La ver­da­de­ra da­ma de hie­rro

Las cár­ce­les que ele­gi­mos, de Do­ris Les­sing, reú­ne seis con­fe­ren­cias iné­di­tas don­de la pre­mio No­bel ana­li­za el si­glo XX y los fa­na­tis­mos que lo mol­dea­ron

El Observador Fin de Semana - Luces - - Libros - AN­DRÉS RICCIARDULLI Es­pe­cial pa­ra

Más allá de El cua­derno do­ra­do, el li­bro que le dio fa­ma in­ter­na­cio­nal y la con­vir­tió en un ícono del mo­vi­mien­to fe­mi­nis­ta al que mu­chas ve­ces cues­tio­nó, es en la pro­pia vi­da de Do­ris Les­sing don­de hay que bus­car el ver­da­de­ro ejem­plo de li­be­ra­ción fe­me­ni­na. Na­ci­da en Irán y tras­la­da­da de pe­que­ña por sus pa­dres a la an­ti­gua Ro­de­sia del Sur, en ese en­ton­ces re­gi­da por una mi­no­ría blan­ca ex­plo­ta­do­ra, desa­rro­lló des­de muy jo­ven un ca­rác­ter li­ber­ta­rio que la hi­zo re­be­lar­se con­tra to­da for­ma de opre­sión y con­trol.

A los 14 años de­jó los es­tu­dios y un año des­pués aban­do­nó su ca­sa pa­ra huir del yu­go de una ma­dre au­to­ri­ta­ria. Des­pués se ca­só dos ve­ces y tu­vo tres hi­jos, pe­ro tam­bién hu­yó de esos la­zos que la re­te­nían y de­jó en Áfri­ca a dos de sus hi­jos pa­ra ra­di­car­se de­fi­ni­ti­va­men­te en In­gla­te­rra. Se­gún di­jo, no es­ta­ba dis­pues­ta a ser so­lo una ma­dre.

Esa li­ber­tad vi­tal tam­bién se ex­pre­só en más de 40 li­bros don­de, ade­más de sus do­tes li­te­ra­rios, desa­rro­lló un pen­sa­mien­to que tie­ne sus vai­ve­nes pe­ro que nun­ca se fre­nó a la ho­ra de fus­ti­gar la in­to­le­ran­cia, el ra­cis­mo, el co­lo­nia­lis­mo eu­ro­peo en Áfri­ca, la bar­ba­rie de las dos gue­rras mun­dia­les o la si­tua­ción so­cial de la mu­jer.

To­do es­to se ob­ser­va en es­tas seis con­fe­ren­cias iné­di­tas que gi­ran en torno a los mo­vi­mien­tos de ma­sas que mol­dea­ron el si­glo XX, la ma­ni­pu­la­ción a gran es­ca­la, la A pe­sar del tí­tu­lo, 12 re­glas pa­ra vi­vir. Un an­tí­do­to al caos es un en­sa­yo de au­to­ayu­da bas­tan­te sui ge­ne­ris. Es­tá le­jos de to­da esa li­te­ra­tu­ra in­dul­gen­te con el lec­tor y re­ple­ta de op­ti­mis­mo in­ge­nuo que pro­me­te cam­bios rá­pi­dos a ba­se de re­ce­tas mi­la­gro­sas. Jor­dan B. Pe­ter­son se apar­ta de to­da con­des­cen­den­cia y es ex­tre­ma­da­men­te rea­lis­ta: la vi­da es du­ra, ga­nan los fuer­tes, a nues­tro al­re­de­dor hay su­fri­mien­to y exis­te el mal. Pe­ro el hom­bre pue­de en­con­trar sen­ti­do a su vi­da. Co­mo psi­có­lo­go clí­ni­co se apar­ta de las te­ra­pias po­si­ti­vas que so­lo vio­len­cia na­tu­ral del ser hu­mano, las co­rrien­tes to­ta­li­ta­rias y la psi­co­lo­gía de ma­sas co­mo mé­to­do pa­ra el con­trol so­cial.

En ca­da una de ellas Les­sing ha­ce ga­la de una enor­me sol­tu­ra pa­ra ex­pre­sar­se con gran cla­ri­dad so­bre su­ce­sos com­ple­jos y re­cu­rre siem­pre a ejem­plos con­cre­tos de su vi­da pa­ra ejem­pli­fi­car so­bre los te­mas que tra­ta, lo que le agre­ga in­te­rés a to­do el li­bro.

