Tra­ta de mu­je­res ins­pi­ra nue­va no­ve­la

Ru­per­to Long re­gre­sa a las li­bre­rías con La mu­jer que vol­vió del abis­mo, tex­to que de­nun­cia la tra­ta de mu­je­res en el Río de la Pla­ta

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - AN­DRÉS RICCIARDULLI Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Cuen­ta que el con­se­jo se lo dio Car­los Mag­gi una tar­de cual­quie­ra que se cru­za­ron por ca­sua­li­dad: “Ru­per­to, de­já to­do. Lar­gá la in­ge­nie­ría, lar­gá la po­lí­ti­ca. Vos sos es­cri­tor”. Di­ce que le hi­zo ca­so en par­te por­que, si bien ya pu­bli­có seis li­bros, aún tra­ba­ja co­mo mi­nis­tro del Tri­bu­nal de Cuen­tas. A los 65 años Ru­per­to Long to­da­vía sue­ña con ver un puen­te que co­nec­te el Ce­rro y la Ciu­dad Vie­ja, que cru­ce la bahía de Mon­te­vi­deo co­mo el Gol­den Ga­te en San Fran­cis­co. De­trás de la son­ri­sa y la ama­bi­li­dad in­na­ta, se es­con­de un au­tor sol­ven­te que no le hu­ye a los te­mas di­fí­ci­les. Es­cri­bió so­bre el con­de de Lau­tréa­mont, so­bre el poe­ta Ho­ra­cio Ferrer, so­bre una so­bre­vi­vien­te del ho­lo­caus­to y aho­ra sor­pren­de con un li­bro so­bre la tra­ta de per­so­nas en la re­gión. Ca­ba­lis­ta em­pe­der­ni­do, con­fie­sa que se ale­ja de los ga­tos ne­gros, la par­te ba­ja de las escaleras y los es­pe­jos ro­tos.

No es pa­ra cual­quie­ra cam­biar de rum­bo en mi­tad de la co­rrien­te. ¿Por qué de­ci­dió ser es­cri­tor?

Yo es­cri­bía ya des­de jo­ven, pe­ro eran más que na­da no­tas y ar­tícu­los de opi­nión que pu­bli­ca­ba en

los dia­rios de la épo­ca. Tam­bién par­te de mis tra­ba­jos co­mo ingeniero e in­ves­ti­ga­dor. Ahí es­tá la se­mi­lla, si se quie­re. Pe­ro el trán­si­to a la li­te­ra­tu­ra es bas­tan­te con­cre­to, fue en el año 2000, cuan­do me ale­jé de las res­pon­sa­bi­li­da­des po­lí­ti­cas. El cam­bio fue abrup­to y, si se quie­re, to­do un re­to. Hu­bo que ven­cer mu­chos pre­jui­cios, no fue fá­cil pa­sar de ser se­na­dor de la Re­pú­bli­ca, pre­si­den­te de UTE y del LA­TU, a ser un es­cri­tor a se­cas. Fue una de­ci­sión meditada, pe­ro yo sen­tía que te­nía ca­da vez más ga­nas de con­tar al­gu­nas de las co­sas que ha­bía vis­to a lo lar­go de mi vi­da, co­sas que me en­tu­sias­ma­ba com­par­tir.

¿Hay al­gún pun­to de con­tac­to en­tre su li­bro an­te­rior, La ni­ña que mi­ra­ba los tre­nes par­tir, y es­te úl­ti­mo tra­ba­jo?

Creo que los dos li­bros tie­nen en co­mún que de­trás hay te­mas so­cia­les muy fuer­tes. En el pri­mer ca­so eran el ra­cis­mo, la dis­cri­mi­na­ción y la per­se­cu­ción de los ju­díos du­ran­te la se­gun­da gue­rra mun­dial, en es­te la tra­ta de mu­je­res y to­dos los te­mas co­ne­xos: las re­des, su for­ma de re­clu­ta­mien­to y de ex­plo­ta­ción. Tam­bién hay similitudes en la for­ma. En am­bos tex­tos re­cu­rro a un par de per­so­na­jes fuer­tes, pe­ro los ro­deo de mu­chos se­cun­da­rios. Se crea así una po­li­fo­nía de vo­ces que a

mí me in­tere­sa mu­cho por­que me per­mi­te trans­mi­tir en pri­me­ra per­so­na, co­mo si ca­da per­so­na­je le ha­bla­ra di­rec­ta­men­te al lec­tor. To­dos, ade­más, ha­blan con su pro­pio len­gua­je, que pue­de ser el de un fis­cal o el de un pro­xe­ne­ta.

