LAS RE­GLAS QUE LES IM­PO­NEN LOS PIONEROS TEC­NO­LÓ­GI­COS A SUS HI­JOS

¿Por qué Bill Ga­tes o Ste­ve Jobs, en­tre otros, les han li­mi­ta­do el uso de dis­po­si­ti­vos a sus hi­jos?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA -

Có­mo se ima­gi­na a los ex­per­tos en tec­no­lo­gía en su rol de pa­dres? Le­jos de vi­vir en cons­tan­te con­tac­to con dis­po­si­ti­vos, los hi­jos de es­tos ge­nios tie­nen es­ta­ble­ci­dos lí­mi­tes y re­glas pa­ra con­tro­lar las po­si­bles adic­cio­nes. Bill Ga­te y Tim Cook son vis­tos co­mo de­fen­so­res de es­ta pos­tu­ra, pe­ro no son los úni­cos.

Be­lin­da Par­mar, quien ha­bía si­do apo­da­da “Lady geek” por su gran in­te­rés en mo­ti­var a las ni­ñas a in­tro­du­cir­se en el mun­do tec­no­ló­gi­co, co­men­tó a la BBC el lan­za­mien­to de su nue­va cam­pa­ña #The­trut­ha­bout­tech, que con­sis­te en la pre­ven­ción a los pa­dres con res­pec­to a la adic­ción in­fan­til a la tec­no­lo­gía. Es­ta pos­tu­ra sur­gió cuan­do vi­vió la adic­ción en car­ne pro­pia: “Ten­go un hi­jo que es adic­to a los vi­deo­jue­gos. Ten­go un so­brino que pa­só seis se­ma­nas en un hos­pi­tal psi­quiá­tri­co por­que se ne­ga­ba a ir a la es­cue­la; so­lo que­ría ju­gar vi­deo­jue­gos to­do el día”, con­tó. Y aña­dió: “He vis­to el la­do feo de la tec­no­lo­gía y las re­des so­cia­les. La ver­dad es que ya no po­de­mos con­tro­lar­la; ella nos con­tro­la a no­so­tros”. Ella cree que el 70% de la tec­no­lo- gía que con­su­men los ni­ños es “tec­no­lo­gía ba­su­ra”.

En una en­tre­vis­ta con el dia­rio The Mi­rror, Bill Ga­tes, co­fun­da­dor de Mi­cro­soft, con­fe­só que no per­mi­tió a sus hi­jos que tu­vie­ran un te­lé­fono mó­vil has­ta que cum­plie­ron 14 años. Ade­más, co­men­tó que im­pu­so a sus hi­jos un lí­mi­te de tiem­po dia­rio pa­ra uti­li­zar las tec­no­lo­gías. “Cuan­do es­ta­mos sen­ta­dos en la me­sa pa­ra co­mer no usa­mos los ce­lu­la­res. De he­cho, ni si­quie­ra les di­mos ce­lu­la­res a nues­tros hi­jos has­ta que cum­plie­ron 14 años y se que­ja­ban de que los de­más ni­ños ya los te­nían des­de mu­cho an­tes”, ase­gu­ró. Con to­do, su hi­ja co­men­zó a desa­rro­llar una adic­ción a un vi­deo­jue­go y su pa­dre le li­mi­tó el tiem­po de en­tre­te­ni­mien­to. Su es­po­sa, Me­lin­da, agre­gó a la pren­sa: “Los te­lé­fo­nos no son ma­los en sí mis­mos, pe­ro pa­ra los ado­les­cen­tes que aún no dis­po­nen de las he­rra­mien­tas emo­cio­na­les pa­ra na­ve­gar la con­fu­sión vi­tal, pue­den exa­cer- bar esas di­fi­cul­ta­des”.

El fa­lle­ci­do Ste­ve Jobs no per­mi­tió que sus hi­jos tu­vie­ran un ipad. En una en­tre­vis­ta con­fe­só que te­nían permiso de usar dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos du­ran­te cier­tas ho­ras al día. ¿La ra­zón? Pa­re­ce que no que­ría que fue­sen tam­bién víc­ti­mas del en­si­mis­ma­mien­to que la tec­no­lo­gía ge­ne­ra­ba en él.

A pe­sar de que Tim Cook, ac­tual CEO de Ap­ple, no tie­ne hi­jos, no per­dió la opor­tu­ni­dad de con­tro­lar el uso de tec­no­lo­gía de su so­brino de 12 años. “Hay al­gu­nas co­sas que no per­mi­to; no quie­ro que los ni­ños es­tén en re­des so­cia­les”, co­men­tó du­ran­te una visita al Har­low Co­lle­ge de Es­sex (In­gla­te­rra) el pa­sa­do mes de fe­bre­ro.

El co­fun­da­dor de 3D Ro­bo­tics, Ch­ris An­der­son, afir­mó que sus hi­jos lo acu­sa­ban de so­bre­pro­tec­tor con la tec­no­lo­gía, pues lo com­pa­ran con los pa­dres de sus ami­gos, quie­nes no im­po­nen re­glas tan es­tric­tas. Su ra­zón: “He­mos vis­to de pri­me­ra mano los pe­li­gros de la tec­no­lo­gía. Lo he vis­to en mí mis­mo, no quie­ro que es­to les ocu­rra a mis hi­jos”, di­jo el pa­dre de cin­co hi­jos. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.