La lu­cha con­tra el mal con­ti­núa

En TV pue­de ver­se aho­ra uno de los me­jo­res fil­mes del año

El Observador Fin de Semana - Luces - - Columna -

Si­ca­rio (2015, tam­bién conocida co­mo Si­ca­rio: Tie­rra de na­die) es la me­jor pe­lí­cu­la rea­li­za­da has­ta la fe­cha so­bre el te­ma del nar­co­trá­fi­co. Por lo tan­to, la se­gun­da de la sa­ga, Si­ca­rio: Día del sol­da­do, te­nía un desafío su­ple­men­ta­rio: es­tar (por lo me­nos) a la al­tu­ra de la pre­ce­den­te. Ese exa­men lo pa­sa con muy bue­na no­ta. Va a fi­gu­rar en mi lis­ta de las me­jo­res pe­lí­cu­las del año. Con­fir­ma al te­xano Tay­lor She­ri­dan, quien di­ri­gió a la no­ta­ble Wind Ri­ver, co­mo uno de los ta­len­tos más in­no­va­do­res del ci­ne ac­tual. Las dos en­tre­gas de Si­ca­rio es­tán es­cri­tas por él. Pa­ra em­pe­zar con­vie­ne de­cir que, da­das las cir­cuns­tan­cias, es­to es, de lo que pa­sa aho­ra mis­mo en el am­bi­guo es­pa­cio que al mis­mo tiem­po une y se­pa­ra a dos paí­ses con idio­sin­cra­sias muy di­fe­ren­tes, Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, Si­ca­rio: Día del sol­da­do pue­de ver­se co­mo una de las po­si­bles ver­sio­nes de la reali­dad ac­tual. Co­mo una en­tra­da do­cu­men­tal en es­ta. In­clu­so más, de­be­ría ser obli­ga­to­ria pa­ra quien quie­ra co­no­cer una de las ver­sio­nes fi­de­dig­nas de la reali­dad fron­te­ri­za, ya no so­lo ame­na­za­da por el con­tra­ban­do de dro­gas, sino tam­bién por el de se­res hu­ma­nos. Los cár­te­les, pa­ra no ba­jar sus ga­nan­cias, aho­ra tra­fi­can gen­te.

El es­pa­cio fron­te­ri­zo en cues­tión di­fí­cil­men­te va­ya a de­jar de ser con­flic­ti­vo a cor­to pla­zo. A dia­rio triun­fa ahí la ló­gi­ca del to­do va­le, de un la­do y del otro de la fron­te­ra, ca­pi­tal mun­dial de lo peor en desa­rro­llo. Gran par­te de lo que su­ce­de en Si­ca­rio: Día del sol­da­do pa­re­ce in­ve­ro­sí­mil, pe­ro en ver­dad res­pon­de a una mi­ra­da aten­ta a la reali­dad. Pa­ra quien ha­ya si­do se­cues­tra­do o tor­tu­ra­do, o pa­de­ció el ase­si­na­to de fa­mi­lia­res, el fil­me le pa­re­ce­rá in­clu­so “light”. Los ho­rro­res de la reali­dad son siem­pre ma­yo­res que los de la fic­ción. La fron­te­ra es tie­rra de fá­bu­las san­grien­tas y gro­tes­cas, con­ver­ti­da por sus pro­pias ca­rac­te­rís­ti­cas en pro­nós­ti­co de un de­te­rio­ro en fa­se de agra­va­mien­to.

El co­mien­zo de Si­ca­rio: Día del sol­da­do es no­ta­ble. En­tre­la­za his­to­rias en di­fe­ren­tes par­tes (So­ma­lia, Kan­sas City y Was­hing­ton) y es­ce­nas que ocu­rren en su­ce­sión de se­cuen­cias en dis­tin­tos mo­men­tos tem­po­ra­les, con flash­backs y flash­for­wards, con el an­tes y el des­pués del re­la­to. A di­fe­ren­cia de la pri­me­ra, es­ta no es so­la­men­te so­bre la lu­cha con­tra el nar­co­trá­fi­co, sino que in­clu­ye tam­bién el trá­fi­co de gen­te, el cual sub­sis­te des­de los orí­ge­nes mis­mos de di­cha fron­te­ra, aun­que aho­ra se ha­ce de ma­ne­ra or­ga­ni­za­da, es de­cir, es­tá con­tro­la­do por el cri­men or­ga­ni­za­do.

