EMA­NUEL BREMERMANN

El Observador Fin de Semana - Luces - - Cultura Novela Negra En Uruguay -

twit­ter.com/ema­bre­mer­mann

Tres ac­tos. Tres ac­to­res. El pri­me­ro. Mer­ce­des Ro­sen­de ya lle­va al­gún tiem­po pu­bli­can­do li­bros. Su vio­len­cia, la vio­len­cia que le im­por­ta y le in­tere­sa, es la que se ejer­ce des­de y con­tra la mu­jer. Es su área de in­ves­ti­ga­ción. Un día, al­guien se lo di­ce: “Tus no­ve­las tie­nen co­sas del gé­ne­ro ne­gro”. Ro­sen­de pien­sa. Con­cuer­da. No le des­agra­da y se sien­te a gus­to. Con­ti­núa en esa lí­nea; pu­le un es­ti­lo. Y se con­sa­gra en él.

El se­gun­do.

Ro­dol­fo San­tu­llo es­tá cra­nean­do su pri­me­ra no­ve­la. En su ca­be­za, to­do se es­truc­tu­ra ba­jo los ele­men­tos de la no­ve­la ne­gra y es ló­gi­co, pien­sa. Es al­go que lee con avi­dez y re­cu­rren­cia. Y lo que lee­mos es­truc­tu­ra, en bue­na me­di­da, lo que es­cri­bi­mos. Vuel­ca sus ideas en un to­mo ro­tu­la­do con el tí­tu­lo So­bres pa­pel ma­ni­la y, en los in­ters­ti­cios de la in­dus­tria edi­to­rial uru­gua­ya, se inau­gu­ra con ella un se­llo in­de­pen­dien­te es­pe­cia­li­za­do en el gé­ne­ro.

El ter­ce­ro.

Hu­go Bu­rel ya es Hu­go Bu­rel. En la mo­chi­la pe­san des­de ha­ce años El co­rre­dor noc­turno y El de­li­rio sal­va­je, dos no­ve­las ilu­mi­na­das por los des­te­llos ne­bli­no­sos del noir. Pe­ro apa­re­ce el per­so­na­je de Gabriel Ke­ller, un ase­sino mon­te­vi­deano en un Mon­te­vi­deo más cer­cano a Ro­dol­fo San­tu­llo en una fo­to del li­bro Na­rra­ti­va na­ti­va, de edi­to­rial Es­tua­rio.

Pa­rís que a la ca­pi­tal uru­gua­ya y la pri­me­ra tri­lo­gía orien­tal abier­ta­men­te ne­gra se pu­bli­ca con la fir­ma del ve­te­rano es­cri­tor.

Ellos tres, en es­ce­nas dis­tan­cia­das por tiem­pos y es­pa­cios di­fe­ren­tes, son igua­les. Com­par­ten la esen­cia de ser au­to­res que en­con­tra­ron en las dis­tin­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes de un gé­ne­ro usual­men­te bas­tar­dea­do por ba­ra­to, co­mer­cial o po­pu­lar un lu­gar don­de plas­mar las his­to­rias que les im­por­tan.

En otra épo­ca hu­bie­se si­do más com­pli­ca­do. Por mu­cho tiem­po, la in­dus­tria edi­to­rial uru­gua­ya mi­ró con re­ce­lo a es­te ti­po de pu­bli­ca­cio­nes. El pre­jui­cio es­ta­ba en

“Me gus­ta que sean no­ve­li­tas que pue­das leer en el óm­ni­bus; ese es su se­cre­to”

PE­RIO­DIS­TA Y ES­CRI­TOR

“En Uru­guay la no­ve­la ne­gra se es­cri­be to­dos los días des­de el in­for­ma­ti­vo”

ES­CRI­TOR

MAU­RO MARTELLA/ NA­RRA­TI­VA NA­TI­VA

au­to­res y edi­to­res por igual. Aun así, ha­bía nom­bres que re­sal­ta­ban, en­tre ellos Hu­go Fon­ta­na, Henry Tru­ji­llo y el pro­pio Bu­rel.

Hoy el pa­no­ra­ma es di­fe­ren­te. El gé­ne­ro ne­gro –la no­ve­la po­li­cial, pa­ra los me­nos ver­sa­dos en tér­mi­nos li­te­ra­rios– ex­plo­tó en los au­to­res y fue adop­ta­do con en­tu­sias­mo por los lec­to­res uru­gua­yos. Con el sur­gi­mien­to de se­llos edi­to­ria­les de­di­ca­dos por en­te­ro a es­tas his­to­rias –Co­se­cha Ro­ja de Es­tua­rio Edi­to­ra– y con va­rios au­to­res con­tem­po­rá­neos apos­tan­do sus le­tras a ase­si­na­tos, de­tec­ti­ves y es­ce­na­rios del es­ti­lo –Ro­sen­de, Ren­zo Ros­se­llo, San­tu­llo, Gon­za­lo

Ba­ra­to y po­pu­lar

La no­ve­la ne­gra es hi­ja de la cri­sis, de so­cie­da­des hun­di­das en el fon­do del ta­rro. Sur­gió en las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX en Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do la de­pre­sión gol­pea­ba a la po­bla­ción y los lec­to­res ele­gían ex­tra­viar su men­te sa­tu­ra­da de pro­ble­mas eco­nó­mi­cos en no­ve­li­tas de de­tec­ti­ves que se ven­dían a pre­cio ac­ce­si­ble. Den­tro de las lla­ma­das pu­bli­ca­cio­nes pulp –una se­rie de re­vis­tas de ba­ja ca­li­dad y pre­cio mí­ni­mo e ilus­tra­cio­nes–, el gé­ne­ro ne­gro de de­tec­ti­ves des­pun­tó. La más sig­ni­fi­ca­ti­va de aque­llas pu­bli­ca­cio­nes fue Black Mask, una re­vis­ta en la que se po­dían en­con­trar his­to­rias cor­tas del lla­ma­do Hard Boi­led, ge­ne­ral­men­te aso­cia­das a un he­cho cri­mi­nal, he­re­de­ras del gé­ne­ro de­tec­ti­ves­co inglés y que es­ta­ban es­cri­tas con un len­gua­je muy sen­ci­llo, va­rios gol­pes de efec­to y sus­pen­so per­ma­nen­te. Allí, fir­man­do en pá­gi­nas de pul­pa de ce­lu­lo­sa –de ahí el tér­mino pulp–, apa­re­cen las pri­me­ras pu­bli­ca­cio­nes de Ray­mond Chand­ler, Das­hiell Ham­mett, Ray Brad­bury y otros pi­la­res del gé­ne­ro y la li­te­ra­tu­ra nor­te­ame­ri­ca­na del si­glo XX. Pa­ra­le­la­men­te, en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.