Apps pa­ra pa­cien­tes con cán­cer de ma­ma: ¿son fia­bles?

Un es­tu­dio de 599 he­rra­mien­tas so­bre cán­cer de ma­ma con­clu­yó que la ma­yo­ría se desa­rro­lla sin cri­te­rio mé­di­co; ¿qué opi­nan los expertos uru­gua­yos?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - BE­LÉN ECHEGOYEN

Cuan­do se tra­ta de en­fer­me­da­des con al­to ries­go de mor­ta­li­dad, mu­chas per­so­nas quie­ren dar una mano. Así, desa­rro­lla­do­res y em­pren­de­do­res crean apps que bus­can ayu­dar a pre­ve­nir e in­for­mar so­bre el cán­cer de ma­ma. Sin em­bar­go, con­tra­ria a la opi­nión de al­gu­nos mé­di­cos, hay apli­ca­cio­nes que pro­mue­ven tra­ta­mien­tos ta­les co­mo el ayuno pro­lon­ga­do o se­sio­nes de au­to­hip­no­sis pa­ra neu­tra­li­zar el cán­cer.

En Uru­guay fa­lle­cen 650 mu­je­res al año por cán­cer de ma­ma, el más mor­tí­fe­ro en­tre las mu­je­res de 20 a 59 años en el mun­do. Le­jos de ser fá­cil de diag­nos­ti­car, es­te tu­mor ma­ligno que se desa­rro­lla a par­tir de cé­lu­las ma­ma­rias re­quie­re va­rios es­tu­dios pa­ra ser con­fir­ma­do. “No hay nin­gún es­tu­dio o diag­nós­ti­co ima­ge­no­ló­gi­co que ten­ga 100% de cer­te­za”, di­jo a Cro­mo Ál­va­ro Luon­go, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cán­cer Uru­guay. Y pre­ci­só: “El mé­di­co tie­ne du­das y sos­pe­chas y, has­ta no ha­cer la pun­ción bió­psi­ca o una ex­trac­ción de la pie­za, no hay cer­te­za”.

Bre­xa, Keep a Breast, Breast Cancer Sup­port y Rib­bons son al­gu­nas de las mi­les de apli­ca­cio­nes que se ofre­cen a las mu­je­res con cán­cer. Sin em­bar­go, un es­tu­dio de Sa­lu­me­dia Tec­no­lo­gías con­clu­yó que “la ma­yo­ría de las apli­ca­cio­nes no cum­ple con los cri­te­rios bá­si­cos pa­ra que se pue­da eva­luar su fia­bi­li­dad”.

En la in­ves­ti­ga­ción li­de­ra­da por Gui­do Giun­ti, in­ves­ti­ga­dor mé­di­co y ase­sor de la em­pre­sa se­vi­lla­na, se ana­li­za­ron 599 apps so­bre cán­cer de ma­ma dis­po­ni­bles en las tien­das de los sis­te­mas IOS y An­droid. En la in­ves­ti­ga­ción se ha­ce hin­ca­pié en la au­sen­cia de fuen­tes que res­pal­den los con­se­jos de las apps. “Al des­co­no­cer de dón­de ha sa­li­do la in­for­ma­ción, no se pue­de va­li­dar. Tal vez el desa­rro­lla­dor la ha­ya sa­ca­do de Wi­ki­pe­dia o de lo que es­cu­chó un día en la ra­dio, no hay for­ma de sa­ber­lo”, di­jo el mé­di­co es­pe­cia­li­za­do en ehealth.

Sa­bi­da la im­por­tan­cia que tie­nen los mé­di­cos en es­ta área, mu­chas apli­ca­cio­nes ca­re­cen de fia­bi­li­dad, pues, se­gún Giun­ti, “no in­clu­yen la re­co­men­da­ción de con­sul­tar con pro­fe­sio­na­les mé­di­cos”.