Así pues, en el mun­do sór­di­do, os­cu­ro, im­pe­ne­tra­ble, de la fron­te­ra mé­xi­co-es­ta­dou­ni­den­se su­ce­de ca­si to­da la ac­ción de la con­ti­nua­ción de Si­ca­rio. Pe­ro, a di­fe­ren­cia de la pri­me­ra, don­de la fron­te­ra era el lu­gar que de­bían cru­zar, aquí la fron­te­ra es “el lu­gar”: el in­ters­ti­cio, el es­pa­cio li­mi­nal, don­de la vi­da y la muer­te in­ter­cam­bian ro­les. Es pre­ci­sa­men­te es­te pe­que­ño gran de­ta­lle que re­di­men­sio­na la ca­pa­ci­dad de sus­pen­so y de ho­rror real que impone la pe­lí­cu­la, pues cual­quie­ra con co­no­ci­mien­to de cau­sa sa­be que ahí pa­san co­sas así, aun­que no to­dos se­pan cuál es el gra­do de bru­ta­li­dad que en reite­ra­das oca­sio­nes pre­va­le­ce. Se­gún Si­ca­rio: Día del sol­da­do, eso ya es tie­rra de na­die y de ca­da me­nos ley.

Si­ca­rio: Día del sol­da­do pue­de ver­se co­mo la se­gun­da en­tre­ga de una se­rie cu­ya pre­mi­sa de fon­do es­tá le­jos de que­dar ago­ta­da. Ya que­re­mos ver la ter­ce­ra. Ade­más, a la ma­ne­ra de un acier­to en el bin­go o en el black­jack, cuen­ta con dos ca­ris­má­ti­cos per­so­na­jes Ale­jan­dro Gi­llick (Be­ni­cio del To­ro) y Matt Gra­ver (Josh Bro­lin), cu­yas ca­rac­te­rís­ti­cas psi­co­ló­gi­cas tie­nen to­do pa­ra con­ti­nuar sien­do ex­plo­ra­das. La tra­ma gi­ra al­re­de­dor de ellos, y sin ellos no se­ría igual de con­vin­cen­te. La fron­te­ra no es­tá en ma­nos de la ley, sino de quie­nes es­tán en­car­ga­dos de ha­cer­la cum­plir, y en­tre ellos, hay gen­te de to­do ti­po. El fil­me se­du­ce ade­más por la ve­lo­ci­dad na­rra­ti­va que le impone el di­rec­tor ita­liano Stefano So­lli­ma, quien ya ha­bía de­mos­tra­do su ta­len­to co­mo crea­dor de se­cuen­cias a de­sen­fre­na­do rit­mo de su­per­po­si­ción. Tal cual ha­bía he­cho en los sie­te ca­pí­tu­los que di­ri­gió de Go­mo­rra (la se­rie te­nía 12) y en la pe­lí­cu­la Su­bu­rra (2015), so­bre los ba­jos fon­dos del cri­men or­ga­ni­za­do, en Si­ca­rio: Día del sol­da­do So­lli­ma de­mues­tra ser un maes­tro del di­na­mis­mo, que re­cu­rre al uso de es­ce­nas sin lap­sos de mo­de­ra­ción. La na­rra­ción nun­ca baja la ve­lo­ci­dad. Se impone una ló­gi­ca es­té­ti­ca su­bli­ma­da por el cons­tan­te ace­le­ra­mien­to, en la cual hay po­co lu­gar pa­ra el diá­lo­go. Me­jor di­cho, los diá­lo­gos es­tán su­pe­di­ta­dos a la ac­ción y a los sal­tos pre­ci­pi­ta­dos en la tem­po­ra­li­dad. A to­do vér­ti­go se pa­sa de una es­ce­na a la si­guien­te, y de es­ta, a la que vie­ne des­pués. Es un ci­ne que no acep­ta in­te­rrup­cio­nes.

El es­ti­lo neo gó­ti­co de fil­ma­ción que el ita­liano le impone al fil­me pri­vi­le­gia un rit­mo des­me­su­ra­do. To­do lo que ocu­rre, ocu­rre al mis­mo tiem­po, co­mo si el tiem­po fal­ta­ra y la his­to­ria de­bie­ra que­dar sin­te­ti­za­da, aun­que el me­tra­je sea ex­ten­so. El fil­me es co­mo una ma­ra­tón que se co­rre a la ve­lo­ci­dad de una ca­rre­ra de cien me­tros lla­nos. Y pues­to que la su­ce­sión de se­cuen­cias ca­re­ce de des­can­so, hay una in­ten­cio­nal fal­ta de des­víos y de in­ne­ce­sa­rias frag­men­ta­cio­nes, tan co­mu­nes en el ci­ne y en las se­ries te­le­vi­si­vas de es­tos días. Al fi­nal de Si­ca­rio: Día del sol­da­do el es­pec­ta­dor sien­te que par­ti­ci­pó en esa ma­ra­tón co­mo tes­ti­go in­vo­lu­cra­do, co­mo es­pec­ta­dor ac­ti­vo, y que el tiem­po se le pa­só vo­lan­do, sin que se die­ra cuen­ta. Ese de­be ser el gran ob­je­ti­vo a lo­grar por las pe­lí­cu­las de ac­ción, y es­ta lo cum­ple con una efi­ca­cia sub­ra­ya­da por la gran en­vol­tu­ra es­té­ti­ca. Ca­da to­ma es una mi­ra­da lú­ci­da y arre­ba­ta­do­ra al fol­cló­ri­co mun­do de una de las fron­te­ras más fol­cló­ri­cas del mun­do.

