Los con­se­jos de Ida Vi­ta­le

La poe­ta uru­gua­ya dio al­gu­nas di­rec­tri­ces de es­cri­tu­ra a los jó­ve­nes me­xi­ca­nos que se acer­ca­ron a es­cu­char­la en la Fe­ria del Li­bro de Gua­da­la­ja­ra

El Observador Fin de Semana - Luces - - Libros -

Tra­tar de leer co­sas muy dis­tin­tas y dar una se­gun­da opor­tu­ni­dad a los li­bros son al­gu­nos de los con­se­jos que Ida Vi­ta­le dio a los jó­ve­nes con los que con­ver­só en un en­cuen­tro de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro (FIL) de Gua­da­la­ja­ra, en el que tam­bién ha­bló so­bre la hue­lla del exi­lio.

La poe­ta uru­gua­ya, ga­na­do­ra del Pre­mio Cer­van­tes 2018 y del pre­mio FIL en Len­guas Ro­man­ces de es­te año, hi­zo re­fe­ren­cia a sus co­mien­zos co­mo es­cri­to­ra, los cua­les fue­ron –re­fi­rió– “de la ma­ne­ra más nor­mal”.

“Sin du­da, mu­chos sa­ben có­mo ocu­rre eso. Uno lee al­go que le fas­ci­na, se le ocu­rre que es fá­cil y que pue­de in­ten­tar ha­cer al­go pa­re­ci­do”, aun­que se da cuen­ta “tres o cua­tro días des­pués” de que el tex­to ela­bo­ra­do no es lo su­fi­cien­te­men­te bueno y lo rom­pe, re­la­tó.

Pa­ra quie­nes es­tén dis­pues­tos a em­pe­zar, Vi­ta­le re­co­men­dó Ida Vi­ta­le en la Fe­ria de Gua­da­la­ja­ra.

“que lean to­do lo que les cai­ga en la mano”, da­do que si uno so­lo lee lo que le gus­ta, ten­de­rá a imi­tar­lo.

Tam­bién abo­gó por las re­lec­tu­ras: “Creo que to­da la literatura me­re­ce el res­pe­to de que se lea más de una vez, por­que no siem- pre es­ta­mos en con­di­cio­nes de re­ci­bir, de es­tar aten­tos a to­do lo que un es­cri­tor es­tá in­ten­tan­do dar en un cuen­to, una no­ve­la, un poe­ma, lo que sea”.

Ha­blan­do de su pa­so por Mé­xi­co, don­de es­tu­vo por más de una dé­ca­da des­pués de que se ins­ta­la­ra en Uru­guay la dic­ta­du­ra mi­li­tar, Vi­ta­le in­di­có que mu­chas ve­ces “cuan­do uno ha­bla del exi­lio pa­re­ce que es­tá ha­blan­do de una en­fer­me­dad”.

Sa­lir exi­lia­do del país sig­ni­fi­ca “cor­tar la­zos” con el lu­gar de ori­gen, con el pa­sa­do y con los ami­gos “con la es­pe­ran­za de que las cau­sas del exi­lio des­apa­rez­can de in­me­dia­to” y así re­gre­sar. “Pe­ro nun­ca, nun­ca, nun­ca se re­gre­sa a la mis­ma ciu­dad, ni nun­ca el que re­gre­sa a la ciu­dad vuel­ve a ser el mis­mo”, sen­ten­ció.

En su ca­so, su ex­pe­rien­cia en Mé­xi­co, don­de lle­gó con su es­po­so, fue “per­fec­ta, im­pe­ca­ble, gra­ti­fi­can­te en to­dos los as­pec­tos”. Y más tar­de, “re­gre­sé sin­tien­do que en mi país soy una exi­lia­da de Mé­xi­co”, ase­gu­ró. Eso, apun­tó, es “muy na­tu­ral”: “A uno le fal­tan co­sas esen­cia­les a las que sa­be que no tie­ne de­re­cho, por­que se las han pres­ta­do por un pe­río­do más o me­nos lar­go. Uno se lle­va la gra­ti­tud den­tro y vi­ve de esa gra­ti­tud, de ese amor”.

Al ser in­te­rro­ga­da por sus lecturas fa­vo­ri­tas de ju­ven­tud, Vi­ta­le men­cio­nó a Ju­lio Ver­ne, del que des­ta­có el li­bro La is­la mis­te­rio­sa. “En mi épo­ca me pa­re­cía un es­cri­tor fas­ci­nan­te. Era una re­ve­la­ción del mun­do que no co­no­cía, una ma­ne­ra muy cien­tí­fi­ca de crear el mun­do”, ex­pu­so.

Pe­se a su pa­sión por él, con­si­de­ró que a día de hoy, por las mo­das, Ver­ne “ha caí­do un po­co”, al igual que Emi­lio Sal­ga­ri, al cual le­yó “no cuan­do te­nía que ha­ber­lo leí­do, sino mu­chos años des­pués” pa­ra sa­ber el por­qué de su fa­ma.

Una de las úl­ti­mas pre­gun­tas que le hi­cie­ron a la ve­te­ra­na au­to­ra, de 95 años, fue si es­ta­ba sa­tis­fe­cha con to­do lo que ha­bía he­cho en su vi­da; una idea que Vi­ta­le se apre­su­ró a re­cha­zar. “El día que uno se sa­tis­fa­ce con lo que hi­zo, echa la man­ta en el sue­lo y se har­ta a dor­mir. Y pa­ra eso hay tiem­po”, zan­jó. (EFE) •

EFE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.