No ap­to pa­ra ama­teurs

El No­te 9 su­ma y su­ma: ba­te­ría, pro­ce­sa­dor, al­ma­ce­na­mien­to y un enor­me po­ten­cial de pro­duc­ti­vi­dad

El Observador Fin de Semana - Cromo - - XZXOXOXMXXX SSSÁÁÁBBABADDAOOD11O0 MNDGINOEGO2A NIL - CA­RI­NA NOVARESE @ca­ri­na­no­va­re­se

El No­te 9 de Sam­sung, ya dis­po­ni­ble en Uru­guay, su­pera a to­dos sus pri­mos her­ma­nos de la mar­ca en ta­ma­ño y, en ge­ne­ral, en po­de­río y ba­te­ría. Es un ce­lu­lar po­ten­te, pe­ro no ap­to pa­ra el usua­rio de pa­so, aquel a quien “le da lo mis­mo” o quien no uti­li­za su smartp­ho­ne co­mo he­rra­mien­ta fun­da­men­tal de tra­ba­jo. Tie­ne sen­ti­do; fue di­se­ña­do y pen­sa­do en sus gran­des y pe­que­ños de­ta­lles pa­ra el usua­rio exi­gen­te que lo quie­re to­do: su­per­pan­ta­lla (en di­men­sio­nes y re­so­lu­ción), pro­duc­ti­vi­dad al to­pe, fun­cio­nes es­pe­cia­les co­mo las que per­mi­te el Spen (el lápiz que ca­rac­te­ri­za a es­ta lí­nea), bue­nas cá­ma­ras y más. No es un ce­lu­lar “de pa­seo”. Fue desa­rro­lla­do pa­ra el uso in­ten­si­vo y así de­be con­si­de­rár­se­lo a la ho­ra de eva­luar sus es­pe­ci­fi­ca­cio­nes.

Es im­por­tan­te rea­li­zar es­tas acla­ra­cio­nes des­de el prin­ci­pio por­que su po­de­río y so­fis­ti­ca­ción en cier­tas áreas pue­den re­sul­tar apa­bu­llan­tes pa­ra quien no se­pa o no es­té dis­pues­to a sa­car­le bien el ju­go. Cla­ro que cual­quier per­so­na pue­de com­prar­lo, pe­ro no cual­quie­ra –o al me­nos, no el con­su­mi­dor apre­su­ra­do, el que usa su ce­lu­lar de ma­ne­ra ver­ti­gi­no­sa y po­co pen­sa­da– po­drá apro­ve­char al má­xi­mo es­te An­droid, que ca­si con se­gu­ri­dad es el más po­de­ro­so desa­rro­lla­do has­ta el mo­men­to.

Es­tos son sus pun­tos al­tos:

Tie­ne un que si­gue a los an­te­rio­res de la lí­nea pe­ro que ca­da vez se es­ti­li­za más. Su gran ta­ma­ño, que al prin­ci­pio po­día ser mo­ti­vo de du­da pa­ra mu­chos usua­rios, lo­gró asen­tar­se co­mo una de sus ven­ta­jas, y eso es aún más cier­to en es­tos días en que in­clu­so ipho­ne (Ap­ple se ha­bía re­sis­ti­do a desa­rro­llar gran­des pan­ta­llas du­ran­te años) lan­zó su XSMAX de 6,8 pul­ga­das.

se alían pa­ra ge­ne­rar una ex­pe­rien­cia de usua­rio im­pe­ca­ble. In­clu­so con el ta­ma­ño y po­de­río de es­te ce­lu­lar, la ba­te­ría du­ra to­do el día con uso in­ten­si­vo (vi­deos y jue­gos in­clui­dos). Si us­ted no es un adic­to a los con­te­ni­dos mul­ti­me­dia, le po­drá du­rar in­clu­so dos días en­te­ros o más. La ca­pa­ci­dad de es­ta ba­te­ría acom­pa­ña la gran­dio­si­dad del res­to del ce­lu­lar: 4.000mah. El ipho­ne XS Max tie­ne una ba­te­ría de 3.174mah. Las op­cio­nes de del No­te va­rían pe­ro siem­pre son gi­gan­tes has­ta lle­gar a su pi­co más al­to, la ver­sión de 512 GB que, si se le su­ma me­mo- Pro­ce­sa­dor Snap­dra­gon 845 Pan­ta­lla

