En­tre las sie­rras.

El Observador Fin de Semana - Luces - - Estilo De Vida -

Bou­za ha su­ma­do op­cio­nes en bus­ca de que los visitantes vi­van la ex­pe­rien­cia en torno a la ela­bo­ra­ción del vino. El ge­ren­te ge­ne­ral, Ma­nuel Bou­za, re­co­rrió el pre­dio de Me­li­lla jun­to a El Ob­ser­va­dor y ha­bló con en­tu­sias­mo de los pla­nes que tie­nen a fu­tu­ro. “El desa­rro­llo tu­rís­ti­co que he­mos te­ni­do en la bo­de­ga na­ce de la de­man­da. Co­men­za­mos con una sa­la muy pe­que­ña de de­gus­ta­cio­nes con que­sos y fiam­bres, lue­go hi­ci­mos el res­tau­ran­te y aho­ra es­ta­mos pen­san­do en dar un pa­so más am­bi­cio­so”, di­jo.

Bou­za re­ci­be unos 40 mil visitantes al año, en­tre de­gus­ta­cio­nes, vi­si­tas guia­das y al­muer­zos.

La empresa pien­sa ofre­cer a sus clien­tes en un fu­tu­ro cer­cano dos ha­bi­ta­cio­nes que es­ta­rán den­tro de un vie­jo va­gón de tren de AFE, adap­ta­do pa­ra hos­pe­dar a los aman­tes del vino con un con­cep­to ale­ja­do de la ho­te­le­ría tra­di­cio­nal. Las ven­ta­nas del va­gón ten­drán una vis­ta pri­vi­le­gia­da a los vi­ñe­dos de Me­li­lla, don­de Bou­za tie­ne unas 10 hec­tá­reas de viñas de al­ba­ri­ño, char­don­nay, mer­lot, tem­pra­ni­llo y tan­nat. El al­ba­ri­ño es una va­rie­dad blan­ca ori­gi­na­ria de Ga­li­cia. Bou­za, en bus­ca de res­ca­tar la raí­ces ga­lle­gas de la fa­mi­lia, trans­for­mó ese vino en una de sus in­sig­nias. Fue­ron los pri­me­ros en plan­tar esa ce­pa del nor­te de Es­pa­ña en to­da Su­da­mé­ri­ca.

A po­cos mi­nu­tos de allí, ubi­ca­da en la cu­chi­lla Pe­rei­ra, so­bre la ave­ni­da Pe­dro de Men­do­za, la bo­de­ga Spi­no­glio sue­ña con po­ner en mar­cha su op­ción de hos­pe­da­je. Bus­ca­rá ser fiel a la lar­ga his­to­ria de la fa­mi­lia aso­cia­da al vino. Por eso, Spi­no­glio ofre­ce­rá a los tu­ris­tas pró­xi­ma­men­te la po­si­bi­li­dad de hos­pe­dar­se en el si­tio don­de los vi­nos re­po­sa­ron an­tes de ser em­bo­te­lla­dos du­ran­te dé­ca­das, li­te­ral­men­te ha­blan­do.

Las ar­qui­tec­tas Ale­jan­dra Bruz­zo­ne y Ta­tia­na Pon­ce Spi­no­glio re­co­rrie­ron la zo­na jun­to a El Ob­ser­va­dor y se de­tu­vie­ron fren­te a cua­tro enor­mes tan­ques de hor­mi­gón de más de cin­co me­tros de al­tu­ra. Esas es­truc­tu­ras cons­trui­das en la dé­ca­da de 1970 de­ja­rán de cum­plir su rol de al­ma­ce­nar los vi­nos y se­rán adap­ta­das pa­ra al­ber­gar dos ha­bi­ta­cio­nes ca­da uno con una fren­te a los vi­ñe­dos.

Las ar­qui­tec­tas pien­san desa­rro­llar un es­ti­lo con una cla­ra in­fluen­cia es­can­di­na­va, en el que la ma­de­ra ten­ga un rol pro­ta­gó­ni­co. El pro­yec­to de po­sa­da avan­za a buen rit­mo, mien­tras Spi­no­glio ul­ti­ma los de­ta­lles de la pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca que se po­ne en mar­cha en no­viem­bre. El res­tau­ran­te de la bo­de­ga se en­cuen­tra ba­jo el li­de­raz­go del co­ci­ne­ro Ma­xi­mi­li­ano Cá­ce­res y ten­drá un se­llo pro­pio: to­dos los ali­men­tos se­rán co­ci­na­dos al fue­go, in­clu­so los pos­tres.

