Con

Ca­da vez son más los dis­po­si­ti­vos o ser­vi­cios que re­quie­ren una cla­ve de ac­ce­so, in­ven­ti­va los sis­te­mas de­mues­tran ser vul­ne­ra­bles; los nue­vos mé­to­dos de se­gu

El Observador Fin de Semana - Cromo - - SÁBADO 27 DOMINGO 28 OCTUBRE 2018 “LAS CONTRASEÑAS - CRO­MO TRANSLATE

nes de dos dí­gi­tos más usa­das son, al me­nos en es­ta mues­tra de 3 mi­llo­nes de con­tra­se­ñas, 00, 23 y 69. Quien aña­de tres, tam­po­co es ori­gi­nal: 123, 000, 001, 111, 007, 666. Ade­más, la mi­tad de los usua­rios re­ci­cla sus có­di­gos de ac­ce­so.

Mu­chos no tie­nen en cuen­ta que al no pro­te­ger sus cuen­tas apro­pia­da­men­te po­nen en ries­go la pri­va­ci­dad de sus da­tos, e in­clu­so pue­den ser víc­ti­mas de un ata­que. Ci­ber­de­lin­cuen­tes po­drían ac­ce­der a las cuen­tas ban­ca­rias o in­for­ma­ción per­so­nal. Co­mo mí­ni­mo lo que le pue­de pa­sar a al­guien con po­ca se­gu­ri­dad es que le vul­ne­ren una red so­cial por pu­ra mal­dad y se ten­ga que abrir otra. La­men­ta­ble­men­te, exis­ten mi­llo­nes de ca­sos de ro­bo de da­tos per­so­na­les o uti­li­za­ción de fon­dos de una cuen­ta por ex­po­ner­se sin sa­ber­lo.

Mu­chas ve­ces tam­bién se de­ja la con­tra­se­ña pre­de­ter­mi­na­da que vie­ne de fá­bri­ca. Los dis­po­si­ti­vos vie­nen con cla­ves (por lo ge­ne­ral, es ad­min) que se en­cuen­tran fá­cil­men­te en in­ter­net. Con es­te pa­no­ra­ma a la vis­ta, a co­mien­zos de oc­tu­bre, se apro­bó una ley en Ca­li­for­nia que in­di­ca que a par­tir de enero de 2020 los fa­bri­can­tes de dis­po­si­ti­vos in­te­li­gen­tes – co­mo rou­ters, te­le­vi­so­res o smartp­ho­nes– de­ben con­tar con con­tra­se­ñas úni­cas pa­ra ca­da pro­duc­to fa­bri­ca­do. Se­gún la em­pre­sa de se­gu­ri­dad ESET, la me­di­da bus­ca evi­tar que se uti­li­cen con­tra­se­ñas por de­fec­to.

A pe­sar de las me­jo­ras que el usua­rio pue­da ha­cer (alar­gar esos 8 ca­rac­te­res a 20 o más), el mé­to­do usua­rio-con­tra­se­ña es muy po­co se­gu­ro. Por eso, ca­da vez son más los sis­te­mas de se­gu­ri­dad bio­mé­tri­cos, co­mo el lec­tor de iris, re­co­no­ci­mien­to fa­cial o hue­lla dac­ti­lar. To­do apun­ta a que se to­ma­rá ese ca­mino.

“Lo que es­tá pa­san­do es que la con­tra­se­ña se ha vuel­to muy vul­ne­ra­ble. Por un la­do crean con­tra­se­ñas muy fá­ci­les de adi­vi­nar y, por otro, mu­chas ve­ces de­jan la cla­ve por de­fec­to”, di­jo a Cro­mo Ma­teo Mar­tín, ge­ren­te ge­ne­ral de Kod La­tam Se­cu­rity.

Si bien se des­co­no­ce cuán­tos son los afec­ta­dos por in­va­sión de cuen­ta o ro­bo de con­tra­se­ña, mu­chos su­fren las con­se­cuen­cias. Se­gún Jo­sé Luis Ló­pez, re­pre­sen­tan­te de ESET en Uru­guay y pio­ne­ro en in­ves­ti­ga­ción de se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca en el país, “no hay for­ma de re­gis­trar (la in­ci­den­cia), pe­ro hay mu­chos có­di­gos ma­li­cio­sos que pue­den in­ser­tar­se en un dis­po­si­ti­vo con ac­ce­so dé­bil”. In­ves­ti­ga­cio­nes han de­ter­mi­na­do que si al­guien usa el mis­mo có­di­go en mu­chos si­tios, la pro­ba­bi­li­dad de ata­que se mul­ti­pli­ca por 10.

Erro­res de los usua­rios

A la ho­ra de ele­gir una con­tra­se­ña los in­di­vi­duos uti­li­zan di­fe­ren­tes cri­te­rios, pe­ro siem­pre le dan más im­por­tan­cia a lo que es fá­cil de re­cor­dar en lu­gar de prio­ri­zar la se­gu­ri­dad. Si bien al­gu­nos por­ta­les exi­gen con­tra­se­ñas lar­gas, que in­clu­yan ma­yús­cu­la, mi­nús­cu­la, nú­me­ros, et­cé­te­ra, pa­ra com­ple­ji­zar­la, no sue­le ser su­fi­cien­te. Ade­más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.