Martín Car­do­zo

El Observador Fin de Semana - Luces - - Espectáculos -

con­vo­ca, la más po­pu­lar; la que –pe­se a au­sen­tar­se del con­cur­so por va­rios años– man­tie­ne vi­va la ilu­sión de la gen­te que los si­gue y que lle­na el tea­tro en la prue­ba de ad­mi­sión. Es la mur­ga que tras­cien­de su pro­pio gé­ne­ro. Aga­rra­te Ca­ta­li­na vuel­ve des­pués de va­rios años sin car­na­val . So­bre el re­gre­so, so­bre la mur­ga co­mo pro­yec­to de vi­da, so­bre la po­pu­la­ri­dad, los her­ma­nos Car­do­zo dia­lo­ga­ron con El Ob­ser­va­dor.

¿Có­mo se ex­pli­can el al­can­ce que lo­gró Aga­rra­te Ca­ta­li­na? Ya­man­dú Car­do­zo.

Creo que no hay una ex­pli­ca­ción que res­pon­da a una cau­sa úni­ca. Pro­ba­ble­men­te in­ter­vino la suer­te; las co­yun­tu­ras exac­tas pa­ra que lo que nos pa­sa­ra fue­ra en ese mo­men­to. Y tie­ne que ver con cier­ta ca­li­dad de la pro­pues­ta. Hay mu­chí­si­mo la­bu­ro, amor e in­te­rés por ha­cer lo que ha­ce­mos y hay una vo­ca­ción de la Ca­ta­li­na que es co­mu­ni­ca­do­ra y ex­plo­ra­do­ra. Ya pa­sa­mos la eta­pa de in­ten­tar ana­li­zar el mis­te­rio del por­qué y nos de­di­ca­mos a dis­fru­tar­lo des­de un lu­gar que tam­bién nos per­mi­ta que to­do ese amor y fa­na­tis­mo no nos en­cie­rre. No po­de­mos pro­me­ter más es­pec­tácu­los de los que ten­ga­mos ga­nas y siem­pre va­mos a can­tar lo que ten­ga­mos ga­nas. Y de re­pen­te eso en un fu­tu­ro no se co­rres­pon­de con lo que la gen­te idea­li­zó de la pro­pues­ta. Es­tá bue­ní­si­mo te­ner to­do eso, con­fian­do en la gen­te y des­con­fian­do de la mag­ni­tud. Que­rien­do y hon­ran­do esa co­ne­xión, pe­ro sa­bien­do que eso no es un con­tra­to pa­ra siem­pre.

Pe­se a su pau­sa en el con­cur­so ofi­cial y pe­se al re­pro­che de sus fa­ná­ti­cos más fie­les, el pú­bli­co si­gue al pie del ca­ñón. Ta­ba­ré Car­do­zo.

Quie­ro creer que la gen­te en­tien­de y nos ban­ca por­que nun­ca nos fui­mos re­sen­ti­dos del car­na­val. Ca­da vez que no par­ti­ci­pa­mos fue por­que no te­nía­mos un es­pec­tácu­lo pa­ra pre­sen­tar. Cuan­do nos fui­mos del país a ha­cer gi­ras, no fue pa­ra aban­do­nar Uru­guay, sino pa­ra tra­tar de re­pre­sen­tar­lo y ha­cer de nues­tro ar­te al­go mul­ti­pli­ca­dor. La gen­te sa­be que la mur­ga qui­so vol­ver en 2015 y no le per­mi­tie­ron par­ti­ci­par, que­dó cla­rí­si­mo que no era por una fal­ta de amor ha­cia el car­na­val.

Cuan­do de­ci­di­mos no sa­lir en car­na­val es amor tra­du­ci­do en ho­nes­ti­dad. No te­nía­mos al­go pa­ra de­cir que nos mo­vie­ra tan­to co­mo pa­ra sa­lir.

