Can­ti­da­des

El Observador Fin de Semana - Luces - - Salud -

uan­do mi her­mano se acer­ca­ba al fi­nal de una re­cu­pe­ra­ción tran­qui­la y rá­pi­da de una re­cien­te ope­ra­ción de bai­pás a co­ra­zón abier­to de­bi­do a un blo­queo del 80% en la ar­te­ria más im­por­tan­te del co­ra­zón, re­to­mó un há­bi­to de mu­chos años: be­ber mu­chas ta­zas de ca­fé car­ga­do al día. Me opu­se, pe­ro él in­sis­tió en que la ca­feí­na no lo afec­ta­ba, es de­cir, no le im­pe­día dor­mir. Sin em­bar­go, cuan­do me per­ca­té de la fa­ci­li­dad con que se mo­les­ta­ba o irri­ta­ba por si­tua­cio­nes me­no­res mu­chas ve­ces en un día, de­ci­dí in­ves­ti­gar qué se sa­be so­bre los efec­tos de te­ner tan­ta ca­feí­na en el cuer­po y si po­dría con­tri­buir al pa­de­ci­mien­to de efec­tos per­ju­di­cia­les de es­trés en el co­ra­zón.

La ca­feí­na es por mu­cho la dro­ga sin re­ce­ta que más se ven­de en EEUU, pues la con­su­men de ma­ne­ra re­gu­lar unos 90 mi­llo­nes de adul­tos al día en ca­fé, té, re­fres­cos y be­bi­das ener­gé­ti­cas y en al­gu­nos me­di­ca­men­tos con re­ce­ta y de ven­ta li­bre. Las can­ti­da­des pue­den va­riar de for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va. Una ta­za de 237 mi­li­li­tros de ca­fé pre­pa­ra­do pue­de con­te­ner en­tre 95 y 165 mi­li­gra­mos de ca­feí­na, mien­tras que una ta­za de ca­fé ins­tan­tá­neo tie­ne 63 mi­li­gra­mos. Un ca­fé ex­pre­so de 29 mi­li­li­tros tie­ne en­tre 47 y 64 mi­li­gra­mos; 237 mi­li­li­tros de té ne­gro, en­tre 25 y 48 mi­li­gra­mos; 237 mi­li­li­tros de té ver­de, en­tre 25 y 29 mi­li­gra­mos; 237 mi­li­li­tros de re­fres­co de co­la, en­tre 24 y 46 mi­li­gra­mos, mien­tras que una be­bi­da ener­gé­ti­ca de 355 mi­li­li­tros pue­de te­ner has­ta 300 mi­li­gra­mos.

En do­sis mo­de­ra­das, la ca­feí­na tie­ne efec­tos po­si­ti­vos pa­ra la ma­yo­ría de las per­so­nas. Es un es­ti­mu­lan­te del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral que au­men­ta el es­ta­do de aler­ta, ali­via la fa­ti­ga y me­jo­ra la con­cen­tra­ción y el en­fo­que. Pa­ra la gen­te que par­ti­ci­pa en ac­ti­vi­da­des de­por­ti­vas, pue­de me­jo­rar el ren­di­mien­to. In­clu­so pue­de fo­men­tar la pér­di­da de pe­so, pues de for­ma tem­po­ral eli­mi­na el ape­ti­to y pro­vo­ca que el cuer­po pro­duz­ca ca­lor y ener­gía al mo­men­to de di­ge­rir la co­mi­da. Con­su­mi­do con mo­de­ra­ción, el ca­fé in­clu­so ha es­ta­do re­la­cio­na­do con la re­duc­ción del ries­go de pa­de­cer va­rios ti­pos de cán­cer.

La Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men- tos y Me­di­ca­men­tos acon­se­ja una in­ges­ta dia­ria má­xi­ma de 400 mi­li­gra­mos, la can­ti­dad que tie­nen dos o tres ta­zas de ca­fé con ca­feí­na. No obs­tan­te, ¿qué su­ce­de si con­su­mes seis o más ta­zas de ca­fé al día? Aun­que no te al­te­re el sue­ño, esa can­ti­dad de ca­feí­na se ha aso­cia­do con un rit­mo car­dia­co irre­gu­lar, pre­sión al­ta, ner­vio­sis­mo, irri­ta­bi­li­dad y an­sie­dad, to­do lo que pue­de te­ner efec­tos inade­cua­dos en la fun­ción car­dio­vas­cu­lar.

La ca­feí­na in­cre­men­ta la se­cre­ción de la prin­ci­pal hor­mo­na pro­duc­to­ra de es­trés en el cuer­po, el cor­ti­sol, me­jor co­no­ci­do por pro­vo­car una res­pues­ta ins­tin­ti­va cuan­do per­ci­bes una ame­na­za o una cri­sis. Cuan­do el hi­po­tá­la­mo y la glán­du­la pi­tui­ta­ria es­ti­mu­lan las glán­du­las su­pra­rre­na­les, es­tas pro­du­cen cor­ti­sol, el cual des­vía otras fun­cio­nes cor­po­ra­les a fin de que ha­ya una res­pues­ta pron­ta y efi­caz an­te el es­trés o el pe­li­gro. Una sa­cu­di­da re­pen­ti­na de cor­ti­sol pro­vo­ca un au­men­to en la pre­sión ar­te­rial, en la ve­lo­ci­dad del rit­mo car­dia­co y en el ni­vel de ener­gía.

Un flu­jo cons­tan­te de de­ma­sia­do cor­ti­sol pue­de dar co­mo re­sul- ••• •••

ta­do una va­rie­dad de pro­ble­mas de sa­lud, en­tre ellos an­sie­dad, de­pre­sión, pro­ble­mas de me­mo­ria, con­cen­tra­ción y sue­ño, au­men­to de pe­so y en­fer­me­da­des car­dia­cas.