Ale­jan­dra Bruz­zo­ne, directora Sa­cro­mon­te cuen­ta con cin­co hec­tá­reas de vi­ñe­dos Las bo­de­gas ofre­cen de­gus­ta­cio­nes y vi­si­tas guia­das

de la bo­de­ga, di­jo a El Ob­ser­va­dor que de esa ma­ne­ra bus­can res­ca­tar la his­to­ria más ín­ti­ma de la fa­mi­lia. Los re­cuer­dos de la in­fan­cia de las ge­ne­ra­cio­nes que allí cre­cie­ron es­tán aso­cia­dos a una vie­ja co­ci­na de le­ña al­re­de­dor de la cual se reunían los Spi­no­glio. Esa mis­ma co­ci­na es­tá sien­do res­tau­ra­da pa­ra re­ci­bir nue­vos co­men­sa­les. “La pro­pues­ta es vol­ver a lo an­ces­tral, a co­ci­nar con fue­go”, di­jo Bruz­zo­ne, una jo­ven em­pre­sa­ria apa­sio­na­da por la ar­qui­tec­tu­ra de las bo­de­gas.

La fa­mi­lia Spi­no­glio con­ti­núa el le­ga­do de una bo­de­ga cu­ya his­to­ria atra­vie­sa tres si­glos: el es­ta­ble­ci­mien­to fue ini­cia­do por don José Cam­po­mar en 1898, pe­ro lue­go fue ad­qui­ri­do por los Spi­no­glio en 1960 con la tra­di­ción ita­lia­na cu­yos orí­ge­nes se re­mon­tan a Ca­sa­le de Mo­fe­rra­to, Pia­mon­te.

En la re­gión de Las Bru­jas, Ca­ne­lo­nes, la bo­de­ga Ar­te­sa­na tam­bién tie­ne pla­nes a fu­tu­ro de Bou­za re­ci­be a los huéspedes en un re­no­va­do va­gón

con­tar con una ca­sa don­de sus visitantes pue­dan pa­sar la no­che, se­gún con­tó a El Ob­ser­va­dor Va­len­ti­na Gat­ti, una de las enó­lo­gas a car­go del pro­yec­to. Ubi­ca­do a 35 ki­ló­me­tros de Mon­te­vi­deo, ese es­ta­ble­ci­mien­to cuen­ta con 8,5 hec­tá­reas de vi­ña a par­tir de las cua­les se ela­bo­ra vino fino ba­jo el li­de­raz­go de dos mu­je­res.

Por la ru­ta del vino de Car­me­lo

De la mano de in­ver­so­res ar­gen­ti­nos, Car­me­lo ha mar­ca­do el ca­mino de las bo­de­gas que apro­ve­chan su encanto pa­ra ofre­cer hos­pe­da­je. Gra­cias a su ri­ca tra­di­ción en la ela­bo­ra­ción de vi­nos, esa zo­na del de­par­ta­men­to de Co­lo­nia lo­gró desa­rro­llar una ru­ta del vino que va­le la pe­na co­no­cer. Los em­pren­de­do­res de la zo­na crea­ron un ver­da­de­ro cir­cui­to que per­mi­ti­rá al via­je­ro co­no­cer va­rias bo­de­gas en po­cos días.

Ade­más de res­tau­ran­te y bo­de­ga, Nar­bo­na cuen­ta con un ho­tel Las bo­de­gas que han apos­ta­do fuer­te­men­te al enotu­ris­mo han te­ni­do cre­ci­mien­to tan gran­de que en al­gu­nos ca­sos han de­bi­do ade­cuar su in­fra­es­truc­tu­ra. Es el ca­so de vi­ña Varela Za­rranz, una empresa fa­mi­liar que da­ta de 1933 y que abrió sus puer­tas a la lle­ga­da de tu­ris­tas. Uti­li­zan­do un an­ti­guo gra­ne­ro, Varela Za­rranz cons­tru­yó un nue­vo es­pa­cio pa­ra re­ci­bir visitantes con ca­pa­ci­dad pa­ra 200 personas. La ca­va don­de so­lían rea­li­zar las ca­tas que­dó chi­ca y, an­te la in­mi­nen­te tem­po­ra­da al­ta de la mano de los cru­ce­ros que lle­gan al puer­to de Mon­te­vi­deo, la bo­de­ga cuen­ta aho­ra con es­te nue­vo es­pa­cio. Mariana Varela, la cuar­ta ge­ne­ra­ción de la bo­de­ga, con­tó que ese edi­fi­cio de pie­dra car­ga­do de his­to­ria fue el lu­gar elegido pa­ra ofre­cer una ex­pe­rien­cia di­fe­ren­te a los aman­tes del vino. “Varela Za­rranz es una fa­mi­lia he­re­de­ra y con­ti­nua­do­ra de una his­to­ria pu­jan­te. Por eso qui­si­mos res­ca­tar ese edi­fi­cio que ha si­do un fiel tes­ti­go de las di­fe­ren­tes épo­cas de la bo­de­ga”, sos­tu­vo Varela. Ade­más de ca­tas y al­muer­zos, el si­tio ofre­ce­rá op­cio­nes pa­ra even­tos em­pre­sa­ria­les y bo­das.

