Un fu­tu­ro per­tur­ba­dor

Co­nec­tar to­do a in­ter­net po­dría traer enor­mes be­ne­fi­cios pa­ra la so­cie­dad; sin em­bar­go, las fa­llas y vul­ne­ra­bi­li­da­des tec­no­ló­gi­cas en­tra­ñan ries­gos muy gran­des. ¿Es me­jor avan­zar len­ta­men­te?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - ZOOM SÁBADO 27 DOMINGO 28 OCTUBRE 2018 PONER UNA C - FARHAD MANJOO New York Ti­mes News Ser­vi­ce

Ha­ce más de 40 años, Bill Ga­tes y Paul Allen fun­da­ron Mi­cro­soft con el sue­ño de lo­grar que en to­dos los es­cri­to­rios hu­bie­ra una compu­tado­ra per­so­nal. La ver­dad es que na­die les creía, así que po­cos in­ten­ta­ron de­te­ner­los. Y an­tes de que cual­quie­ra se die­ra cuen­ta, lo lo­gra­ron: ca­si to­dos tie­nen una má­qui­na con el sis­te­ma ope­ra­ti­vo Win­dows, y los go­bier­nos tu­vie­ron que ver có­mo con­te­nían el mo­no­po­lio de Mi­cro­soft.

Su­ce­de una y otra vez en el sec­tor tec­no­ló­gi­co: los crea­do­res au­da­ces se pro­po­nen al­go ab­sur­do y, co­mo sus pla­nes pa­re­cen muy po­co pro­ba­bles, son in­mu­nes al es­cru­ti­nio. Pa­ra cuan­do el res­to se per­ca­ta de sus efec­tos en la so­cie­dad, a me­nu­do es de­ma­sia­do tar­de pa­ra ha­cer al­go al res­pec­to.

¿El nue­vo ob­je­ti­vo de la in­dus­tria? No se tra­ta de una compu­tado­ra en to­dos los es­cri­to­rios ni de una co­ne­xión en­tre to­das las per­so­nas, sino al­go más am­bi­cio­so: una compu­tado­ra den­tro de to­do pa­ra co­nec­tar a to­dos.

In­no­va­cio­nes ¿bo­bas?

Los au­tos, las ce­rra­du­ras de las puer­tas, los len­tes de con­tac­to, la ro­pa, las tos­ta­do­ras, las he­la­de­ras, los ro­bots in­dus­tria­les, las pe­ce­ras, los ju­gue­tes se­xua­les, las bom­bi­llas de luz, los ce­pi­llos de dientes, los cas­cos de mo­to­ci­cle­ta… es­tos y otros ob­je­tos co­ti­dia­nos se en­cuen­tran en la lis­ta de es­pe­ra pa­ra vol­ver­se in­te­li­gen­tes. Cien­tos de pe­que­ñas em­pre­sas emer­gen­tes adop­tan es­ta ten­den­cia –co­no­ci­da por el le­ma pu­bli­ci­ta­rio “El in­ter­net de las co­sas”– pe­ro al igual que to­do lo de­más en la tec­no­lo­gía, el mo­vi­mien­to es en­ca­be­za­do por los gi­gan­tes, en­tre ellos Ama­zon, Apple y Sam­sung.

El mes pa­sa­do, por ejem­plo, Ama­zon pre­sen­tó un mi­cro­on­das que in­clu­ye a Ale­xa, su asis­ten­te de voz. Les ven­de a otros fa­bri­can­tes el mi­cro­pro­ce­sa­dor de es­ta tec­no­lo­gía, por lo que la co­nec­ti­vi­dad de Ale­xa se con­ver­ti­rá en un aña­di­do fá­cil pa­ra una gran va­rie­dad de elec­tro­do­més­ti­cos, co­mo ven­ti­la­do­res, tos­ta­do­ras y ca­fe­te­ras. Fa­ce­book y Goo­gle de­ve­la­ron sus pro­pios dis­po­si­ti­vos ca­se­ros que per­mi­ten ver vi­deos y rea­li­zar otras ac­ti­vi­da­des di­gi­ta­les por co­man­dos de voz.

