PÍA SUPERVIELLE

El Observador Fin de Semana - Luces - - Entrevista Ballet Del Sodre -

twit­ter.com/pia­su­per­vie­lle

La bio­gra­fía de Igor Ye­bra di­ce que em­pe­zó tar­de, que fue siem­pre a con­tra­mano, que –de al­gu­na ma­ne­ra– no si­guió el ma­nual del bai­la­rín. La bio­gra­fía di­ce, tam­bién, que a los 14 años el hi­jo me­nor de los Ye­bra hi­zo una va­li­ja y de­jó su Bil­bao na­tal pa­ra ins­ta­lar­se en una re­vo­lu­cio­na­da y salvaje Ma­drid en plena Mo­vi­da. Era la se­gun­da mi­tad de la dé­ca­da de 1980, la ca­pi­tal es­pa­ño­la se des­per­ta­ba des­pués del fran­quis­mo y el jo­ven­cí­si­mo Ye­bra se pa­sa­ba

12 ho­ras re­pi­tien­do, prac­ti­can­do, es­tu­dian­do al la­do de una ba­rra. Te­nía muy cla­ro lo que que­ría, así que no ha­bía es­pa­cio pa­ra la dis­trac­ción, la no­che, la ado­les­cen­cia. Hi­zo la es­cue­la de Víc­tor Ulla­te – uno de los gran­des nom­bres de la dan­za es­pa­ño­la– y des­pués de­bu­tó co­mo bai­la­rín en su compañía. Hay un vi­deo en YouTu­be que da­ta de

1989; Ye­bra se mue­ve con­ven­ci­do, po­de­ro­so, desafian­te en el es­ce­na­rio del Con­cur­so de la Unión Eu­ro­pea jun­to a su par­te­nai­re María Gi­mé­nez. No te­nía mu­cho más de

15 años. Unos me­ses an­tes, en la pla­ya de La Con­cha en San Se­bas­tián, don­de ha­bían via­ja­do con la compañía por un fes­ti­val, Ulla­te le di­jo que que­ría que par­ti­ci­pa­ra en el con­cur­so. Ye­bra –aho­ra de 45 años, di­rec­tor ar­tís­ti­co del Ba­llet Na­cio­nal del So­dre– re­pro­du­ce la res­pues­ta que le dio a su maes­tro en aquel en­ton­ces: “¿Es­tás de bro­ma?”.

Lo que vino des­pués fue una ca­rre­ra po­co con­ven­cio­nal en la que Ye­bra co­la­bo­ró con dis­tin­tas com­pa­ñías –el Aus­tra­lian Ba­llet, la Ópe­ra de Bur­deos y la Ópe­ra de Ro­ma–, pe­ro en la que man­tu­vo siem­pre su li­ber­tad sin ol­vi­dar­se ja­más de la ad­mi­ra­ción que sien­te por la es­cue­la ru­sa. Fue un ca­mino en so­li­ta­rio, nun­ca for­mó par­te del cuer­po de baile, siem­pre era el bai­la­rín ex­terno ele­gi­do por los gran­des co­reó­gra­fos. Di­ce –una y otra vez– que no fue fá­cil, que era muy jo­ven, que es­ta­ba so­lo. O no, es­ta­ba con sus li­bros. “Eres lo que eres por lo que lo que has vi­vi­do y por lo que has leí­do. Te vas crean­do un mun­do propio”, di­ce el bai­la­rín. En­ton­ces ha­bla de Fió­dor Dos­to­yevs­ki, Án­ton Che­jov, Mi­lan Kun­de­ra, de El re­tra­to de Do­rian Gray de Os­car Wild, Mi­guel de Una­muno, de Mi­chel Houe­lle­becq; sa­ca una edi­ción pe­sa­da e ilus­tra­da de La Di­vi­na Co­me­dia que com­pró en Uru­guay, la mues­tra or­gu­llo­so, cuen­ta que em­pe­zó por el In­fierno; di­ce que hay li­bros que no son re­co­men­da­bles pa­ra la ado­les­cen­cia, pe­se a que él los le­yó en ese mo­men­to; re­cuer­da cuando a los 15 el ma­ri­do de su ma­dre, ac­tor, le dio La cons­truc­ción de un personaje de Kons­tan­tín Sta­nis­lavs­ki y co­mo allí en­ten­dió que los bai­la­ri­nes tam­bién cons­tru­yen personajes. Ye­bra in­ten­ta leer, al me­nos, diez mi­nu­tos al día. No im­por­ta si es de ma­ña­na, al me­dio­día o en un des­can­so de la compañía. Lo ru­ti­na­rio no es lo su­yo. Aun­que se le­van­ta ri­gu­ro­sa­men­te a las 6.45, desa­yu­na, ca­mi­na des­de Mal­do­na­do y An­des has­ta el Au­di­to­rio, ha­ce sus ejercicios en la ba­rra a las 8.45 (“Yo amo es­to, ten­go una ne­ce­si­dad vi­tal de ha­cer­lo”, di­ce) y des­pués em­pie­za con las obli­ga­cio­nes de un di­rec­tor ar­tís­ti­co.