Los re­sul­ta­dos del es­tu­dio, pu­bli­ca­dos en la re­vis­ta In­ter- na­tio­nal Jour­nal of Me­di­cal In­for­ma­tics, in­di­can que la ma­yor par­te de apli­ca­cio­nes en­con­tra­das ba­jo el des­crip­tor breast cancer

(cán­cer de ma­ma) eran gra­tui­tas y di­ri­gi­das a pa­cien­tes. El ti­po más co­mún con­te­nía in­for­ma­ción so­bre la en­fer­me­dad y su tra­ta­mien­to (30%) y el 19% tra­ta­ba so­bre su ma­ne­jo. Los au­to­res tam­bién ob­ser­va­ron que el 15% abor­da­ba te­mas de con­cien­cia­ción y sen­si­bi­li­za­ción y que 1 de ca­da 10 tra­ta­ba so­bre te­ra­pias con ho­meo­pa­tía y me­di­ci­na al­ter­na­ti­va.

¿Tec­no­lo­gía o mé­di­cos?

El he­cho de que las apli­ca­cio­nes mar­quen un es­tán­dar y diag­nos­ti­quen a par­tir de es­te es pe­li­gro­so, pues­to que los tra­ta­mien­tos no son ge­ne­ra­les. “Aun­que apa­rez­ca to­do co­mo cán­cer de ma­ma, hay mu­chos ti­pos de cán­ce­res di­fe­ren­tes y, por lo tan­to, re­quie­ren tra­ta­mien­tos di­fe­ren­tes”, acla­ró Luon­go.

El es­pe­cia­lis­ta ca­li­fi­có de “lo­cu­ra” la po­si­bi­li­dad que brin­dan al­gu­nas apli­ca­cio­nes de diag­nos­ti­car a las mu­je­res, pues “ca­da pa­cien­te es un mun­do di­fe­ren­te y es di­fí­cil apli­car me­to­do­lo­gías que en­glo­ben a to­dos por igual”.

En lo que res­pec­ta al uso de tec­no­lo­gía en cues­tio­nes mé­di­cas, es irre­fu­ta­ble el he­cho de que, en ge­ne­ral, es­tas he­rra­mien­tas han sig­ni­fi­ca­do un gran avan­ce pa­ra lle­gar a un diag­nós­ti­co pre­coz y más es­pe­cia­li­za­do. “No se pue­de ne­gar la tec­no­lo­gía”, di­jo Luon­go. El on­có­lo­go tam­bién re­co­no­ció que “ayu­da mu­cho, pe­ro hay que sa­ber uti­li­zar­la”.

Pa­re­ce que la tec­no­lo­gía y la me­di­ci­na pue­den ser pie­zas opues­tas pe­ro com­ple­men­ta­rias pa­ra lu­char con­tra el pro­ce­so de cre­ci­mien­to y di­se­mi­na­ción in­con­tro­la­da de cé­lu­las ma­lig­nas. En es­ta área, in­for­mar so­bre los fac­to­res de ries­go, co­mo la ma­la ali­men­ta­ción, la fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca y el con­su­mo no­ci­vo de al­cohol, pue­de ser ta­rea efec­ti­va de las apli­ca­cio­nes. Aun­que la ta­rea del mé­di­co sea in­sus­ti­tui­ble, las apps pa­re­cen ser de ayu­da, se­gún Luon­go, si son “guías de au­to­con­trol o re­cuer­dan al usua­rio los es­tu­dios que de­be­ría ha­cer­se”.

En el es­tu­dio, Giun­ti agre­gó: “En el fu­tu­ro ha­brá ca­da vez más he­rra­mien­tas tec­no­ló­gi­cas que for­ma­rán par­te del re­per­to­rio sa­ni­ta­rio. Es nues­tro de­ber en­con­trar la for­ma de co­la­bo­rar y lo­grar que ayu­den de ver­dad a los pa­cien­tes pa­ra que se ade­cuen de la me­jor for­ma po­si­ble a sus ne­ce­si­da­des”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.