EL NA­VE­GA­DOR CONTRAATACA CON NUE­VAS FUN­CIO­NES Y ME­JOR PRIVACIDAD1

La nue­va ver­sión ofre­ce he­rra­mien­tas de pri­va­ci­dad, co­mo una fun­ción in­te­gra­da pa­ra blo­quear ras­trea­do­res de pu­bli­ci­dad; por qué de­be con­si­de­rar ha­bi­li­tar­lo co­mo na­ve­ga­dor pre­de­ter­mi­na­do

El Observador Fin de Semana - Cromo - - PORTADA - BRIAN X. CHEN

Al­gu­na vez ha te­ni­do la sen­sa­ción de que in­ter­net ya no fun­cio­na co­mo de­be? Cuan­do bus­ca com­prar un tos­ta­dor en lí­nea, lo más se­gu­ro es que ha­ya un anun­cio de es­te que le va a aco­sar de si­tio en si­tio. Si tie­ne unas po­cas pes­ta­ñas abier­tas en su na­ve­ga­dor, la ba­te­ría de su compu­tado­ra por­tá­til se aca­ba con rapidez. Y ni ha­blar de esos vi­deos que se re­pro­du­cen de for­ma au­to­má­ti­ca cuan­do es­tá vien­do una pá­gi­na web.

La red ha lle­ga­do a un nue­vo pun­to ba­jo. Se ha vuel­to un lu­gar mo­les­to, que sue­le ser tó­xi­co y en al­gu­nas oca­sio­nes in­se­gu­ro pa­ra ex­plo­rar. Y, más im­por­tan­te aún, se ha con­ver­ti­do en un acuer­do in­jus­to: da ac­ce­so a su pri­va­ci­dad en lí­nea y a cam­bio ob­tie­ne al­gu­nos ser­vi­cios po­co con­ve­nien­tes y anun­cios con una fo­ca­li­za­ción exa­ge­ra­da.

Por es­ta ra­zón tal vez ha­ya lle­ga­do el mo­men­to de pro­bar con un na­ve­ga­dor di­fe­ren­te. ¿Se acuer­da de Fi­re­fox? El na­ve­ga­dor crea­do por Mo­zi­lla, una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro, que sur­gió a ini­cios de la dé­ca­da del 2000 co­mo una em­bar­ca­ción más rá­pi­da y me­jor di­se­ña­da pa­ra na­ve­gar la red. Sin em­bar­go, se vol­vió irre­le­van­te des­pués de que en 2008 Goo­gle lan­zó Ch­ro­me, un na­ve­ga­dor más ve­loz, más se­gu­ro y más ver­sá­til.

Ha­ce po­co tiem­po, Mo­zi­lla reini­ció a Fi­re­fox. Ha­ce unos dos años, seis em­plea­dos de Mo­zi­lla se reunie­ron al­re­de­dor de una fo­ga­ta en San­ta Cruz, Ca­li­for­nia, y co­men­za­ron a dis­cu­tir el es­ta­do del na­ve­ga­dor. Con el tiem­po, con­clu­ye­ron que ha­bía una “cri­sis de con­fian­za” en la red.

“Si no con­fían en la red, no la usa­rán”, di­jo en una en­tre­vis­ta Mark Ma­yo, el di­rec­tor de pro­duc­tos de Mo­zi­lla. “Creí­mos que esa po­día ser la di­rec­ción en la que iría­mos. Así que em­pe­za­mos a pen­sar en las he­rra­mien­tas, las ar­qui­tec­tu­ras y los di­fe­ren­tes en­fo­ques”, co­men­tó.

Ahora, Fi­re­fox es­tá de vuel­ta. A fi­na­les del año pa­sa­do, Mo­zi­lla lan­zó una nue­va ver­sión con el nom­bre clave Quan­tum. Tie­ne un di­se­ño ele­gan­te y es ve­loz; Mo­zi­lla se­ña­ló que el Fi­re­fox re­no­va­do con­su­me me­nos me­mo­ria que la com­pe­ten­cia, es de­cir: pue­de te­ner mu­chas pes­ta­ñas abier­tas y la na­ve­ga­ción se­gui­rá flu­yen­do con sua­vi­dad.

