LA MO­DA ELE­VA­DA

Pa­rís re­ci­bió una nue­va edi­ción de la se­ma­na de la al­ta cos­tu­ra; co­mo es ha­bi­tual Cha­nel, Dior y Gi­venchy tu­vie­ron sus mo­men­tos me­mo­ra­bles

El Observador Fin de Semana - Luces - - Portada - twit­ter.com/pia­su­per­vie­lle

Di­ga­mos que en un mun­do en el que dis­cu­ti­mos cuá­les son los tra­ba­jos en que los hu­ma­nos van a ser sus­ti­tui­dos por ro­bots, que una in­dus­tria mul­ti­mi­llo­na­ria co­mo la del lu­jo y la mo­da se si­ga dan­do —jus­ta­men­te— el lu­jo de ha­cer ves­ti­dos a mano no es un de­ta­lle me­nor. Cla­ro que no es to­da la in­dus­tria. Es Pa­rís. Y aun­que en 2018 to­do ha­ya cam­bia­do mu­cho, la cu­na de la mo­da se em­pe­ña por con­ser­var sus cos­tum­bres más va­lio­sas. En­tre ellas, por su­pues­to, la hau­te coutu­re. Así que es­tos días, co­mo ca­da ju­lio, se rea­li­zó la se­ma­na de la al­ta cos­tu­ra y se co­no­cie­ron las hí­per so­fis­ti­ca­das co­lec­cio­nes pa­ra el in­vierno bo­real.

La al­ta cos­tu­ra es al­go así co­mo un club pri­va­do don­de es­tán los gran­des nom­bres, los que en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX cons­tru­ye­ron lo que hoy co­no­ce­mos co­mo mo­da mo­der­na. Pa­ra en­trar a es­te gru­po se­lec­to hay que cum­plir un mon­tón de re­glas es­tric­tas (aun­que con el pa­so del tiem­po son un po­co más la­xas, pa­ra que pue­dan in­gre­sar di­se­ña­do­res un tan­to más jó­ve­nes) es­ta­ble­ci­das por la Fe­de­ra­ción de la Al­ta Cos­tu­ra y la Mo­da.

La pri­me­ra y más des­ta­ca­da es el tra­ba­jo he­cho a mano. Ca­da una de las pie­zas que se ex­hi­ben en la pa­sa­re­la de la se­ma­na de la al­ta cos­tu­ra son con­fec­cio­na­das de ma­ne­ra ar­te­sa­nal (Va­len­tino, por ejem­plo, de­ci­dió nom­brar a ca­da uno de sus ves­ti­dos con el nom­bre del ar­te­sano que lo ha­bía rea­li­za­do en la úl­ti­ma co­lec­ción). Du­ran­te se­ma­nas en los ate­liers pa­ri­si­nos hom­bres y mu­je­res se pa­san ho­ras y ho­ras co­cien­do a mano ves­ti­dos que, tiem­po des­pués, se ven­de­rán a unas ci­fras exor­bi­tan­tes. Se­gún lo con­sig­na la editora de mo­da de The New York Times, Va­nes­sa Fried­man es­tos tra­jes pue­den cos­tar en­tre 10 mil y 100 mil dó­la­res ca­da uno.

No es pa­ra cual­quie­ra. De he­cho, con las al­tas exi­gen­cias que tie­ne la in­dus­tria (ca­da vez son más co­lec­cio­nes por año), son mu­chas las ca­sas y firmas que de­ci­die­ron aban­do­nar es­ta pa­sa­re­la que es tan ex­qui­si­ta co­mo inal­can­za­ble. Ver­sa­ce e Yves Saint Laurent, por ejem­plo, de­ja­ron de in­te­grar la gri­lla de des­fi­les ha­ce años.

Los que se man­tie­nen es­toi­cos en es­ta fies­ta del lu­jo y la opu­len­cia son Cha­nel y Dior. Se su­ma­ron en las úl­ti­mas edi­cio­nes nom­bres nue­vos. El más lla­ma­ti­vo es el de la di­se­ña­do­ra china Guo Pei, res­pon­sa­ble de aquel tra­je ama­ri­llo que lle­vó Rihan­na a la ga­la del Met y que fue in­mor­ta­li­za­do en Twit­ter con unos cuan­tos memes.

La cues­tión es que dos ve­ces al año Pa­rís le mues­tra al mun­do por qué su con­cep­to de la al­ta cos­tu­ra es re­le­van­te pa­ra la in­dus­tria. Y lo ha­ce a lo gran­de, con mon­ta­jes que son dig­nos de obras de tea­tro, to­man­do es­pa­cios que es­tán vin­cu­la­dos con el ar­te (Dior rea­li­za su pre­sen­ta­ción en el mu­seo Ro­din y Cha­nel crea sus pro­pios es­ce­na­rios en el Grand Pa­lais), e in­vi­tan­do a las mu­je­res más ri­cas e in­flu­yen­tes del mun­do. Ahora, ade­más de las ac­tri­ces de Holly­wood que sue­len ir a ele­gir su ves­ti­do pa­ra la tem­po­ra­da de al­fom­bra ro­ja, las gran­des in­tere­sa­das vie­nen de Asia. China y los paí­ses ára­bes son por es­tos tiem­pos las zo­nas de in­fluen­cia pa­ra la al­ta cos­tu­ra. Más allá del sue­ño que re­pre­sen­ta to­do es­te uni­ver­so, de sus ca­rác­ter inal­can­za­ble, lo va­lio­so – co­mo acer­ta­da­men­te lo di­ce Fried­man en el dia­rio neo­yor­quino– es que es­te ofi­cio dé cuen­ta de lo que ocu­rre en es­te mo­men­to his­tó­ri­co par­ti­cu­lar. •

A.JOCARD - AFP

FOTOS: AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.