Ven­ta­jas del ip­ho­ne más ba­ra­to

El ip­ho­ne XR es igual de ve­loz y tie­ne ca­si la mis­ma ca­pa­ci­dad que te­lé­fo­nos pa­re­ci­dos que cues­tan más de US$ 1.000; ¿cuá­les son sus ven­ta­jas y sus li­mi­tan­tes?

El Observador Fin de Semana - Cromo - - DE LA “A” A LA “Z” SÁBADO 3 DOMINGO 4 NOVIEMBRE 20 - BRIAN X. CHEN New York Ti­mes News Service

Bue­nas no­ti­cias, fie­les clien­tes de Ap­ple: no ten­drán que gas­tar US$ 1.000 en su pró­xi­mo ip­ho­ne. La ra­zón: por unos US$ 750 (en EEUU), po­drán ad­qui­rir el ip­ho­ne XR, el cual es igual de ve­loz y ca­si tan ca­paz co­mo te­lé­fo­nos si­mi­la­res más ca­ros.

El ip­ho­ne más ba­ra­to, el cual es­tá dis­po­ni­ble des­de el 26 de oc­tu­bre en al­gu­nos paí­ses, es el modelo que la ma­yo­ría de las per­so­nas de­be­ría com­prar. Los otros ip­ho­ne de es­te año – en par­ti­cu­lar, los dis­po­si­ti­vos XS y XS Max, que cues­tan US$ 1.000 y US$ 1.100 apro­xi­ma­da­men­te y ya es­tán a la ven­ta– son dis­po­si­ti­vos de lu­jo más ade­cua­dos pa­ra los en­tu­sias­tas que es­tán dis­pues­tos a gas­tar un pre­cio exor­bi­tan­te por cá­ma­ras de una ca­li­dad su­pe­rior o una pan­ta­lla gi­gan­te.

Pa­ra to­dos los de­más, el XR es per­fec­ta­men­te ade­cua­do y tie­ne po­cas des­ven­ta­jas. Su pan­ta­lla de 6,1 pul­ga­das y LCD, una tec­no­lo­gía más an­ti­gua, tie­ne una ca­li­dad ape­nas in­fe­rior a la de las pan­ta­llas OLED de los te­lé­fo­nos XS (pe­ro so­lo no­ta­rás la di­fe­ren­cia si eres un fa­ná­ti­co de las pe­lí­cu­las).

La cá­ma­ra de un so­lo len­te del XR tam­bién es me­nos po­de­ro­sa que las cá­ma­ras de len­te dual en los mo­de­los XS. Sin em­bar­go, el XR aún pue­de pro­du­cir fo­tos muy sa­tis­fac­to­rias de la gen­te me­dian­te el mo­do retrato, tam­bién co­no­ci­do co­mo el efec­to bo­keh, el cual en­fo­ca ní­ti­da­men­te al su­je­to prin­ci­pal de la fo­to y di­fu­mi­na un po­co el fon­do.

El XR es un po­co me­nos du­ra­de­ro que sus pri­mos más cos­to­sos. La par­te pos­te­rior es de cris­tal, pe­ro no es tan re­sis­ten­te co­mo la del XS. La car­ca­sa, o cha­sis, es­tá he­cha de alu­mi­nio en vez del ace­ro inoxi­da­ble de los te­lé­fo­nos más ca­ros, el cual es más ro­bus­to. No obs­tan­te, es­tas di­fe­ren­cias son in­sig­ni­fi­can­tes (yo re­co­mien­do de to­das ma­ne­ras que la gen­te use un es­tu­che pa­ra pro­te­ger esas par­tes del te­lé­fono; lle­var un te­lé­fono sin fun­da es pa­re­ci­do a con­du­cir un au­to sin pa­ra­cho­ques).

To­dos es­tos pun­tos ne­ga­ti­vos de po­ca im­por­tan­cia siguen sien­do una vic­to­ria con­gruen­te pa­ra los con­su­mi­do­res cons­cien­tes de los pre­cios, en es­pe­cial por­que los de los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes siguen su­bien­do: ha­ce unos años, los ip­ho­nes más ba­ra­tos cos­ta­ban unos US$ 650; los pre­cios de los An­droid de Goo­gle y Sam­sung tam­bién se han dis­pa­ra­do a un ran­go de en­tre US$ 700 y US$ 1.000.

Las ven­ta­jas

Des­pués de pro­bar un XR du­ran­te cua­tro días, es­to es lo más des­ta­ca­do.

Ap­ple desa­rro­lló un nue­vo ti­po de LCD pa­ra me­jo­rar la pre­ci­sión de los co­lo­res y meter a pre­sión la pan­ta­lla del XR den­tro de las es­qui­nas del te­lé­fono. El re­sul­ta­do: Ap­ple la llama pan­ta­lla Li­quid Re­ti­na, la cual se ve me­jor –más bri­llan­te y más vi­bran­te– que las pan­ta­llas de LCD en los ip­ho­nes an­te­rio­res.

