Hu­go Bu­rel

El Observador Fin de Semana - Luces - - Cultura -

Fran­cia, el gé­ne­ro tam­bién cre­cía gra­cias al im­pul­so de edi­to­ria­les que im­pul­sa­ban es­te ti­po de pu­bli­ca­cio­nes ba­jo el tér­mino noir.

Del tiem­po en que las pá­gi­nas del pulp ter­mi­na­ban em­pa­pe­lan­do las de­pre­si­vas ur­bes nor­te­ame­ri­ca­nas has­ta el au­ge ac­tual en el mun­do en­te­ro hay un tre­cho gran­de; hay cam­bios en los ele­men­tos que iden­ti­fi­can al gé­ne­ro y hay ex­pan­sión. En Uru­guay la tra­di­ción del gé­ne­ro ne­gro no es nue­va, aun­que por di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias el gé­ne­ro no es­tu­vo de­ma­sia­do di­fun­di­do has­ta ha­ce muy po­cos años.

Eso que­da de­mos­tra­do en una anéc­do­ta que re­cuer­da Ren­zo Ros­se­llo, pe­rio­dis­ta y au­tor de las no­ve­las Tram­pas pa­ra án­ge­les de ba­rro y El com­ba­tien­te, dos tí­tu­los que for­man par­te de Co­se­cha Ro­ja. “En 1989 man­dé una no­ve­li­ta (Va­lo­res y du­blés) pa­ra el pre­mio Bi­blio­te­ca de Mar­cha, que que­dó se­lec­cio­na­da. Fi­ja­te el des­co­no­ci­mien­to que ha­bía que la men­ción es­pe­ci­fi­ca­ba la ori­gi­na­li­dad de una his­to­ria que mez­cla­ba ele­men­tos del po­li­cial con lo his­tó­ri­co, al­go na­da no­ve­do­so”.

En la épo­ca en la que Ros­se­llo en­vió su no­ve­la, ya ha­bía au­to­res pu­lien­do el gé­ne­ro en el país. Fon­ta­na y Tru­ji­llo, por ejem­plo. Pe­ro el pre­jui­cio con­tra el noir abun­da­ba. “Era una li­te­ra­tu­ra bas­tar­da, un gé­ne­ro que na­ció po­pu­lar. Y creo que lo si­gue sien­do y me gus­ta que sea así. Me gus­ta que sean no­ve­li­tas que pue­das leer en el óm­ni­bus. Ese es su se­cre­to, cap­tan tu aten­ción y te lle­van a cier­tos lu­ga­res con mu­cha fuer­za e in­ten­si­dad con sus pro­pias re­glas”.

“Es­tar ha es­ta­do siem­pre”, di­ce Ro­dol­fo San­tu­llo, un nom­bre que sur­ge de la bo­ca de ca­da au­tor al que se le pi­de que men­cio­ne a los con­tem­po­rá­neos que es­tán tra­ba­jan­do en el gé­ne­ro con re­le­van­cia. San­tu­llo pu­bli­có, has­ta el mo­men­to, cin­co no­ve­las en la co­lec­ción Co­se­cha Ro­ja. “Hu­go Fon­ta­na tie­ne va­rias no­ve­las des­de ha­ce años, Henry Tru­ji­llo tam­bién. Y ni que ha­blar de que las no­ve­las in­ter­na­cio­na­les son de las más con­su­mi­das a ni­vel lo­cal. El asun­to es que me pa­re­ce que ha ha­bi­do un asi­mi­la­mien­to o una nue­va ex­pec­ta­ción. Hoy se acep­ta el gé­ne­ro sin con­flic­tos. To­do el mun­do tie­ne cla­ro que exis­te, que es­tá y na­die se lo cues­tio­na más”, ex­pli­ca.

Pa­ra los in­vo­lu­cra­dos en el gé­ne­ro, la crea­ción del se­llo Co­se­cha Ro­ja fue fun­da­men­tal en su desa­rro­llo. Si bien el res­to de las edi­to­ria­les pu­bli­ca­ban es­te ti­po de his­to­rias con asi­dui­dad –de he­cho hay au­to­res des­ta­ca­dos co­mo Bu­rel que nun­ca pu­bli­ca­ron en el se­llo–, fue un pun­to de par­ti­da im­por­tan­te pa­ra la con­so­li­da­ción. Co­mo di­ce San­tu­llo, “aho­ra exis­te una co­lec­ción que tie­ne 23 tí­tu­los ex­clu­si­va­men­te de no­ve­la ne­gra uru­gua­ya, ni más ni me­nos”.

Co­se­cha Ro­ja na­ció a im­pul­so de Mer­ce­des Saborido, edi­to­ra de Es­tua­rio/Hum que vio có­mo un mon­tón de his­to­rias va­lio­sas del gé­ne­ro no en­con­tra­ban su lu­gar de pu­bli­ca­ción. Y fue así, a im­pul­so pro­pio, que en 2010 se creó la co­lec­ción. “Se lo­gró po­ner a dis­po­si­ción un des­tino pa­ra to­das esas his­to­rias. Tam­bién se lo­gró que la gen­te no tu­vie­ra tan­to pre­jui- cio en de­cir que tie­ne una no­ve­la po­li­cial, que quie­re pu­bli­car una. Aho­ra lle­gan no­ve­las que, tal vez, an­tes que­da­ban guar­da­das”, ex­pli­ca Saborido.

