De pan­ta­llas

Nes pa­ra re­sis­tir los es­tí­mu­los que pro­vie­nen de to­dos los dis­po­si­ti­vos

El Observador Fin de Semana - Cromo - - INFORME -

re­sul­ta im­po­si­ble to­mar con­cien­cia del tiem­po de uso de las pan­ta­llas, han sur­gi­do una se­rie de apli­ca­cio­nes mó­vi­les que mi­den e in­for­man cuán­to se es­tá fren­te al smartp­ho­ne. Por ejem­plo, Qua­lity Ti­me (gra­tis pa­ra An­droid) mues­tra un de­ta­lle de cuán­tos mi­nu­tos se usó ca­da apli­ca­ción, co­mo What­sApp, el co­rreo elec­tró­ni­co, los vi­de­joue­gos o las re­des so­cia­les. Con es­ta in­for­ma­ción exac­ta, al usua­rio se le sim­pli­fi­ca em­pe­zar a ale­jar­se de aque­llos re­cur­sos que le con­su­men más tiem­po.

Otras op­cio­nes son Mo­ment (IOS y An­droid) que, ade­más de ha­cer lo mis­mo que Qua­lity Ti­me, in­for­ma la can­ti­dad de ve­ces que el usua­rio des­blo- quea el dis­po­si­ti­vo e in­clu­so per­mi­te fi­jar un lí­mi­te pa­ra usar el te­lé­fono; y Checky (dis­po­ni­ble pa­ra IOS y An­droid), que so­lo in­for­ma cuán­tas ve­ces al día se mi­ra el te­lé­fono.

Una vez que el usua­rio to­ma con­cien­cia de los mi­nu­tos dia­rios que in­vier­te en los dis­po­si­ti­vos pue­de dis­mi­nuir­lo de va­rias ma­ne­ras: a tra­vés de apli­ca­cio­nes mó­vi­les blo­quea­do­ras o tam­bién me­dian­te cier­tos cam­bios de há­bi­to.

Con res­pec­to a la pri­mer vía de sal­va­ción, exis­ten apps co­mo Free­dom (dis­po­ni­ble pa­ra IOS), que per­mi­ten pro­gra­mar ho­ra­rios du­ran­te los cua­les el te­lé­fono no emi­ta nin­gún ti­po de no­ti­fi­ca­ción ni per­mi­ta el ac­ce­so a las apli­ca­cio­nes se­lec­cio­na­das pa­ra no per­der tiem­po en ellas. Pa­ra los usua­rios An­droid un re­cur­so si­mi­lar es Off­ti­me que, co­mo plus, tam­bién mues­tra cuán­to tiem­po se mi­ra el mó­vil ca­da día.

Pa­ra los que desean to­mar me­di­das más ex­tre­mas es­tá De­tox (pa­ra An­droid). Cuan­do se ac­ti­va es­ta app por un pe­rio­do a de­fi­nir por el usua­rio, re­sul­ta im­po­si­ble usar el dis­po­si­ti­vo, in­clu­so si se lo re­ini­cia. Otra al­ter­na­ti­va es Spa­ce (tam­bién pa­ra el sis­te­ma ope­ra­ti­vo An­droid), que sir­ve pa­ra pro­gra­mar no­ti­fi­ca­cio­nes me­nos in­va­si­vas y mo­ni­to­ri­zar el uso de la pan­ta­lla pa­ra es­tu­diar nues­tros pa­tro­nes de con­duc­ta y to­mar me­di­das en con­se­cuen­cia.

Con­se­jos de ex­per­to

Pa­ra los usua­rios que quie­ren po­ner co­to a su re­la­ción con las pan­ta­llas me­dian­te un cam­bio de há­bi­to, el doc­tor en Psi­co­lo­gía Mark Grif­fiths, de la Uni­ver­si­dad de Not­ting­ham Trent, en Reino Uni­do, de­ta­lló a Cro­mo una se­rie de re­co­men­da­cio­nes pa­ra po­ner en prác­ti­ca.

Lo pri­me­ro: des­in­to­xi­ca­ción pau­la­ti­na. Co­mo pa­ra al­gu­nas per­so­nas es di­fí­cil pa­sar unos mi­nu­tos sin mi­rar una pan­ta­lla, lo ideal es co­men­zar de a po­co, con lap­sos de 15 mi­nu­tos que irán au­men­tan­do acom­pa­sa­da­men­te. Otro tru­co es te­ner los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les con po­ca car­ga de ba­te­ría, pa­ra evi­tar el uso com­pul­si­vo de los apa­ra­tos.

