Ntra­se­ñas

, pe­ro al tiem­po que a los usua­rios se les aca­ba la ri­dad, co­mo los bio­mé­tri­cos, vie­nen a re­sol­ver el pro­ble­ma

El Observador Fin de Semana - Cromo - - INFORME SÁBADO 27 DOMINGO 28 OCTUBRE 2018 “LA TEND -

de ser in­có­mo­do pa­ra los in­ter­nau­tas. Cuan­do no son ne­ce­sa­rios tan­tos re­qui­si­tos, las per­so­nas sue­len ser con­ci­sas y nor­mal­men­te no las ac­tua­li­zan con la fre­cuen­cia que se re­co­mien­da.

Se­gún un in­for­me de ESET, las peo­res 10 con­tra­se­ñas de 2017 fue­ron: 123456, pass­word, 12345678, qwerty, 12345, 123456789, let­mein, 1234567, foot­ball y Ilo­ve­you.

Cuan­do la cla­ve es sen­ci­lla la per­so­na co­rre ries­go de que exis­tan al­go­rit­mos muy pa­re­ci­dos. Mar­tín in­di­có que los al­go­rit­mos que co­mún­men­te se uti­li­zan es­tán muy li­mi­ta­dos, por lo que el ata­can­te pue­de sa­ber la con­tra­se­ña si co­no­ce la ló­gi­ca. El in­di­vi­duo tam­bién es vul­ne­ra­ble cuan­do ac­ce­de a cuen­tas y eli­ge la op­ción de lo­guear­se con Fa­ce­book, al­go que Ló­pez no re­co­mien­da. En es­tos ca­sos, no so­lo se co­rre ries­go en Fa­ce­book, sino en to­dos los ser­vi­cios que es­tén vin­cu­la­dos.

Có­mo­do y se­gu­ro

Ca­da vez son más las pla­ta­for­mas uti­li­za­das por ca­da usua­rio e in­clu­so se­rán más en el fu­tu­ro en la me­di­da en que to­do apun­te al in­ter­net de las co­sas. Es­te con­cep­to re­fie­re a una in­ter­co­ne­xión di­gi­tal de dis­po­si­ti­vos co­ti­dia­nos, co­mo elec­tro­do­més­ti­cos con in­ter­net.

La tec­no­lo­gía sue­le ser có­mo- da y ágil, pe­ro no lo es si pa­ra ca­da co­sa se tie­ne que te­ner una con­tra­se­ña úni­ca y com­ple­ja. A pe­sar de que se­ría lo ideal, las per­so­nas no tie­nen for­ma de re­te­ner tan­ta in­for­ma­ción y ter­mi­nan te­nien­do cuen­tas vul­ne­ra­bles.

Por tan­to, se po­nen en jue­go dos as­pec­tos: la co­mo­di­dad del usua­rio y la se­gu­ri­dad. “Es la com­bi­na­ción de que sea có­mo­do pa­ra el usua­rio y se­gu­ro, que sea al­go que iden­ti­fi­que real­men­te a una per­so­na”, in­di­có Ló­pez.

Es en­ton­ces cuan­do en­tran los mé­to­dos de se­gu­ri­dad bio­mé­tri­cos, que sue­len ser una op­ción más có­mo­da y se­gu­ra. Hoy en día, al­gu­nos smartp­ho­nes tie­nen es­ta tec­no­lo­gía. Lo más ha­bi­tual es un lec­tor de hue­lla pe­ro hay va­rios mo­de­los con re­co­no­ci­mien­to fa­cial co­mo el Sam­sung Ga­laxy S9. Por lo tan­to, no es ne­ce­sa­rio de­te­ner­se a pen­sar una con­tra­se­ña, sino que es su­fi­cien­te con po­ner la hue­lla dac­ti­lar o el ros­tro fren­te a la cá­ma­ra.

Pa­ra Ló­pez, la op­ción de usua­rio-con­tra­se­ña tie­ne un al­to ries­go de ser vul­ne­ra­da de dis­tin­tas for­mas. No ne­ce­sa­ria­men­te tie­ne que ser un error de la per­so­na; a ve­ces, los de­lin­cuen­tes des­ci­fran la cla­ve de di­fe­ren­tes for­mas.

Pe­ro “la fal­si­fi­ca­ción de da­tos bio­mé­tri­cos es más com­pli­ca­da”, di­jo el ex­per­to. Aun­que acla­ró que de to­das for­mas no es 100% se­gu­ro, “la ven­ta­na de in­se­gu­ri­dad es más pe­que­ña que usua­rio- con­tra­se­ña”.

La muer­te de la cla­ve

Un mé­to­do de se­gu­ri­dad muy uti­li­za­do es el de au­ten­ti­fi­ca­ción. Es de­cir, mu­chas pla­ta­for­mas cuen­tan con la op­ción de ac­ti­var la au­ten­ti­fi­ca­ción por me­dio de un men­sa­je de tex­to al te­lé­fono o por una lla­ma­da. Mar­tín ex­pli­có que se tra­ta de tecnologías de “do­ble fac­tor”.

