Poe­ta en el vór­ti­ce

El 30 de oc­tu­bre se con­me­mo­ró un nue­vo aniver­sa­rio del na­ci­mien­to de uno de los ma­yo­res poe­tas del si­gloXX: Ez­ra Pound. Y es una bue­na ex­cu­sa pa­ra vol­ver so­bre su fi­gu­ra

El Observador Fin de Semana - Luces - - Columna -

Enor­me tor­be­llino, gi­gan­tes­co re­mo­lino: es un vór­ti­ce. La vi­da de Ez­ra Wes­ton Loo­mis Pound se com­pu­so de bue­nas do­sis de es­ta pa­la­bra. Des­de un “le­jano” pue­bli­to mi­ne­ro de Idaho a fi­na­les del si­glo XIX, un pue­blo de fron­te­ra en que el hom­bre blan­co era aún un fo­ras­te­ro lle­ga­do con la ley en la pun­ta del lar­go re­vól­ver; has­ta su fi­nal, en Ve­ne­cia en 1972, lue­go de 87 años agi­ta­dos, ple­tó­ri­cos de crea­ti­vi­dad li­te­ra­ria, de con­tra­dic­cio­nes y he­chos bo­chor­no­sos. Un nue­vo aniver­sa­rio de su na­ci­mien­to, el pa­sa­do 30 de oc­tu­bre, es la me­jor ex­cu­sa pa­ra vol­ver so­bre una vi­da y una obra que re­fle­jan co­mo po­cas los ca­mi­nos tor­tuo­sos de los do­nes pa­ra el ar­te y los ac­tos ex­tre­mos.

Pound tu­vo la vir­tud de es­tar en di­ver­sos lu­ga­res que eclo­sio­na­ban con la poe­sía y la es­té­ti­ca, pe­ro al mis­mo tiem­po su ac­ción pro­ta­go­nis­ta con­tri­bu­yó a po­ten­ciar crear esos con­tex­tos crea­ti­vos co­mo vál­vu­la fun­da­men­tal. En Lon­dres avi­vó mo­vi­mien­tos poé­ti­cos co­mo el “ima­gis­mo” y el “vor­ti­cis­mo”, que bus­ca­ban –en la lí­nea de los mo­vi­mien­tos de van­guar­dia co­mo el fu­tu­ris­mo y el cu­bis­mo– la ex­pe­ri­men­ta­ción con el len­gua­je, la pre­ci­sión y el des­po­jo, así co­mo la ori­gi­na­li­dad de in­tro­du­cir con­cep­tos y de las li­te­ra­tu­ras chi­nas y ja­po­ne­sas en las van­guar­dias poé­ti­cas de ha­bla inglesa. En la ca­pi­tal del im­pe­rio bri­tá­ni­co co­no­ce a TS Eliot, al que acon­se­ja y edi­ta su fa­mo­so poe­ma La tie­rra bal­día, de­di­ca­do a Pound. En esa épo­ca co­men­zó a re­dac­tar sus cé­le­bres Can­tos, su obra más im­por­tan­te.

As­quea­do por las con­se­cuen­cias ••• •••

po­lí­ti­cas, eco­nó­mi­cas (acu­sa­ba a las ten­ta­cio­nes ca­pi­ta­lis­tas y a la usu­ra de ser los gran­des ma­les de la épo­ca) y psi­co­ló­gi­cas de la pri­me­ra gue­rra, en la que mu­rie­ron va­rios de sus me­jo­res ami­gos, Pound hu­ye a Pa­rís y rá­pi­da­men­te se in­ser­ta en el am­bien­te li­te­ra­rio, don­de ob­tie­ne el re­co­no­ci­mien­to de la co­lo­nia de emi­gra­dos yan­quis, con Er­nest He­ming­way a la ca­be­za, así co­mo de los da­dís­tas y los su­rrea­lis­tas. Su con­se­jo pa­ra el vi­ril na­rra­dor fue con­tun­den­te: “Usa me­nos ad­je­ti­vos”. La fi­gu­ra de gu­rú de Pound al­can­zó en Fran­cia di­men­sio­nes gi­gan­tes­cas: al es­cri­tor irlandés Ja­mes Joy­ce le su­gi­rió re­to­car va­rios pa­sa­jes de su ma­jes­tuo­so Ulys­ses.