En­tre tan­tas op­cio­nes, ¿por qué eli­gió el te­ma de la tra­ta de per­so­nas? To­do em­pe­zó con un via­je que hi­ce al sur de Ar­gen­ti­na, a San Ju­lián y a Río Ga­lle­gos, ha­ce ya al­gu­nos años. Fui allá en bus­ca de la his­to­ria de un con­flic­to de la ar­ma­da es­pa­ño­la que ocu­rrió du­ran­te la épo­ca de la con­quis­ta. Via­jé pa­ra es­cri­bir una no­ve­la his­tó­ri­ca pe­ro me en­con­tré con una reali­dad ines­pe­ra­da que me con­mo­vió. Re­cuer­do que veía asom­bra­do pin­ta­das en los mu­ros que de­cían: “La tra­ta es la es­cla­vi­tud del si­glo XXI” o “No más de­sa­pa­re­ci­das en de­mo­cra­cia”. To­do era su­rrea­lis­ta. Aun pa­so de la An­tár­ti­da, en el me­dio de la na­da, pros­pe­ra­ban “las ca­si­tas”, ese con­jun­to de pros­tí­bu­los que era una de las atrac­cio­nes del lu­gar y que se pro­mo­cio­na­ba a bom­bo y pla­ti­llo en­tre los tu­ris­tas. Allí pa­sa­ba de to­do y cam­pa­ba la im­pu­ni­dad. Ahí fue que me de­ci­dí a tratar el te­ma de la tra­ta de mu­je­res y de­jé de la­do la idea ori­gi­nal.

¿Có­mo cae una chi­ca en esas re­des de­lic­ti­vas?

Los ca­sos son to­dos dis­tin­tos, al me­nos los que yo en­con­tré y que acep­ta­ron dar­me su tes­ti­mo­nio. La ca­suís­ti­ca es enor­me. En el li­bro hay cua­tro ca­sos con­cre­tos. Ste­fa­nie es una chi­ca que cae por ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, la for­ma más clá­si­ca: mi­se­ria y aban­dono fa­mi­liar. El de Lo­re­na es un ca­so dis­tin­to, fue más por sno­bis­mo, por la bús­que­da de aven­tu­ras, de una vi­da nue­va. Fá­ti­ma, por su par­te, su­frió ini­cial­men­te vio­len­cia do­més­ti­ca lo que la lle­vó a huir de su ho­gar pa­ra tran­si­tar lue­go por esos in­fier­nos. Ma­ría del Huer­to, en cam­bio, cae ca­si por ca­sua­li­dad. Ve­nía de una fa­mi­lia de me­jor po­si­ción que las de­más, de Bue­nos Ai­res, pe­ro su ca­sa se ve­nía des­tar­ta­lan­do afec­ti­va­men­te, con un pa­dre ca­da vez más au­sen­te. En to­dos los ca­sos, el fac­tor co­mún que yo de­tec­to es la fal­ta de amor fa­mi­liar, el aban­dono a su suer­te de chi­cas muy jó­ve­nes.

En el li­bro us­ted men­cio­na dos ca­sos uru­gua­yos: la tra­ma de Mi­lán de 1992 y el ca­so re­cien­te de la agen­cia de mo­de­los que en­cu­bría una red de pros­ti­tu­ción vip. ¿Es­tá el país más com­pro­me­ti­do de lo que pa­re­ce?

