PROGRAMADORAS TEEN

Seis ado­les­cen­tes que se acer­ca­ron a la tec­no­lo­gía y se con­vir­tie­ron en agen­tes de cam­bio.

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - MERLINA MA­CHA­DO @Mer­li­na­ma­cha­do

Po­drías de­cir­me al­gu­nos nom­bres de in­ven­to­res? “Ben­ja­min Fran­klin”, “Leo­nar­do Da Vin­ci”, “Tho­mas Edi­son”, “Al­bert Eins­tein”, “Ni­co­la Tes­la”, “Ale­xan­der Graham Bell”, res­pon­den unas niñas. ¿Po­drías nom­brar al­gu­na in­ven­to­ra? “Mmm, no”, “¡Qué di­fí­cil!”, “Ehh”, “En la es­cue­la siem­pre es­tu­diá­ba­mos so­bre in­ven­to­res. Me aca­bo de dar cuen­ta”, re­co­no­cen.

En la pre­via de la ce­le­bra­ción del Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer de 2016, Mi­cro­soft reali­zó un vi­deo en el que pre­gun­ta­ba a niñas so­bre in­ven­to­res. To­das ellas res­pon­dían nom­bres de hom­bres y nin­gu­na co­no­cía a mu­je­res in­ven­to­ras. In­clu­so, no eran cons­cien­tes de que so­lo es­tu­dia­ban per­fi­les de re­fe­ren­tes mas­cu­li­nos. Pe­ro hay re­fe­ren­tes mu­je­res; y mu­chas. Ta­bit­ha Bab­bitt in­ven­tó la sierra cir­cu­lar; Pa­tri­cia Bath in­ven­tó la ci­ru­gía lá­ser pa­ra las ca­ta­ra­tas; Sa­rah Mat­her creó el te­les­co­pio sub­ma­rino; Ada Lo­ve­la­ce in­ven­tó el pri­mer al­go­rit­mo in­for­má­ti­co. Al igual que ellas, mu­chas otras for­man par­te de la his­to­ria de la cien­cia y la tec­no­lo­gía.

Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de las per­so­nas re­la­cio­na­das con ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias o tra­ba­jos tec­no­ló­gi­cos son hom­bres. Se­gún el in­for­me de For­ma­ción Aca­dé­mi­ca 2016 de la Cá­ma­ra Uru­gua­ya de Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción (CUTI), en 2015 in­gre­sa­ron 219 alum­nos a la edu­ca­ción me­dia tecnológica; so­lo 46 de es­tos eran mu­je­res. De los es­tu­dian­tes de la tec­ni­ca­tu­ra en tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción, tec­nó­lo­gos en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y tec­nó­lo­gos en in­for­má­ti­ca de to­do el país en 2016, el 83% de los in­gre­sos co­rres­pon­día a hom­bres, mien­tras que el 17% eran mu­je­res.

Lo mis­mo su­ce­dió con las ca­rre­ras de gra­do, tan­to pú­bli­cas co­mo pri­va­das. En 2014, la pro­por­ción de alum­nas co­rres­pon­dió al 22% de los ma­tri­cu­la­dos. Asi­mis­mo, en cuan­to a los es­tu­dian­tes de posgrados, en 2015 hu­bo una ma­trí­cu­la de 75 hom­bres y 20 mu­je­res en el país.

La di­fe­ren­cia de gé­ne­ro abis­mal que se ob­ser­va en la edu­ca­ción uru­gua­ya no se de­be a un te­ma de ca­pa­ci­dad o fal­ta de ta­len­to fe­me­nino pa­ra cum­plir es­tos ro­les. Pa­blo Co­rrea, di­rec­tor aca­dé­mi­co de Áni­ma, de­cla­ró a Cro­mo que de­trás de la tec­no­lo­gía hay “una cues­tión so­cial que di­ce que los va­ro­nes son los que de­ben de­di­car­se a las compu­tado­ras”. Sin em­bar­go, di­jo que al­gu­nos es­tu­dios neu­ro­cien­tí­fi­cos ha­blan de que las mu­je­res tie­nen me­jo­res po­ten­cia­les pa­ra cier­tos as­pec­tos tec­no­ló­gi­cos. “La tec­no­lo­gía ca­da vez tie­ne más pe­so en cues­tio­nes so­cia­les y es im­por­tan­te que tam­bién ha­ya mu­je­res”, in­di­có.