De Fran­cia emi­gra con su fa­mi­lia (y su eter­na aman­te, una vir­tuo­sa vio­li­nis­ta en­ton­ces em­ba­ra­za­da de Pound) a Ita­lia, don­de se ins­ta­la en el bal­nea­rio de Ra­pa­llo, en la cos­ta li­gur. El poe­ta vol­cá­ni­co se in­vo­lu­cra con el mo­vi­mien­to fas­cis­ta e ido­la­tra a Be­ni­to Mus­so­li­ni. En la es­ca­la­da be­li­cis­ta de la dé­ca­da de 1930, Pound reali­zó au­di­cio­nes ra­dia­les con­tra los alia­dos y con­tra los ju­díos, que se in­ten­si­fi­ca­ron ini­cia­da la se­gun­da gue­rra. Por es­te mo­ti­vo, los Es­ta­dos Uni­dos lo de­cla­ra­ron trai­dor, con un castigo de pe­na de muer­te. Al mo­men­to de la caí­da de Ita­lia, Pound fue he­cho pri­sio­ne­ro y man­te­ni­do en una pe­que­ña cel­da en la que ca­si en­lo­que­ció.

De­cla­ra­do men­tal­men­te in­ca­pa­ci­ta­do, lo tras­la­da­ron a un ma­ni­co­mio en Was­hing­ton, don­de vi­vió has­ta 1958, cuan­do un gru­po de es­cri­to­res pres­ti­gio­sos (li­de­ra­dos por Ro­bert Lo­well y Eli­za­beth Bis­hop) lo­gra­ron un per­dón por par­te del pre­si­den­te Ei­sen­ho­wer.

El li­bro The bug­hou­se, de Da­téc­ni­cas

La fi­gu­ra de gu­rú de Ez­ra Pound al­can­zó en Fran­cia di­men­sio­nes gi­gan­tes­cas: al es­cri­tor irlandés Ja­mes Joy­ce le su­gi­rió re­to­car va­rios pa­sa­jes de su ma­jes­tuo­so Ulys­ses

niel Swift, pu­bli­ca­do el año pa­sa­do, con­tie­ne una cró­ni­ca de­ta­lla­da de los años en el lo­que­ro, con la cons­tan­te sos­pe­cha de que Pound es­ta­ba fin­gien­do pa­ra evi­tar la muer­te. En ese pe­río­do con­ti­nuó el tra­ba­jo con los Can­tos, que man­ten­dría en re­dac­ción has­ta 1969, aun­que nun­ca los con­clu­yó. Lue­go de su li­be­ra­ción re­gre­só a Ita­lia, don­de mu­rió en Ve­ne­cia en 1972, acom­pa­ña­do de su eter­na aman­te.

La vi­da y la obra de Ez­ra Pound han si­do mo­ti­vo de mu­chas bio­gra­fías. Una de las más com­ple­tas se des­plie­ga en tres to­mos y su au­tor es A. Da­vid Moody. A lo lar­go de sus más de mil pá­gi­nas, Pound pa­sa de ser el jo­ven ge­nio al poe­ta épi­co y maes­tro de una ge­ne­ra­ción, al per­so­na­je más os­cu­ro y de­men­cial, al lo­co náu­fra­go de ca­rác­ter ca­si des­pó­ti­co, al vie­jo lo­bo de la ve­jez trá­gi­ca y el re­ti­ro.

Na­die que se pre­cie de in­tere­sar­se en la li­te­ra­tu­ra y el ar­te del si­glo XX pue­de ig­no­rar­lo. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.