Qui­zá til­des a mu­chas de es­tas in­no­va­cio­nes de bo­bas y des­ti­na­das al fra­ca­so. Sin em­bar­go, to­das las gran­des no­ve­da­des en la tec­no­lo­gía co­mien­zan pa­re­cien­do ton­tas; las es­ta­dís­ti­cas mues­tran que el in­ter­net de las co­sas cre­ce con ra­pi­dez. Por eso, es más sa­bio ima­gi­nar lo peor, que la di­gi­ta­li­za­ción de ca­si to­do no so­lo es po­si­ble, sino pro­ba­ble, y que aho­ra es el mo­men­to pa­ra alar­mar­se an­te sus pe­li­gros.

“En ge­ne­ral no soy pe­si­mis­ta, pe­ro es muy di­fí­cil no ser­lo”, co­men­tó Bru­ce Sch­neier, un con­sul­tor de se­gu­ri­dad que ex­plo­ra las ame­na­zas plan­tea­das por el in­ter­net de las co­sas en su nue­vo li­bro: Click He­re to Kill Every­body.

Sch­neier ar­gu­men­ta que, en ge­ne­ral, los in­cen­ti­vos téc­ni­cos y eco­nó­mi­cos de la in­dus­tria del in­ter­net de las co­sas no se ali­nean con la se­gu­ri­dad y la pri­va­ci­dad pa­ra la so­cie­dad. Po­ner una compu­tado­ra en to­do con­vier­te al mun­do en­te­ro en una ame­na­za de se­gu­ri­dad compu­tacio­nal, y los ci­be­ra­ta­ques y fa­llas des­cu­bier­tas du­ran­te el úl­ti­mo par de se­ma­nas en Fa­ce­book y Goo­gle ilus­tran lo com­pli­ca­da que es la se­gu­ri­dad di­gi­tal, in­clu­so pa­ra las com­pa­ñías tec­no­ló­gi­cas más gran­des. En un mun­do ro­bo­ti­za­do, los ata­ques in­for­má­ti­cos no so­lo afec­ta­rían tus da­tos, sino que po­drían po­ner en pe­li­gro tus bie­nes, tu vi­da e in­clu­so la se­gu­ri­dad na­cio­nal.

Sch­neier di­jo que so­lo la in­ter­ven­ción gu­ber­na­men­tal pue­de sal­var­nos de ese ti­po de ca­la­mi­da­des. Ha­ce un lla­ma­do a fa­vor de re­plan­tear el ré­gi­men re­gu­la­to­rio pa­ra la se­gu­ri­dad di­gi­tal de la mis­ma ma­ne­ra en que el go­bierno fe­de­ral al­te­ró su apa­ra­to de se­gu­ri­dad na­cio­nal des­pués de los ata­ques del 11 de se­tiem­bre de 2001. “No pue­do pen­sar en nin­gu­na otra in­dus­tria en los úl­ti­mos cien años que ha­ya me­jo­ra­do su se­gu­ri­dad y su pro­tec­ción sin que el go­bierno la obli­ga­ra”, es­cri­bió. No obs­tan­te, sos­tie­ne que la in­ter­ven­ción del go­bierno pa­re­ce po­co pro­ba­ble en el me­jor de los ca­sos.

Es­tas ten­den­cias aho­ra son evi­den­tes. So­lía ser com­pli­ca­do aña­dir co­nec­ti­vi­dad a in­ter­net en los dis­po­si­ti­vos do­més­ti­cos, pe­ro, du­ran­te el úl­ti­mo par de años, el cos­to y la com­ple­ji­dad de ha­cer­lo han dis­mi­nui­do mu­cho. Los sis­te­mas co­mo el que ofre­ce Ama­zon pro­me­ten ace­le­rar aún más el desa­rro­llo de las tecnologías del in­ter­net de las co­sas.

Pro­ble­ma de se­gu­ri­dad

El mes pa­sa­do en una con­fe­ren­cia de pren­sa, un in­ge­nie­ro de Ama­zon de­mos­tró la fa­ci­li­dad con la que un fa­bri­can­te de ven­ti­la­do­res po­dría crear una ver­sión “in­te­li­gen­te” si le ins­ta­la­ra el mi­cro­pro­ce­sa­dor de Ama­zon, co­no­ci­do co­mo Ale­xa Con­nect Kit. El pa­que­te sim­ple­men­te se co­nec­ta­ría a la uni­dad de con­trol del ven­ti­la­dor du­ran­te el en­sam­bla­je. El pro­duc­tor tam­bién de­be es­cri­bir al­gu­nas lí­neas de có­di­go; en el ejem­plo del ven­ti­la­dor, el in­ge­nie­ro de Ama­zon so­lo ne­ce­si­tó me­dia pá­gi­na de có­di­go.