Ade­más esa ho­nes­ti­dad es lo úni­co que real­men­te te­ne­mos pa­ra dar siem­pre. En esos años en que la mur­ga no es­tu­vo pre­sen­te en el con­cur­so ofi­cial, es­tu­vo pre­sen­te en los ta­bla­dos mu­ni­ci­pa­les, en una can­ti­dad de ba­rrios pe­ri­fé­ri­cos de Mon­te­vi­deo, en pue­blos y lo­ca­li­da­des del in­te­rior. En­ton­ces, la mur­ga fue a dar la vuelta al mun­do pe­ro tam­bién se fue a re­co­rrer du­ran­te tres años más de 60 es­cue­las pú­bli­cas del in­te­rior del país de ma­ne­ra gra­tui­ta. Si no ha­ce­mos es­to, a mu­chos de no­so­tros se nos com­pli­ca­ría la vi­da; no­so­tros en­ten­de­mos el mun­do a tra­vés de un co­lec­ti­vo que va co­mu­ni­can­do y com­par­tien­do con un mon­tón de gen­te a 200, a 3 o a 14 mil ki­ló­me­tros de su ca­sa. Pe­ro hay una cues­tión de­por­ti­va ca­si que fol­cló­ri­ca en el car­na­val uru­gua­yo; la gen­te quie­re ver­te en el clá­si­co de ve­rano, mi­dién­do­te con otros.

Martín Car­do­zo. YC. Hay cier­to sec­tor den­tro del car­na­val que ex­pre­sa re­ce­lo ha­cia us­te­des o los juz­ga por de­jar los ta­bla­dos e ir­se de gi­ra. ¿Son cons­cien­tes de eso? MC.

Sí y nos to­ca tam­bién por­que du­ran­te mu­cho tiem­po es­tu­vi­mos de­fi­nien­do el con­cur­so: des­de el 2005 has­ta que sa­li­mos. En­ton­ces las pe­dra­das fue­ron siem­pre al mis­mo pa­tio, que era el nues­tro. Gra­cias a dios Mo­mo, es­tu­vi­mos siem­pre en la vuelta pe­ro eso hi­zo tam­bién que ese gru­po de ha­ters car­na­va­le­ros se po­ten­cia­ra.

Siem­pre nos su­ce­dió en un ám­bi­to en­do­gá­mi­co de com­pe­ten­cia. Los car­na­va­le­ros –no so­lo los mur­guis­tas– so­mos po­cos pe­ro pen­sa­mos que to­do el Uru­guay se pa­ra­li­za en fe­bre­ro. Aun­que hay una par­te que sí, hay otra que no. El pú­bli­co de los ta­bla­dos de ba­rrio es gen­te que disfruta y uti­li­za el car­na­val co­mo un puente muy sa­lu­da­ble pe­ro el mi­cro­mun­do car­na­va­le­ro no siem­pre lo uti­li­za de ma­ne­ra sa­lu­da­ble; y ese mi­cro­cli­ma es­ta en­ce­rra­di­to en sí mis­mo y re­sue­na por to­dos los lu­ga­res de sus com­po­nen­tes. El car­na­val aso­cia­do a lo com­pe­ti­ti­vo y al con­cur­so de ese mi­cro­mun­do –y ahí nos me­to a to­dos en la mis­ma bol­sa, mur­guis­tas, pe­rio­dis­tas, abo­na­dos, alle­ga­dos, la­bu­ran­tes del car­na­val– es el que

YC.

se po­ne más hos­til mu­chas ve­ces.

A mí me po­ne muy tris­te cuan­do es­cu­cho gen­te que mi­ra en cla­ve eco­nó­mi­ca un he­cho ar­tís­ti­co. Pue­de ser que lo ha­ya, no voy a ser tan naíf. Pe­ro, en ge­ne­ral, la per­so­na que se de­di­ca al ar­te lo ha­ce por­que no po­dría vi­vir de otra ma­ne­ra, por­que el mun­do le es in­com­pren­si­ble y no en­ca­ja en nin­gún pa­rá­me­tro es­ta­ble­ci­do sal­vo vien­do el mun­do de esa ma­ne­ra. En­ton­ces, te­ne­mos la ben­di­ción de po­der tra­ba­jar en lo que que­re­mos y que en­ci­ma nos va­ya bien y la gen­te ven­ga a ver­nos, ¿có­mo no va­mos a se­guir esa brú­ju­la? Si das vuelta la ló­gi­ca y me pre­gun­ta­ras “¿Qué ha­rías si tu­vie­ras to­da la pla­ta del mun­do?”. Y bueno, me abri­ría una mur­ga que es­tu­vie­ra di­vi­na. Pe­ro ya la ten­go, en­ton­ces, ¿pa­ra qué quie­ro to­da la pla­ta? Es al re­vés. Nin­guno de no­so­tros hi­zo mu­cha pla­ta.

