Con­se­cuen­cias amar­gas

Es­con­di­da en la ma­yo­ría de los pro­duc­tos pro­ce­sa­dos con­su­mi­dos ca­da vez más por ni­ños y adul­tos, el azú­car se po­si­cio­na co­mo el enemi­go in­vi­si­ble pa­ra la sa­lud

El Observador Fin de Semana - Luces - - Salud Sustancia Dulce -

de pe­so, apa­ri­ción de ca­ries, an­sie­dad des­con­tro­la­da, en­fer­me­da­des va­rias y adic­ción, son al­gu­nas de las se­cue­las di­rec­tas del con­su­mo ex­ce­si­vo de azú­car, una sus­tan­cia dul­ce, con con­se­cuen­cias amar­gas. Es­ta sus­tan­cia cris­ta­li­na –tam­bién lla­ma­da sa­ca­ro­sa– es la cau­sa es­con­di­da de­trás de va­rios trastornos de ali­men­ta­ción que de­ri­van en pro­ble­mas de sa­lud gran­des co­mo lo son la obe­si­dad y el so­bre­pe­so.

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) re­co­mien­da que, tan­to ni­ños co­mo adul­tos, de­be­rían res­trin­gir la in­ges­ta de azú­car en me­nos de un 10% del to­tal de calorías que con­su­men a dia­rio pa­ra pre­ve­nir de­ter­mi­na­das en­fer­me­da- des, con­tro­lar el au­men­to de pe­so y cui­dar la sa­lud bu­cal. Ade­más, en un ideal, re­du­cir ese con­su­mo a me­nos de un 5%, pro­du­ci­ría be­ne­fi­cios ex­tra pa­ra la sa­lud.

La recomendación de la OMS, su­po­ne que una per­so­na con una in­ges­ta pro­me­dio de 2.000 calorías al día, co­mo má­xi­mo, po­dría con­su­mir 50 gra­mos de azú­car, lo que equi­va­le a apro­xi­ma­da­men­te 12 cu­cha­ra­di­tas de azú­car que pue­den es­tar con­te­ni­das en –por ejem­plo– cin­co ba­rras de ce­real light, me­dio li­tro de re­fres­co, o dos ta­zas de yo­gurt be­bi­ble.

En­ton­ces, si al­guien desa­yu­na con un yo­gurt, se to­ma un va­so de Co­ca Co­la en el al­muer­zo (que usual­men­te son dos), y se in­clu­ye una ba­rra de ce­real de co­la­ción, el lí­mi­te ya fue ex­ce­di­do y con po­cos nu­trien­tes apor­ta­dos.

La Ma­gís­ter en Nu­tri­ción Patricia Ba­rre­to ex­pli­có que el ex­ce­so –en es­pe­cial de be­bi­das azu­ca­ra­das– de­ri­va en que se ele­ven los tri­gli­cé­ri­dos y el co­les­te­rol LDL (co­no­ci­do co­mo “ma­lo”) en la san­gre y se au­men­te la gra­sa en el hí­ga­do. A lar­go pla­zo, es­to pue­de de­ri­var en dia­be­tes, au­men­to de pre­sión ar­te­rial ele­va­da y un ma­yor ries­go de su­frir un ac­ci­den­te ce­re­bro­vas­cu­lar.

El peor de los pe­ca­dos

La pre­fe­ren­cia de las be­bi­das azu­ca­ra­das, so­bre to­do en los ni­ños, pue­de lle­gar a ser un mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción pa­ra es­pe­cia­lis­tas de la sa­lud de Uru­guay. Se­gún los da­tos arro­ja­dos en la Encuesta de Nu­tri­ción, Desa­rro­llo In­fan­til y Sa­lud, uno de ca­da cin­co to­ma es­te ti­po de lí­qui­dos en lu­gar de agua cuan­do tie­ne sed. Es­to con­tri­bu­ye, en gran par­te, a que 20% de ni­ños uru­gua­yos ten­gan ma­yor pro­ba­bi­li­dad de te­ner so­bre­pe­so.

Pe­ro el pro­ble­ma de las be­bi­das azu­ca­ra­das no ra­di­ca so­lo en los re­fres­cos ga­seo­sos, tam­bién en­tran en es­te con­cep­to los ju­gos en pol­vo y los ju­gos de fru­ta que ge­ne­ral­men­te son co­mer­cia­li­za­dos co­mo op­cio­nes sa­lu­da­bles pe­ro, en reali­dad, tie­nen gran­des can­ti­da­des de azú­car.

Ade­más, lo lí­qui­do no pro­po­rAu­men­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.