Có­mo al­can­zar nues­tra me­jor ver­sión

La nu­tri­ge­né­ti­ca es una he­rra­mien­ta efi­caz pa­ra en­con­trar la die­ta ade­cua­da de ca­da per­so­na

El Observador Fin de Semana - Luces - - Gastronomía -

Lu­cia­na La­sus. C. DOS SAN­TOS

Si mis pa­dres tie­nen so- bre­pe­so, yo voy a te­ner so­bre­pe­so”. Ba­jo es­ta fra­se se ocul­ta la no­ción de que los ge­nes de­ter­mi­nan el cuer­po. Pe­ro exis­te una cien­cia que se en­car­ga de es­tu­diar de qué ma­ne­ra los ge­nes de una per­so­na pue­den in­fluir en su me­ta­bo­lis­mo, su die­ta y el desa­rro­llo de dis­tin­tas en­fer­me­da­des. De ac­ce­der a la in­for­ma­ción, las per­so­nas po­drían do­mi­nar el des­tino de sus pre­dis­po­si­cio­nes ge­né­ti­cas pa­ra lo­grar la me­jor ver­sión de si mis­mos.

En diá­lo­go con El Ob­ser­va­dor, Lu­cia­na La­sus, li­cen­cia­da en Nu­tri­ción con es­tu­dios rea­li­za­dos en torno a la nu­tri­ge­né­ti­ca, ex­pli­có de que se tra­ta es­ta cien­cia, qué ti­po de in­for­ma­ción brin­da y có­mo pue­de esa in­for­ma­ción be­ne­fi­ciar a las per­so­nas.

¿Qué pe­so tie­ne la ge­né­ti­ca en una per­so­na?

La ge­né­ti­ca en el área de la nu­tri­ción y del pe­so tie­ne una in­ci­den­cia del 20% so­bre el cuer­po, pe­ro el 80% de­pen­de de lo que uno pue­de ha­cer co­no­cien­do la in­for­ma­ción de su ge­né­ti­ca. Y esa in­for­ma­ción se pue­de ob­te­ner a tra­vés de la nu­tri­ge­né­ti­ca.

¿Qué es la nu­tri­ge­né­ti­ca?

Es la cien­cia que, a par­tir del co­no­ci­mien­to del ge­no­ma hu­mano, de­fi­ne la re­la­ción que exis­te en­tre la die­ta y la res­pues­ta de­ter­mi­na­da y pre­dis­pues­ta ge­né­ti­ca­men­te fren­te a esa die­ta. Es de­cir, per­mi­te en­ten­der có­mo in­ci­den nues­tros ge­nes en las dis­tin­tas for­mas en las cua­les des­pués se ex­pre­san las ca­rac­te­rís­ti­cas que, por ejem­plo, es­tán vin­cu­la­das a la nu­tri­ción, al pe­so, al me­ta­bo­lis­mo y al con­trol de ape­ti­to. Abar­ca esas áreas, iden­ti­fi­ca de­ter­mi­na­dos ge­nes que se vin­cu­lan con ellas y co­no­cién­do­los, ayu­da a es­ta­ble­cer cuál se­ría la me­jor for­ma de ob­te­ner la me­jor ver­sión de ca­da per­so­na.

¿Qué ti­po de es­tu­dio se rea­li­za? Se pue­de ha­cer de dis­tin­tas for­mas. Ac­tual­men­te lo más uti­li­za­do en el mun­do es ob­te­ner una mues­tra de sa­li­va con un hi­so­po, pa­ra lue­go man­dar­la a un ban­co de ge­nes. Una vez en­via­da la mues­tra, se ana­li­zan los ge­nes que es­tán vin­cu­la­dos al ru­bro so­li­ci­ta­do. Es de­cir, si la in­for­ma­ción que se quie­re ob­te­ner de una per­so­na es pa­ra un te­ma de pe­so, se ana­li­zan de­ter­mi­na­dos ge­nes que es­ta­dís­ti­ca­men­te es­tán aso­cia­dos a ese ti­po de in­for­ma­ción. En fun­ción de có­mo se ex­pre­sen esos ge­nes, se sa­brá qué ti­po de die­ta se de­be­rá se­guir, qué ti­po de pro­teí­na o de gra­sa es la me­jor pa­ra esa per­so­na, có­mo es su me­ta­bo­lis­mo y de­más.

