El in­dio tras la cla­que­ta

La pro­duc­ción de la pe­lí­cu­la Za­ma le en­car­gó a la es­cri­to­ra Sel­va Al­ma­da que es­cri­bie­ra unas no­tas del ro­da­je. El re­sul­ta­do es un pe­que­ño y de­li­cio­so li­bro de ape­nas 93 pá­gi­nas

El Observador Fin de Semana - Luces - - Columna -

La es­cri­to­ra ar­gen­ti­na Sel­va Al­ma­da, na­ci­da en la pro­vin­cia de En­tre Ríos en 1973, ha con­se­gui­do un par­ti­cu­lar ha­llaz­go con la edi­ción de su úl­ti­ma obra, El mono en el re­mo­lino (pu­bli­ca­do por Ran­dom Hou­se), un ex­trac­to de las no­tas de ro­da­je de la pe­lí­cu­la Za­ma, de Lu­cre­cia Mar­tel.

Por un la­do, con un es­ti­lo par­co y de “mos­ca en la pa­red”, en la con­tem­pla­ción si­len­te o la con­ver­sa­ción ín­ti­ma con el personal que ro­deó el fil­me, pu­do re­crear am­bien­tes y anéc­do­tas, si­tua­cio­nes y sen­ti­mien­tos dig­nos de me­mo­ria, pe­ro aje­nos a la pe­lí­cu­la en sí, lo que per­mi­te que el li­bro se lea sin nin­gún ti­po de rui­do o su­per­po­si­ción con el lar­go­me­tra­je, que por mo­men­tos fun­cio­na co­mo ex­cu­sa.

Por otro la­do, tra­za un jue­go de si­me­trías su­ti­les y tam­bién iró­ni­cas en­tre los ac­to­res que hi­cie­ron de ex­tras o tu­vie­ron pe­que­ños pa­pe­les en el ro­da­je, ca­si to­dos per­te­ne­cien­tes a la et­nia qom, más co­no­ci­da po­pu­lar­men­te en Ar­gen­ti­na co­mo “to­ba”. ¿Cuá­les son esas si­me­trías asi­mé­tri­cas? La tra­ma de la pe­lí­cu­la, ba­sa­da en una co­no­ci­da no­ve­la de Antonio Di Be­ne­det­to pu­bli­ca­da en 1956, es­tá ••• •••

am­bien­ta­da a fi­na­les del si­glo XVIII en un pue­blo flu­vial de la Amé­ri­ca pro­fun­da y ver­sa so­bre la lar­ga es­pe­ra del pro­ta­go­nis­ta, Die­go de Za­ma, un fun­cio­na­rio co­lo­nial, en as­cuas por su even­tual tras­la­do de pues­to y de si­tio geo­grá­fi­co. Vi­ve ro­dea­do de abo­rí­ge­nes con los que in­ter­ac­túa de di­ver­sas for­mas.

La directora Mar­tel, una de las vo­ces ci­ne­ma­to­grá­fi­cas más im­por­tan­tes de Amé­ri­ca La­ti­na, de­ci­dió fil­mar en lo­ca­cio­nes de las pro­vin­cias ar­gen­ti­nas de For­mo­sa y Co­rrien­tes, pa­ra re­crear el con­tex­to fí­si­co de los gran­des ríos, el co­mer­cio de ca­bo­ta­je, el pai­sa­je sel­vá­ti­co y la vi­da com­par­ti­da en­tre los fun­cio­na­rios blan­cos de la Co­ro­na, los esclavos y los in­dios que coha­bi­ta­ban la re­gión.

Pe­ro el plano de la fic­ción den­tro de la fic­ción (la pe­lí­cu­la so­bre la no­ve­la) co­li­de en el li­bro de Al­ma­da con esa ex­tra­ñe­za lla­ma­da “la reali­dad”, en es­te ca­so da­da por la pre­sen­cia, por ejem­plo, de des­cen­dien­tes de qom o de la et­nia pi­la­gá “ver­da­de­ros”, co­mo par­ti­ci­pan­tes pa­si­vos del fil­me. Los in­dios des­pla­za­dos y so­me­ti­dos en la anéc­do­ta de la pe­lí­cu­la son re­pre­sen­ta­dos por gen­te que vi­ve, hoy en el si­glo XXI, en las ori­llas de las ciu­da­des del nor­te, mar­gi­na­dos.

