Así lu­cen los ros

El bra­si­le­ño que re­cons­tru­yó en 3D el ros­tro de Ma­ría Magdalena y de san An­to­nio de Pa­dua hi­zo lo mis­mo

El Observador Fin de Semana - Cromo - - “EL PROGRAMA HACE LA RECONSTRUCCIÓN AUTOMÁTICA CON - MA­TÍAS CAS­TRO Es­pe­cial pa­ra CRO­MO

Des­de el 14 de di­ciem­bre, con la nue­va edi­ción de Museos en la No­che, el Mu­seo de Ar­te Pre­co­lom­bino e In­dí­ge­na (MAPI) ex­hi­bi­rá la re­cons­truc­ción di­gi­tal del ros­tro de la lla­ma­da “abue­la de los uru­gua­yos”, he­cha por el bra­si­le­ño Ci­ce­ro Mo­raes. Es­te es­pe­cia­lis­ta en re­cons­truc­ción fa­cial 3D tra­ba­jó so­bre fo­tos del crá­neo más an­ti­guo de los ha­lla­dos en te­rri­to­rio uru­gua­yo, que tie­ne 1.600 años de an­ti­güe­dad. Ojos os­cu­ros y piel al­go co­bri­za, pó­mu­los sa­lien­tes y una ex­pre­sión lin­dan­te con la son­ri­sa: así lu­ce el ros­tro de nues­tra an­te­pa­sa­da.

“Ha­ce co­sa de un año desa­rro­llé un soft­wa­re lla­ma­do Or­to­gon Blen­der, que per­mi­te rea­li­zar una re­cons­truc­ción fo­ren­se en dos ho­ras y que ha usa­do la po­li­cía, por ejem­plo,” ex­pli­có Mo­raes a Cro­mo. “Co­mo en es­te ca­so es­tu­vi­mos tra­ba­jan­do pa­ra un mu­seo (se re­fie­re al MAPI), tu­vi­mos más li­ber­tad y más tiem­po, así que hi­ce la re­cons­truc­ción en sie­te días. Yo hi­ce el 3D pe­ro pa­ra ello pre­ci­sé de da­tos que vi­nie­ron de otros ex­per­tos, co­mo el se­xo, la edad de la per­so­na y la an­ti­güe­dad de los res­tos. Es­to me lo ofre­ció el MAPI. El pro­gra­ma ha­ce la re­cons­truc­ción au­to­má­ti­ca cuan­do subimos las fo­tos, pe­ro lue­go la es­cul­tu­ra di­gi­tal es ar­te­sa­nal y ese es el tra­ba­jo que me to­ca”, ex­pli­có.

La per­fec­ción es im­po­si­ble

A pe­sar de que ha rea­li­za­do más de 60 re­cons­truc­cio­nes faciales en 3D di­gi­tal, las rea­li­za­das so­bre los ros­tros de Ma­ría Magdalena y San An­to­nio de Pa­dua son, pro­ba­ble­men­te, los tra­ba­jos más fa­mo­sos de es­te cha­pe­co­en­se de 36 años. El de Ma­ría Magdalena, rea­li­za­do ha­ce tres años, fue al­go com­pli­ca­do, ya que los res­pon­sa­bles de la ba­sí­li­ca fran­ce­sa don­de es­tá ex­hi­bi­do el crá­neo le per­mi­tie­ron un ac­ce­so li­mi­ta­do. Por eso mis­mo, Mo­raes y su equi­po afir­ma­ron en su mo­men­to que la ima­gen que recrearon a par­tir de las fotografías de esos res­tos no es 100% pre­ci­sa, aun­que se acer­ca mu­cho a có­mo ha­bría si­do es­ta cé­le­bre y dis­cu­ti­da fi­gu­ra bí­bli­ca.

De to­dos mo­dos, la pre­ci­sión en un 100% nun­ca se lo­gra en es­tos pro­ce­sos, por más que se ten­ga ac­ce­so de­ta­lla­do a los res­tos com­ple­tos. “An­tes de tra­ba­jar pa­ra museos y pa­ra la po­li­cía es­tu­dia­mos mu­cho pa­ra sa­ber la pre­ci­sión que se po­día al­can­zar con es­tas re­cons­truc­cio­nes” ex­pli­có Mo­raes.

