Des­ven­tu­ras de un to­re­ro uruguayo

La his­to­ria de Eduar­do Pog­gio, el úni­co to­re­ro pro­fe­sio­nal uruguayo, que bri­lló en Es­pa­ña y Fran­cia en las dé­ca­das de 1940 y 1950

El Observador Fin de Semana - Luces - - Perfil Tauromaquia - VA­LEN­TÍN TRU­JI­LLO Es­pe­cial pa­ra El Ob­ser­va­dor

Nadie di­ría que Uru­guay –país que des­de me­dia­dos del si­glo XIX se va­na­glo­rió de apli­car po­lí­ti­cas de van­guar­dia, y en­tre ellas, le­yes con­tra­rias al to­reo de más de un si­glo de an­ti­güe­dad– fue en al­gún mo­men­to re­le­van­te en el mun­do de los to­ros. Pe­ro lo fue: la Ban­da Orien­tal y lue­go la jo­ven re­pú­bli­ca tu­vie­ron par­te de la tra­di­ción de los to­ros por mu­cho tiem­po. Pa­ra ex­pli­car­lo, hay que re­tro­ce­der en el tiem­po.

Des­de el pe­río­do co­lo­nial, Mon­te­vi­deo y otros si­tios tu­vie­ron pla­zas de to­ros, to­re­ros, asis­ten­tes y has­ta pren­sa es­pe­cia­li­za­da. El to­reo en­ton­ces es­ta­ba aso­cia­do a la so­li­da­ri­dad so­cial, ya que se do­na­ba el di­ne­ro de las re­cau­da­cio­nes, por ejem­plo, pa­ra el Hos­pi­tal de Ca­ri­dad, en­tre otras ins­ti­tu­cio­nes. La pla­za Ma­triz fue tes­ti­go de cien­tos de co­rri­das, y por va­rios años, las to­rea­das de la pla­za de la Unión de Mon­te­vi­deo fue­ron do­cu­men­ta­das por el poeta Fran­cis­co Acu­ña de Fi­gue­roa que in­clu­so es­cri­bió su li­bro de poe­mas, las To­rai­das.

La vio­len­ta muer­te del jo­ven to­re­ro va­len­ciano Joa­quín Pun­te­ret, en 1888, pro­du­jo las pri­me­ras le­yes con­tra la tau­ro­ma­quia en Uru­guay. A par­tir de en­ton­ces, se po­día to­rear pe­ro con to­ros “em­bo­la­dos”, o sea con bo­las en los cuer­nos que evi­ta­ban su ca­rác­ter mor­tal.

En 1912, la ad­mi­nis­tra­ción de Jo­sé Batlle y Or­dó­ñez prohi­bió las co­rri­das, pe­ro del di­cho al he­cho pa­sa­ron dé­ca­das. Du­ran­te las dé­ca­das de 1920 y 1930 hu­bo co­rri­das de to­ros en el Par­que Cen­tral y la can­cha de De­fen­sor, en Pun­ta Ca­rre­tas.

Fi­nal­men­te, en 1941, un de­cre­to del pre­si­den­te Bal­do­mir las clau­su­ró de for­ma de­fi­ni­ti­va. Esa prohi­bi­ción re­per­cu­tió de ma­ne­ra di­rec­ta en dos jó­ve­nes her­ma­nos to­re­ros que se des­ta­ca­ban en el ám­bi­to lo­cal: Eze­quiel y Eduar­do Pog­gio, oriun­dos de Rin­cón de la Bol­sa, San Jo­sé. Con el mer­ca­do in­terno ce­rra­do y ham­bre de aven­tu­ras, los her­ma­nos to­ma­ron sus pe­ta­tes y rum­bea­ron ha­cia el mun­do an­dino, a Bo­li­via, Pe­rú y Ecua­dor, don­de los to­ros –des­de ha­ce si­glos, y to­da­vía hoy– son co­sa vi­va.