El fil­me es­tá hi­la­do a par­tir de mo­men­tos me­mo­ra­bles, uno tras otro, ca­da uno con par­ti­ci­pa­ción cen­tral en la ac­ción, co­mo si la pro­pues­ta de fon­do no hu­bie­ra si­do cons­truir una his­to­ria li­neal, sino una su­per­po­si­ción de ins­tan­tes tem­po­ra­les que glo­ri­fi­can una ines­pe­ra­da in­ten­si­dad fí­si­ca. Es­ta, sin em­bar­go, y a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rre en la ma­yo­ría del ci­ne de ac­ción de es­tos tiem­pos, no de­pen­de en for­ma ex­clu­si­va de apor­tes tec­no­ló­gi­cos aje­nos al meo­llo de la his­to­ria, sino que es­tá elaborada tan­to a par­tir de la in­te­li­gen­cia de los per­so­na­jes, co­mo de la com­ple­ji­dad psi­co­ló­gi­ca y me­ta­fí­si­ca de los mis­mos. En tiem­pos en que la co­rrup­ción rei­na en to­dos los ni­ve­les, des­de la po­li­cía has­ta la igle­sia pa­san­do por las al­tas es­fe­ras de la po­lí­ti­ca, Gi­llick y Gra­ver son dos pa­trio­tas que creen en la gran­de­za mo­ral que pue­de al­can­zar el ser hu­mano, sien­do por lo tan­to in­co­rrup­ti­bles. Se trans­for­man en “sol­da­dos de la for­tu­na” que no le tie­nen te­mor a na­da, aun­que sien­ten ho­rror por el gra­do de co- rro­sión mo­ral del mun­do ac­tual. So­los con­tra el mun­do lo­gran triun­far, aun­que sea un triun­fo efímero. No sir­ve pa­ra me­jo­rar al mun­do, pe­ro ayu­da a que más de uno pue­da sal­var su vi­da. El he­cho de que se tra­ta de dos idea­lis­tas lu­chan­do so­los con­tra el mal que ace­cha por to­dos la­dos le otor­ga al fil­me su ori­gi­na­li­dad. Es co­mo si Bat­man y Ro­bin hu­bie­ran lle­ga­do al sór­di­do mun­do real a lu­char con­tra quien sal­ga al pa­so, pues la reali­dad los tie­ne co­mo úl­ti­mos de­fen­so­res de idea­les di­fu­sos, aun­que to­da­vía vi­gen­tes. Pa­ra Gi­llick y Gra­ver, los miem­bros de Isis, los cár­te­les, y los ciu­da­da­nos co­mu­nes que se de­di­can al nar­co­me­nu­deo son lo •••

Gran par­te de lo que su­ce­de en Si­ca­rio: Día del sol­da­do pa­re­ce in­ve­ro­sí­mil, pe­ro en ver­dad res­pon­de a una mi­ra­da aten­ta a la reali­dad. Pa­ra quien ha­ya si­do se­cues­tra­do o tor­tu­ra­do, o pa­de­ció el ase­si­na­to de fa­mi­lia­res, el fil­me le pa­re­ce­rá in­clu­so “light”. Los ho­rro­res de la reali­dad son siem­pre ma­yo­res que los de la fic­ción

•••

mis­mo, y con el enemi­go no pue­de ha­ber pie­dad.

La ma­nu­fac­tu­ra del fil­me es ex­tra­or­di­na­ria. La ban­da so­no­ra a car­go de la ge­nial ce­llis­ta is­lan­de­sa Hil­dur Guð­na­dót­tir, y la fo­to­gra­fía del siem­pre ins­pi­ra­do Da­riusz Wols­ki son an­to­ló­gi­cas. En me­dio del tsu­na­mi au­dio­vi­sual que­da re­so­nan­do el es­cép­ti­co y de­mo­le­dor men­sa­je de fon­do de Si­ca­rio: Día del sol­da­do. Tal co­mo es­tán de mal las co­sas, re­sul­ta di­fí­cil que la hu­ma­ni­dad va­ya a sal­var­se, aun­que to­da­vía es­tá le­jos la ho­ra en que el ser hu­mano acep­te la de­rro­ta y de­je de lu­char por la sal­va­ción. (Si­ca­rio: Día del sol­da­do es­tá dis­po­ni­ble en TCC vi­vo, NS Now, Ca­ble­vi­sión Flow, y OnDi­rectv) •

SONY PIC­TU­RES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.