Un pa­seo por

El su­per­mer­ca­do de Ama­zon abrió su cuar­ta su­cur­sal en Es­ta­dos Uni­dos y se mues­tra co­mo un te­rreno de

El Observador Fin de Semana - Cromo - - DE LA “A” A LA “Z” - MA­TÍAS CAS­TRO Es­pe­cial pa­ra CRO­MO

Com­prar en un su­per­mer­ca­do sin usar bi­lle­te­ra (ni es­ca­near los pro­duc­tos ni ha­blar con un ser hu­mano) es tan sim­ple y fas­ci­nan­te co­mo in­có­mo­do. Al me­nos la pri­me­ra vez, cuan­do en­tra­mos al su­per­mer­ca­do Ama­zon Go en Chica­go, unos días des­pués de su inau­gu­ra­ción en se­tiem­bre. Pa­ra den­tro de tres años, la em­pre­sa as­pi­ra a abrir unos 3.000 lo­ca­les en Es­ta­dos Uni­dos.

Al sa­lir de es­te, el pri­me­ro des­ti­na­do al pú­bli­co en ge­ne­ral, uno no pue­de evi­tar sen­tir que hay al­go ra­ro en esa mi­ni­ex­pe­rien­cia que se atra­ve­só pa­ra com­prar so­lo una bo­te­lla de agua. Lo que su­ce­de es que, tal co­mo fun­cio­na su sis­te­ma, el clien­te no sien­te que com­pra, sino que se lle­va un pro­duc­to, ya que no hay que ha­cer na­da ni si­quie­ra re­mo­ta­men­te pa­re­ci­do a los pro­ce­sos de pa­go ha­bi­tua­les. Eso es lo que fal­ta: pa­sar una tar­je­ta de cré­di­to, es­ca­near un pro­duc­to en una ca­ja au­to­má­ti­ca o al me­nos ha­cer clic en el bo­tón “fi­na­li­zar com­pra”.

El sis­te­ma

El agua fue lo que nos hi­zo en­trar, ya que te­nía­mos sed mien­tras ca­mi­ná­ba­mos por Chica­go cuan­do pa­sa­mos por la puer­ta de un mi­ni­mer­ca­do con pro­mo­to­res de re­me­ra na­ran­ja en la puer­ta. Su ob­je­ti­vo era ani­mar a la gen­te a en­trar y pro­bar la ex­pe­rien­cia de Ama­zon Go. Y tam­bién ex­pli­car có­mo fun­cio­na su sis­te­ma.

El su­per­mer­ca­do tie­ne un buen wi­fi con el que se pue­de des­car­gar la apli­ca­ción es­pe­cí­fi­ca de Ama­zon Go. Una vez que se re­gis­tra, la app mues­tra un có­di­go QR que hay que es­ca­near en la en­tra­da pa­ra com­prar. Co­mo so­mos dos, hay que es­ca­near el mis­mo có­di­go QR dos ve­ces pa­ra que las cá­ma­ras del te­cho aso­cien nues­tros bra­zos a ese có­di­go y así nos ad­ju­di­quen las com­pras de los pro­duc­tos.

El su­per­vi­sor de los pro­mo­to­res nos acom­pa­ña y nos ex­pli­ca una y mil ve­ces, sin que se lo pre­gun­te­mos, que las cá­ma­ras y el sis­te­ma so­lo bus­can ma­nos y cuer­pos. Nos in­sis­te en que no hay na­da de qué preo­cu­par­se ya que no re­gis­tra­rán ros­tros; tan­to lo re­pi­te que asu­mo que has­ta el pú­bli­co es­ta­dou­ni­den­se más ha­bi­tua­do a la tec­no­lo­gía (es­ta­mos en el mi­cro­cen­tro de una gran ciu­dad) des­con­fía de la vi­gi­lan­cia tan­to co­mo lo ha­ría un ve­cino mon­te­vi­deano cual­quie­ra.

Al pa­sar la ba­rre­ra, el sis­te­ma sa­be que es­ta­mos den­tro y que, tan­to sea­mos dos, tres o cin­co, nos se­gui­rá por se­pa­ra­do y aso­cia­rá lo que to­me­mos de los es­tan­tes con mi cuen­ta de Ama­zon. El lu­gar es pe­que­ño y tie­ne una ofer­ta li­mi­ta­da a be­bi­das, ju­gos, snacks, ban­de­jas de co­mi­da y al­gu­nas co­sas más; to­do fun­cio­nal a lo que pue­de pre­ci­sar al­guien que tra­ba­je en una ofi­ci­na de la zo­na. Mu­chos de los pro­duc­tos, co­mo los cho­co­la­tes y el agua, lle­van la mar­ca Ama­zon, aun­que fue­ron he­chos por otras em­pre­sas. Y los pre­cios, ade­más, son ra­zo­na­bles, al me­nos pa­ra el es­tán­dar del cen­tro de Chica­go.

El tru­co de to­do es­to se em­pie­za a ver en el te­cho. So­bre los po­cos me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie hay cien­tos de cá­ma­ras en­ce­rra­das en ca­jas ne­gras que si­guen to­dos los mo­vi­mien­tos. Si se sa­ca un pro­duc­to y lue­go se lo co­lo­ca de vuel­ta en la gón­do­la, lo ve­rán las cá­ma­ras y lo ve­ri­fi­ca­rán los sen­so­res. Un sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, pro­ba­ble­men­te mu­cho más cos­to­so de lo que las ven­tas de ese pe­que­ño lu­gar jus­ti­fi­quen, se ocu­pa de aso­ciar nues­tras ma­nos con los pro­duc­tos y la apli­ca­ción en mi celular.

De ese mo­do, el sis­te­ma se re­su­me a en­trar, to­mar lo que se quie­re y sa­lir. Por­que a la sa­li­da no hay que ha­cer na­da, y eso es lo que ge­ne­ra in­co­mo­di­dad, ya que es inevi­ta­ble sen­tir que fal­tó al­go cuan­do se aban­do­na un co­mer­cio Pa­ra uti­li­zar ANTEL GO, el clien­te de­be con­tar con Tuapp, la bi­lle­te­ra elec­tró­ni­ca del en­te, in­de­pen­dien­te­men­te de su ope­ra­do­ra telefónica. Lue­go de­be aso­ciar la cuen­ta a una fac­tu­ra de es­ta em­pre­sa o a una cuen­ta del BROU. An­tes de in­gre­sar a ANTEL GO, el clien­te de­be se­lec­cio­nar la op­ción “En­trar”; de es­ta ma­ne­ra, el sis­te­ma le en­via­rá un có­di­go QR que de­be­rá pre­sen­tar an­te el lec­tor de los mo­li­ne­tes elec­tró­ni­cos ins­ta­la­dos en el lo­cal. Una vez den­tro, de­be ele­gir su pro­duc­to y co­lo­car­lo so­bre un sen­sor que ha­rá la transac­ción e im­pri­mi­rá un ti­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.