6,4 pul­ga­das Su­per AMO­LED Cá­ma­ras

Tra­se­ra dual con sis­te­ma de es­ta­bi­li­za­ción óp­ti­ca, gran an­gu­lar y te­le­ob­je­ti­vo am­bos de 12 me­ga­pí­xe­les y con zoom di­gi­tal de 10x. Fron­tal de 8 me­ga­pí­xe­les. Sis­te­ma ope­ra­ti­vo An­droid 8 Oreo ria ex­ter­na co­mo per­mi­ten es­tos ce­lu­la­res con una tar­je­ta Mi­crosd, pue­de lle­gar a un te­raby­te. En Uru­guay se ven­de la ver­sión de 128 GB (con 6 GB de me­mo­ria RAM) ex­pan­di­ble a 512 GB.

El de­ba­te aquí es si ne­ce­si­ta ese es­pa­cio enor­me –del que ya no dis­po­nen ni las PCS pro­me­dio– en un ce­lu­lar. De nue­vo, si es­te smartp­ho­ne es una he­rra­mien­ta de tra­ba­jo vi­tal en su die­ta de dis­po­si­ti­vos, en­ton­ces la res­pues­ta se­rá afir­ma­ti­va. Si no lo es se­gu­ra­men­te ne­ce­si­ta­rá un buen tiem­po pa­ra lle­nar esa me­mo­ria de fo­tos y vi­deos fa­mi­lia­res.

Las se com­bi­nan en un com­bo atrac­ti­vo –igual al que ofre­cen los Sam­sung S9– con 12 me­ga­pí­xe­les en las tra- Me­mo­ria

6 GB RAM 128 GB + Mi­crosd que am­plía has­ta 512 GB se­ras que vie­nen con len­te gran an­gu­lar de aper­tu­ra va­ria­ble y un te­le­ob­je­ti­vo in­tere­san­te. La fron­tal, en tan­to, tie­ne ocho me­ga­pí­xe­les y au­to­fo­co.

Las to­ma­das con ce­lu­la­res de al­ta ga­ma de Sam­sung son, en tér­mi­nos de co­lor y re­so­lu­ción, im­ba­ti­bles; a es­to se le agre­ga una par­ti­cu­lar sen­si­bi­li­dad de sus len­tes pa­ra me­jo­rar las fo­tos en con­di­cio­nes de po­ca luz. La va­rie­dad de fun­cio­nes en­tre las que pue­de ele­gir el usua­rio a la ho­ra de to­mar una fo­to­gra­fía con es­te ce­lu­lar pa­re­ce ca­si in­fi­ni­ta y hay que to­mar­se un buen tiem­po pa­ra ex­plo­rar­las.

En­tre las no­ve­da­des de es­te año hay un sis­te­ma de

ca­paz de de­tec­tar en­tre unos 20 ti­pos de ob­je­tos o si­tua­cio­nes, pa­ra lue­go adap­tar los ajus­tes de las cá­ma­ras au­to­má­ti­ca­men­te. En mis prue­bas vi gran­des me­jo­ras cuan­do se en­fo­ca, por ejem­plo, una plan­ta (has­ta el pun­to de que hay un ver­de ca­rac­te­rís­ti­co de Sam­sung que no he con­se­gui­do re­pli­car en otros ce­lu­la­res), pe­ro no tan­to cuan­do el ob­je­ti­vo es co­mi­da. En­tre otras co­sas re­co­no­ce mas­co­tas, pai­sa­jes, pla­yas, pues­tas de sol y ama­ne­ce­res, así co­mo otras cuan­tas cues­tio­nes po­pu­la­res en las re­des so­cia­les.