Esos fue­ron dos ca­sos em­ble­má­ti­cos, tam­bién por la re­per­cu­sión in­ter­na­cio­nal. El ca­so de la red en Mi­lán es in­creí­ble por­que eran una ban­da de tra­fi­can­tes uru­gua­yos que es­ta­ban ins­ta­la­dos en la ciu­dad ita­lia­na y con­tro­la­ban to­do des­de allá. El de la agen­cia de mo­de­los, más re­cien­te, es di­fe­ren­te. Las víc­ti­mas eran jó­ve­nes mo­de­los uru­gua­yas que eran re­clu­ta­das pa­ra el mer­ca­do in­terno pe­ro, a me­di­da que “as­cen­dían”, eran tras­la­da­das a Bue­nos Ai­res, don­de ha­bía clien­tes con más po­der ad­qui­si­ti­vo. Hoy en día en Uru­guay hay un au­ge de la pros­ti­tu­ción de me­no­res y ca­sos de per­so­nas traí­das del ex­te­rior pa­ra ser ex­plo­ta­das aquí. Co­mo en el te­ma de la dro­ga, ya no so­mos un país de trán­si­to. La ex­plo­ta­ción de la mu­jer con fi­nes eco­nó­mi­cos vie­ne de tiem­pos in­me­mo­ria­les. Pe­ro, ¿có­mo ope­ran aho­ra los de­lin­cuen­tes? El ne­go­cio ha cam­bia­do mu­cho en los úl­ti­mos 30 años. La ima­gen del ca­fio­lo con unas po­cas chi­cas flo­tan­do a su al­re­de­dor ya es del pa­sa­do. Aho­ra son ver­da­de­ras re­des com­pues­tas por mu­chas per­so­nas, organizaciones ma­fio­sas con le­yes in­ter­nas pro­pias, que es­tán cons­tan­te­men­te tra­tan­do de cap­tar víc­ti­mas. Los mé­to­dos de re­clu­ta­mien­to son mu­chos, des­de anun­cios en los dia­rios que pro­me­ten di­ne­ro y fa­ma has­ta pro­pues­tas di­rec­tas a tra­vés de las nue­vas re­des so­cia­les. Siem­pre es­tán bus­can­do de­bi­li­da­des. Tra­ba­jan to­do los días.

El li­bro po­co a po­co se con­vier­te en un th­ri­ller por­que hay una in­ves­ti­ga­ción pro­fun­da pa­ra res­ca­tar a una de las pro­ta­go­nis­tas. ¿Qui­so man­dar un men­sa­je de es­pe­ran­za? Qui­se se­ña­lar que en es­tos te­mas no hay hé­roes in­di­vi­dua­les, ni de­tec­ti­ves ge­nia­les que lo re­suel­ven to­do. Creo que el li­bro mues­tra que el ca­mino es la co­la­bo­ra­ción en­tre to­dos los ac­to­res in­vo­lu­cra­dos. En­tre las organizaciones so­cia­les, la po­li­cía, los fa­mi­lia­res, los jue­ces y los fis­ca­les. Hay que ten­der siem­pre una mano. Una jue­za que le­yó el li­bro me di­jo que eran los ca­sos exi­to­sos de res­ca­tes lo que la ha­cían se­guir ade­lan­te. Hay que te­ner co­ra­je por­que hay ame­na­zas en mu­chos ca­sos. Pe­ro el men­sa­je es que se pue­de. Si es­te li­bro exis­te es por­que hay mu­je­res a las que fue po­si­ble res­ca­tar con éxi­to de esas re­des de ex­plo­ta­ción. Mu­chas de ellas hoy lle­van una vi­da nor­mal, yo soy tes­ti­go. •

Los mé­to­dos de re­clu­ta­mien­to son mu­chos, des­de anun­cios en los dia­rios que pro­me­ten di­ne­ro y fa­ma has­ta pro­pues­tas di­rec­tas a tra­vés de las nue­vas re­des so­cia­les. Siem­pre es­tán bus­can­do de­bi­li­da­des. Tra­ba­jan to­dos los días

El ex pre­si­den­te de UTE y del LA­TU dio el pa­so ha­cia la li­te­ra­tu­ra en el año 2000. N. GA­RRI­DO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.