Par­ce­las vir­tua­les a la ven­ta

El fun­da­dor de De­cen­tra­land vi­si­tó Mon­te­vi­deo y ha­bló so­bre có­mo fun­cio­na es­te sis­te­ma que per­mi­te la es­pe­cu­la­ción in­mo­bi­lia­ria vir­tual

El Observador Fin de Semana - Cromo - - INFORME - MA­TÍAS CAS­TRO Es­pe­cial pa­ra Cro­mo

De en­tre las de­ce­nas de mun­dos vir­tua­les que exis­ten en in­ter­net, des­de el Mi­ne­craft al Se­cond Life, el año pa­sa­do sur­gió uno des­de Ar­gen­ti­na, que se plan­teó in­cor­po­rar el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio pu­ro y du­ro: De­cen­tra­land. En Mi­ne­craft se pue­de crear y cons­truir, en Job Si­mu­la­tor es po­si­ble ad­mi­nis­trar tra­ba­jo, en Se­cond Life se pue­de via­jar, cons­truir y co­no­cer gen­te. De­cen­tra­land, a gran­des ras­gos, per­mi­te es­pe­cu­lar con te­rre­nos que no exis­ten en el mun­do real, pe­ro sí en el vir­tual. Y se com­pran con un con­tra­to y sis­te­mas de se­gu­ri­dad.

De­cen­tra­land no so­lo ofre­ce pí­xe­les pa­ra te­ner te­rre­nos pro­pios, sino tam­bién he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer­los cre­cer. En su web hay va­rios com­ple­men­tos que per­mi­ten ge­ne­rar des­de imá­ge­nes es­tá­ti­cas has­ta es­pa­cios in­ter­ac­ti­vos, sub­ma­ri­nos o en la su­per­fi­cie. La ima­gi­na­ción y ca­pa­ci­dad téc­ni­ca de ca­da com­pra­dor es fun­da­men­tal pa­ra que ese te­rreno sea atrac­ti­vo y que, en­tre otras co­sas, pue­da ser re­ven­di­do. De acuer­do a un ar­tícu­lo de la BBC, has­ta agos­to De­cen­tra­land ha­bía ven­di­do US$ 28 mi­llo­nes en tie­rras vir­tua­les.

Una de las cla­ves de De­cen­tra­land re­si­de en que tie­ne una crip­to­mo­ne­da pro­pia, lla­ma­da Ma­na. Hay que ad­qui­rir uni­da­des de esa mo­ne­da pa­ra com­prar al­gu­nas de las 90 mil par­ce­las dis­po­ni­bles, pa­ra cons­truir lo que se quie­ra. Otra de los pun­tos esen­cia­les es que los te­rre­nos vir­tua­les ven­di­dos per­te­ne­cen de­fi­ni­ti­va­men­te a los com­pra­do­res y ni si­quie­ra pue­den ser da­dos de ba­ja por un go­bierno o por los due­ños de la em­pre­sa. Si se ven­den to­das las par­ce­las de De­cen­tra­land, es­te mun­do de bits que­da­rá ex­clu­si­va­men­te en ma­nos de sus com­pra­do­res.