En “Có­mo nos ve­rán en el fu­tu­ro”, que co­mien­za con un sa­bro­so “Ha­bía una vez…”, se de­di­ca a de­mos­trar có­mo la vio­len­cia en el ser hu­mano siem­pre es­tá la­ten­te es­pe­ran­do una chis­pa pa­ra ex­plo­tar, ya sea en un par­ti­do de fút­bol, una ma­ni­fes­ta­ción o en la vio­len­cia pla­ni­fi­ca­da que es cual­quier con­tien­da bé­li­ca.

En “Vo­so­tros al in­fierno, no­so­tros al cie­lo”, des­cri­be el ho­rror ali­men­tan el nar­ci­sis­mo y la inocen­cia utó­pi­ca, lo que pro­vo­ca, a lar­go pla­zo, nue­vas y más do­lo­ro­sas frus­tra­cio­nes. Las re­glas que pro­po­ne en es­te en­sa­yo son las que se in­fie­ren de nues­tra gran tra­di­ción cul­tu­ral, a las que Pe­ter­son su­ma el aval de los úl­ti­mos des­cu­bri­mien­tos cien­tí­fi­cos.

La idea de fon­do es la que ya dio a co­no­cer en su an­te­rior li­bro, Maps of Mea­ning, don­de ex­plo­ra­ba el sen­ti­do mo­ral de la cul­tu­ra: las na­rra­cio­nes bí­bli­cas, los mi­tos, la fi­lo­so­fía y la li­te­ra­tu­ra or­de­nan la exis­ten­cia hu­ma­na y pro­veen al hom­bre de cri­te­rios pa­ra su­pe­rar el caos, los con­flic­tos, las per­tur­ba­cio­nes. Ha­cen, en re­su­men, que el ser hu­mano se sien­ta en su ca­sa ha­bi­tan­do el mun­do.

El éxi­to del li­bro no tie­ne tan­to que ver con su in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca co­mo con su ca­pa­ci­dad por co­nec­tar con un pú­bli­co has­tia­do con el re­la­ti­vis­mo, can­sa­do de la in­di­fe­ren­cia pos­mo­der­na y con­fu­so en tér­mi­nos exis­ten­cia­les, que pa­re­cía es­tar con­de­na­do a de­ci­dir su iden­ti­dad sin cri­te­rio o fun­da­men­to al­guno. Es ese cli­ma de “des­or­den”, que ha des­di­bu­ja­do las fron­te­ras del ra­cis­mo en Ro­de­sia del Sur y las lo­cu­ras de una mi­no­ría blan­ca que en el fon­do, di­ce Les­sing, sa­bía que to­do era men­ti­ra y que la co­sa no po­día du­rar. Tam­bién le de­di­ca un es­pa­cio a la fa­mo­sa huel­ga de los mi­ne­ros en la In­gla­te­rra de Mar­ga­ret That­cher, pa­ra mos­trar el fa­na­tis­mo y los erro­res de los dos ban­dos que di­vi­die­ron al país.

Al­go cán­di­da y más in­ge­nua se mues­tra en “Cam­biar de ca­nal pa­ra ver Da­llas”, don­de ha­bla de có­mo la pu­bli­ci­dad, los me­dios y el ci­ne han des­en­si­bi­li­za­do pro­gre­si­va­men­te al ser hu­mano, que ya no se ho­rro­ri­za con na­da. Es­to la lle­va a tra­tar el te­ma del la­va­do del ce­re­bro, don­de no di­ce na­da nue­vo y en cier­ta for­ma des­ba­rran­ca por lo sim­ple de sus con­clu­sio­nes.

