De­li­rios es­pa­ño­les

Sa­bo­ta­je, de Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te, es la ter­ce­ra en­tre­ga de la se­rie pro­ta­go­ni­za­da por el es­pía Fal­có, que es­ta vez via­ja a Fran­cia pa­ra in­ten­tar des­truir el Guer­ni­ca

El Observador Fin de Semana - Luces - - Libros - AN­DRÉS RICCIARDUL­LI Es­pe­cial pa­ra

Acos­tum­bra­do a pe­lear des­de siem­pre con po­lí­ti­cos, re­fe­ren­tes de la cul­tu­ra, crí­ti­cos li­te­ra­rios, in­te­lec­tua­les, pe­rio­dis­tas, fe­mi­nis­tas y tui­te­ros, es nor­mal que co­mo a cual­quier bo­xea­dor pro­fe­sio­nal a Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te se le es­ca­pe de vez en cuan­do al­gún gol­pe ba­jo, co­mo es­ta úl­ti­ma no­ve­la de la se­rie pro­ta­go­ni­za­da por el es­pía Lo­ren­zo Fal­có, don­de el au­tor se re­go­dea dán­do­le pa­lo a un Pa­blo Pi­cas­so que no se pue­de de­fen­der sal­vo a tra­vés de las obras de ar­te que le­gó a la pos­te­ri­dad.

El ata­que al gran pin­tor ma­la­gue­ño es des­pia­da­do y fue­ra de lu­gar, por­que se da den­tro de una se­rie li­te­ra­ria am­bien­ta­da du­ran­te la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la, don­de los dos ban­dos, el re­pu­bli­cano y el na­cio­na­lis­ta, son des­pe­lle­ja­dos con igual fu­ror por Pé­rez-Re­ver­te que, sin em­bar­go, siem­pre guar­da un es­pa­cio pa­ra ali­via­nar las cul­pas de unos y otros. En el ca­so de Pi­cas­so, no su­ce­de. Lo des­pe­lle­ja.

Sal­vo el pri­mer ca­pí­tu­lo, que trans­cu­rre en­tre Bia­rritz y San Se­bas­tián, to­da la no­ve­la se desa­rro­lla en Fran­cia, adon­de Fal­có es en­via­do por sus je­fes fas­cis­tas pa­ra una do­ble mi­sión: des­acre­di­tar an­te Mos­cú a un fran­cés de iz­quier­da que co­la­bo­ra con los re­pu­bli­ca­nos es­pa­ño­les y sa­bo­tear el cua­dro Guer­ni­ca, que Pi­cas­so es­tá pin­tan­do pa­ra la Ex­po­si­ción Uni­ver­sal que se rea­li­za en la ca­pi­tal fran­ce­sa.

Sin la pre­sen­cia de Eva, la ama­da co­mu­nis­ta de Fal­có y con una La es­cri­to­ra An­na Burns ga­nó el mar­tes el Man Boo­ker Pri­ze por su no­ve­la Milk­man, con­vir­tién­do­se en el pri­mer au­tor de Ir­lan­da del Nor­te, y la pri­me­ra mu­jer des­de 2013, ga­lar­do­na­da con el más pres­ti­gio­so pre­mio li­te­ra­rio bri­tá­ni­co. Los jue­ces ala­ba­ron su for­ma de na­rrar tres dé­ca­das de vio­len­cia sec­ta­ria en la con­flic­ti­va pro­vin­cia bri­tá­ni­ca a tra­vés de la voz de una jo­ven. “Nin­guno de no­so­tros ha­bía leí­do an­tes na­da igual”, afir­mó el pre­si­den­te del ju­ra­do, el an­glo-gha­nés Kwa­me Ant­hony Ap­piah, al anun­ciar el ga­na­dor. “La voz to­tal­men­te distintiva de An­na Burns po­ne a apa­ri­ción ape­nas fu­gaz de Pa­qui­to Ara­ña, el si­ca­rio ho­mo­se­xual, la no­ve­la arran­ca co­ja y no pa­ra de ren­guear has­ta el pun­to fi­nal sin esos per­so­na­jes se­cun­da­rios tan im­por­tan­tes. Pé­rez-Re­ver­te los sus­ti­tu­ye aquí por figuras fa­mo­sas co­mo Mar­le­ne Die­trich o el pro­pio Pi­cas­so, que le sir­ven pa­ra re­mar­car el am­bien­te pa­ri­sino de 1937, pe­ro que le apor­tan po­co a una no­ve­la que engancha más por los diá­lo­gos ju­go­sos y los jue­gos de mi­ra­das que por lo que real­men­te es­tá pa­san­do, que no es mu­cho más que pa­la­bras.