Pa­blo Ma­ce­do, do­cen­te de his­to­ria e in­for­má­ti­ca y en­car­ga­do del ta­ller de ro­bó­ti­ca del Li­ceo nº 6 de la ciu­dad de Ri­ve­ra, opi­nó que el pro­ble­ma par­te de cuan­do mu­chos años atrás no to­dos lle­ga­ban a la uni­ver­si­dad. Los pla­nes pa­ra los hi­jos no so­lían ser los mis­mos que pa­ra las hi­jas. “El fu­tu­ro de mu­chas chi­cas no pa­sa­ba por es­tu­diar y eso for­ja una ma­triz cul­tu­ral que con el tiem­po crea ca­te­go­rías que son irrea­les de co­sas que ‘son pa­ra chi­cos’ y co­sas que ‘son pa­ra chi­cas’. Esa ma­triz cul­tu­ral de la so­cie­dad con­ti­núa sien­do muy fuer­te”, ex­pli­có a Cro­mo.

A su vez, lo cul­tu­ral ope­ra en el mo­men­to en que los ado­les­cen­tes op­tan por ma­te­rias en edu­ca­ción me­dia. Mu­chas ve­ces, di­jo el pro­fe­sor, hay fa­mi­lias que no les brin­dan la opor­tu­ni­dad a las hi­jas.

No se prohí­be la en­tra­da

Al­gu­nos ni­ños na­cen sa­bien­do cuál es su vo­ca­ción. Tal co­mo le pa­só a Da­na Cas­tro­man, a la que siem­pre le gus­tó na­ve­gar en in­ter­net e in­ves­ti­gar so­bre tec­no­lo­gía. Así que en­tró a UTU, don­de te­nía una ma­te­ria lla­ma­da tec­no­lo­gía, y apren­dió a ar­mar cir­cui­tos eléc­tri­cos. A los 15 años, Cas­tro­man se dio cuen­ta de que quie­re de­di­car­se a al­gu­na ra­ma de la in­ge­nie­ría. Se in­cli­na por in­ge­nie­ría en sis­te­mas o ana­lis­ta en sis­te­mas. Es­te año in­gre­só a Áni­ma, un ba­chi­lle­ra­to tec­no­ló­gi­co dual que apun­ta a dar la opor­tu­ni­dad de es­tu­dio a jó­ve­nes de con­tex­tos vul­ne­ra­bles.

Áni­ma cuen­ta con dos orien­ta­cio­nes: In­for­má­ti­ca, a la que lla­man Tics, y Ad­mi­nis­tra­ción. Tie­ne una du­ra­ción de tres años y el ob­je­ti­vo es acer­car el mun­do del tra­ba­jo al del es­tu­dio. Quie­nes egre­san de la orien­ta­ción Tics egre­san co­mo desa­rro­lla­do­res web ju­nior.

Aun­que Cas­tro­man re­cién es­tá en el pri­mer año, ya es­tá lle­van­do a cabo un pro­yec­to. En un gru­po de seis, en el que hay tres hom­bres y tres mu­je­res, tra­ba­ja en la rea­li­za­ción de un cha­le­co pa­ra ci­clis­tas. El ob­je­ti­vo es que, en el mo­men­to en que la per­so­na le­van­te el bra­zo, se pren­da un se­ña­le­ro que in­di­que que va a do­blar.

En el úl­ti­mo año de es­ta orien­ta­ción es­tá Fer­nan­da Ma­yer, de 17 años, que quie­re es­tu­diar di­se­ño web. Na­ció en un ho­gar que tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta a la in­for­má­ti­ca. Sus her­ma­nos siem­pre de­mos­tra­ron in­te­rés en el te­ma e in­clu­so el ma­yor re­pa­ra compu­tado­ras. Ella en­ten­dió que su for­ma­ción tam­bién de­bía ir por esa vía.

Aho­ra en Áni­ma tra­ba­ja en un pro­yec­to pa­ra con­tro­lar las lu­ces y en­chu­fes de las ca­sas. Es de­cir, el usua­rio po­dría te­ner un me­jor con­trol de su ca­sa y de la energía que gas­ta.

Al igual que el equi­po de Cas­tro­man, el de ella es equi­ta­ti­vo con dos hom­bres y dos mu­je­res. Sin em­bar­go, en su cla­se son 20 alum­nos, y so­lo cua­tro son mu­je­res. Ma­yer cree que es­to se im­po­ne des­de chi­cos. “No se prohí­be la en­tra­da de mu­je­res, es un te­ma más so­cial”, se­ña­ló.

