El de Ja­mes Fran­co

El Observador Fin de Semana - Luces - - Recomendados -

s sá­ba­do por la ma­ña­na y dos ami­gos cru­zan au­dios de What­sapp con unas cua­tro ho­ras de di­fe­ren­cia. Los con­cep­tos so­bre la nue­va pe­lí­cu­la de los her­ma­nos Coen atra­vie­san el Atlán­ti­co en po­cos se­gun­dos y co­nec­tan Uru­guay con Fran­cia en una char­la de ci­ne que bien po­dría desa­rro­llar­se en un bar, pe­ro que, sin em­bar­go, se ges­ta en la red in­tan­gi­ble que rei­na las co­ne­xio­nes mo­der­nas. En su ma­yo­ría, los co­men­ta­rios no pa­san de los dos mi­nu­tos de du­ra­ción y son be­nig­nos, com­pla­cien­tes con la en­tre­ga más re­cien­te de la fil­mo­gra­fía de los di­rec­to­res oriun­dos de Min­nea­po­lis. Pe­ro en­tre los elo­gios ver­ti­dos des­de Eu­ro­pa apa­re­ce una fra­se que se po­dría per­der fá­cil­men­te en el mar de da­tos en­via­dos; en cam­bio des­ta­ca por ata­car el pun­to cla­ve de lo que su­ce­de hoy en la in­dus­tria del ci­ne. La fra­se, pa­la­bras más, pa­la­bras me­nos, di­ce lo si­guien­te: “Lo me­jor fue sa­ber que lo nue­vo de los her­ma­nos Coen es­tá al al­can­ce de un clic y en ca­sa”.

Eso no se pue­de pa­sar por al­to cuan­do se ha­bla de La ba­la­da de Bus­ter Scruggs. Que la nue­va pe­lí­cu­la de dos de los au­to­res más re­le­van­tes del ci­ne es­ta­dou­ni­den­se ha­ya te­ni­do su es­treno glo­bal –a pe­sar de una es­cue­tí­si­ma pro­yec­ción en sa­las del he­mis­fe­rio nor­te– en Net­flix no de­ja de ser la enési­ma –pe­ro aca­so una de las más con­tun­den­tes– con­fir­ma­ción de que la pla­ta­for­ma sa­cu­dió la in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to y que el cam­bio es irre­ver­si­ble. Por­que, ade­más, ellos no son los úni­cos que op­ta­ron por el ca­mino de la N ro­ja: tam­bién des­em­bar­ca­ron re­cien­te­men­te el es­co­cés Da­vid Mac­ken­zie con Le­gí­ti­mo rey y pró­xi­ma­men­te lo ha­rá Al­fon­so Cua­rón con Ro­ma.

Pe­ro hay más co­sas que pun­tua­li­zar so­bre Bus­ter Scruggs. Por ejem­plo, que se pla­neó ori­gi­nal­men­te co­mo una se­rie y que eso de­ri­vó en una pe­lí­cu­la an­to­ló­gi­ca for­ma­da por seis re­la­tos in­de­pen­dien­tes y au­to­con­clu­si­vos (co­mo Re­la­tos sal­va­jes). Tam­bién, que los her­ma­nos Et­han y Joel se aden­tran de nue­vo en el wés­tern, un te­rreno que ya tran­si­ta­ron con éxi­to en pe­lí­cu­las co­mo Tem­ple de ace­ro o Sin lu­gar pa­ra los dé­bi­les. Y ade­más –y ba­jo el ries­go de abu­sar de la re­pe­ti­ción de con­cep­tos–, que Bus­ter Scruggs es la crea­ción más fres­ca de es­tas dos ca­be­zas crea­ti­vas que, en el acier­to y el error, siem­pre in­ten­tan man­te­ner­se fie­les a sus te­mas y ob­se­sio­nes. Si eso ya es mo­ti­vo de aten­ción, que en es­te ca­so lo ha­gan de ma­ne­ra sa­tis­fac­to­ria es la in­vi­ta­ción fi­nal a de­jar­se de­lei­tar por la mú­si­ca de es­tos seis re­la­tos tan par­ti­cu­la­res co­mo en­can­ta­do­res.

In cres­cen­do

Hay que es­tar pre­pa­ra­do pa­ra es­te via­je por el le­jano oes­te, por­que no es un tra­yec­to que se ade­cue de­ma­sia­do a las es­truc­tu­ras na­rra­ti­vas a las que es­ta­mos acos­tum­bra­dos. O sí, por­que en es­te mun­do do­mi­na­do por las se­ries a de­man­da, tal vez lo más re­cu­rren­te sea con­tar la his­to­ria en ca­pí­tu­los, hil­va­nar las par­tes de un to­do a tra­vés de va­rias en­tre­gas. Eso es lo que pa­sa acá.

Los Coen lo ha­cen, cla­ro, des­ple­gan­do to­dos los re­cur­sos téc­ni­cos y se­mán­ti­cos que ha­cen a sus pe­lí­cu­las tan pe­cu­lia­res, ex­cel­sas, y que los han con­sa­gra­do co­mo uno de los tán­dems pre­di­lec­tos por los ci­né­fi­los de cul­to y el pú­bli­co más po­pu­lar. En es­ta nue­va pe­lí­cu­la es­tán los per­so­na­jes es­tra­fa­la­rios, los que no en­ca­jan y aún así en­can­tan con su pre­sen­cia. Tam­bién, la vio­len­cia que mar­ca el pul­so de la reali­dad y el clá­si­co hu­mor ne­gro, re­tor­ci­do, que jue­ga con sus per­so­na­jes y los ha­ce en­fren­tar des­ti­nos crue­les. Por mo­men­tos, tam­bién se ve la tris­te­za lú­gu­bre que em­pa­ña va­rias de sus his­to­rias, ese fra­ca­so a ve­ces bu­có­li­co que se mas­ti­ca los sue­ños de sus per­so­na­jes y los es­cu­pe con ci­nis­mo. Al­go de eso pa­sa­ba en Ba­la­da de un hom­bre co­mún o Far­go.