Hay sí, al­gu­nas es­ce­nas de ac­ción, pe­ro sa­ca­das de la ga­le­ra y no ab­so­lu­ta­men­te jus­ti­fi­ca­das, co­mo sí su­ce­día en las dos en­tre­gas an­te­rio­res de la se­rie. Fun­cio­nan co­mo oa­sis de vio­len­cia y rea­lis­mo en­tre la chá­cha­ra in­ter­mi­na­ble de ca­fé prue­ba el pen­sa­mien­to y la for­ma con­ven­cio­nal con una pro­sa sor­pren­den­te e in­mer­si­va”, agre­gó. La es­cri­to­ra, de 56 años, es la pri­me­ra mu­jer que se al­za con el pres­ti­gio­so ga­lar­dón des­de que Elea­nor Cat­ton se con­vir­tió en la ga­na­do­ra más jo­ven, con 28 años, en 2013. Tras la ce­re­mo­nia, en Lon­dres, la pre­mia­da de­cla­ró a los pe­rio­dis­tas que es­ta­ba “com­ple­ta­men­te es­tu­pe­fac­ta”. “Yo so­lo es­pe­ro a que los per­so­na­jes ven­gan y me cuen­ten sus his­to­rias y no pue­do es­cri­bir has­ta que lo ha­cen”, di­jo.

Burns se im­pu­so a la no­ve­lis­ta no­vel in­gle­sa y fa­vo­ri­ta de las apues­tas Daisy John­son, que con 27 años era la can­di­da­ta más jo­ven ja­más no­mi­na­da pa­ra el Pre­mio Man Boo­ker por su no­ve­la

Everyt­hing Un­der.

Su­peró tam­bién al ve­te­rano Ri­chard Po­wers, del que al­gu­nos es­pe­ra­ban que se con­vir­tie­se en el ter­cer es­ta­dou­ni­den­se su­ce­si­vo en ga­nar el pre­mio con su li­bro

The Overs­tory.

Burns, que na­ció en la ca­pi­tal de Ir­lan­da del Nor­te, Bel­fast, en 1962 y aho­ra vi­ve en In­gla­te­rra, ha­bía pu­bli­ca­do ya dos no­ve­las: No Bo­nes y Little Cons­truc­tions.

Aun­que es­tá am­bien­ta­da en un ciu­dad cu­yo nom­bre no se ci­ta, pa­ri­sino que pro­po­ne la no­ve­la, muy orien­ta­da a po­ner so­bre el ta­pe­te mil cues­tio­nes po­lé­mi­cas de la gue­rra ci­vil es­pa­ño­la y, por tan­to, po­co ap­ta pa­ra lec­to­res fo­rá­neos.

Se de­ja leer por­que el per­so­na­je de Fal­có, una es­pe­cie de Ja­mes Bond a la es­pa­ño­la, mu­je­rie­go, cruel, frí­vo­lo, sin con­cien­cia ni mo­ral, en de­fi­ni­ti­va, un mer­ce­na­rio a suel­do de los fran­quis­tas, re­sul­ta atrac­ti­vo y siem­pre ca­be la po­si­bi­li­dad de que sor­pren­da. Pe­ro a me­di­da que se acu­mu­lan las pá­gi­nas esa es­pe­ran­za se des­va­ne­ce y se tor­na fas­ti­dio cuan­do se en­sa­ña con Pi­cas­so.