No su­ce­de lo mis­mo en “Men­ta­li­da­des de gru­po”, una gran con­fe­ren­cia so­bre la or­ga­ni­za­ción en­tre el bien y el mal, el que ha re­ma­ta­do a to­da una ge­ne­ra­ción con la ex­pan­sión del nihi­lis­mo. Con las re­glas, Pe­ter­son tra­ta de mos­trar el or­den y el sig­ni­fi­ca­do de la exis­ten­cia a quie­nes deseen con­ven­cer­se de que el nihi­lis­mo re­sul­ta im­pro­duc­ti­vo y, so­bre to­do, per­ju­di­cial. No se tra­ta de con­tra­rres­tar con mo­ra­li­na la ti­bie­za pos­mo­der­na, sino de de­jar cla­ro que en­de­re­zar el ti­món de la vi­da exi­ge de­ci­sión, for­ta­le­za; me­nos ca­pri­chos. Pa­ra Pe­ter­son, la na­tu­ra­le­za es sa­bia y mues­tra que no se pue­den eli­mi­nar las je­rar­quías y las dis­tin­cio­nes. En esa con­di­ción je­rár­qui­ca na­tu­ral se ba­san tam­bién la di­fe­ren­cia en­tre bien y mal, y el sen­ti­do mo­ral del hom­bre. Es eso mis­mo lo que crea or­den en el mun­doy que do­ta de sig­ni­fi­ca­do nues­tra vi­da. Se pue­de es­tar de acuer­do con las so­cial que hun­de el cu­chi­llo en el com­por­ta­mien­to del ser hu­mano cuan­do se agru­pa, los re­cor­tes de li­ber­tad que es­to im­pli­ca y las trá­gi­cas con­se­cuen­cias de la obe­dien­cia de­bi­da den­tro de una or­ga­ni­za­ción que con­tro­la a sus miem­bros.

En “La­bo­ra­to­rios de cam­bio so­cial”, ana­li­za los di­ver­sos paí­ses •••

Les­sing ha­ce ga­la de una enor­me sol­tu­ra pa­ra ex­pre­sar­se con gran cla­ri­dad so­bre su­ce­sos com­ple­jos

•••

y re­gí­me­nes del si­glo XX, co­men­ta las ideo­lo­gías que lo mar­ca­ron y po­ne su fe en el in­di­vi­dua­lis­mo, que pa­re­ce dé­bil fren­te a los gran­des mo­vi­mien­tos po­lí­ti­cos y so­cia­les, pe­ro que pue­de tam­bién ser inex­pug­na­ble a la ma­ni­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca, re­li­gio­sa o po­lí­ti­ca.

El li­bro cie­rra con “Ac­ti­tu­des men­ta­les no ana­li­za­das que el co­mu­nis­mo de­jó a su pa­so”, que, co­mo se in­tu­ye ya des­de el tí­tu­lo, es un fe­roz pe­ro razonado ata­que a la Unión So­vié­ti­ca, de una mu­jer que se afi­lió al Par­ti­do Co­mu­nis­ta pa­ra aban­do­nar­lo rá­pi­da­men­te cuan­do se des­cu­brie­ron los ho­rro­res de Sta­lin y su ré­gi­men.

Las cár­ce­les que ele­gi­mos no es lo me­jor de Do­ris Les­sing, pe­ro per­mi­te re­en­con­trar­se con ese pen­sa­mien­to fi­lo­so y car­ga­do de prag­ma­tis­mo que siem­pre la dis­tin­guió. • re­glas que pro­po­ne, pe­ro la ex­pli­ca­ción que ofre­ce de ellas es más con­fu­sa: mez­cla tra­di­cio­nes re­li­gio­sas, ar­gu­men­tos cien­tí­fi­cos, psi­coa­ná­li­sis y una gran do­sis de fi­lo­so­fía nietzs­chea­na. El in­te­rés de Pe­ter­son es psi­co­ló­gi­co, no fi­lo­só­fi­co, y se pue­de an­to­jar de­ma­sia­do vi­ta­lis­ta. Ha si­do cria­do co­mo cris­tiano, pe­ro no ha co­men­ta­do si cree o no. A ve­ces es mís­ti­co, co­mo cuan­do ha­bla del “ser” hei­deg­ge­riano; otras, más cien­ti­fi­cis­ta. En de­fi­ni­ti­va, uno sa­ca la con­clu­sión de que in­ten­ta su­pe­rar el nihi­lis­mo cul­tu­ral con el que se sal­da la muer­te de Dios bus­can­do al­ter­na­ti­vas de sen­ti­do. La pre­gun­ta es, sin em­bar­go, si esas re­glas, con ba­ses tan frá­gi­les y con­fu­sas, son su­fi­cien­tes o si su “an­tí­do­to con­tra el caos” so­lo pos­po­ne la in­sa­tis­fac­ción exis­ten­cial. (Ace­pren­sa) •

S. CURRY - AFP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.