Mas­si­mo Bot­tu­ra

El Observador Fin de Semana - Luces - - Gastronomía -

a quie­nes le com­pró el gé­ne­ro.

An­tes de la en­tre­vis­ta se lo pu­do ver en el mer­ca­do Al­bi­ne­lli, cen­tro neu­rál­gi­co del lu­gar, y los co­mer­cian­tes se vol­ca­ban con él, da­do que ha pues­to la ciu­dad en el ma­pa tu­rís­ti­co, an­tes eclip­sa­da por Bo­lo­nia o la fá­bri­ca de Fe­rra­ri, en la cer­ca­na Ma­ra­ne­llo.

El vol­cá­ni­co co­ci­ne­ro acu­dió jun­to al di­rec­tor de la se­rie de Net­flix Chef’s Ta­ble, David Gelb, pa­ra ha­cer­le pro­bar una de­li­cio­sa ti­ge­lla, un pe­que­ño pa­ne­ci­llo cir­cu­lar y apla­na­do que se ca­lien­ta en­tre dos las­tras de pie­dra y se re­lle­na de fiam­bre.

“Es­to es lo que un co­ci­ne­ro pue­de ha­cer, así po­drá mar­car la di­fe­ren­cia y ayu­dar a sus ga­na­de­ros, ga­ran­ti­zar­les un fu­tu­ro”, de­fen­dió, al tiem­po que re­pa­sa la lis­ta con to­ma­tes y to­da cla­se de que­sos con los que aga­sa­ja­rá a sus hués­pe­des.

Si­gue así la pau­ta de uno de los ar­tis­tas que más lo influyen, el chino Ai Wei Wei y aque­lla obra en la que pu­so a los ar­te­sa­nos a pin­tar 100 mi­llo­nes de se­mi­llas de gi­ra­sol de ce­rá­mi­ca pa­ra, fiel a su voz crí­ti­ca, re­pre­sen­tar la ca­res­tía en tiem­pos de Mao Ze­dong.

Pe­ro ade­más el co­ci­ne­ro mues­tra un gran com­pro­mi­so so­cial, del que dan fe los re­fec­to­rios o co­me­do­res pa­ra in­di­gen­tes que ges­tio­na en dis­tin­tas ciu­da­des, pe­ro tam­bién la co­ci­na ex­pe­ri­men­tal con la que pró­xi­ma­men­te pon­drá a ha­cer tor­te­lli­ni a ni­ños y abue­los.

De puer­tas pa­ra den­tro, las de la Os­te­ria que abrió en 1995, si­gue cam­bian­do su apre­cia­da car­ta, gra­cias a su “fuer­za crea­ti­va y ener­gía po­si­ti­va” y la de su equipo: “Es­te es un mo­men­to má­gi­co pa­ra no­so­tros. So­mos muy afor­tu­na­dos”, afir­mó, por un mo­men­to tí­mi­do.

En­tre sus ins­pi­ra­cio­nes es­tán la mú­si­ca y el ar­te, pe­ro tam­bién la me­mo­ria, al vi­vir en un lu­gar en el que la his­to­ria trans­pi­ra por las pie­dras que pa­vi­men­tan sus ca­lles o em­be­lle­cen sus no­bles edi­fi­cios.

Pe­ro Bot­tu­ra tam­bién tie­ne un mie­do, aun­que ten­ga que mi­rar al te­cho y pen­sar al­gún ins­tan­te an­tes de res­pon­der. Es el de “de­jar de te­ner es­ta fuer­za” den­tro que de­mues­tra en ca­da ges­to o mo­vi­mien­to, en ca­da res­pues­ta: “Qui­zá sea mi ma­yor te­mor, aun­que has­ta aho­ra no me ha ocu­rri­do”, pun­tua­li­zó.

Sin em­bar­go es­pan­tó ese te­mor es­con­di­do con una fra­se de otro de sus ído­los, Bob Dy­lan: “Un hom­bre tie­ne éxi­to si se le­van­ta por la ma­ña­na, se acues­ta por la no­che y, en­tre me­dias, ha he­cho lo que que­ría ha­cer”. (EFE) •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.