El más ex­tra­ño del mun­do

Be­ne­dict Cum­ber­batch com­bi­na fa­ce­tas pro­fe­sio­na­les y per­so­na­les an­ta­gó­ni­cas que lo con­vier­ten en un per­so­na­je úni­co en la in­dus­tria del es­pec­tácu­lo

El Observador Fin de Semana - Luces - - Perfil - NI­CO­LÁS TA­BÁ­REZ twit­ter.com/ni­co­ta­ba­rez93

ABe­ne­dict Cum­ber­batch una rue­da pin­cha­da ca­si le cues­ta la vi­da. El des­per­fec­to lo for­zó a fre­nar en el ca­mino de re­gre­so al ho­tel en Su­dá­fri­ca, don­de es­ta­ba ro­dan­do una mi­ni­se­rie te­le­vi­si­va. Lo acom­pa­ña­ba su co­le­ga De­nis­se Black y un ami­go locatario. El trío in­ten­ta­ba cam­biar la llan­ta cuan­do una ca­mio­ne­ta fre­nó al cos­ta­do. No era ayu­da, eran seis se­cues­tra­do­res que –a pun­ta de pis­to­la– metieron a los ac­ci­den­ta­dos en su vehícu­lo, los ata­ron y se los lle­va­ron.

Ho­ras des­pués, uno de los cri­mi­na­les le di­jo al ac­tor que se me­tie­ra en la va­li­ja de la ca­mio­ne­ta. “Si me de­jás ahí, el pro­ble­ma no es la fal­ta de ai­re, es el es­pa­cio pe­que­ño. Ten­go un pro­ble­ma car­día­co y ce­re­bral. Me voy a mo­rir, me va a dar un ata­que, y te ge­ne­ro un pro­ble­ma. Te­nés un in­glés muer­to en la va­li­ja. No es bueno”, le di­jo Cum­ber­batch al se­cues­tra­dor. Ba­ja­ron a las tres víc­ti­mas y las de­ja­ron en el me­dio de la na­da, pe­ro vi­vas y sin da­ños.

“(Esa si­tua­ción) Me en­se­ñó que ve­ni­mos a es­te mun­do y nos va­mos de la mis­ma for­ma. Por tu cuen­ta. Me hi­zo que­rer vi­vir una vi­da me­nos or­di­na­ria”, re­fle­xio­nó Cum­ber­batch años des­pués. Y la ver­dad es que ni su vi­da, ni su ca­rre­ra, ni su es­ta­tus co­mo es­tre­lla son or­di­na­rios.

Por­que Be­ne­dict Cum­ber­batch es un ac­tor clá­si­co, for­ma­do a ba­se de Sha­kes­pea­re y de aca­de­mia, y con un gus­to por los per­so­na­jes

de esa es­cue­la, así co­mo por las fi­gu­ras his­tó­ri­cas, en­tre las que ha in­ter­pre­ta­do al ma­te­má­ti­co Alan Tu­ring, al fun­da­dor de Wi­ki­leaks Ju­lian As­san­ge y al cien­tí­fi­co Step­hen Haw­king. Pe­ro es a la par un ícono nerd, gra­cias a sus pa­pe­les co­mo Khan en Star Trek, el dra­gón Smaug en El Hob­bit, la ver­sión mo­der­na, hi­per­ac­ti­va y ma­niá­ti­ca de Sher­lock Hol­mes y el ma­go su­per­hé­roe Doc­tor Stran­ge en el uni­ver­so ci­ne­ma­to­grá­fi­co de Mar­vel.

Es con­si­de­ra­do uno de los ac­to­res más atrac­ti­vos sin te­ner una be­lle­za más tra­di­cio­nal (en com­pa­ra­ción con sus co­le­gas, co­mo Brad Pitt, por nom­brar a uno). Tra­ba­ja fre­cuen­te­men­te en Holly­wood pe­ro la ma­yor par­te de su obra la desa­rro­lló en el Reino Uni­do. Es un aris­tó­cra­ta ri­ca­chón, pe­ro pa­re­ce un ti­po co­mún, ami­ga­ble y sim­pá­ti­co. Es ac­ti­vis­ta por di­ver­sas cau­sas pro­gre­sis­tas, es bu­dis­ta, vegano y es­pi­ri­tua­lis­ta.

Be­ne­dict Ti­mothy Carl­ton Cum­ber­batch es hi­jo de ac­to­res. Es nie­to de un ofi­cial de la ma­ri­na que con­du­jo sub­ma­ri­nos en las dos gue­rras mun­dia­les, su bi­sa­bue­lo fue cón­sul en Tur­quía y el Lí­bano en la era vic­to­ria­na, y es pri­mo le­jano de Ri­car­do III, el mo­nar­ca que Sha­kes­pea­re hi­zo cé­le­bre, y al que re­pre­sen­tó en el tea­tro.