Pa­ra te­ner una se­gu­ri­dad de do­ble fac­tor es cla­ve con­tar con al me­nos dos de los si­guien­tes tres as­pec­tos: “al­go que yo sé”, “al­go que yo ten­go” y “al­go que soy”. Con el pri­me­ro de ellos, Mar­tín se re­fi­rió a una con­tra­se­ña; con el se­gun­do, a un ce­lu­lar, y con el ter­ce­ro, a una con­tra­se­ña bio­mé­tri­ca. “La idea es usar al me­nos dos pa­ra lo­grar una com­bi­na­ción ro­bus­ta”, agre­gó.

El ob­je­ti­vo es que a fu­tu­ro se de­je de de­pen­der di­rec­ta­men­te del sis­te­ma usua­rio- con­tra­se­ña. Por eso, ca­da vez ha­brá más mé­to­dos de se­gu­ri­dad bio­mé­tri­ca.

Mar­tín ex­pli­có que es­ta se­gu­ri­dad es me­jor por el sim­ple mo­ti­vo de que se re­quie­re de la pre­sen­cia de la per­so­na. Ade­más, co­mo ca­da vez más to­do se ha­rá a tra­vés del ce­lu­lar, la tec­no­lo­gía bio­mé­tri­ca se­ría una op­ción có­mo­da. To­do es­to in­di­ca que las con­tra­se­ñas de­ja­rán de exis­tir.

Uno de los mé­to­dos fu­tu­ros po­dría ba­sar­se en un certificado, co­mo la cé­du­la de iden­ti­dad y la hue­lla, por ejem­plo.

La reali­dad es que a me­di­da que au­men­te el uso de dis­po­si­ti­vos, tan­to en el ho­gar co­mo en la in­dus­tria, la se­gu­ri­dad se ve­rá más vul­ne­ra­ble y, por tan­to, se re­que­ri­rán mé­to­dos más ro­bus­tos.

“La ten­den­cia es ir ha­cia el fin de las con­tra­se­ñas. Jus­ta­men­te se es­tán bus­can­do mé­to­dos que sean más fá­ci­les pa­ra el usua­rio y a su vez más se­gu­ros”, di­jo Mar­tín. l Se re­co­mien­da que no sea fá­cil u ob­via. Pa­ra ello, es im­por­tan­te evi­tar las tí­pi­cas cla­ves “1,2,3,4”, “ilo­ve­you”, “pass­word”, en­tre otras. Pa­ra que sea más com­ple­ja, de­be ser bas­tan­te lar­ga y al me­nos in­cluir ma­yús­cu­las, mi­nús­cu­las y nú­me­ros. Pa­ra no te­ner nin­gún ti­po de ries­go, es acon­se­ja­ble cam­biar la con­tra­se­ña con fre­cuen­cia. Al­gu­nas pla­ta­for­mas web exi­gen la mo­di­fi­ca­ción de la cla­ve ca­da cier­to tiem­po. Ló­pez su­gi­rió una téc­ni­ca pa­ra uti­li­zar a la ho­ra de ele­gir la cla­ve: to­mar una fra­se que re­cuer­de a al­go, que so­lo el usua­rio la se­pa y no se ol­vi­de. Y, a su vez, es­cri­bir­la al­te­ra­da con una ma­yús­cu­la o un nú­me­ro en el me­dio. Por ejem­plo: “Me­gus­ta­mi­pe­rro25”. Las con­tra­se­ñas es­cri­tas en post-it o en un pa­pel en el es­cri­to­rio del tra­ba­jo son vul­ne­ra­bles a apa­re­cer en una fo­to sin que­rer o en un vi­deo de la cá­ma­ra de se­gu­ri­dad de la em­pre­sa. Por ello, se re­co­mien­da no de­jar nin­gu­na cla­ve a la vis­ta de na­die. Asi­mis­mo, hay que evi­tar de­cír­se­la a al­guien más, a pe­sar de la con­fian­za que pue­da te­ner­se con la per­so­na. Uti­li­zar los sis­te­mas de se­gu­ri­dad de do­ble fac­tor. Es acon­se­ja­ble ha­bi­li­tar la au­ten­ti­ca­ción en las pla­ta­for­mas que lo ha­cen po­si­ble, por ejem­plo, en Fa­ce­book. De es­ta for­ma au­men­ta la se­gu­ri­dad. En mu­chas pla­ta­for­mas se tie­ne la op­ción de abrir la cuen­ta des­de Fa­ce­book. No es un mé­to­do se­gu­ro, ya que po­ne en ries­go to­das las pla­ta­for­mas que es­tén vin­cu­la­das. Mu­chas per­so­nas han si­do en­ga­ña­das por pá­gi­nas fal­sas de ban­cos, en las que les pi­den que in­gre­se a su cuen­ta pa­ra ac­tua­li­zar de­ter­mi­na­dos da­tos o por al­gu­na otra ex­cu­sa si­mi­lar. No de­be po­ner­se la con­tra­se­ña en un si­tio que no es se­gu­ro. Exis­ten for­mas de com­pro­bar que sea el ofi­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.