Con­fie­so que tu­ve pro­ble­mas pa­ra ver la di­fe­ren­cia en­tre la pan­ta­lla Li­quid Re­ti­na y la OLED de un ip­ho­ne XS. Mien­tras veía Ins­ta­gram en el XR y el XS, me to­pé con al­gu­nas fo­tos que cla­ra­men­te se veían me­jor en la pan­ta­lla OLED del XS. Un ejem­plo fue una fo­to pro­fe­sio­nal pa­ra un ar­tícu­lo de cocina de The New York Ti­mes so­bre la tem­po­ra­da de ce­re­zas. En la fo­to­gra­fía, que mues­tra una va­rie­dad de ce­re­zas en co­lo­ri­das ces­tas, los ro­jos y los cia­nes se veían con ma­yor exac­ti­tud en el XS que en el XR, y al­gu­nas de las man­chas rojas en la me­sa de ma­de­ra eran más vi­si­bles en el XS.

Es­tas des­ven­ta­jas fue­ron tri­via­les. Lo más pro­ba­ble es que la ma­yor par­te del tiem­po que pa­sas en tu te­lé­fono veas fo­tos en ca­li­dad de afi­cio­na­do que to­ma­ron ami­gos y fa­mi­lia, así que va­le la pe­na aho­rrar­se US$ 250 por te­ner es­ta pan­ta­lla un po­co me­nos vi­bran­te.

Si in­ten­tas ele­gir en­tre un XS y un XR, lo más se­gu­ro es que la de­ci­sión que to­mes al mo­men­to de ha­cer la com­pra gi­re en torno a la cá­ma­ra. La cá­ma­ra de un so­lo len­te del XR to­ma fo­tos ex­ce­len­tes y cla­ras con co­lo­res ví­vi­dos pe­ro, de­bi­do a que no cuen­ta con un se­gun­do len­te, es me­nos ca­paz de to­mar esas atrac­ti­vas fo­tos en mo­do retrato pa­re­ci­das a las de una cá­ma­ra ré­flex di­gi­tal.

Pa­ra lo­grar el mo­do retrato con el úni­co len­te del XR, Ap­ple uti­li­zó el apren­di­za­je au­to­má­ti­co, un pro­ce­di­mien­to que in­vo­lu­cra compu­tado­ras que ana­li­zan imá­ge­nes a fin de re­co­no­cer a la gen­te en la fo­to pa­ra en­fo­car­la con ni­ti­dez y, al mis­mo tiem­po, di­fu­mi­nar el fon­do. En el dis­po­si­ti­vo, Ap­ple de­ci­dió li­mi­tar su pro­ce­sa­mien­to de imá­ge­nes asis­ti­das por compu­tado­ra es­pe­cí­fi­ca­men­te a los hu­ma­nos.

En con­tras­te, el se­gun­do len­te de la cá­ma­ra del XS le ayuda al dis­po­si­ti­vo a to­mar fo­tos en mo­do retrato con una ma­yor va­rie­dad de su­je­tos, co­mo pe­rros u ob­je­tos.

Cuan­do in­ten­tas to­mar una fo­to ti­po retrato de al­go no hu­mano, la cá­ma­ra del XR mues­tra el men­sa­je: “No se de­tec­tó a nin­gu­na per­so­na”. Es­to fue lo que me pa­re­ció más de­cep­cio­nan­te pues soy due­ño de un pe­rro y un co­mi­dis­ta (lo que a fin de cuen­tas me lle­vó a com­prar un XS).

En con­tras­te, el Pi­xel 3 de Goo­gle, con un va­lor de US$ 800, tam­bién tie­ne un so­lo len­te y, con la ayuda del apren­di­za­je au­to­má­ti­co, lo­gró un tra­ba­jo fan­tás­ti­co en las prue­bas que reali­cé pa­ra pro­du­cir fo­tos en mo­do retrato con pe­rros, co­mi­da y gen­te.

Di­cho es­to, es pro­ba­ble que es­ta li­mi­tan­te del XR no le im­por­te a la gen­te que no ido­la­tra a los pe­rros y es­tá más in­tere­sa­da en to­mar fo­tos de, bueno, per­so­nas.

Co­mo sue­le su­ce­der con los dis­po­si­ti­vos nue­vos, las bue­nas co­sas les lle­gan a los que sa­ben es­pe­rar. Si re­sis­tis­te la ten­ta­ción de des­pil­fa­rrar en el XS pa­ra es­pe­rar por el XR, tu re­com­pen­sa se­rá un gran te­lé­fono y el di­ne­ro que no gas­tas­te. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.