Tea­tro, ci­ne, te­le­vi­sión, ra­dio. Cum­ber­batch pa­só por to­dos los me­dios y pa­re­ce ser ca­paz de bri­llar en cual­quier pa­pel que in­ter­pre­te, mez­clan­do so­ber­bia, al­ta­ne­ría, hu­ma­ni­dad, po­der, tra­ge­dia y una do­sis de hu­mor, se­gún lo re­quie­ra la si­tua­ción. Es un ac­tor ca­ma­leó­ni­co pe­ro es im­po­si­ble des­pe­gar­lo de sus ro­les. Siem­pre ve­mos a Be­ne­dict Cum­ber­batch, pe­ro a la vez no es él.

Eso es vi­si­ble con la pri­me­ra apa­ri­ción de su fu­tu­ro per­so­na­je en la se­rie Bre­xit, que con­ta­rá el pro­ce­so y la cam­pa­ña que lle­vó a que los bri­tá­ni­cos op­ta­ran por re­ti­rar­se de la Unión Eu­ro­pea. Allí apa­re­ce se­mi­cal­vo y ave­jen­ta­do, pe­ro se si­guen vien­do esos ojos rep­ti­lia­nos y he­te­ro­cró­mi­cos y los pó­mu­los al­tí­si­mos que son se­ña de iden­ti­dad de la ca­sa.

Y lo mis­mo pa­sa con Pa­trick Mel­ro­se, uno de los ro­les más des­ta­ca­dos de la ca­rre­ra de Cum­ber­batch en la mi­ni­se­rie del mis­mo nom­bre. Ca­no­so, hin­cha­do, arru­ga­do; el ca­mu­fla­je es ma­yor, pe­ro el ac­tor es­tá ahí aba­jo.

Ba­sa­da en las no­ve­las de Ed­ward St Aubyn, un hom­bre de la cla­se aco­mo­da­da bri­tá­ni­ca, des­cen­dien­te de no­bles que –a lo lar­go de cin­co li­bros– re­la­tó de for­ma se­mi­au­to­bio­grá­fi­ca su vi­da de ex­ce­sos, des­con­trol y lu­jo, pe­ro tam­bién de tra­ge­dia, con­flic­tos fa­mi­lia­res (in­clui­dos abu­sos se­xua­les de par­te de su pa­dre du­ran­te su in­fan­cia) y re­cu­pe­ra­ción de eta­pas de adic­ción. To­do na­rra­do con el bar­niz de sá­ti­ra y es­ti­lo que de­man­da la idio­sin­cra­sia bri­tá­ni­ca.

Cum­ber­batch vue­la al­tí­si­mo en es­ta mi­ni­se­rie, en­car­nan­do a un hom­bre que tra­ta de sa­lir de su pro­pio po­zo, tro­pie­za, cae de nue­vo, pe­ro si­gue in­ten­tan­do. Pa­ra el ac­tor, es­te tra­ba­jo era una mi­sión per­so­nal. Lo con­si­de­ra­ba uno de sus pa­pe­les so­ña­dos, jun­to a Ham­let. Y se me­te en él de for­ma ab­so­lu­ta.

Qui­zás su bri­ta­ni­dad le ha­ya ju­ga­do en con­tra, o el he­cho de te­ner mu­chos pa­pe­les ex­ce­len­tes pe­ro no ma­gis­tra­les, pe­ro aún no ha te­ni­do de­ma­sia­do re­co­no­ci­mien­to a ni­vel de pre­mios, ni por su la­bor ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ni por la te­le­vi­si­va. En su ca­sa so­lo os­ten­ta un pre­mio Emmy por su tra­ba­jo en Sher­lock. Pe­ro los galardones no de­ter­mi­nan el ta­len­to. Y, aun­que no ha­ya hom­bre­ci­tos de oro en sus es­tan­te­rías, Cum­ber­batch es uno de los ac­to­res más ta­len­to­sos de la ac­tua­li­dad; tam­bién uno de los más ex­tra­ños. •

“Me en­se­ñó que ve­ni­mos a es­te mun­do y nos va­mos de la mis­ma for­ma. Por tu cuen­ta. Me hi­zo que­rer vi­vir una vi­da me­nos or­di­na­ria” Be­ne­dict Cum­ber­batch SO­BRE SU SE­CUES­TRO EN ÁFRI­CA

Cum­ber­batch co­mo Sher­lock Hol­mes en la se­rie Sher­lock

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.