A gran­dí­si­mos ras­gos esa ha si­do su vi­da el úl­ti­mo año des­de que asu­mió su rol en el Ba­llet Na­cio­nal del So­dre (BNS) lue­go de que Ju­lio Boc­ca re­nun­cia­ra. Fue una tem­po­ra­da muy des­ta­ca­da, con un gran­dí­si­mo tour de for­ce lla­ma­do El Qui­jo­te del Pla­ta y la de­mos­tra­ción de que la compañía es­tá fuer­te y saludable. Aho­ra Ye­bra –que no sue­le mi­rar mu­cho ha­cia el fu­tu­ro– pla­ni­fi­ca los años si­guien­tes. Lo ha­ce des­de su es­cri­to­rio en el cuar­to pi­so del au­di­to­rio. En una ha­bi­ta­ción pin­ta­da de celeste, con mu­chos ele­men­tos que ha­blan de él y de su vi­da. Hay una car­te­le­ra re­ple­ta de fo­tos de su hi­ja pe­que­ña que le son­ríe co­mo si fue­ra un fa­ro. Un poster que di­ce: “Reir es la úni­ca sa­li­da”. Una se­rie de fra­ses que mi­ra, de tan­to en tan­to, y di­cen: “Al­guien tie­ne que ha­cer­lo”, “Im­po­si­ble so­lo lo inima­gi­na­ble”, “Pue­des ha­cer lo que desees. So­lo hay un obs­tácu­lo: tu mis­mo”.

Pa­ra 2019 de­ci­dió de­jar su rol en Fa­ma, el reality show es­pa­ñol que va por su se­gun­da tem­po­ra­da.

Lo de­jé pe­se a to­das las in­sis­ten­cias y las ofer­tas ca­si que de­ge­ne­ra­das que me hi­cie­ron (ríe). Por eso siem­pre di­go: “Yo aquí no estoy por di­ne­ro”. Pue­do ase­gu­rar que eran ofer­tas de­ma­sia­do bue­nas. Pe­ro era una lo­cu­ra estar yen­do y vi­nien­do. Me pa­re­cía que te­nía que apo­yar la dan­za en mi país, ya lo hi­ce, el pro­gra­ma tu­vo mu­cho éxi­to. Si­gue sin mí. Mi tra­ba­jo prin­ci­pal es es­te. Igual que pa­só con la obra de tea­tro Es­ta no es la ca­sa de Ber­nar­da Al­ba, aun­que eso sí me dio mu­cha pe­na. Y ten­go otras ofer­tas pa­ra vol­ver a ha­cer tea­tro. Pe­ro el tiem­po es el que hay y ca­da vez que­da me­nos. Me cues­ta no ha­cer las co­sas, pre­ci­sa­men­te, por­que quie­ro ha­cer co­sas. No quie­ro que pa­se la vi­da y sen­tir que no he he­cho na­da o que no he he­cho las co­sas que he que­ri­do. Yo no ten­go la sen­sa­ción de ha­ber he­cho, to­da­vía, co­sas. Sien­to que me fal­ta ha­cer al­go. Es una bús­que­da con­ti­nua ha­cía al­go que no sé lo que es. Así que estoy en una pe­lea con­ti­nua con­tra mí mis­mo y con­tra los que me ro­dean por­que son los que más su­fren. Al fi­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.