La caí­da del úl­ti­mo bas­tión

A cin­co años de la muer­te de Ro­nald Mel­zer –su fun­da­dor– cie­rra sus puer­tas el VIC, uno de los pun­tos más in­flu­yen­tes del ci­ne y la cul­tu­ra mon­te­vi­dea­na

El Observador Fin de Semana - Luces - - Cultura - @ema­bre­mer­mann

“Ro­nald Mel­zer fue una fi­gu­ra ex­clu­yen­te y to­do lo que tie­ne que ver con el vi­deo tie­ne su to­que”

Efal­ta de de­ci­sión po­día ser la peor enemi­ga. Pe­ro la procesión, que a ve­ces no te­nía fin y a ve­ces du­ra­ba po­co me­nos de dos mi­nu­tos, se in­te­rrum­pía cuan­do apa­re­cía el tí­tu­lo bus­ca­do o el que no es­ta­ba en los pla­nes. Con la elec­ción, el res­to de los mun­dos se ce­rra­ban y so­lo pa­sa­ba a im­por­tar la pe­que­ña ca­ja que guar­da­ba la pro­me­sa de un ra­to de ci­ne de­li­be­ra­do. La ex­cur­sión, que co­men­za­ba con un de­seo pe­que­ño que se iba agran­dan­do de a po­co, con­cluía ca­si siem­pre con la re­co­men­da­ción. “Lle­va­la. Es bue­na”.

En la ma­yo­ría de los vi­deo­clu­bes, re­cin­tos de ci­ne por al­qui­ler que ya ca­si no exis­ten pe­ro que ha­ce po­co me­nos de 15 años pu­lu­la­ban en ca­da cua­dra del país, la es­ce­na era si­mi­lar. Una bús­que­da, a ve­ces exi­to­sa y a ve­ces no, de un di­ver­ti­men­to pa­sa­je­ro o tal vez de un tí­tu­lo más que su­mar a una ci­ne­fi­lia que cre­cía pe­lí­cu­la a pe­lí­cu­la. Era, en ge­ne­ral, un pro­ce­so in­di­vi­dual. A lo su­mo fa­mi­liar.

En el Vi­deo Ima­gen Club no. Allí ha­bía una co­mu­ni­dad. A su mos­tra­dor, que por mu­chos años es­tu­vo en la ca­lle Be­ni­to Blan­co y que lue­go se tras­la­dó a Ale­jan­dro Chu­ca­rro, lle­ga­ron olea­das de en­tu­sias­tas que se con­gre­ga­ban a de­ba­tir in­tere­ses con otros clien­tes y, siem­pre pre­sen­te has­ta su muer­te, con la fi­gu­ra apa­dri­na­do­ra de Ro­nald Mel­zer, que los guia­ba y los en­tu­sias­ma­ba aún más. Ge­ne­ra­cio­nes en­te­ras de ci­né­fi­los se co­bi­ja­ron ba­jo el ala de es­te lo­cal for­ma­dor que se con­vir­tió, po­co a po­co, en un pun­to fun­da­men­tal de la cul­tu­ra mon­te­vi­dea­na que sir­vió de re­fu­gio pa­ra bue­na par­te de las ideas del ci­ne na­cio­nal que ve­mos hoy.

Y si to­do es­te pá­rra­fo an­te­rior es­tá es­cri­to en pa­sa­do es por­que – co­mo de se­gu­ro se ha­brá en­te­ra­do en los úl­ti­mos días– el VIC cie­rra sus puer­tas de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va es­te sá­ba­do. Des­pués de 31 años en ac­ti­vi­dad, va­rias mu­dan­zas y mi­les de so­cios ilus­tres y des­co­no­ci­dos, uno de los úl­ti­mos y más im­por­tan­tes bas­tio­nes de la era analó­gi­ca y el en­tre­te­ni­mien­to fue­ra del strea­ming fun­de a ne­gro su his­to­ria.

De épo­cas do­ra­das y os­cu­ras

Po­cos días an­tes del cie­rre es­ti­pu­la­do, las ca­jas se­guían apa­re­cien­do. Sur­gían co­mo des­cu­bri­mien­tos for­tui­tos, sor­pre­sas que se en­con­tra­ban en­tre el ca­tá­lo­go de más de 13 mil pe­lí­cu­las. No se sa­be bien de dón­de sa­lió, por ejem­plo, un pa­que­te repleto de pe­lí­cu­las de Stan­ley Ku­brick, co­lec­cio­nes de Clint East­wood y una edi­ción de lu­jo de Dan­za con lo­bos. Sim­ple­men­te, apa­re­cie­ron. To­dos esos des­cu­bri­mien­tos fue­ron a pa­rar a los es­tan­tes que aho­ra os­ten­tan car­te­les de des­cuen­tos. Hoy, sá­ba­do 24 de no­viem­bre, se­rá el úl­ti­mo día pa­ra ad­qui­rir­los.

El des­or­den que ha­ce apa­re­cer esas pe­lí­cu­las es, se­gún cuen­ta Ga­briel Massa –res­pon­sa­ble del VIC–, uno de los tan­tos le­ga­dos que Mel­zer de­jó en el lo­cal y que aho­ra, a días del cie­rre, es­tán de­ján­do­se ver con más fuer­za. Tam­bién se

“Fue un lu­gar fer­men­tal en el ci­ne na­cio­nal que es­ta­ba sur­gien­do. Me acuer­do de va­rios di­rec­to­res ac­tua­les y me sien­to un po­co vie­jo, por­que eran ni­ños o ado­les­cen­tes cuan­do em­pe­za­ron a ve­nir al vi­deo­club”

PRO­PIE­TA­RIO DEL VIC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.