En es­te ca­so, to­do co­mien­za con la pri­me­ra his­to­ria, que da nom­bre a la pro­duc­ción y es la más “li­ge­ra” de to­das. En ella, un ban­di­do in­ter­pre­ta­do por Tim Bla­ke Nel­son via­ja de pue­blo en pue­blo can­tan­do y ge­ne­ran­do to­da cla­se de pro­ble­mas con la ley. La co­me­dia ne­gra, mez­cla­da con el uso ca­si ar­ti­fi­cial de la vio­len­cia, apa­re­ce co­mo la prin­ci­pal pro­ta­go­nis­ta e im­pul­sa de ma­ne­ra agri­dul­ce es­te pri­mer frag­men­to. Al­go pa­re­ci­do su­ce­de con la se­gun­da his­to­ria, en la que Ja­mes Fran­co tam­bién es un ban­di­do y de­be es­ca­par de va­rias pe­nas de muer­te. Con esas dos apro­xi­ma­cio­nes más lú­di­cas, los Coen in­tro­du­cen el te­ma so­bre el que gi­ra­rán ca­si to­das las aris­tas de es­ta pro­duc­ción: la muer­te y sus im­pli­can­cias.

En el ter­cer es­ca­lón, la me­lan­co­lía y el pa­te­tis­mo to­man la pos­ta. Liam Nee­son pro­ta­go­ni­za una de las pie­zas más tris­tes y amar­gas de es­tos dos her­ma­nos, en una his­to­ria don­de la am­bi­ción pue­de más que la com­pa­sión y que sig­ni­fi­ca un po­zo emo­cio­nal, no na­rra­ti­vo, pa­ra una pro­duc­ción que po­co a po­co va ele­van­do el tono exis­ten­cial de su pre­mi­sa. La os­cu­ri­dad pa­sa a do­mi­nar el pa­no­ra­ma.

To­do se ilu­mi­na, sin em­bar­go, en el cuar­to frag­men­to, en el que Tom Waits re­co­rre pai­sa­jes de la cam­pi­ña es­ta­dou­ni­den­se bus­can­do oro, en­tre sim­pá­ti­cos cier­vos y el ver­de de las pra­de­ras. El con­tex­to de la épo­ca –ple­na fie­bre del oro– in­va­de rá­pi­da­men­te la pan­ta­lla y la am­bi­ción lle­va a los per­so­na­jes a lí­mi­tes mo­ra­les. Lo que bien po­dría ser una adap­ta­ción de al­gún cuen­to de Jack Lon­don es, ade­más, uno de los pi­cos de la pe­lí­cu­la.

Y to­dos los ca­mi­nos de Bus­ter Scruggs con­du­cen al quin­to epi­so­dio, pro­ta­go­ni­za­do por la ac­triz Zoe Ka­zan. Allí, los Coen se des­pa­chan con una jo­ya den­tro de su fil­mo­gra­fía y se las arre­glan pa­ra in­cluir to­das sus ob­se­sio­nes en 20 mi­nu­tos sin fi­su­ras. Es un ce­nit na­rra­ti­vo que pa­sa por el amor pro­me­ti­do, la es­pe­ran­za de un por­ve­nir me­jor, la vio­len­cia desata­da por un agen­te ex­terno e in­con­tro­la­ble, la muer­te ines­pe­ra­da, el fra­ca­so del sue­ño ame­ri­cano y una fra­se fi­nal que que­da re­pi­que­tean­do co­mo el eco del ga­lo­pe de los ca­ba­llos.

Su úl­ti­mo epi­so­dio, con al­gu­nos tin­tes so­bre­na­tu­ra­les sor­pre­si­vos, es el co­lo­fón que de­mues­tra que sí, que al fi­nal La ba­la­da de Bus­ter Scruggs va so­bre la po­si­bi­li­dad de la muer­te, ese mo­men­to en que to­das las per­so­nas se trans­for­man y re­ve­lan su ca­ra real. Por­que es allí don­de aflo­ra la co­di­cia, las fron­te­ras de la mo­ral se di­fu­mi­nan y la vio­len­cia apa­re­ce co­mo el es­ca­pe per­fec­to. Así, es­ta pin­tu­ra que los Coen ha­cen del Oes­te lle­ga a un fi­nal me­nos cli­má­ti­co que su cor­to an­te­rior, pe­ro aun así sa­tis­fac­to­rio.

¿Lo me­jor de to­do? Que es­tos mun­dos vio­len­tos y ge­nia­les lo es­pe­ran en su ho­gar. La pan­ta­lla gran­de siem­pre en­gran­de­ce­rá al ci­ne de los her­ma­nos, pe­ro te­ner es­tos re­la­tos a la mano es una opor­tu­ni­dad inex­cu­sa­ble pa­ra de­jar­se atra­par por es­ta can­ción de san­gre, pe­na, ale­grías y ac­ción que los Coen com­pu­sie­ron ba­jo el ya in­elu­di­ble pa­ra­guas de Net­flix. • Ja­mes Fran­co va por ahí asal­tan­do ban­cos, has­ta que lo atra­pa una di­li­gen­cia de ca­za­rre­com­pen­sas. Esa se­rá la pri­me­ra de mu­chas ve­ces que se en­fren­ta­rá con la po­si­bi­li­dad de la muer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.