Y aña­dió: “Años atrás hi­ce pruebas re­cons­tru­yen­do crá­neos y com­pa­rán­do­los con fo­tos de có­mo eran esas per­so­nas. La con­clu­sión a la que he lle­ga­do es que, por más que ha­gas una re­cons­truc­ción com­ple­ta, se con­si­gue una vo­lu­me­tría com­pa­ti­ble en el 92% con lo que ha­bría si­do el ros­tro real”. Lo que su­ce­de es las per­so­nas cam­bian el pe­lo, la ali­men­ta­ción o el pe­so, por lo que es di­fí­cil lle­gar a la pre­ci­sión to­tal. “Un ros­tro hu­mano no es so­la­men­te la vo­lu­me­tría y es­ta­dís­ti­ca. Lle­gar al co­lor de la piel exac­to, por ejem­plo, es muy di­fí­cil”, apun­tó.

En el ca­so de Ma­ría Magdalena una de las cer­te­zas a las que lle­ga­ron con su estudio es que era de tez blan­ca. Lo que com­pli­có un po­co ese tra­ba­jo fue que ha­bían so­li­ci­ta­do 40 se­sio­nes de fo­to­gra­fía y estudio del crá­neo, pe­ro se les au­to­ri­za­ron so­la­men­te sie­te y sin abrir el re­li­ca­rio en el que se con­ser­va­ba y ex­hi­bía al pú­bli­co.

“To­dos los ros­tros son asi­mé­tri­cos, pe­ro in­clu­so si tie­nes so­la­men­te la mi­tad del crá­neo y no dis­po­nés de más in­for­ma­ción pue­des ha­cer un es­pe­jo”, ex­pli­có. En es­tos ca­sos el fac­tor de error es mu­cho ma­yor. No fue ese el ca­so del crá­neo de es­ta an­te­pa­sa­da de los uru­gua­yos.

Téc­ni­ca con soft­wa­re li­bre

El tra­ba­jo con­sis­te en to­mar fo­tos de to­dos los la­dos del crá­neo. Se tra­za una cir­cun­fe­ren­cia a su al­re­de­dor y pa­ra ubi­car la cá­ma­ra, se re­quie­re, en el ideal, to­mar una fo­to ca­da 10 gra­dos. Es­ta par­te del pro­ce­so so­bre el crá­neo uru­gua­yo la reali­zó un es­tu­dian­te de an­tro­po­lo­gía (por­que la pie­za no per­te­ne­cía a la co­lec­ción del MAPI, sino al De­par­ta­men­to de An­tro­po­lo­gía de la Fa­cul­tad de Hu­ma­ni­da­des) que to­mó 120 fo­tos de­ta­lla­das y se las en­vió a Mo­raes.

“Gra­cias a ese re­gis­tro que nos en­via­ron, el tra­ba­jo fue muy sen­ci­llo”, ase­gu­ró el cha­pe­co­en­se.

Ex­pre­sa­da en for­ma sen­ci­lla, una re­gla o cons­tan­te que to­ma en cuen­ta pa­ra las re­cons­truc­cio­nes es que lo que en­tra ha­cia el crá­neo, es lo mis­mo que sa­le. Pa­ra re­cons­truir una na­riz, por ejem­plo, se to­ma la me­di­da de la fo­sa na­sal co­mo re­fe­ren­cia de lo que ha­bría si­do su for­ma ha­cia el ex­te­rior. “Es una me­ri­dia­na que tra­za­mos di­gi­tal­men­te. ¿Có­mo lo sé? To­dos los días re­ci­bo fotografías pa­ra tra­ba­jar y pue­do ir com­pa­ran­do. Es­to no es per­fec­to, por su­pues­to, por­que la per­fec­ción es so­la­men­te pa­ra

El crá­neo más an­ti­guo de los ha­lla­dos en te­rri­to­rio uru­gua­yo ya tie­ne ros­tro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.