El di­rec­tor aca­dé­mi­co sos­tu­vo que, de 98 alum­nos de Áni­ma, 69 son va­ro­nes y 29 mu­je­res. Co­mo ins­ti­tu­ción se apues­ta a que lle­guen más chi­cas.

“Des­de ni­ños es co­mo que la elec­tri­ci­dad y esas co­sas son más pa­ra los ni­ños. Mien­tras que las mu­ñe­cas y la co­ci­na son más pa­ra las mu­je­res”, con­clu­yó Cas­tro­man.

Las úni­cas

En el li­ceo de Ca­ne­lón Chi­co, a un ado­les­cen­te le lla­mó la aten­ción un lla­ma­do de la car­te­le­ra. In­vi­ta­ba a ha­cer un em­pren­di­mien­to con ob­je­ti­vos so­cia­les. Con­vo­có a dos com­pa­ñe­ros y a

una com­pa­ñe­ra y jun­tos crea­ron una apli­ca­ción pa­ra re­du­cir los tiem­pos de co­mu­ni­ca­ción en­tre la fa­mi­lia y la ins­ti­tu­ción. La chi­ca del gru­po, Nahia­ra Cha­vas­co, era la que es­ta­ba más por fue­ra del te­ma. Se pre­sen­ta­ron al con­cur­so So­lu­cio­nes pa­ra el Fu­tu­ro, de Sam­sung y So­cia­lab, y que­da­ron en­tre los seis me­jo­res y via­ja­ron a la fi­nal en Ar­gen­ti­na.

Pa­ra Cha­vas­co, el via­je fue real­men­te par­ti­cu­lar. Al lle­gar la anun­cia­ron co­mo la úni­ca mu­jer de la com­pe­ten­cia, lo que ella cre­yó que era una bro­ma. A pe­sar de ser la úni­ca chi­ca, nun­ca sin­tió un tra­to di­fe­ren­te. “Era otra car­ga, pe­ro las or­ga­ni­za­do­ras me mi­ma­ron de otra for­ma”, agre­gó.

Si bien de­ci­dió es­tu­diar me­di­ci­na, es­ta opor­tu­ni­dad le des­per­tó el in­te­rés en la tec­no­lo­gía. “El pro­yec­to abrió esa ventanita de pen­sar que pue­do se­guir em­pren­dien­do”, co­men­tó a Cro­mo. Al igual que el res­to de las ado­les­cen­tes nom­bra­das, ella con­si­de­ra que es la so­cie­dad la que im­po­ne que una ac­ti­vi­dad “sea” pa­ra hom­bre o pa­ra mu­jer.

En es­ta lí­nea, Ana No­bi­le, exa­lum­na del li­ceo To­más Be­rre­ta de Ca­ne­lo­nes, siem­pre su­po que le gus­ta­ba la tec­no­lo­gía pe­ro no se ani­ma­ba a acer­car­se al Ta­ller de Ro­bó­ti­ca de la ins­ti­tu­ción. En 2017 cur­só 6º de in­ge­nie­ría y un do­cen­te de ma­te­má­ti­ca de­ci­dió de­di­car una ho­ra de cla­se a en­se­ñar pro­gra­ma­ción. Al ver que a No­bi­le le en­can­ta­ba, le su­gi­rió que fue­ra al ta­ller ex­tra­cu­rri­cu­lar. De­ci­dió ir pa­ra pro­bar y par­ti­ci­pó con un gru­po en un con­cur­so de la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría, que ob­tu­vo el se­gun­do lu­gar. El pri­mer pre­mio se lo lle­vó un com­pa­ñe­ro que ga­nó la opor­tu­ni­dad de ir a com­pe­tir a la Ro­bo­cup, una com­pe­ten­cia mun­dial de ro­bó­ti­ca que se rea­li­za en Ca­na­dá. En­ton­ces los docentes for­ma­ron un gru­po de seis alum­nos pa­ra via­jar: cin­co va­ro­nes y una mu­jer, Ana No­bi­le.

En Ca­na­dá, de don­de re­gre­sa­ron es­ta se­ma­na, fue­ron a pre­sen­tar un ro­bot au­tó­no­mo que es ca­paz de se­guir una lí­nea y cla­si­fi­car pe­lo­tas “vi­vas” o “muer­tas”, es de­cir, que te­nían elec­tri­ci­dad o no, pa­ra si­mu­lar un res­ca­te es­pa­cial.