“Cuan­do de­ci­di­mos no sa­lir en car­na­val es amor tra­du­ci­do en ho­nes­ti­dad. No te­nía­mos al­go pa­ra de­cir que nos mo­vie­ra tan­to co­mo pa­ra sa­lir”

TC. ¿Por qué vuel­ven es­te año? YC.

Es­te año las ga­nas y el ex­tra­ña­mien­to del car­na­val nos es­ta­ban co­rrien­do des­de atrás y ca­da vez más cer­ca. Nos di­mos cuen­ta de que se­guía­mos ex­tra­ñan­do al­go del víncu­lo di­rec­to de los ta­bla­dos que no exis­te en nin­gún la­do, al me­nos pa­ra no­so­tros. Y pa­ra de­cir te­ne­mos un mon­tón de co­sas. To­do lo que can­ta­mos son co­sas que pen­sa­mos y que nos in­vo­lu­cran mu­chí­si­mo, ya sea des­de la re­fle­xión, la bron­ca, la de­s­es­pe­ran­za, la es­pe­ran­za, la ale­gría o el hu­mor.

Con Un día de Ju­lio nos pa­só de ha­cer un cu­plé (La ob­so­les­cen­cia) que ha­cía mu­cho que­ría­mos ha­cer pe­ro no lo po­día­mos ha­cer pa­ra car­na­val en 45 mi­nu­tos. En­ton­ces el no te­ner al­go pa­ra de­cir no siem­pre se em­pa­tó con que se nos se­có la fuen­te. Te­nés una can­ti­dad de co­sas pa­ra de­cir, pe­ro no siem­pre la po­si­bi­li­dad de de­cir­lo en ese mo­men­to o ba­jo ese for­ma­to.

TC. Con Un día de Ju­lio no lo­gra­ron pa­sar la prue­ba pa­ra el car­na­val de 2015. ¿Fue jus­to? TC.

No nos co­rres­pon­de a no­so­tros ha­cer jui­cio de eso. Apar­te no po­de­mos mi­rar pa­ra atrás. Lo im­por­tan­te es que el es­pec­tácu­lo lo hi­ci­mos por dos años y me­dio.

Con ese es­pec­tácu­lo hi­ci­mos cua­tro o cin­co pre­sen­ta­cio­nes en el So­dre, tres en el Rex, una en el Tea­tro de Ve­rano re­ven­ta­do; re­co­rri­mos lu­ga­res de Ar­gen­ti­na y Chi­le. Eso que sen­ti­mos co­mo un por­ta­zo fue un tram­po­lín ha­cia una li­ber­tad que, tam­bién hoy, for­ma par­te de nues­tra cons­ti­tu­ción. El no ha­ber es­ta­do ha­cién­do­le be­rrin­ches al car­na­val nos per­mi­tió vol­ver.

YC. Aga­rra­te Ca­ta­li­na na­ce en un mo­men­to pre­vio a la asun­ción del Fren­te Am­plio en el go­bierno, co­mien­za su au­ge con el pri­mer go­bierno de Ta­ba­ré Váz­quez y se va del con­cur­so a la mi­tad de la ges­tión de Jo­sé Mu­ji­ca. Aho­ra, en la ter­ce­ra ges­tión del FA, vuel­ven con un dis­cur­so con va­rías crí­ti­cas ha­cia el go­bierno. YC.

La Ca­ta­li­na siem­pre tu­vo un buen ejer­ci­cio de la ca­ri­ca­tu­ra po­lí­ti­ca y de la sá­ti­ra –in­clui­da a la iz­quier­da uru­gua­ya–; ya no pier­do más ener­gía en ex­pli­car cuan­do nos eti­que­tan co­mo “la mur­ga ofi­cia­lis­ta”. Hay cu­plés que hoy me si­guen di­vir­tien­do, co­mo el de los vie­jos mi­li­tan­tes –que era una crí­ti­ca su­per­du­ra y de al­go que ha­bía si­do par­te de nues­tra in­fan­cia– o el de la crí­ti­ca a las pa­pe­le­ras.

