Trump su­pera a la fic­ción

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos usa téc­ni­cas del teatro del ab­sur­do en la crea­ción de su pro­pio per­so­na­je. Es fas­ci­nan­te a pe­sar de to­do

El Observador Fin de Semana - Luces - - Columna -

Pue­do pa­rar­me en la mi­tad de la 5ª Ave­ni­da y pe­gar­le un ti­ro a al­guien, que igual no voy a per­der vo­tos”. Lo di­jo Do­nald Trump, cla­ro, en me­dio de una cam­pa­ña elec­to­ral que lo lle­vó a la pre­si­den­cia del país más po­de­ro­so del pla­ne­ta.

Se re­fe­ría a la leal­tad de sus se­gui­do­res y lo de­cía en un es­tra­do fren­te a mi­les de ellos, co­mo si di­je­ra: “Ha­ga lo que ha­ga y di­ga lo que di­ga, us­te­des me van a vo­tar, por­que sa­ben lo que es bueno”. Y de pa­so tam­bién se reía en la ca­ra de sus ad­ver­sa­rios: “Ha­gan lo que ha­gan y di­gan lo que di­gan, no me van a de­te­ner”.

El alar­de re­sul­tó cer­te­ro, en gran parte gra­cias a un pro­ce­di­mien­to de di­se­mi­na­ción de no­ti­cias fal­sas que mos­tra­ban la “ver­da­de­ra” ca­ra de su ad­ver­sa­ria. Sin em­bar­go, lo­gró, me­dian­te una in­sis­ten­cia abru­ma­do­ra, en­dil­gar­le la ex­pre­sión fa­ke news me­dia (pren­sa de no­ti­cias fal­sas) a los me­dios de pren­sa que in­ten­ta­ban la cor­du­ra, la in­ves­ti­ga­ción y el aná­li­sis de los he­chos.

¿Quién se atre­ve­ría a pos­tu­lar se­me­jan­te per­so­na­je en una obra de fic­ción? Ha ha­bi­do varios in­ten­tos. Uno de los que más se le pa­re­ce es Ubú, el que da nom­bre a la obra de teatro Ubú Rey, del fran­cés Al­fred Jarry.

Ubú es un ti­rano muy mal­va­do que ade­más es gran doc­tor en pa­ta­fí­si­ca, una dis­ci­pli­na que a to­das lu­ces pre­ten­de ins­tau­rar el ab­sur­do en el uni­ver­so. La ad­mi­nis­tra­ción Trump, por su parte, con gran hon­du­ra pa­ta­fí­si­ca, nie­ga los he­chos más evi­den­tes y es­gri­me que la ver­dad es un con­cep­to re­la­ti­vo y que, con­tra los he­chos, exis­ten ••• •••

“he­chos al­ter­na­ti­vos”.

Trump es mu­cho más pa­re­ci­do al rey Ubú que a Frank Un­der­wood, el ines­cru­pu­lo­so pro­ta­go­nis­ta de la se­rie Hou­se of Cards. Un­der­wood lle­va los métodos tra­di­cio­na­les del en­ga­ño has­ta el ex­tre­mo. Trump, en cam­bio, abre nue­vos ca­mi­nos y usa la re­tó­ri­ca de lí­de­res co­mo el nor­co­reano Kim Jong-un o el fi­li­pino Rodrigo Du­ter­te.

Su for­ma pre­fe­ri­da de es­ca­par­se de un es­cán­da­lo es crear otro ma­yor. Cuan­do pa­re­ce que es­tá aco­rra­la­do por un pro­ble­ma, abre un flan­co to­da­vía más pro­mi­so­rio pa­ra sus ad­ver­sa­rios, y an­te la ex­plo­sión de de­nun­cias de los me­dios, reac­cio­na acu­sán­do­los de “enemi­gos del pue­blo ame­ri­cano”.

Ca­da vez que sa­le de Es­ta­dos Uni­dos crea un con­flic­to in­ter­na­cio­nal. Es al­go que le fas­ci­na. No ha des­apro­ve­cha­do nin­gu­na opor­tu­ni­dad de des­pre­ciar a sus alia­dos eu­ro­peos y a su ve­cino Ca­na­dá, en tan­to que se lo ha vis­to muy a gus­to en sus reunio­nes con los hom­bres fuer­tes de Co­rea del Nor­te y de Ru­sia.

Du­ran­te la in­ter­mi­na­ble cam- pa­ña elec­to­ral fue el rey del es­pec­tácu­lo y des­de que es pre­si­den­te lo ha si­do to­da­vía más. Ha lo­gra­do di­vi­dir al pue­blo es­ta­dou­ni­den­se más que nun­ca, de tal ma­ne­ra que no im­por­ta si lo que ha­ce es­tá bien o es­tá mal. Lo que im­por­ta es si es­tás con él o con­tra él.

Hay al­go que Trump en­tien­de muy bien y que ha lle­va­do a lí­mi­tes has­ta aho­ra in­con­ce­bi­bles: el ma­lo es un per­so­na­je muy atrac­ti­vo. Hay mu­chas co­sas in­ne­ce­sa­rias que ha­ce el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos pa­ra man­te­ner el es­ta­tus de vi­llano: su sim­pa­tía con los na­zis, las de­por­ta­cio­nes que se­pa­ran a pa­dres e hi­jos, la elec­ción de las peo­res per­so­nas pa­ra ocu­par los car­gos más im­por­tan­tes de gobierno.

A es­ta al­tu­ra pa­re­ce evi­den­te que el ab­sur­do en la es­tra­te­gia de Trump tie­ne un mé­to­do, es­tá “fría­men­te cal­cu­la­do”, co­mo di­ría el cé­le­bre per­so­na­je de Ches­pi­ri­to. Lo que me tie­ne per­ple­jo es su re­la­ción con Vla­di­mir Pu­tin.

Es­tá cla­ro que el ru­so lo ayu­dó a ga­nar las elec­cio­nes, pe­ro lo nor­mal se­ría que aho­ra Trump in­ten­ta­ra des­mar­car­se o que die­ra se­ña­les in­cohe­ren­tes pa­ra con­fun­dir y abu­rrir al pú­bli­co, co­mo ha he­cho en tan­tos otros ca­sos. Sin em­bar­go no lo ha he­cho sino que, por el con­tra­rio, ha ex­pre­sa­do de di­ver­sas formas su ad­mi­ra­ción y afec­to por el lí­der ru­so.

Tal co­mo su­ce­de co­mo los gran­des per­so­na­jes de la li­te­ra­tu­ra y el ci­ne, Trump man­tie­ne en vi­lo a los es­pec­ta­do­res del mun­do en­te­ro. Lo in­có­mo­do es el he­cho de que com­par­ta­mos la tra­ma con él, que aun­que ce­rre­mos el li­bro o cam­bie­mos de ca­nal, se­gui­rá al ace­cho. •

Ha lo­gra­do di­vi­dir al pue­blo es­ta­dou­ni­den­se más que nun­ca, de tal ma­ne­ra que no im­por­ta si lo que ha­ce es­tá bien o es­tá mal. Lo que im­por­ta es si es­tás con él o con­tra él

AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.