Pe­ro pa­ra ex­pli­car la his­to­ria de los Pog­gio hay que vol­ver un po­co más atrás aún. Se­gún Hu­go Pog­gio, hi­jo de Eze­quiel y so­brino de Eduar­do, la his­to­ria de la fa­mi­lia, so­bre to­do en su ve­ta ma­ter­na (los Arro­cha), se en­raí­za en el li­mo de la his­to­ria orien­tal, en el si­glo XVII, cuando los crio­llos in­tro­du­je­ron el ga­na­do va­cuno des­de Pa­ra­guay. Des­de aque­lla épo­ca vi­ven en Rin­cón de la Bol­sa los Arro­cha, Aro­cha o di­rec­ta­men­te Rocha, to­dos pa­rien­tes a pe­sar de la gra­fía di­fe­ren­te, oriun­dos de las Is­las Ca­na­rias. Por ese si­tio de San Jo­sé pa­sa­ba el lla­ma­do Ca­mino Real, o Ca­mino de las Tro­pas, por don­de el ga­na­do se di­ri­gía a los ma­ta­de­ros y sa­la­de­ros del Mon­te­vi­deo an­ti­guo. Cru­za­ban la an­cha desembocadura del río San­ta Lu­cía por un ba­jo de­no­mi­na­do ban­co El Arrie­ro. Lue­go se cons­tru­yó una bal­sa, que bau­ti­zó el lu­gar: Rin­cón de la Bal­sa, de­for­ma­do des­pués en “de la Bol­sa”.

Los Arro­cha te­nían al ca­ba­llo y al ga­na­do va­cuno me­ti­do en la san­gre des­de va­rias ge­ne­ra­cio­nes, y di­ver­sos in­te­gran­tes de la fa­mi­lia, hom­bres y mu­je­res, po­seían enor­mes des­tre­zas de mon­ta. María Arro­cha, abue­la de los Pog­gio, a los quin­ce años era una ex­per­ta pi­ca­do­ra de to­ros. El­da, her­ma­na de Eze­quiel y Eduar­do, rea­li­za­ba di­fí­ci­les prue­bas de rien­da. “Se cria­ron to­dos ji­ne­tean­do, en­tre los bichos”, afir­ma Hu­go, en­tre fo­tos y vie­jos re­cor­tes de pren­sa que re­cuer­dan a sus pa­rien­tes.

A me­dia­dos del si­glo XIX, Giuseppe Pog­gio, un sol­da­do pia­mon­tés que ha­bía lle­ga­do a Amé­ri­ca con Ga­ri­bal­di se afin­có en la zo­na y se ca­só con una de las Arro­cha. De esa unión, na­ció Eduar­do Pog­gio (pa­dre), que se de­di­có al ga­na­do y fue uno de los so­cios fun­da­do­res de Co­na­pro­le, en 1936. A sus hi­jos, que ama­ban el pe­li­gro (prac­ti­ca­ban boxeo, co­rrían ca­rre­ras de ca­ba­llos, sal­ta­ban au­to­mó­vi­les en mo­vi­mien­to y ju­ga­ban con una avioneta a to­car con las ruedas los hi­los de los alam­bra­dos), les en­se­ñó de to­reo Ale­jan­dro Ru­bio, alias “Me­tra­lli­ta”, un to­re­ro es­pa­ñol exi­lia­do por la gue­rra ci­vil, que vi­vía en Uru­guay y era amigo de la ac­triz Lo­la Flo­res.

Eze­quiel y Eduar­do hi­jo to­rea­ban, sin ma­tar, en fies­tas ru­ra­les y tam­bién ha­cían nú­me­ros co­mo los lla­ma­dos “to­re­ros bu­fos”, pa­ro­dias en que se dis­fra­za­ban de mu­je­res y ha­cían bro­mas con si­llas so­bre las va­qui­llo­nas. Eduar­do, na­ci­do en 1914, se des­ta­ca­ba por sus do­tes ele­gan­tes con el ca­po­te, pe­ro an­te la de­ten­ción de la ac­ti­vi­dad en 1941, convenció a su her­mano de via­jar al ex­te­rior en bus­ca de más to­ros.

Un re­cor­te de dia­rio per­mi­te que la his­to­ria se re­cons­tru­ya en no­viem­bre de 1942, cuando Eduar­do to­reó en la pla­za de Oru­ro, Bo­li­via, a 4.100 me­tros de al­tu­ra. A lo lar­go de 1943, los Pog­gio se pre­sen­ta­ron en di­ver­sas pla­zas de Pe­rú, co­mo Cuz­co, Ayacucho, An­dahuay­las y en la cé­le­bre pla­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Uruguay

© PressReader. All rights reserved.