Se­gún ella, si el pro­fe­sor de ma­te­má­ti­ca no le hu­bie­se da­do la opor­tu­ni­dad de apren­der pro­gra­ma­ción, es pro­ba­ble que no es­tu­vie­ra en pri­mer año de In­ge­nie­ría Eléc­tri­ca. “Hay muy po­ca par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res en la tec­no­lo­gía, no por fal­ta de in­te­rés y mu­cho me­nos por fal­ta de ca­pa­ci­dad”, se­ña­ló.

“Hay cier­tas ac­ti­tu­des muy ma­chis­tas en la so­cie­dad al pen­sar que la edu­ca­ción o ac­ti­vi­da­des den­tro de la edu­ca­ción per­te­ne­cen a los hom­bres”, su­mó Cha­vas­co.

Or­gu­llo­sa

Los ta­lle­res de ro­bó­ti­ca no so­lo se en­cuen­tran en la ca­pi­tal y los de­par­ta­men­tos cer­ca­nos, sino en li­ceos de to­do el país. En el Li­ceo nº 6 del de­par­ta­men­to de Ri­ve­ra, Fer­nan­da Bueno, de 15 años, par­ti­ci­pa des­de ha­ce cua­tro años. Ac­tual­men­te es­tu­dia en If­sul, un ins­ti­tu­to bi­na­cio­nal, don­de ha­ce la Tec­ni­ca­tu­ra de Elec­tro Elec­tró­ni­ca. En el fu­tu­ro quie­re es­tu­diar en la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría.

Bueno par­ti­ci­pó en las Olim­pia­das de Pro­gra­ma­ción de Ro­bó­ti­ca y ga­nó el pri­mer lu­gar en el Club de Cien­cias de 2015. Lue­go, en 2017, creó un sub­ma­rino con el ob­je­ti­vo de lim­piar el arro­yo Cu­ña­pi­rú. La idea es que se mue­va a tra­vés del agua y lim­pie los desechos só­li­dos. Con el pro­yec­to ob­tu­vo una men­ción es­pe­cial.

Bueno di­jo que la tec­no­lo­gía so­lía ser una pro­fe­sión muy mas­cu­li­na, pe­ro ac­tual­men­te es­tá cam­bian­do. In­clu­so, en es­te ta­ller son más chi­cas que va­ro­nes. “Es­toy muy or­gu­llo­sa de de­cir que so­mos ma­yo­ría mu­je­res”, pre­ci­só.

De la mis­ma edad y en el mis­mo ta­ller, Agus­ti­na Martínez tam­bién desem­pe­ñó un rol im­por­tan­te en ro­bó­ti­ca. Ac­tual­men­te es­tu­dia en el Li­ceo nº 1 de Ri­ve­ra y es el ter­cer año que con­cu­rre a Ro­bó­ti­ca. Al­gu­nos de sus pro­yec­tos re­ci­bie­ron men­cio­nes en con­cur­sos na­cio­na­les. En el se­gun­do año lle­vó a cabo un ro­bot que ge­ne­ra­ba energía hi­dro­eléc­tri­ca y fue re­co­no­ci­do con una men­ción es­pe­cial co­mo Pro­yec­to de Desa­rro­llo Sus­ten­ta­ble.

Ini­cial­men­te, Martínez fue par­te de un equi­po de cua­tro mu­je­res; una de ellas se fue y aho­ra son tres y un hom­bre. Con es­ta con­for­ma­ción se pre­pa­ran pa­ra otros con­cur­sos in­ter­na­cio­na­les.

Pa­blo Ma­ce­do, quien es­tá a car­go de di­cho ta­ller, sos­tu­vo que la ins­ti­tu­ción ha­ce to­do por in­te­grar a más mu­je­res. El desem­pe­ño de ellas “es muy po­si­ti­vo por su ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go y de or­ga­ni­za­ción”, opi­nó.

“Hay muy po­ca par­ti­ci­pa­ción de mu­je­res en la tec­no­lo­gía; no por fal­ta de in­te­rés ni mu­cho me­nos por fal­ta de ca­pa­ci­dad” Ana No­bi­le EXA­LUM­NA DEL LI­CEO TO­MÁS BE­RRE­TA “Des­de ni­ños es co­mo que la elec­tri­ci­dad y esas co­sas son más pa­ra los ni­ños. Mien­tras que las mu­ñe­cas y la co­ci­na son pa­ra las mu­je­res” Da­na Cas­tro­man ALUM­NA DE ÁNI­MA

Fer­nan­da Bueno.

Ana No­bi­le.

Agus­ti­na Martínez.

Nahia­ra Cha­vas­co.

D. BATTISTE

Fer­nan­da Ma­yer.

D. BATTISTE

Da­na Cas­tro­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.