Un gui­ño pa­ra las com­pras

La má­qui­na ex­pen­de­do­ra Emo­ti­coins fue desa­rro­lla­da por la em­pre­sa uru­gua­ya The Elec­tric Fac­tory y en­tre­ga pro­duc­tos ba­sa­da en tres reac­cio­nes fa­cia­les del usua­rio; ¿có­mo fun­cio­na?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - ZOOM SÁBADO 3 DOMINGO 4 NOVIEMBRE 2018 “PODÍAMOS H - MA­TÍAS CASTRO Es­pe­cial pa­ra CROMO

Den­tro de la úl­ti­ma edi­ción de la Ma­kers Fai­re, un even­to de­di­ca­do a in­ven­cio­nes y crea­do­res rea­li­za­do en Mon­te­vi­deo, se pre­sen­tó Emo­ti­coins. Se tra­ta de una má­qui­na ex­pen­de­do­ra cu­ya mo­ne­da pa­ra ser­vir pro­duc­tos son las emo­cio­nes y de ahí el neo­lo­gis­mo que vie­ne de coins, mo­ne­das, y emo­ti­cón. Se tra­ta de tres emo­cio­nes, o más bien reac­cio­nes, en par­ti­cu­lar: gui­ña­das, ges­to de sor­pre­sa y son­ri­sas.

“Es­ta ven­ding machine tie­ne un sis­te­ma de re­co­no­ci­mien­to fa­cial por me­dio del que de­tec­ta pri­me­ro cuán­do hay una per­so­na pa­ra­da en fren­te”, ex­pli­có Mar­tín Her­bert, en­car­ga­do del de­sa­rro­llo de es­ta má­qui­na y de otras, pro­du­ci­das por The Elec­tric Fac­tory. “Cuan­do de­tec­ta el ros­tro de­lan­te, lan­za las instrucciones de for­ma muy grá­fi­ca pa­ra que la per­so­na pa­gue con la lla­ma­da emo­ti­coin, que pue­de ser una son­ri­sa, un gui­ño o un ges­to de sor­pre­sa. Ca­da emo­ción da un pro­duc­to dis­tin­to”, agre­gó.

De es­te mo­do, si se son­ríe an­te la cá­ma­ra, se ob­ten­drá un snack sa­la­do. Si se ha­ce un ges­to de sor­pre­sa, se re­ci­bi­rá una be­bi­da, y si se gui­ña, la má­qui­na en­tre­ga­rá un snack dul­ce. Los pro­duc­tos, en es­te ca­so, van va­rian­do den­tro de esos ran­gos, de mo­do que no siem­pre se re­ci­ba el mis­mo pro­duc­to o la mis­ma cla­se de be­bi­da.

“Po­día­mos ha­cer que el soft­wa­re de­tec­ta­se, por ejem­plo, que una per­so­na sal­ta o lo que sea, pe­ro ele­gi­mos ir a los ges­tos más fá­ci­les de re­co­no­cer uni­ver­sal­men­te”, di­jo es­te desa­rro­lla­dor, que se ha es­pe­cia­li­za­do en crear pro­duc­tos pa­ra even­tos y pro­pues­tas co­mer­cia­les.

La ex­pen­de­do­ra, ex­pli­có Her­bert, ya exis­tía, pe­ro fun­cio­na­ba de un mo­do tra­di­cio­nal, con mo­ne­das de me­tal y bo­to­nes. Lo que hi­cie­ron fue adap­tar­la pa­ra que fun­cio­na­se con es­tas mo­ne­das emo­cio­na­les. Por un la­do, se cons­tru­yó lo que se llama el fron­tend, que es bá­si­ca­men­te la pan­ta­lla que ve el usua­rio, don­de se re­fle­jan sus ges­tos y tam­bién se lan­zan las instrucciones de lo que de­be ha­cer.

Jun­to a la pan­ta­lla es­tá la cá­ma­ra que de­tec­ta al usua­rio y en­vía esas imá­ge­nes a lo que se llama bac­kend, que es el sis­te­ma que las in­ter­pre­ta y las con­vier­te en ór­de­nes pa­ra que un mi­cro­con­tro­la­dor ac­cio­ne la ex­pen­de­do­ra y en­tre­gue los pro­duc­tos que co­rres­pon­den a ca­da ges­to.

“El soft­wa­re se desa­rro­lla so­bre he­rra­mien­tas que ya exis­ten. En es­te ca­so, la li­bre­ría de de­tec­ción fa­cial que uti­li­za­mos ya exis­tía; es del es­ti­lo de las que se usan en los ce­lu­la­res pa­ra los emo­jis ani­ma­dos y re­des so­cia­les. Es un soft­wa­re que se com­pra y que ya vie­ne en­tre­na­do, que re­co­no­ce que la per­so­na es­tá en tal coor­de­na­da y ubi­ca pun­tos de la ca­ra”, ex­pli­có.

La no­ve­dad es que se pro­gra­mó el re­co­no­ci­mien­to de ges­tos es­pe­cí­fi­cos. “El soft­wa­re to­ma lo que la cá­ma­ra fil­ma y le apli­ca una suer­te de ma­lla so­bre la ca­ra de la per­so­na. En esa ma­lla ubi­ca pun­tos dis­tin­tos y yo jue­go con esas coor­de­na­das pa­ra in­di­car­le que si, por ejem­plo, el pun­to de arri­ba del ojo se jun­ta con el pun­to del de aba­jo del ojo, tie­ne que in­ter­pre­tar que es un gui­ño”, agre­gó Her­bert.

Es­ta má­qui­na ex­pen­de­do­ra ya tie­ne an­te­ce­den­tes rea­li­za­dos por el mis­mo equi­po. Uno de los más co­no­ci­dos fue el que se hi­zo pa­ra una em­pre­sa en Pa­na­má, con una ex­pen­de­do­ra que en­tre­ga­ba be­bi­das a cam­bio de son­ri­sas. Se­gún ase­gu­ró Her­bert, es po­si­ble ins­ta­lar es­tos sis­te­mas en to­do ti­po de má­qui­nas con in­de­pen­den­cia de su edad. “He­mos he­cho in­ter­ven­cio­nes en ven­ding ma­chi­nes que te­nían 40 años en las que tu­vi­mos que co­nec­tar los pro­ce­sa­do­res nues­tros di­rec­ta­men­te a los mo­to­res”, con­tó.

La Emo­ti­coins se pre­sen­tó en la Ma­kers Fai­re, un even­to que se ori­gi­na en Es­ta­dos Uni­dos y que se reali­zó por se­gun­da vez en Mon­te­vi­deo. De acuer­do a sus or­ga­ni­za­do­res, que se re­fie­ren a la “cul­tu­ra ma­ker”, se tra­ta de los in­ven­to­res de es­te si­glo, gen­te con in­ge­nio que com­bi­na ha­bi­li­da­des ma­nua­les con tec­no­lo­gía y crea­ti­vi­dad.

En­tre quie­nes ex­hi­bie­ron es­ta­ban los res­pon­sa­bles de un kit edu­ca­ti­vo de ro­bó­ti­ca, el fa­bri­can­te de un ti­po es­pe­cí­fi­co de pe­da­le­ras pa­ra mú­si­ca, los crea­do­res de un si­mu­la­dor elec­tró­ni­co pa­ra apren­der ban­do­neón y otros ha­ce­do­res. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.