Lo más no­ta­ble es que Fi­re­fox ofre­ce he­rra­mien­tas de pri­va­ci­dad, co­mo una fun­ción in­te­gra­da pa­ra blo­quear ras­trea­do­res de pu­bli­ci­dad, y se pue­de ins­ta­lar un “con­te­ne­dor” que evi­ta que Fa­ce­book mo­ni­to­ree sus ac­ti­vi­da­des en la red. La ma­yo­ría de los na­ve­ga­do­res no tie­nen es­tas fun­cio­nes.

Des­pués de pro­bar Fi­re­fox los úl­ti­mos tres me­ses, lle­gué a la con­clu­sión de que es­tá a la par de Ch­ro­me en la ma­yo­ría de las ca­te­go­rías. Al fi­nal, la con­si­de­ra­ción que tu­vo Fi­re­fox con las fun­cio­nes de pri­va­ci­dad me per­sua­dió pa­ra ha­cer el cam­bio y con­ver­tir­lo en mi na­ve­ga­dor prin­ci­pal.

Las ra­zo­nes

Tan­to Ch­ro­me co­mo Fi­re­fox son com­pa­ti­bles con mi­les de ex­ten­sio­nes, las cua­les son com­ple­men­tos que mo­di­fi­can su ex­pe­rien­cia de na­ve­ga­ción. Ch­ro­me ga­na en nú­me­ros, con cien­tos de mi­les de ex­ten­sio­nes en com­pa­ra­ción con las cer­ca de 11 mil de Fi­re­fox.

Sin em­bar­go, en los me­ses que he uti­li­za­do Fi­re­fox, no hu­bo na­da que qui­sie­ra ha­cer en Ch­ro­me que no pu­die­ra ha­cer en Fi­re­fox. Los dos na­ve­ga­do­res son com­pa­ti­bles con 1Pass­word, el po­pu­lar programa de ad­mi­nis­tra­ción de con­tra­se­ñas. Am­bos son com­pa­ti­bles con ex­ten­sio­nes que im­pi­den la re­pro­duc­ción au­to­má­ti­ca de vi­deos cuan­do vi­si­tas si­tios web. Y los dos son com­pa­ti­bles con ublock Ori­gin, el blo­quea­dor de pu­bli­ci­dad que re­co­mien­dan mu­chos ex­per­tos en se­gu­ri­dad.

Mo­zi­lla tam­bién ofre­ce una ex­ten­sión de Fi­re­fox lla­ma­da Fa­ce­book Con­tai­ner (con­te­ne­dor de Fa­ce­book). Nor­mal­men­te, Fa­ce­book pue­de mo­ni­to­rear sus ac­ti­vi­da­des de na­ve­ga­ción in­clu­so fue­ra del si­tio de su red so­cial por me­dio de ras­trea­do­res que es­tán en otros si­tios web, co­mo las co­okies. Con la ex­ten­sión de Mo­zi­lla, cuan­do abre Fa­ce­book en una pes­ta­ña del na­ve­ga­dor, aís­la su iden­ti­dad de Fa­ce­book en su pro­pio con­te­ne­dor, lo cual di­fi­cul­ta que la red so­cial lo si­ga fue­ra del si­tio.

Fi­re­fox par­ti­cu­lar­men­te des­ta­có en al­gu­nas fun­cio­nes de pri­va­ci­dad que vie­nen in­te­gra­das en el na­ve­ga­dor. Den­tro de la con­fi­gu­ra­ción de pri­va­ci­dad, pue­des ac­ti­var la pro­tec­ción de ras­treo, la cual blo­quea los ras­trea­do­res en lí­nea pa­ra que no re­ca­ben su in­for­ma­ción mien­tras na­ve­ga en mu­chos si­tios web. Con Ch­ro­me, pue­de ins­ta­lar una ex­ten­sión de ter­ce­ros pa­ra blo­quear los ras­trea­do­res, pe­ro mien­tras me­nos com­ple­men­tos aña­da a su na­ve­ga­dor, me­jor.