Aun­que las res­pues­tas del cor­ti­sol a la ca­feí­na son re­du­ci­das en gen­te que lo con­su­me to­dos los días, no se eli­mi­nan. En un in­for­me pu­bli­ca­do en 2005 en la re­vis­ta Psy­cho­so­ma­tic Me­di­ci­ne, el equi­po di­ri­gi­do por Wi­lliam R. Lo­va­llo, ex­per­to en es­trés del Cen­tro de Cien­cias de la Sa­lud de la Uni­ver­si­dad de Oklaho­ma, con­clu­yó que “las ele­va­cio­nes cró­ni­cas de la se­cre­ción de cor­ti­sol po­drían te­ner con­se­cuen­cias en la sa­lud a lar­go pla­zo”.

En­tre los po­si­bles efec­tos per­ju­di­cia­les que en­lis­tó el equi­po se en­cuen­tran una se­rie de res­pues­tas al­te­ra­das del sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral, dé­fi­cits de la me­mo­ria y cam­bios ce­re­bra­les en el fun­cio­na­mien­to del ló­bu­lo fron­tal y del sis­te­ma lím­bi­co in­vo­lu­cra­dos en fac­to­res crí­ti­cos co­mo la re­so­lu­ción de pro­ble­mas, el jui­cio, la mo­ti­va­ción, la aten­ción, la me­mo­ria, el apren­di­za­je, las emo­cio­nes y la em­pa­tía.

Pa­ra la gen­te que es­tá en ries­go de pa­de­cer una en­fer­me­dad car­dia­ca, tal vez el efec­to ad­ver­so más gra­ve del con­su­mo ex­ce­si­vo de ca­feí­na es su ca­pa­ci­dad de ele­var la pre­sión ar­te­rial. Co­mo lo in­for­mó el equi­po de Lo­va­llo, “la in­ges­ta dia­ria de ca­feí­na no erra­di­ca la res­pues­ta de la pre­sión ar­te­rial a la ca­feí­na”, in­clu­so en hom­bres y mu­je­res jó­ve­nes y sa­lu­da­bles.

Otros es­tu­dios han de­mos­tra­do que, en gen­te con hi­per­ten­sión o que es­tá en ries­go de desa­rro­llar­la, las res­pues­tas del cor­ti­sol a la ca­feí­na son exa­ge­ra­das. En un pri- Una ta­za de 237 mi­li­li­tros de ca­fé pre­pa­ra­do pue­de con­te­ner en­tre 95 y 165 mi­li­gra­mos de ca­feí­na. Una ta­za de ca­fé ins­tan­tá­neo tie­ne 63 mi­li­gra­mos. Un ca­fé es­pres­so de 29 mi­li­li­tros tie­ne en­tre 47 y 64 mi­li­gra­mos. Una ta­za de té ne­gro pue­de con­te­ner en­tre 25 y 48 mi­li­gra­mos; mien­tras que una ta­za de té ver­de, en­tre 25 y 29 mi­li­gra­mos de ca­feí­na.

Un va­so de 237 mi­li­li­tros de re­fres­co de co­la pue­de con­te­ner en­tre 24 y 46 mi­li­gra­mos de ca­feí­na.

Una be­bi­da ener­gé­ti­ca de 355 mi­li­li­tros pue­de te­ner has­ta 300 mi­li­gra­mos de ca­feí­na. mer es­tu­dio, Lo­va­llo y sus co­le­gas en­con­tra­ron que “los hi­per­ten­sos li­mí­tro­fes y las per­so­nas que tie­nen un his­to­rial fa­mi­liar po­si­ti­vo tie­nen res­pues­tas más rá­pi­das y pro­lon­ga­das del cor­ti­sol a la ca­feí­na que las per­so­nas de ba­jo ries­go”.

En un es­tu­dio de 2012 he­cho en el Reino Uni­do con 466 hom­bres y mu­je­res sa­lu­da­bles de un pro­me­dio de 62 años de edad, sin an­te­ce­den­tes o se­ña­les de en­fer­me­da­des co­ro­na­rias, se en­con­tró que en el

40% de los su­je­tos que reac­cio­na­ron a una ta­rea es­tre­san­te con un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo del cor­ti­sol se in­cre­men­ta­ron de ma­ne­ra im­por­tan­te los de­pó­si­tos de cal­cio en las ar­te­rias co­ro­na­rias en el trans­cur­so de tres años. Los al­tos ni­ve­les de cal­cio es­tán aso­cia­dos con una ma­yor can­ti­dad de pla­ca ar­te­rial y un ma­yor ries­go de in­far­to.

In­clu­so en una mues­tra de mu­je­res jó­ve­nes y sa­lu­da­bles, los in­ves­ti­ga­do­res en­con­tra­ron que ha­bía una re­la­ción en­tre el au­men­to de la pre­sión san­guí­nea por es­trés y un in­cre­men­to del 24% en la pro­ba­bi­li­dad de desa­rro­llar de­pó­si­tos de cal­cio en las ar­te­rias co­ro­na­rias

13 años des­pués.

Así que, co­mo su­ce­de con la ma­yo­ría de las co­sas bue­nas de la vi­da, con la ca­feí­na, la mo­de­ra­ción es la cla­ve pa­ra ma­xi­mi­zar los be­ne­fi­cios y al mis­mo tiem­po mi­ni­mi­zar los ries­gos. •

La Ad­mi­nis­tra­ción de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos acon­se­ja una in­ges­ta dia­ria má­xi­ma de 400 mi­li­gra­mos de ca­feí­na, la can­ti­dad que tie­nen dos o tres ta­zas de ca­fé co­mún

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.