En 2011 hu­bo una crí­ti­ca muy fuer­te del Pe­pe Mu­ji­ca cuan­do, en una par­te de Gen­te Co­mún, enu­me­ra­mos to­dos los pa­ros que le ha­bían he­cho. Me acuer­do que en Ar­gen­ti­na ha­bía gen­te que nos de­cía “¿us­te­des no son de iz­quier­da?”. Y me pa­re­ce que es im­por­tan­te sa­lir­nos de no­so­tros mis­mos, sa­lir de Aga­rra­te Ca­ta­li­na y po­ner­se en el gé­ne­ro mur­ga. El 98% de las mur­gas es­tán con­for­ma­das por per­so­nas de una cos­mo­vi­sión de iz­quier­da, que ade­más se han ma­ni­fes­ta­do y han par­ti­ci­pa­do en ac­tos po­lí­ti­cos y han si­do fun­cio­na­les a eso. Sin em­bar­go, to­das las mur­gas han si­do muy au­to­crí­ti­cas por­que, asu­mién­do­se de iz­quier­da, cri­ti­can. Esa es la esen­cia de la mur­ga. Ele­gi­mos ser ar­tis­tas y de­cir lo que se nos can­ta y cri­ti­car lo que ven­ga y lo que se nos pon­ga por de­lan­te.

TC. En De­fen­so­res de cau­sas per­di­das (su es­pec­tácu­lo de es­te año) in­clu­yen un sal­pi­cón. YC.

Ha­ce­mos un sal­pi­cón por pri­me­ra vez. El sal­pi­cón es crí­ti­ca ex­plí­ci­ta, edi­to­rial puro y des­nu­do, lle­va nom­bres y sin vuel­tas pre­vias. En reali­dad, es un cu­plé so­bre el sal­pi­cón, es la pri­me­ra de las cau­sas per­di­das a de­fen­der. Can­ta­mos tam­bién lo que so­mos, hay una preo­cu­pa­ción por va­lo­rar y de­fen­der a to­da cos­ta nues­tra in­de­pen­den­cia de pen­sa­mien­to libre, sen­ti­do y ho­nes­to. Te­ne­mos ga­nas de se­guir sien­do crí­ti­cos sin ser desamo­ra­dos o des­lea­les con na­die.

En 2010 el cu­plé Los cha­rrúas fue con­si­de­ra­do ofen­si­vo. Pro­ba­ble­men­te ese su­ce­so en 2018 hu­bie­ra te­ni­do ma­yor tras­cen­den­cia. ¿Tie­nen aho­ra un re­pa­ro más pun­ti­llo­so? YC.

No­so­tros te­ne­mos una pre­mi­sa: mu­chas de las ve­ces en que se nos en­ten­dió mal es por­que nos ex­pre­sa­mos mal. Y hay re­pa­ros que nos vie­nen bien. Es­tá bueno que su­ce­dan es­tas co­sas y se en­cien­dan alar­mas por­que nos ha­cen me­jo­res per­so­nas; nos ha­cen vi­si­bi­li­zar pro­ble­má­ti­cas a las que es­tá bueno apo­yar y di­fun­dir y no con­tri­buir al es­tig­ma. Y no es por una cues­tión de co­rrec­ción o de agra­dar a la ma­yo­ría. An­tes es­ta­ba nor­ma­li­za­do que la mur­ga tu­vie­ra de­re­cho de me­ter­se con los su­je­tos pa­si­bles de crí­ti­ca que, ade­más, son más dé­bi­les y per­ju­di­ca­dos his­tó­ri­ca­men­te. Hoy es­ta­mos con­ten­tos de que la mur­ga y el pú­bli­co ya no se rían de esas co­sas. El gé­ne­ro tam­po­co pue­de evo­lu­cio­nar si el pú­bli­co no lo ha­ce, es de dos vías.

El hu­mor es in­co­rrec­ción; na­die va a ir a ver un equi­li­bris­ta que ca­mi­ne arri­ba de un pre­til de dos me­tros por­que no se va a caer. Ha­ce 15 años hi­ci­mos el cu­plé del tra­ve­sa­ño y la gen­te se ma­ta­ba de la ri­sa, no­so­tros tam­bién, no nos pa­re­cía ofen­si­vo. Aho­ra nos pa­re­ce una abe­rra­ción.

Me acuer­do que lo hi­ci­mos en Mal­do­na­do y vi­nie­ron seis tra­ves­tis a de­cir­nos que se ha­bían muer­to de la ri­sa y se sa­ca­ron una fo­to con no­so­tros. Era es­pan­to­so pe­ro has­ta a ellas les pa­re­cía di­ver­ti­do. Aho­ra nos enor­gu­lle­ce­mos de ha­ber cam­bia­do nues­tra men­ta­li­dad y de que la gen­te tam­bién lo ha­ya he­cho. •

TC. MC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.