Pa­ra Ro­sen­de, Co­se­cha Ro­ja tam­bién fue esen­cial. Fue allí que pu­bli­có uno de sus tí­tu­los más des­ta­ca­dos y que, aho­ra, fue edi­ta­do en ale­mán: El mi­se­re­re de los co­co­dri­los. “El gé­ne­ro no se hu­bie­ra desa­rro­lla­do igual sin Co­se­cha Ro­ja”, ase­gu­ra.

Mon­te­vi­deo ciu­dad ne­gra

Gabriel Ke­ller, en la plu­ma de Bu­rel, re­co­rre las ca­lles del Par­que Ro­dó pen­san­do en ma­tar. Él es el per­so­na­je de una tri­lo­gía que pu­bli­có su úl­ti­mo to­mo, No­ches de Bo­nan­za (ver pá­gi­na 17), ha­ce me­nos de dos se­ma­nas. “Mon­te­vi­deo es una ciu­dad ideal pa­ra la no­ve­la ne­gra. De he­cho, es el tí­tu­lo del pri­mer to­mo de Ke­ller: Mon­te­vi­deo Noir. En Uru­guay, ade­más, su­ce­de que la no­ve­la ne­gra se es­cri­be to­dos los días des­de el in­for­ma­ti­vo, por­que pren­dés la te­le­vi­sión y te­nés una se­rie crí­me­nes y de­li­tos de­ta­lla­dos, epi­so­dios de co­rrup­ción, ajus­tes de cuen­tas, ma­fio­sos es­pe­ran­do ex­tra­di­ción. Hay un mun­do real que es­tá muy vin­cu­la­do al gé­ne­ro”, di­ce Bu­rel.

Con él con­cuer­da Ju­lián Ubi­ría, di­rec­tor li­te­ra­rio de Pen­guin Ran­dom Hou­se, que es­ta­ble­ce que to­dos los au­to­res que cir­cu­lan por es­ta zo­na de la na­rra­ti­va en­mar­can a sus per­so­na­jes en con­tex­tos geo­grá­fi­cos y so­cia­les que co­no­cen. “Es por eso que las no­ve­las de Hen­ning Man­kell pin­tan tam­bién la iden­ti- dad sue­ca, An­drea Ca­mi­lle­ri la de Ita­lia, Pie­rre Le­mai­tre la de Fran­cia, y así. En ese sen­ti­do, creo que la tri­lo­gía de Ke­ller vie­ne a cum­plir tam­bién la fun­ción de in­tro­du­cir una pers­pec­ti­va mon­te­vi­dea­na de la no­ve­la ne­gra, y eso me pa­re­ce un apor­te fun­da­men­tal”

A pe­sar de que los di­fe­ren­tes tí­tu­los del gé­ne­ro par­ten de con­tex­tos si­mi­la­res, Bu­rel ase­gu­ra que el noir es mu­cho más que crí­me­nes, vio­len­cia e his­to­rias en­tre­te­ni­das ins­ta­la­das en el país de ori­gen. “Hay fi­lo­so­fía, hay una vi­sión exis­ten­cial de la vi­da, hay con­te­ni­do que va más allá de la for­ma. El pre­jui­cio ya no tie­ne sen­ti­do. La li­te­ra­tu­ra ya no se pue­de me­dir co­mo al­ta li­te­ra­tu­ra o po­pu­lar; es­tá vin­cu­la­da a lo que la gen­te quie­re leer y la ne­ce­si­dad que tie­ne de ha­cer­lo”.

Es­cri­tor con más de 20 li­bros pu­bli­ca­dos, Bu­rel ase­gu­ra que la in­dus­tria edi­to­rial mun­dial vi­ve un sa­cu­dón con la no­ve­la ne­gra. Ros­se­llo, que en ju­lio pre­sen­ta­rá el pri­mer to­mo de una nue­va sa­ga ne­gra ti­tu­la­do El sim­ple ar­te de caer, con­cuer­da y de­fien­de al gé­ne­ro co­mo “el gran fe­nó­meno edi­to­rial del mo­men­to”.

Des­po­ja­do de pre­jui­cios en sus au­to­res y tam­bién en lec­to­res y edi­to­res, el gé­ne­ro ne­gro es­tá ins­ta­la­do con fuer­za en el país. Y lo lo­gró mu­tan­do su es­ti­lo de acuer­do a las ne­ce­si­da­des de ca­da au­tor, sí, pe­ro sin trai­cio­nar prin­ci­pios que vie­nen del si­glo XX. La no­ve­la ne­gra si­gue sien­do la “no­ve­li­ta” pa­ra leer en el óm­ni­bus de ca­mino al tra­ba­jo, pe­ro aho­ra tam­bién tie­ne un lu­gar de des­ta­que en las li­bre­rías. Un lu­gar que con­quis­tó con jus­ti­cia. • “El lar­go adiós de Ray­mond Chand­ler. De los na­cio­na­les, Mil­ton For­na­ro, y la úl­ti­ma no­ve­la de Gon­za­lo Cam­ma­ro­ta, Re­den­ción, me pa­re­ció muy bue­na”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.