Más allá de las ar­ti­ma­ñas al­go ri­dí­cu­las y po­co creí­bles de Fal­có pa­ra sa­bo­tear el cua­dro Guer­ni­ca, al lec­tor le cho­ca que tra­te al pin­tor de pe­se­te­ro, apá­tri­da y trai­dor sin Milk­man (El le­che­ro) re­cu­rre in­du­da­ble­men­te a sus ex­pe­rien­cias mien­tras cre­cía en Ir­lan­da del Nor­te du­ran­te los años del san­grien­to con­flic­to en­tre re­pu­bli­ca­nos y unio­nis­tas, ca­tó­li­cos y pro­tes­tan­tes.

La no­ve­la re­la­ta la lu­cha de una jo­ven en­fren­ta­da a los ru­mo­res, la pre­sión so­cial y la po­lí­ti­ca en un con­tex­to de di­vi­sio­nes sec­ta­rias. “Es­te li­bro tie­ne mu­chas co­sas ma­ra­vi­llo­sas (...) la tex­tu­ra del len­gua­je, es­tá es­cri­to con una voz in­creí­ble”, di­jo Ap­piah. “Es una no­ve­la muy po­de­ro­sa”. El li­bro, es­cri­to en pri­me­ra per­so­na y sin pá­rra­fos, pue­de ser di­fí­cil de en­ten­der, re­co­no­ció, ex­pli­can­do que le ayu­dó el leer­lo en voz al­ta. Crea­do en 1969, el pre­mio Man Boo­ker so­lo es­ta­ba abier­to a no­ve­lis­tas de paí­ses de la Com­mon­wealth has­ta que en 2014 per­mi­tió el ac­ce­so a au­to­res de que se le mue­va un pe­lo. Por si fue­ra po­co, tam­bién fus­ti­ga al cua­dro mis­mo, lla­mán­do­lo de to­do me­nos bo­ni­to. En una es­ce­na bru­tal y fue­ra de tono, en la que Fal­có es­tá ha­cien­do el amor con una exa­man­te, es­cri­be que pien­sa en el Guer­ni­ca pa­ra no eya­cu­lar an­tes de tiem­po, lo que ro­za el in­sul­to a las víc­ti­mas ••• ••• que homenajea la pin­tu­ra.

Hay al­gún pá­rra­fo va­lio­so en­tre tan­to desa­cier­to, co­mo la des­crip­ción de un ru­so so­bre los es­pa­ño­les: “Sus com­pa­trio­tas son re­frac­ta­rios a de­ma­sia­das co­sas. Ni el fas­cis­mo ni el co­mu­nis­mo ca­lan de ver­dad en ellos; he vis­to más opor­tu­nis­tas que gen­te con ideas fir­mes… So­lo el anar­quis­mo en­ca­ja con su ca­rác­ter, y eso los ha­ce im­pre­vi­si­bles y pe­li­gro­sos”. Pe­ro po­ca co­sa más hay.

Con dos en­tre­gas ini­cia­les muy bue­nas y es­ta ter­ce­ra fa­lli­da, aún es pron­to pa­ra ba­jar­le el mar­ti­llo a la se­rie de Ar­tu­ro Pé­rez-Re­ver­te. Pe­ro el es­pa­ñol em­pie­za a sem­brar la du­da so­bre si con Lo­ren­zo Fal­có es­tá ha­cien­do ver­da­de­ra li­te­ra­tu­ra o si es­tá usan­do la plu­ma pa­ra ha­cer cual­quier co­sa me­nos eso. So­lo pa­ra in­con­di­cio­na­les. •

Con dos en­tre­gas ini­cia­les muy bue­nas y una ter­ce­ra fa­lli­da, aún es pron­to pa­ra ba­jar­le el mar­ti­llo a la se­rie de Ar­tu­ro Pé­re­zRe­ver­te

otras na­cio­na­li­da­des, que es­cri­ban en in­glés y pu­bli­quen en el Reino Uni­do e Ir­lan­da. El ga­na­dor re­ci­be US$ 69.400, pe­ro la ma­yor re­com­pen­sa es la dis­pa­ra­da en las ven­tas que si­gue in­va­ria­ble­men­te a su anun­cio. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.