Eso es to­do. Ama­zon ma­ne­ja to­das las fun­cio­nes di­gi­ta­les del ven­ti­la­dor (en­tre ellas la se­gu­ri­dad y el al­ma­ce­na­mien­to en la nu­be). Si lo com­pras en Ama­zon, el ven­ti­la­dor se co­nec­ta­rá au­to­má­ti­ca­men­te con tu red casera y co­men­za­rá a obe­de­cer ór­de­nes emi­ti­das por tu Ale­xa. So­lo co­néc­ta­lo a la co­rrien­te eléc­tri­ca.

Es­te sis­te­ma ilus­tra el ar­gu­men­to más am­plio de Sch­neier, es de­cir: que el cos­to de agre­gar compu­tado­ras a ob­je­tos se­rá tan ba­jo que pa­ra los fa­bri­can­tes re­sul­ta­rá ló­gi­co co­nec­tar to­do ti­po de dis­po­si­ti­vos a in­ter­net.

A ve­ces, es­tas fun­cio­nes in­te­li­gen­tes se­rán prác­ti­cas; en otras oca­sio­nes, per­mi­ti­rá opor­tu­ni­da­des de ga­nan­cias mo­ne­ta­rias. No obs­tan­te, esas ca­rac­te­rís­ti­cas tam­bién se usan con fi­nes de vi­gi­lan­cia y mer­ca­do­tec­nia, co­mo la nue­va ge­ne­ra­ción de te­le­vi­so­res in­te­li­gen­tes que dan se­gui­mien­to a lo que ves pa­ra mos­trar­te anun­cios di­ri­gi­dos.

El pro­ble­ma es que los mo­de­los de ne­go­cio de es­tos dis­po­si­ti­vos a me­nu­do no per­mi­ten el ti­po de man­te­ni­mien­to con­ti­nuo de se­gu­ri­dad al que es­ta­mos acos­tum­bra­dos con apa­ra­tos más tra­di­cio­na­les. Apple tie­ne un in­cen­ti­vo pa­ra se­guir crean­do ac­tua­li­za­cio­nes de se­gu­ri­dad con el fin de que el ipho­ne si­ga sien­do se­gu­ro; lo ha­ce por­que los equi­pos son muy cos­to­sos y el re­nom­bre de Apple de­pen­de de su ca­pa­ci­dad pa­ra man­te­ner­te ale­ja­do de los te­rro­res di­gi­ta­les.

No obs­tan­te, los fa­bri­can­tes de elec­tro­do­més­ti­cos de ga­ma ba­ja no tie­nen mu­cha ex­pe­rien­cia en es­to, ade­más de que cuen­tan con me­nos in­cen­ti­vos. Por eso, el in­ter­net de las co­sas has­ta aho­ra ha si­do si­nó­ni­mo de un ni­vel de se­gu­ri­dad muy de­fec­tuo­so.

Sch­neier no des­cri­be la in­ter­ven­ción gu­ber­na­men­tal co­mo la pa­na­cea, sino co­mo un re­gu­la­dor de ve­lo­ci­dad, una ma­ne­ra pa­ra que no­so­tros, los hu­ma­nos, nos pon­ga­mos al co­rrien­te con los avan­ces tec­no­ló­gi­cos. La re­gu­la­ción y la su­per­vi­sión gu­ber­na­men­tal len­ti­fi­can la in­no­va­ción; esa es una de las ra­zo­nes por las que a los ex­per­tos en tec­no­lo­gía no les agra­dan. No obs­tan­te, cuan­do es­tán in­vo­lu­cra­dos pe­li­gros glo­ba­les in­cier­tos, to­mar­se un mi­nu­to pa­ra re­fle­xio­nar no es una ma­la idea.

Co­nec­tar to­do po­dría traer enor­mes be­ne­fi­cios pa­ra la so­cie­dad. Sin em­bar­go, la ame­na­za po­dría ser igual de gran­de. ¿Por qué no me­jor avan­za­mos con len­ti­tud ha­cia el fu­tu­ro in­cier­to? l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.