Có­mo vi­vir con gas­tri­tis

El Observador Fin de Semana - Luces - - Gastronomía -

Por qué nos afec­ta? Una de las cau­sas más ha­bi­tua­les de la gas­tri­tis es la in­fec­ción por una bac­te­ria lla­ma­da He­li­co­bac­ter py­lo­ri que se trans­mi­te de per­so­na a per­so­na. Otras cau­sas tam­bién fre­cuen­tes son:

• • • • • •

Es­tos fac­to­res se dan so­los o com­bi­na­dos y es im­por­tan­te con­si­de­rar­los pa­ra pre­ve­nir fu­tu­ros em­pu­jes.

Con­se­jos

Pa­ra sen­tir­te me­jor du­ran­te la gas­tri­tis:

• Co­me de ma­ne­ra frac­cio­na­da unas cua­tro o cin­co ve­ces al día.

Co­me po­co, ya que co­mi­das muy abun­dan­tes ha­rán que ten­gas di­ges­tio­nes len­tas, dán­do­le mu­cho tra­ba­jo a tu es­tó­ma­go.

Co­me lo más len­to que pue­das.

No te va­yas a dor­mir en­se­gui­da de ce­nar. • • •

To­mar per­ma­nen­te­men­te de­ter­mi­na­dos me­di­ca­men­tos an­ti­in­fla­ma­to­rios no es­te­roi­deos (Ai­nes), co­mo la as­pi­ri­na o el ibu­pro­feno. Con­su­mir de­ma­sia­do al­cohol.

Al­gu­nos trastornos au­to­in­mu­nes, co­mo la anemia per­ni­cio­sa.

El es­trés o la an­sie­dad ele­va­da, ya que au­men­ta los áci­dos gás­tri­cos y pro­vo­ca lo que se de­no­mi­na gas­tri­tis ner­vio­sa. El abu­so de co­mi­das abun­dan­tes, muy pe­sa­das o pi­can­tes. In­fec­cio­nes ali­men­ta­rias.

El ta­ba­co.

Otras in­fec­cio­nes vi­ra­les, co­mo ci­to­me­ga­lo­vi­rus o her­pes sim­ple. • • • • • • ••• • Fru­tas y ver­du­ras son bien­ve­ni­das; co­ci­das, pe­la­das y sin se­mi­llas has­ta que sal­gas del em­pu­je. No li­mi­tes tu die­ta más de lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio por la gas­tri­tis, ya que es­ta se vuel­ve mo­nó­to­na, in­com­ple­ta y di­fí­cil de cum­plir. Adap­tá tus co­mi­das a tu to­le­ran­cia personal, que es va­ria­ble e in­di­vi­dual. Cuan­do te va­yas sin­tien­do me­jor, re­cu­pe­ra po­co a po­co una ali­men­ta­ción más com­ple­ta, con ali­men­tos de to­dos los gru­pos sin re­to­mar há­bi­tos que pue­dan ha­ber­te lle­va­do a la gas­tri­tis. • Bus­ca re­la­jar­te con ac­ti­vi­da­des que se adap­ten a tu per­so­na­li­dad, ho­ra­rios y pre­su­pues­to: yo­ga, me­di­ta­ción, ac­ti­vi­dad fí­si­ca, et­cé­te­ra. Cui­da­te de las co­mi­das muy gra­sas. Evi­tar­las to­do lo que pue­das. Decile no a las fri­tu­ras en es­ta eta­pa y a los ali­men­tos muy que­ma­dos o tos­ta­dos.

No in­clu­yas sal, azú­car, vi­na­gre, pi­mien­ta y otros con­di­men­tos fuer­tes. Ni ca­lien­te ni frío. Tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te o ape­nas ti­bia.

Ca­fé, té, al­cohol, be­bi­das co­la o las be­bi­das con gas no son bue­na com­pa­ñía en es­ta eta­pa.

No li­mi­tes tu die­ta más de lo es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio, ya que es­ta se vuel­ve mo­nó­to­na, in­com­ple­ta y di­fí­cil de cum­plir

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.