Es­te­ban Or­dano, fun­da­dor y ca­be­za tec­no­ló­gi­ca de es­te em­pren­di­mien­to di­gi­tal, vi­si­tó Mon­te­vi­deo pa­ra ha­blar en el Ga­me­lab. ¿Có­mo se fir­man con­tra­tos de compraventa en Des­cen­tra­land? Es­ta­mos usan­do la red de Et­he­reum (una pla­ta­for­ma que per­mi­te crear lo que se co­no­ce co­mo con­tra­tos in­te­li­gen­tes) pa­ra co­rrer nues­tro sis­te­ma en­te­ro, el Ma­na que es la mo­ne­da y la tie­rra so­bre la que se cons­tru­ye. Et­he­reum es la se­gun­da block­chain (una es­truc­tu­ra de datos que, en­tre otras co­sas, da se­gu­ri­dad a las mo­ne­das di­gi­ta­les) más im­por­tan­te, pa­re­ci­da a Bit­coin pe­ro tie­ne más fa­ci­li­dad pa­ra ha­cer con­tra­tos in­te­li­gen­tes. Usa­mos crip­to­gra­fía de cla­ve pú­bli­ca y pri­va­da, que es al­go pa­re­ci­do a la tec­no­lo­gía del can­da­di­to que apa­re­ce en la ba­rra de di­rec­cio­nes de tu na­ve­ga­dor web. En la ba­se de datos de Et­he­reum se guar­da quién es el due­ño de ca­da pe­da­zo de tie­rra y cuál es la cla­ve pú­bli­ca de quien tie­ne per­mi­so pa­ra ven­der­la. Los con­tra­tos per­mi­ten ope­ra­cio­nes se­gu­ras, ya que las re­glas se eje­cu­tan tal y co­mo es­tán, res­pal­da­das por la red de Et­he­reum. ¿Por qué De­cen­tra­land fue el pri­mer mun­do que tu­vo crip­to­mo­ne­da pro­pia? To­do es­to de las crip­to­mo­ne­das no es que se ten­ga que au­to­ri­zar por una au­to­ri­dad fi­nan­cie­ra. No sé por­qué otros no lo hi­cie­ron. No­so­tros sim­ple­men­te es­cri­bi­mos los con­tra­tos y lo lan­za­mos y así em­pe­zó a fun­cio­nar. El res­pal­do de Et­he­reum es lo que es­tá atrás de la mo­ne­da Ma­na, y es lo que per­mi­te que se eje­cu­ten los con­tra­tos y que se pa­gue lo que co­rres­pon­da. Es un sis­te­ma muy abier­to. Us­te­des tie­nen el ob­je­ti­vo de de­jar es­to en ma­nos de los com­pra­do­res.

A di­fe­ren­cia de otros mun­dos vir­tua­les, nues­tro sis­te­ma no ne­ce­si­ta que es­te­mos tra­ba­jan­do pa­ra man­te­ner­lo siem­pre. Es sim­ple­men­te que los due­ños de ca­da par­ce­la de tie­rra tie­nen el con­trol de sus ser­vi­do­res. Fun­cio­na co­mo Bit­to­rrent, ya que no ne­ce­si­ta­mos man­te­ner un ser­vi­dor pa­ra la trans­mi­sión de datos. ¿De dón­de sur­gió la idea de De­cen­tra­land?

Un ami­go pro­gra­ma­dor me di­jo que te­nía­mos que ha­cer un mun­do vir­tual. Yo me en­tu­sias­mé y ese fin de se­ma­na hi­ci­mos una prue­ba de con­cep­to, pe­ro la idea que­dó aban­do­na­da unos años. Lue­go, otro ami­go hi­zo una in­ter­fa­se 3D y ahí sí em­pe­zó a cre­cer es­to. El pro­yec­to era open sour­ce (de có­di­go abier­to) ha­cia 2015 pe­ro nos pu­si­mos a ha­cer es­to pro­fe­sio­nal­men­te en 2017. O sea que no fue más de có­di­go abier­to.

De­cen­tra­land es­tá ce­rra­do, pe­ro el mes que vie­ne lo va­mos a li­be­rar. No que­ría­mos te­ner al­go me­dio lis­to y que so­bre eso al­guien sa­que una co­pia. La ma­yo­ría de los pro­yec­tos open sour­ce, co­mo Li­nux o los ser­vi­do­res Apa­che, em­pe­za­ron así. ¿Có­mo es el per­fil de los com­pra­do­res?

Hay un po­co de to­do. En la co­mu­ni­dad es­tán em­pe­zan­do a sur­gir más he­rra­mien­tas pa­ra que quien no tie­ne co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos pue­da cons­truir sus co­sas y agre­gar ítems. Men­cio­nó el sis­te­ma de des­car­ga por to­rrents co­mo re­fe­ren­cia pa­ra el mo­do en que ope­ra De­cen­tra­land. El sis­te­ma de los to­rrents no sue­le ele­gir­se por­que sí. ¿Por qué los to­man co­mo re­fe­ren­cia?

Hoy en día, con to­das las tec­no­lo­gías de in­for­ma­ción, es muy fá­cil emi­tir un men­sa­je que lle­ga a mu­chas per­so­nas. Con Twit­ter, por ejem­plo, te­nés un me­gá­fono. Pe­ro no te­nés feed­back y no siem­pre po­dés apren­der so­bre los efec­tos in­di­vi­dua­les de ese men­sa­je. Con to­das es­tas tec­no­lo­gías ti­po to­rrent se es­tá experimentando la in­me­dia­tez y la re­la­ción en­tre pa­res.

Cree­mos que te­ne­mos que vol­ver más a las re­la­cio­nes cer­ca­nas, a una es­pe­cie de an­ti­glo­ba­li­za­ción glo­bal. l

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.