Al­ma­da cuen­ta las aven­tu­ras (y des­ven­tu­ras) de una pro­duc­to­ra de la pe­lí­cu­la, que pe­re­gri­na al ra­yo del sol cha­que­ño por los mí­ni­mos pue­blos de fron­te­ra, pa­ra or­ga­ni­zar cas­tings en bus­ca de ca­ras, de ges­tos, de ni­ños y adul­tos que ayu­den a pin­tar el pai­sa­je hu­mano de Za­ma de­lan­te de cá­ma­ra. Vi­ven en lu­ga­res de ru­tas in­hós­pi­tas, mu­chas ve­ces cor­ta­das por el cli­ma o por las reivin­di­ca­cio­nes de ins­ti­tu­cio­nes so­cia­les que re­cla­man me­jo­ras en las con­di­cio­nes de vi­da. Los jor­na­les dia­rios no son one­ro­sos, el tra­ba­jo es en­tre­cor­ta­do, abun­dan las ho­ras muer­tas a la es­pe­ra de los téc­ni­cos fi­jen las re­glas de ca­da to­ma, de acuer­do a los cri­te­rios par­ti­cu­la­res de la directora.

Por ejem­plo, hay es­ce­nas que sa­len “de­ma­sia­do pro­li­jas”, y de-

Los in­dios des­pla­za­dos y so­me­ti­dos en la anéc­do­ta de la pe­lí­cu­la son re­pre­sen­ta­dos por gen­te que vi­ve en el si­glo XXI

ben fil­mar­se de nue­vo. Mien­tras tan­to, co­mo Za­ma, los ex­tras con­ver­san con Al­ma­da, que les po­ne el oí­do dis­cre­to y re­gis­tra apun­tes del pai­sa­je o his­to­rias hu­ma­nas que se es­con­den de­trás de un nom­bre co­mún y co­rrien­te que lue­go pa­sa­rá in­vi­si­ble en los cré­di­tos de la pe­lí­cu­la.

Los qom son ma­yo­ría en el ro­da­je, pe­ro co­men ale­ja­dos de los téc­ni­cos. Se po­nen apar­te. Unas chi­cas jó­ve­nes sien­ten ver­güen­za de mos­trar los pe­chos cuan­do cha­po­tean en la ori­lla de un río. Pe­ro lue­go ga­na con­fian­za y les man­dan fo­tos a sus pa­re­jas por men­sa­je. Una mu­jer oc­to­ge­na­ria y cie­ga tie­ne que ha­blar en el ca­si per­di­do idio­ma de los pi­la­gá. “La voz de la an­cia­na es tan dé­bil que el so­ni­dis­ta tie­ne que in­ge­niár­se­las pa­ra po­der re­gis­trar­la, pa­ra cap­tar ese hi­lo su­til, ca­si in­vi­si­ble co­mo el hi­lo de una ara­ña”, es­cri­be Al­ma­da, que lo­gró cons­truir un la­do B de la pe­lí­cu­la y sos­te­ner­lo en la par­que­dad de la pa­la­bra, la con­tun­den­cia de las fra­ses y la ca­lla­da pa­cien­cia de los qom.

Za­ma va­le la pe­na co­mo fil­me por­que Mar­tel con­si­guió un re­la­to que res­ca­ta una épo­ca que es tan ar­gen­ti­na o ame­ri­ca­na co­mo Bor­ges o Piaz­zo­lla. Si bien jue­ga en otro tono, El mono en el re­mo­lino tie­ne el mé­ri­to de no ha­cer im­pres­cin­di­ble la vi­sión de la pe­lí­cu­la pa­ra en­ten­der las reali­da­des a las que apun­ta y da en el cla­vo. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.