­pon­tá­nea”. Su­po­ne que me­dian­te el chat, la per­so­na lo­gra “re- la­cio­nar­se con más tiem­po, se­gu­ri­dad y tran­qui­li­dad”. Le­jos de ne­gar­se al uso de las re­des por el ries­go que con­tie­ne el ano­ni­ma­to, Bla­ken­sen di­ce que hay que te­ner cui­da­do y que hay que te­ner cier­to “cri­te­rio en el mo­men­to de en­con­trar­se con al­guien de Tin­der”.

¿Du­ra­de­ro y es­ta­ble?

Tin­der es una apli­ca­ción en la que el usua­rio va pa­san­do de una foto a otra de sus po­si­bles pre­ten­dien­tes co­mo si fue­sen pro­duc­tos que in­ten­tan atraer­lo lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra po­der ser com­pra­dos. Edad, co­lor pre­fe­ri­do, dis­tan­cia fí­si­ca que los se­pa­ra son al­gu­nos de los fil­tros que el usua­rio pue­de se­lec­cio­nar. Cuan­do en­cuen­tra a una pa­re­ja que le gus­ta y cu­ya des­crip­ción personal (que se en­cuen­tra en el pie de la foto) le convenza, apre­ta “match” y es­pe­ra an­sio­so a ser “mat­chea­do” por la otra per­so­na. Re­cién ahí se abre la con­ver­sa­ción.

Fra­ses co­mo “Car­pe Diem”, “bus­co al hom­bre de mi vi­da” o “me fas­ci­na bai­lar” se pue­den en­con­trar en los per­fi­les de las per­so­nas que usan la apli­ca­ción re­pre­sen­ta­da con una lla­ma de fue­go. Con más de 50 mi­llo­nes de per­fi­les ac­ti­vos, Tin­der pa­re­ce es­tar pen­sa­da, se­gún el psi­có­lo­go Ale­jan­dro de Bar­bie­ri, pa­ra per­so­nas que bus­can “víncu­los es­po­rá­di­cos” en los que se “ama ti­bia­men­te, no com­pro­me­tién­do­se to­tal­men­te con el otro”.

El di­rec­tor del Ce­lae (Cen­tro de Lo­go­te­ra­pia y Aná­li­sis Exis­ten­cial) des­de el 2000 pu­so en­tre sig­nos de in­te­rro­ga­ción la es­ta­bi­li­dad que po­dría exis­tir en una re­la­ción sur­gi­da de es­tas re­des so­cia­les “amo­ro­sas”: “Te pue­de co­nec­tar, si vos en­con­trás gen­te que ten­ga los mis­mos in­tere­ses, pe­ro el te­ma es que des­pués se com­ple­men­ten de ver­dad en la vi­da real”.

De Bar­bie­ri ex­pre­só tam­bién que es­tas re­des tie­nen al­go de “efí­me­ro y tran­si­to­rio” que “no ge­ne­ra el com­pro­mi­so más hu­mano, más exis­ten­cial, sino que fo­men­ta un uso más uti­li­ta­rio del otro”. “Hoy en día la gen­te con­fun­de se­xua­li­dad con un víncu­lo amo­ro­so más du­ra­de­ro”, con­clu­yó el escritor del li­bro Lo que cu­ra es el víncu­lo. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.