Los ex­per­tos en se­gu­ri­dad aplau­die­ron a Mo­zi­lla por me­jo­rar sus ini­cia­ti­vas de pri­va­ci­dad.

“Al pa­re­cer, Fi­re­fox sí se ha si­tua­do co­mo un na­ve­ga­dor que se lle­va bien con la pri­va­ci­dad y del mis­mo mo­do han he­cho un tra­ba­jo fan­tás­ti­co al me­jo­rar su se­gu­ri­dad”, co­men­tó Coo­per Quin­tin, un in­ves­ti­ga­dor de se­gu­ri­dad pa­ra Elec­tro­nic Fron­tier Foun­da­tion, la or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro que de­fien­de los de­re­chos di­gi­ta­les. “Por otro la­do, Goo­gle es en esen­cia una em­pre­sa de pu­bli­ci­dad, así que es po­co pro­ba­ble que al­gu­na vez ten­ga un in­te­rés em­pre­sa­rial en ha­cer que Ch­ro­me sea más ami­ga­ble con la pri­va­ci­dad”.

Goo­gle men­cio­nó que la pri­va­ci­dad y la se­gu­ri­dad van de la mano, y que en­ca­be­za­ba la in­dus­tria en am­bos fren­tes. El gi­gan­te de las bús­que­das se­ña­ló que te­nía el úni­co na­ve­ga­dor con un mé­to­do pa­ra aten­der de ma­ne­ra con­fia­ble el pro­ble­ma con Spec­tre, la fa­lla de se­gu­ri­dad que se re­ve­ló es­te año y que no se pue­de arre­glar por com­ple­to. Spec­tre afec­ta los mi­cro­pro­ce­sa­do­res de ca­si to­das las compu­tado­ras del mun­do y pue­de per­mi­tir el ro­bo de in­for­ma­ción des­de una apli­ca­ción pa­ra que se pue­da com­par­tir con otra. Ch­ro­me tam­bién tie­ne un fil­tro in­te­gra­do que evi­ta que se car­gue pu­bli­ci­dad inapro­pia­da y ma­li­cio­sa.

“No pue­des te­ner pri­va­ci­dad sin se­gu­ri­dad en la red”, co­men­tó Pa­ri­sa Ta­briz, una di­rec­to­ra de In­ge­nie­ría en Goo­gle que se es­pe­cia­li­za en se­gu­ri­dad.

De he­cho, tan­to Ch­ro­me co­mo Fi­re­fox tie­nen una se­gu­ri­dad só­li­da. Los dos tie­nen am­bien­tes con­tro­la­dos, los cua­les aís­lan los pro­ce­sos del na­ve­ga­dor pa­ra que los si­tios web da­ñi­nos no in­fec­ten otras par­tes de la má­qui­na. Así que, si en­tra a un si­tio con un có­di­go ma­li­cio­so, que­da­rá con­te­ni­do den­tro del si­tio pa­ra que no pue­da in­fec­tar sus ar­chi­vos, su cá­ma­ra web ni su mi­cró­fono.

Goo­gle men­cio­nó que ha­bía al­go en lo que po­día me­jo­rar: la in­clu­sión de con­fi­gu­ra­cio­nes de pri­va­ci­dad pa­ra blo­quear tec­no­lo­gía de ras­treo, si­mi­la­res a las he­rra­mien­tas que tie­ne Fi­re­fox.

“Creo que po­de­mos me­jo­rar en ese as­pec­to”, opi­nó Ta­briz. “Fi­re­fox tie­ne al­gu­nas con­fi­gu­ra­cio­nes que tam­bién es­ta­mos ex­plo­ran­do”, aña­dió.

¿Qué na­ve­ga­dor es más ve­loz?