¿Qué otra in­for­ma­ción se pue­de ob­te­ner con ese es­tu­dio? Po­de­mos sa­ber có­mo es la res­pues­ta me­ta­bó­li­ca a la die­ta, qué pre­dis­po­si­ción hay al con­trol del ape­ti­to, cuál es la res­pues­ta a la re­duc­ción de gra­sas sa­tu­ra­das, cuál es la pre­dis­po­si­ción a re­cu­pe­rar el pe­so per­di­do (lla­ma­do efec­to re­bo­te), qué vi­ta­mi­nas o mi­ne­ra­les ha­bría que su­ple­men­tar pa­ra op­ti­mi­zar el ren­di­mien­to, cuál es el ti­po de ejer­ci­cio ade­cua­do a la ge­né­ti­ca y me­ta­bo­lis­mo. In­clu­so se pue­den ob­te­ner da­tos de có­mo es la pre­dis­po­si­ción ósea, en­do­cri­na y de la piel, y las po­si­bi­li­da­des de desa­rro­llar dia­be­tes, hi­per­ti­roi­dis­mo e hi­po­ti­roi­dis­mo.

Una vez que se tie­ne esa in­for­ma­ción, ¿có­mo pue­de uno desafiar el rum­bo de sus pre­dis­po­si­cio­nes ge­né­ti­cas?

Los re­sul­ta­dos que arro­ja la nu­tri­ge­né­ti­ca le dan a la per­so­na una es­pe­cie de ma­pa per­so­nal pa­ra que, co­no­cien­do esas ca­rac­te­rís­ti­cas–que son úni­cas, in­di­vi­dua­les y pa­ra to­da la vi­da–, pue­da or­ga­ni­zar u orien­tar sus há­bi­tos, su in­ges­ta de ali­men­tos, el ti­po de die­ta y el ti­po de ali­men­tos a con­su­mir. Y es­to sir­ve, por ejem­plo, pa­ra al­guien que tie­ne pre­dis­po­si­ción ge­né­ti­ca a te­ner po­co con­trol del ape­ti­to o al­guien con ten­den­cia al efec­to re­bo­te. En­ton­ces, al sa­ber qué ti­po de ali­men­tos son me­jo­res pa­ra ata­jar es­tos pro­ble­mas, es­ta per­so­na pue­de desa­rro­llar me­jo­res há­bi­tos y apren­der a co­mer.

¿Có­mo pro­ce­de con el pa­cien­te una vez que ob­tie­ne los da­tos des­de el la­bo­ra­to­rio?

Pri­me­ro lo co­noz­co en una pri­mer con­sul­ta y te­ne­mos una char­la que re­co­rre te­mas mé­di­cos, clí­ni­cos, de sue­ño, ali­men­ta­ción, be­bi­das y ho­ra­rios. El pun­to de par­ti­da que uti­li­zo es pre­gun­tar­les có­mo se re­la­cio­nan con la co­mi­da, por­que en lo emo­cio­nal se en­cuen­tra una pa­ta fun­da­men­tal de to­do es­te pro­ce­so. En ba­se a los ob­je­ti­vos, la vi­da de la per­so­na, sus ho­ra­rios, y su edad, se to­man los da­tos arro­ja­dos de la mues­tra nu­tri­ge­né­ti­ca y se ha­ce una de­vo­lu­ción cua­li­ta­ti­va so­bre los pun­tos ali­men­ta­rios que hay que tra­ba­jar.

¿Pa­ra quién es re­co­men­da­ble es­te es­tu­dio?

¡Pa­ra to­dos! Cuan­to an­tes co­noz­cas es­tos da­tos, me­nos pro­ba­bi­li­da­des vas a te­ner de pro­bar y errar. Siem­pre con la ca­be­za de apren­der a co­mer y ha­cer tu úl­ti­ma die­ta. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.