La se­gun­da no­ve­dad que pro­me­te ser útil es la no­ti­fi­ca­ción que apa­re­ce cuan­do la ima­gen que se to­mó que­dó bo­rro­sa o co­rri­da o cuan­do par­pa­deó la per­so­na que se fo­to­gra­fió. De­bo de­cir que es­ta úl­ti­ma fun­ción es un éxi­to pa­ra quie­nes tan­tas ve­ces –co­mo yo– que­da­mos re­tra­ta­dos con ca­ra de na­da en me­dio un pes­ta­ñeo. Es­ta vez el

pa­ra des­tra­bar se ubi­ca en la par­te tra­se­ra de la car­ca­sa, por de­ba­jo de la cá­ma­ra. En mi ex­pe­rien­cia es un lu­gar có­mo­do a la ho­ra de ma­ni­pu­lar un ce­lu­lar de gran ta­ma­ño.

A la ho­ra de ana­li­zar sus des­ven­ta­jas, per­so­nal­men­te creo que el ta­ma­ño ya no pue­de in­cluir­se en­tre es­tas. El usua­rio mo­derno de smartp­ho­nes bus­ca es­tas gran­des pan­ta­llas con fi­nes es­pe­cí­fi­cos: des­de ver me­jor sus ex­tra­or­di­na­rias fo­tos has­ta uti­li­zar una pla­ni­lla de cálcu­lo sin com­pli­ca­cio­nes o in­clu­so ha­cer un di­se­ño pro­fe­sio­nal con el Spen (ver re­cua­dro).

Lue­go de unos cuan­tos días de uso en alian­za con uno de los nue­vos re­lo­jes in­te­li­gen­tes de Sam­sung, el Ga­laxy Watch, no hay que­jas ra­cio­na­les que se de­ri­ven de la ex­pe­rien­cia de usar un No­te 9. En­tre mis du­das per­sis­te una pre­gun­ta que me ha­go des­de ha­ce va­rios años y que se re­pi­te en va­rias mar­cas: ¿por qué un ce­lu­lar An­droid vie­ne car­ga­do por de­fec­to con un set de apps cu­yas fun­cio­nes, en su ma­yo­ría, re­pli­can otras apps que ya vie­nen con el sis­te­ma ope­ra­ti­vo (co­mo el set de aplicaciones de Goo­gle)? A ni­vel em­pre­sa­rial la res­pues­ta pa­re­ce ob­via: por­que la mar­ca in­ten­ta ga­nar adep­tos pa­ra sus ser­vi­cios. A ni­vel de usua­rio, si­gue sin con­tes­tar­se.

Con un di­se­ño su­per agra­da­ble a la vis­ta que ade­más tie­ne en cuen­ta la er­go­no­mía ne­ce­sa­ria pa­ra ma­ne­jar es­tos gran­des ce­lu­la­res (no pe­sa ni se sien­te apa­ra­to­so en el uso dia­rio), lo úni­co que fal­ta es que los aca­ba­dos bri­llan­tes que tan­to lla­man la aten­ción lo­gren al­gún día re­cha­zar las hue­llas di­gi­ta­les que que­dan “pe­ga­das” al cris­tal co­mo un imán al me­tal. Cues­tión de ob­se­sión per­so­nal, de­bo re­co­no­cer, pe­ro se­gu­ra­men­te ya de­be es­tar in­clui­do en la lis­ta de ta­reas de al­gu­nas de los cien­tos de per­so­nas que tra­ba­jan en el desa­rro­llo de es­tos dis­po­si­ti­vos.

El No­te 9 es la me­jor ex­pre­sión de la tec­no­lo­gía Sam­sung. Y es, ade­más, una so­lu­ción in­te­gral pa­ra quie­nes quie­ren te­ner to­do y ha­cer ca­si to­do des­de un ce­lu­lar. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.