bou­ti­que com­pues­to por tan so­lo cin­co ha­bi­ta­cio­nes. La de­man­da es al­ta y a ve­ces pue­de ser di­fí­cil con­se­guir una ha­bi­ta­ción, fun­da­men­tal­men­te du­ran­te los fi­nes de se­ma­na. Los pre­cios por no­che os­ci­lan en­tre US$ 286 y US$ 352. Cer­ca de allí, Cam­po­tin­to tam­bién ofre­ce una po­sa­da con una de­man­da ca­si com­ple­ta pa­ra los fi­nes de se­ma­na de no­viem­bre. Las ha­bi­ta­cio­nes ron­dan los US$ 250, pe­ro si es en­tre se­ma­na el cos­to baja a US$ 200.

El Al­ma­cén de la Ca­pi­lla, otra pa­ra­da in­elu­di­ble de la ru­ta del vino de Car­me­lo, tie­ne una úni­ca ca­ba­ña pa­ra pa­sar la no­che ubi­ca­da en me­dio de los vi­ñe­dos a un cos­to de U$S 220 la no­che. Ese vie­jo al­ma­cén co­men­zó a fun­cio­nar en 1855 y si­gue abier­to has­ta el día de hoy. Allí na­ció la ma­dre de José Mu­ji­ca, Lucy Cor­dano. An­te la fa­ma mun­dial del ex­pre­si­den­te fren­team­plis­ta, ese es uno de los atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos del lu­gar. “Los ex­tran­je­ros pre­gun­tan mu­chí­si­mo por eso”, con­tó Die­go Vec­chio, in­te­gran­te de la quin­ta ge­ne­ra­ción del ne­go­cio. Mu­ji­ca so­lía pa­sar sus va­ca­cio­nes de ve­rano en aquel rin­cón del de­par­ta­men­to de Co­lo­nia.

Aten­to a las ne­ce­si­da­des de la zo­na, otra bo­de­ga de Car­me­lo es­tá a pun­to de co­men­zar sus obras pa­ra ofre­cer hos­pe­da­je. Se tra­ta de El Le­ga­do. Ber­nar­do Mar­zu­ca, su di­rec­tor, con­tó a El Ob­ser­va­dor que, co­mo má­xi­mo, en un mes co­men­za­rán a cons­truir cua­tro ha­bi­ta­cio­nes, cu­yo cos­to por no­che se­rá de US$ 230. “En Car­me­lo fal­tan ca­mas y los clien­tes pi­den alo­ja­mien­to. Mu­chas ve­ces la gen­te se tie­ne que ir a Co­lo­nia por­que no con­si­gue ha­bi­ta­cio­nes”, di­jo. Con­tó que le en­tu­sias­ma la idea de cre­cer, pe­ro tam­po­co es­tá in­tere­sa­do en ha­cer­lo de una for­ma que le im­pi­da te­ner tiem­po pa­ra con­ver­sar con ca­da uno de sus visitantes. “Es­to es un pro­yec­to fa­mi­liar. Que­re­mos man­te­ner ese es­ti­lo de es­tar cer­ca de la gen­te”, sos­tu­vo.

En Mal­do­na­do hay un pro­yec­to que es­tá a pun­to de co­men­zar a re­ci­bir huéspedes. En me­dio del en­can­ta­dor pai­sa­je de las sie­rras del es­te, Sa­cro­mon­te ul­ti­ma los de­ta­lles de su pro­yec­to. Ed­mond Bo­rit fun­dó Sa­cro­mon­te en 2014. He­re­dó la pa­sión por los vi­nos de su abue­lo, un fran­cés que emi­gró a Pe­rú a los

30 años y fun­dó allí una bo­de­ga. Bo­rit na­ció en Pe­rú y vi­vió en otros paí­ses sud­ame­ri­ca­nos has­ta que en

2008 lle­gó a Uru­guay. Eli­gió Mal­do­na­do cau­ti­va­do por el en­torno, ade­más de las ex­ce­len­tes con­di­cio­nes de las sie­rras pa­ra la vid.

Se tra­ta de un em­pren­di­mien­to a muy baja es­ca­la. Cuen­ta con cin­co hec­tá­reas de tan­nat, mer­lot, ca­ber­net sau­vig­non, ca­ber­net franc, mar­se­lán y sy­rah. “Nues­tra bo­de­ga es­ta­rá ter­mi­na­da en el 2019, con ca­pa­ci­dad pa­ra 35 mil litros

“El vino es sin du­das uno de los pro­duc­tos que for­ta­le­ce la mar­ca país”

EN­CAR­GA­DO DE BO­DE­GA PIZ­ZORNO

XXX

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.