Al­gu­nos si­tios web eva­lua­do­res, los cua­les de­ter­mi­nan la ve­lo­ci­dad de un na­ve­ga­dor por me­dio de la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta de di­fe­ren­tes ele­men­tos web, ase­gu­ran que Ch­ro­me es más ve­loz. No obs­tan­te, al­gu­nos otros di­cen que Fi­re­fox es más rá­pi­do. En mi prue­ba anec­dó­ti­ca co­mo al­guien que ha­ce ma­la­ba­res con más de una de­ce­na de pes­ta­ñas abier­tas al mis­mo tiem­po, los dos fue­ron muy ve­lo­ces. Di­ga­mos que fue un em­pa­te.

La pro­me­sa que hi­zo Mo­zi­lla de que Fi­re­fox con­su­ma me­nos me­mo­ria de la compu­tado­ra da es­pe­ran­za pa­ra que tam­bién uti­li­ce me­nos vi­da de la ba­te­ría. Sin em­bar­go, en mis prue­bas en una compu­tado­ra por­tá­til que eje­cu­ta­ba un script que re­car­ga­ba los 10 me­jo­res si­tios de no­ti­cias de for­ma au­to­má­ti­ca, Fi­re­fox du­ra­ba ape­nas unos po­cos mi­nu­tos más que Ch­ro­me an­tes de que se ago­ta­ra la ba­te­ría. En otra prue­ba, la cual in­vo­lu­cró re­pro­du­cir el bu­cle de un vi­deo de Net­flix en ca­da na­ve­ga­dor, la ba­te­ría du­ró cer­ca de 20 mi­nu­tos más cuan­do usé Ch­ro­me.

Fi­re­fox es el se­gun­do na­ve­ga­dor más uti­li­za­do en compu­tado­ras, con un 12% del mer­ca­do de los na­ve­ga­do­res pa­ra compu­tado­ras de es­cri­to­rio, muy le­jos de Ch­ro­me, el cual tie­ne el 67%, de acuer­do con Stat­coun­ter. Los na­ve­ga­do­res In­ter­net Ex­plo­rer de Mi­cro­soft y Sa­fa­ri de Ap­ple es­tán aún más le­jos en ese mer­ca­do: Ex­plo­rer tie­ne cer­ca del 7% y Sa­fa­ri más o me­nos el 5,5%. En los te­lé­fo­nos Android, el na­ve­ga­dor Ch­ro­me si­gue sien­do mu­cho más po­pu­lar que Fi­re­fox. Y so­lo las ver­sio­nes li­ge­ras de Fi­re­fox es­tán dis­po­ni­bles pa­ra los dis­po­si­ti­vos IOS de Ap­ple.

No obs­tan­te, el ca­mino que tie­ne en­fren­te Mo­zi­lla se ve ca­da vez más pro­me­te­dor pa­ra los con­su­mi­do­res.

Ade­más del na­ve­ga­dor nor­mal de Fi­re­fox, Mo­zi­lla ofre­ce Fi­re­fox Fo­cus, un na­ve­ga­dor mó­vil cen­tra­do en la pri­va­ci­dad que blo­quea ras­trea­do­res por omi­sión y pur­ga el his­to­rial del na­ve­ga­dor en cuan­to cie­rra una pá­gi­na.

Es­tos son pro­duc­tos cons­cien­tes de la pri­va­ci­dad que Mo­zi­lla pue­de ex­pan­dir a lar­go pla­zo. La or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro no tie­ne una re­la­ción di­rec­ta con anun­cian­tes; ob­tie­ne una pe­que­ña su­ma de pro­vee­do­res de bús­que­das co­mo Goo­gle y Bing cuan­do se rea­li­za una bús­que­da en sus si­tios por me­dio de un pro­duc­to de Fi­re­fox.

Pa­ra Mo­zi­lla, hay un la­do po­si­ti­vo en no ser el fa­vo­ri­to.

“La ven­ta­ja de ser ven­ci­do es que aban­do­nas una par­te de tu pro­pio ego al mo­men­to de to­mar de­ci­sio­nes”, ase­gu­ró Ma­yo. “Te­ne­mos mu­cho me­nos que per­der”. l

NYTIMES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.