El es­pe­cia­lis­ta tam­bién re­co­mien­da te­ner mo­men­tos de des­co­ne­xión. Hay que se­lec­cio­nar ins­tan­cias del día en los cua­les no se usa­rá el smartp­ho­ne. Por ejem­plo, du­ran­te las co­mi­das o cuan­do va­mos al ba­ño.

Lo an­te­rior se de­be acom­pa­ñar con la des­ha­bi­li­ta­ción de las no­ti­fi­ca­cio­nes. Si el te­lé­fono no mues­tra las no­ti­fi­ca­cio­nes no sen­ti­re­mos la ansiedad por sa­ber quién se co­mu­ni­có con no­so­tros. Adi­cio­nal­men­te, hay que ele­gir tres mo­men­tos al día pa­ra to­mar el dis­po­si­ti­vo y res­pon­der a to­dos los que nos han es­cri­to o lla­ma­do.

Una bue­na idea es usar un re­loj-pul­se­ra. Por lo ge­ne­ral, al usar el smartp­ho­ne co­mo re­loj uno tien­de a co­nec­tar­se a in­ter­net pa­ra na­ve­gar. Es­to se re­suel­ve vol­vien­do al tra­di­cio­nal re­loj-pul­se­ra.

Grif­fiths tam­bién alien­ta a par­ti­ci­par en ac­ti­vi­da­des don­de es­té Al uti­li­za uti­li­zar el smartp­ho­ne o la ta­ble­ta se in­cli­na la ca­be­za ha­cia aba­jo, aba de tal for­ma que los múscu­los de la par­te pos­te­rior del cue­llo es es­ti­ran y eso pue­de traer do­lor. En lí­neas ge­ne­ra­les, el cue­llo man­tie­ne una fle­xión en un án­gu­lo en en­tre 30 y 60 gra­dos que ha­cen su­frir a las vér­te­bras cer­vi­ca­les. ce La pos­tu­ra es su­ma­men­te im­por­tan­te: no es van vano dos de ca­da tres per­so­nas se que­jan de do­lor mus­cu­lar cau­sa­do por el uso pro­lon­ga­do de una pan­ta­lla. La so­bre­ex­po­si­ción fren­te a las pan­ta­llas trae co­mo con con­se­cuen­cia, en pri­mer lu­gar, la fa­ti­ga vi­sual, ya que los ojos se es­fuer­zan por en­fo­car­se en­tre el tec te­cla­do y la pan­ta­lla. Es­to, su­ma­do a que la dis­tan­cia de lec­tu­ra es cor­ta, ha­ce que des­pués de un pe­rio­do pro pro­lon­ga­do el usua­rio sien­ta in­co­mo­di­dad vi­sual e inc in­clu­so do­lor de ca­be­za. Por ello es re­co­men­da­ble hac ha­cer pau­sas y mi­rar de le­jos ca­da cier­to tiem­po. Ant An­te la fa­ti­ga vi­sual, los ojos se po­nen ro­jos y se gen ge­ne­ra una sen­sa­ción de se­que­dad ocu­lar. Por otra par par­te, la luz azul-vio­le­ta de la pan­ta­lla LCD y LED pod po­dría, a lar­go pla­zo, cau­sar el en­ve­je­ci­mien­to pre­ma ma­tu­ro de la re­ti­na y el cris­ta­lino. Los dis­po­si­ti­vos de “tin “tin­ta electrónica” no pre­sen­tan es­tos in­con­ve­nien­tes por lo que per­mi­ten una lec­tu­ra re­la­ja­da du­ran­te má más tiem­po. Cuan­do se usa un dis­po­si­ti­vo mó­vil, la fle­xión pro­lon­ga­da del co­do c pue­de oca­sio­nar la sen­sa­ción de hor­mi­gueo en los de­dos d y la pal­ma de la mano. A lar­go pla­zo, tam­bién se ven afec­ta­dos las ma­nos y bra­zos por las fric­cio­ne fric­cio­nes de los mo­vi­mien­tos re­pe­ti­ti­vos y la pos­tu­ra. Se ge­ne­ra ge­ne fa­ti­ga mus­cu­lar y mi­cro­le­sio­nes, que lue­go con­lle­va con­lle­van a pa­to­lo­gías co­mo ten­di­ni­tis y el sín­dro­me del tú­nel ca car­piano, en­tre otros. con­sul­ta un usua­rio su smartp­ho­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.